Tarifazo en el Edomex, un golpe a la clase trabajadora

22.Dic.19    Noticias nacionales
    ()

Como burla luego del anuncio del gobierno federal de un ridículo aumento del 20% al salario mínimo algunos gobiernos estatales han comenzado a tantear el terreno para aumentos en el transporte público.


El gobierno del Estado de México aplicará un aumento general de dos pesos en la tarifa del transporte público a partir del 2020. Estamos ante un aumento injustificado, lesivo para los bolsillos de los trabajadores y que demuestra una vez más el desprecio absoluto que tienen los gobernantes, la burguesía y pequeña burguesía por la clase trabajadora.

Como burla luego del anuncio del gobierno federal de un ridículo aumento del 20% al salario mínimo algunos gobiernos estatales han comenzado a tantear el terreno para aumentos en el transporte público.

Además de constituir un atentado contra la economía popular este aumento es una burla si tomamos en cuenta las deplorables condiciones en que operan las distintas rutas del EDOMEX.

En primer lugar hay que mencionar la constante inseguridad que se vive pues los chóferes se ven forzados a realizar jornadas de hasta 24 horas seguidas o más, pues además de no contar con seguridad social, tampoco cuentan con un salario fijo por lo que tienen que cubrir primero una cuenta decidida a discreción de los dueños de las unidades, antes de poder empezar a juntar el dinero para cubrir el combustible y quedarse con lo poco que sobra.

Luego tenemos la inseguridad imperante en el estado, la delincuencia común y organizada tienen en el transporte público uno de sus principales escenarios, ya sea llevando a cabo asaltos diarios con distintos niveles de violencia o bien mediante la extorsión.

Por último ante la nula organización del transporte existen multitud de rutas organizadas, o mejor dicho desorganizadas como pueden o quieren. Lo que junto al pésimo estado de las unidades completa el cuadro de terror que millones de personas, trabajadores, estudiantes, tienen que padecer diariamente.

El transporte público en el Estado de México es una pesadilla diaria en la que los usuarios no sólo pierden horas enteras de su vida, sino que también afrontan perder la vida misma ante las condiciones de inseguridad.