La burguesía, los mayores ladrones del país

17.Mar.21    Opinión
   


Permanentemente, los partidos y gobiernos burgueses van a eludir la cuestión de la explotación, jamás criticarán la propiedad privada de los medios de producción y el hecho de que esa propiedad le permite a su clase seguir acumulando a condición de arruinarnos, ocultarán que esta contradicción es la base de la crisis, y de ninguna manera confesarán que su función como gobierno es salvaguardar, proteger y adecuar este régimen de propiedad. En lugar de ello los veremos salirse por la tangente y construir justificaciones de nuestra realidad y del papel que juegan en ella. Así vemos a Morena sostener desde la presidencia que “Marx no aplica en México” que “no es la explotación sino la corrupción la causante de la miseria“, veremos a la derecha argumentar la necesidad de elegir sustituir a Morena con un regreso a su administración debido a la inseguridad que padecemos, etc. Lo cierto es que tanto la inseguridad y el terror que se viven, como la corrupción son manifestaciones de la economía capitalista en descomposición, de la barbarie que trae aparejada una sociedad que ha madurado tanto las condiciones para un cambio revolucionario que empieza a pudrirse. Aún así, como ejercicio, comparemos los datos para estos 2 problemas tan solo con algunas de las prácticas más abusivas de los patrones.

 

¿A cuánto ascienden los robos a PEMEX, el famoso huachicoleo, y las pérdidas por tomas de casetas contra las que si se ha movilizado todo el poder del Estado? En el primer caso a 10,266 millones de pesos y en el segundo caso a 3,655 millones. La Gran Estafa, el caso más sonado de corrupción de los últimos años supuso un desfalco de 5,000 millones de pesos, mismo por el cual hay 1 funcionario sentenciado (Ezequiel Saúl, condenado a 6 meses), y 8 en proceso; ninguno por delitos graves y a excepción de Rosario Robles los demás siguen su proceso en libertad. El total del costo global por actos de corrupción asciende según la Auditoria Superior de la Federación a 80,000 millones de pesos. Además de ser utópico el planteamiento de desaparecerla mediante “fuerza moral” sin desaparecer la base mercantil que lo prohíja, sin expropiar a los monopolios que se benefician, etc., la recuperación de tales recursos no necesariamente se traduciría en gasto social como nos lo intentaron cuadrar en la campaña del 2018. El gasto público se ejerce en una sexta parte en pagar intereses y deudas a bancos, una tercera parte en mantener la administración estatal misma, y el rubro que más ha crecido en los últimos 2 años es el presupuesto militar (7.9% de incremento, el doble del promedio mundial).

 

Ahora veamos 2 de los rubros del crimen que más afectan a los trabajadores y a los sectores populares. El total de afectaciones por asaltos y robos en las modalidades de vía pública y en transporte público suman 41,584 millones de pesos. En promedio cada una de las 933 víctimas por hora perdieron $5,088 en cada golpe. Los datos para extorsión son 527 veces que se cometió por hora, infligiendo un daño promedio de $4496 por vez y arrancando un total de 20,755 millones de pesos en el año. La aplastante mayoría de las víctimas son de la clase trabajadora, que encima de exprimirse horas enriqueciendo a otro se ven violentamente arrancados de la parte miserable que le resta por el otro lado de la moneda de la burguesía que es el lumpen. Aquí no estamos considerando; cosa que desarrollaremos en otro estudio, fenómenos más bárbaros de la industria del gran capital que es el crimen organizado como es el tráfico de órganos, la trata de bancas, el trabajo esclavo, el despojo, etc.

 

Sin embargo, ambos fenómenos palidecen ante las prácticas abusivas de los patrones. Las horas de trabajo que aportan a la economía y no son reconocidas supondrían una riqueza ahorrada de 51,200 millones de pesos al año. Las horas extra no pagadas representan el robo de 21,197 millones de pesos al año. Las liquidaciones y finiquitos no cumplidos suman 63,303 millones de pesos -en realidad es mayor si contabilizamos que la mayor parte de las demandas individuales por este concepto acaban negociando una fracción de lo que correspondería. Los aguinaldos no pagados supusieron el último año otro “ahorro” de 26,800 millones. Y las aportaciones patronales al IMSS e INFONAVIT no pagadas mediante triquiñuelas como la doble contabilidad o prácticas abusivas de outsourcing representan otros 26,789 millones de pesos desfalcados. Un total de 189,289 millones de pesos que los patrones roban de los salarios a los trabajadores por estos conceptos, una cifra a la que no se llega ni sumando todos los asaltos, extorsiones y actos de corrupción. Un robo que no es salvo una sombra pálida del verdadero robo de nuestra vida que es trabajar 8 minutos para producir nuestro salario a cambio de regalar a la acumulación 7 horas con 52 minutos en el mejor de los casos.

 

La burguesía de traje fino, de residenciales exclusivos, que sale en las revistas de moda y gente bien, que merced su fortuna es la verdadera autoridad “máxima” de cuanto gobierno y partido se proponga sostener sobre la propiedad privada; esa burguesía es la mayor y más consumada delincuencia de este país. El funcionario corrupto mayor y menor, el criminal tanto capo como ladronzuelo, forman un amasiato con la burguesía, son las rémoras menores de todo un gigantesco ser social cuya existencia parasita a quienes producimos la riqueza. No se puede vivir bien sin desparasitar los cuerpos, el cuerpo social lo mismo reclama.

 

Fuentes: Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (ENVIPE) 2020, elaborada anualmente por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), Auditoria Superior de la Federación, Encuesta Nacional de Uso del Tiempo (ENUT) 2014, Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) 2019, Informe IMSS sobre número de puestos de trabajo agosto 2020, Encuesta de Población Económicamente Activa (EPA) 2020, Código Fiscal de la Federación, Ley Federal del Trabajo, Indicadores del Mercado Laboral BID, Conferencia de Prensa de la Dirección de Incorporación y Recaudación del IMSS Octubre 2020, Instituto de Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC).