Trabajadoras: las más afectadas por la pandemia

13.Feb.21    Opinión - Obrero Sindical
   

En México, tanto hombres trabajadores como mujeres trabajadoras han sido afectados por la gestión socialdemócrata de la pandemia y el evidente carácter de clase que hay detrás. La gestión de la pandemia ha sido criminal, lo que se ha logrado minimizando su gravedad, minimizando la importancia del uso de cubrebocas y un plan de vacunación irrealizable, es que en esta etapa de la pandemia estén muriendo 1000 personas al día a causa del covid-19. (…)


La situación de opresión, desigualdad y explotación de la mujer trabajadora en México y el mundo se ha visto agravada a raíz de la pandemia por covid-19, sin embargo, es importante señalar que el culpable es el capitalismo, cuya lógica es la explotación de la fuerza de trabajo y no la salud y la vida de los trabajadores y las trabajadoras. Además, es necesario colocar muy puntualmente que la crisis económica actual ya estaba desarrollándose antes de que azotara la pandemia, que sólo vino a catalizar lo que vendría con o sin pandemia.

 

En México, tanto hombres trabajadores como mujeres trabajadoras han sido afectados por la gestión socialdemócrata de la pandemia y el evidente carácter de clase que hay detrás. La gestión de la pandemia ha sido criminal, lo que se ha logrado minimizando su gravedad, minimizando la importancia del uso de cubrebocas y un plan de vacunación irrealizable, es que en esta etapa de la pandemia estén muriendo 1000 personas al día a causa del covid-19.

 

Sumado a ello Morena, al frente del estado burgués aprovechó el periodo inicial de confinamiento para aprobar medidas antiobreras y antipopulares, no permitiendo el cese de la producción en todas sus ramas, privilegiando el avance del T-MEC, la militarización, la política antiinmigrante y los grandes proyectos como el Tren Maya.

 

Por su parte, las mujeres trabajadoras han sido afectadas por la crisis económica y sanitaria de manera muy particular. Debido al cierre de escuelas, guarderías, estancias infantiles y asilos, son las mujeres quienes han tenido que hacerse cargo de los adultos mayores, de los enfermos y de atender la educación de sus hijos. Además de cumplir con las tareas del hogar como la limpieza y la alimentación, así como con la jornada de trabajo habitual, dentro o fuera del hogar, arriesgándose al contagio en el traslado al centro de trabajo, usando el transporte público abarrotado, viéndose obligadas a dejar a sus hijos solos en casa, o quedándose en casa con el llamado teletrabajo y soportando el alargamiento de la jornada sin pago extra, asumiendo de su propia bolsa el servicio de internet y la compra de un dispositivo con conexión a dicho servicio.

 

Las cifras nos ayudan a ilustrar la situación que enfrenta hoy en día la mujer trabajadora en México; más del 53% de mujeres económicamente activas pertenecen al sector de los servicios y al empleo informal, que han sido los más golpeados por la actual crisis económica; el 64% de las mujeres que trabajan por outsourcing son del sector salud, y en segundo lugar del sector de la educación.

 

En el sector salud las mujeres representan casi el 70% de la fuerza laboral, que se desempeñan como enfermeras, parteras, trabajadoras sociales, afanadoras, lavanderas y cocineras. La realidad es que las trabajadoras de la salud han pagado un altísimo costo por la pandemia, en septiembre del año pasado México se convirtió en el país con más personal de salud fallecido por covid-19, con el 42% de contagios en enfermería y el 31% en servicios técnicos, asistentes y personal de limpieza y mantenimiento, es decir, mujeres en su mayoría.

 

Incluso si recordamos el golpe asestado contra las mujeres trabajadoras que significó la eliminación de los programas de estancias infantiles, podemos afirmar que fue un verdadero ataque de la actual gestión de la socialdemocracia. Situación que repercute gravemente en el contexto actual, y es que más del 50% de las mujeres que han perdido su trabajo durante la pandemia, se han detenido al buscar otro trabajo porque primero deben dar solución al cuidado de sus hijos y acompañarlos en su educación con el llamado programa “aprende en casa”.

 

En este contexto la lucha de clases no ha parado, por el contrario se ha agudizado, por un lado vemos a la burguesía y sus administradores defender sus ganancias, recortando prestaciones, despidiendo masivamente, no pagando utilidades ni aguinaldos, no dando material de protección sanitaria para ahorrarse el gasto y demás injusticias en contra de los trabajadores y las trabajadoras, despidiendo a quienes se atreven a alzar la voz, a quienes se atreve a llamar a la organización entre sus compañeros y compañeras de trabajo.

 

Pero por otro lado vemos a los trabajadores y a las trabajadoras oponiendo resistencia, saliendo a las calles a defender sus derechos y hacerse escuchar. Y es que el gobierno socialdemócrata podría, si ese fuera su interés, aminorar la carga que hoy pesa sobre los hombros de millones de mujeres trabajadoras, dando solución a los temas de cuidado y educación de los niños, por ejemplo.