Los obreros panaderos, ante la pandemia del covid 19

02.Oct.20    Entrevistas
   

Entrevista a Martín Fortis, Secretario General del Sindicato de Obreros Panaderos, Reposteros y Similares de la Ciudad de Xalapa, Veracruz.


¿De qué forma ha afectado la pandemia a los trabajadores que son miembros de este sindicato?

Bueno, esta situación nos ha afectado en lo que respecta al salario, ya que nuestro salario se vino a la baja en un 50%. Nos afectó a todos los trabajadores del ramo de la panadería. Afortunadamente, algunas panaderías todavía sobreviven, aunque esté la pandemia.

¿La reducción de su salario en un 50% durante esta pandemia fue un acuerdo entre trabajadores y empresa?

No, la reducción de nuestro salario en un 50% fue porque al no haber mucha gente en las calles, el producto no se vende. Entonces, hacemos a un 50% la producción y con base en eso nos están pagando. Por eso se nos redujo el salario, porque hubo una reducción en la producción.

¿De qué forma le paga la empresa a los trabajadores? ¿Cuentan con salario base?

Esta situación nos afectó, ya que la empresa para la que trabajamos nos paga un porcentaje del precio de venta del pan. Es decir, nos pagan a destajo, si hacemos suficiente producción, sí ganamos más o menos un salario, pero por lo que pasó de la pandemia, la producción se redujo nuestro salario igual.

¿Qué porcentaje les pagan por cada pieza de pan que vende la empresa?

Nos pagan un 9% por pieza, de acuerdo al precio del pan que determina la empresa.

¿De qué forma cree usted que podrían mejorar las condiciones laborales de los trabajadores miembros del sindicato durante esta época de pandemia?

La situación podría mejorar para los trabajadores, siempre y cuando el patrón y los trabajadores lleguen a un acuerdo para buscar soluciones y salir adelante, porque hay veces que el patrón se cierra a sus ideas y no deja que el trabajador opine para darle salida y buscar otras soluciones a lo que está pasando. Pienso que las soluciones se buscarían entre empresa y trabajador, más que nada para salir adelante, porque si nos cerramos tanto trabajador como patrón, ahí es donde quiebra todo negocio.

Una vez que termine la pandemia, ¿Qué condiciones laborales cree usted que se necesitan mejorar en la industria panadera, repostera y similares? ¿Qué beneficios les gustaría obtener?

Afortunadamente, con la empresa que trabajamos actualmente, estamos bien en lo que respecta a prestaciones. Contamos con todas las prestaciones que marca la Ley Federal del Trabajo. Lo que sí nos gustaría es que, una vez terminada la situación de la pandemia, hubiera mejor salario; pero ahorita tenemos que ubicarnos a como venga la situación, porque no va a ser muy rápido que se supere todo lo que pasó. Si nos ponemos a platicar con el patrón, ahí llegaríamos a un acuerdo, pero lo que sí nos gustaría es tener mejores salarios.

Esperamos que ya pasando esta situación, todo se normalice, principalmente el regreso a clases, ya que si no hay regreso a clases en las escuelas, baja mucho la venta del producto. Tenemos que esperar a que todo se normalice. Nosotros sabemos que con todo normalizado, nuestros salarios van a aumentar un poco.

¿Qué opina de la lucha del Sindicato de Panaderos a lo largo de su historia, en su búsqueda para obtener mejores condiciones laborales?

Pues como todo trabajador, nosotros luchamos más que nada por los intereses de cada miembro del sindicato. Los representantes del comité ejecutivo siempre hemos luchado a toda costa para que el patrón les pague a los trabajadores lo que les corresponde de acuerdo a su trabajo. Afortunadamente, tiene como 3 años que logramos que las prestaciones que marca la ley fueran todas reconocidas por el patrón. Eso sí, nos costó mucho, pues hay muchas empresas que ni siquiera les dan seguro a los trabajadores, pero esta empresa para la que trabajamos es un patrón que es consciente y está abierto al diálogo con nosotros. En ese aspecto siempre hemos estado de acuerdo, tanto con lo que él nos pide como con lo que nosotros le pedimos. Eso fue por lo que muchos años lucharon los compañeros. Afortunadamente en estos últimos años se logró que ya estuviéramos al 100% en prestaciones.

¿Qué prestaciones fueron las que obtuvieron en sus últimos años de lucha sindical?

Estos últimos años se logró que el patrón nos compartiera cada año un día más de aguinaldo. La LFT marca determinados días de aguinaldo, pero año tras año hemos venido hablando con el patrón y nos reconoce un día más cada año. Ahorita afortunadamente ya llevamos 21 días de aguinaldo.

¿Hace 3 años cuántos días de aguinaldo les daban?

Teníamos 18 días y así nos ha ido aumentando un día cada año.

¿Tienen un próximo objetivo? Por ejemplo, llegar a cierto número de días de aguinaldo para los trabajadores.

No, simplemente a veces hay ocasiones en que nosotros nos ubicamos a la situación de la empresa, porque también somos conscientes de que por tanto exigir, puede llegar un momento en que la empresa ya no puede. Entonces, en ese aspecto, el trabajador también tiene que ser consciente, porque sino, no va a salir adelante la empresa. Lo que también logramos es que el patrón nos pagara todas las prestaciones a un salario real, de nuestro salario variable, porque muchas empresas pagan prestaciones a salario mínimo. De esa forma ya nos pagan las vacaciones, aguinaldo, séptimos días, días festivos. Nos paga a lo que ganamos realmente, no como muchas empresas que pagan días festivos a salario mínimo. Luchamos muchos años y afortunadamente ya lo logramos.

Comentó que gracias a la lucha del sindicato es como los trabajadores pudieron obtener estos beneficios. ¿De qué forma consiguieron estos beneficios? ¿Únicamente se sentaron a dialogar con el patrón?

Sí, pues es la forma más adecuada, porque hay veces que uno se pone en un plan de que quiere obtener beneficios a fuerza y sale peor. Nunca quisimos llegar a ponernos en huelga con la empresa porque no nos daba una prestación. Siempre encontrábamos la manera para negociar con el patrón toda clase de prestación y afortunadamente nunca tuvimos la necesidad de emplazar a huelga.

El pasado mes de mayo, con motivo del 99 aniversario de la fundación del sindicato, tenían previsto llevar a cabo, junto con el PCM y la Asociación de Colonos del Barrio de San Bruno A. C., la presentación del libro de la autobiografía de Miguel Ángel Velasco, quien fue miembro fundador de este sindicato. Lamentablemente no se pudo llevar a cabo por la pandemia. ¿Qué planes tienen para la celebración del 100 aniversario de la fundación del sindicato en el próximo mes de mayo? ¿Qué actividades creen que se podrían realizar con motivo de este próximo centenario?

Estamos en pláticas con la Secretaria General de la Federación de la CROC. Ellos están proponiéndonos que se haga un acto para festejar estos 100 años, pero nos tendremos que poner de acuerdo con la líder de la Federación, para ver cuál sería el programa que se va a llevar a cabo. La verdad sí nos interesa dar a conocer el nombre de este personaje, “El Ratón”, que es muy conocido por los miembros más antiguos del Sindicato de Panaderos. Fue uno de los fundadores y sí nos interesa que conozcan su autobiografía, la cual está escrita en el libro que se va a presentar. Ojalá se pudiera hacer antes esa presentación. Si no se puede, ya sería junto con la conmemoración de los 100 años del sindicato.

El sindicato de panaderos tiene una rica historia revolucionaria, tal como Velasco narra en unos pasajes de su autobiografía. ¿En qué aspectos cree usted que ha cambiado la forma de luchar del Sindicato de Panaderos, en comparación con lo que se puede leer en la autobiografía de Velasco?

Más que nada, ha cambiado la forma de ser de los patrones. En ese entonces, cuando inició este sindicato, hubo mucho compañero que fue asesinado por parte de los patrones. Era diferente la forma de pensar de los patrones. Ellos no querían que los trabajadores se unieran para formar su sindicato. Es por eso que en ese entonces lamentablemente nos asesinaron a varios compañeros, a quienes nosotros llamamos Mártires del Sindicato. Pero hoy en día los patrones no se prestan a tantas cosas como las de en esos entonces. Es decir, ya es diferente la forma de pensar de los patrones porque no es muy fácil mandar a hacer lo que en ese entonces hicieron. Hoy los trabajadores saben dialogar con el patrón y ni le exigimos ni nos ponemos muy agresivos con el patrón. Simplemente dialogamos con él y llegamos a un acuerdo. Es por eso que se ha venido mejorando la situación, a diferencia de aquellos años.