Sobre la iniciativa de las propinas

13.Abr.16    Noticias nacionales - Opinión
   

ProLa iniciativa de la senadora Luz María Beristaín Navarrete, del Grupo Parlamentario del PRD, para reformar el artículo 346 de la Ley Federal del Trabajo, para que los patrones no puedan prohibir o restringir a sus trabajadores que reciban propinas o bonificaciones voluntarias por su trabajo queda corta con respecto a otras iniciativas en cuanto al tema de las propinas.


La ley Federal del trabajo menciona en su Art. 346 y 347 que “las propinas son parte del salario de los trabajadores y que, los patrones no podrán reservarse ni tener participación alguna de ellas”.

Han existido iniciativas dónde se propone que las propinas sean también de cotización, esto es relevante en cuanto a quienes cotizan al IMSS, INFONAVIT, y que es positivo en relación a sus prestaciones. La patronal e incluso desde el mismo Congreso se ha opuesto a esta iniciativa. Incluso desde el PRI existen estas dos posiciones encontradas. Hasta la fecha no ha concluido esta discusión. De tomarse como base de cotización las propinas, sería provechoso para cientos de trabajadores que perciben esto como parte de su remuneración diaria. Pero también cabe señalar ciertos artificios que hace la patronal en cuanto la propina para “compensar” salario y prestaciones, cuestión que nadie señala.

Por ejemplo diversos restaurantes cargan en la nota de consumo el 10, 15% de propina, esto genera cierto malestar en el cliente en cuanto la propina no es obligatoria. Lo que se esconde detrás de esta práctica patronal nadie lo denuncia. Regularmente el patrón hace esto para proveerle una remuneración al trabajador sin que el dueño del establecimiento desembolse en salarios y prestaciones que le corresponden como patrón.

Otros casos similares, en algunas gasolineras, establecimientos de banquetes, los trabajadores sólo tienen como ingreso esta gratificación. Esto es mantener en la informalidad a muchos trabajadores, paradójicamente, dentro de un establecimiento. Un caso más palpable son los “cerillitos” –sean éstos niños o personas de la tercera edad– de los grandes almacenes y supermercados.

Caso contrario. Así como existen casos dónde el patrón utiliza la propina para evadir responsabilidades como patrón, existen situaciones dónde se prohíbe al trabajador aceptar este tipo de remuneración, esto es claramente una arbitrariedad, esto es clásico en cines, algunas gasolineras, tiendas de conveniencia, restaurantes, dónde la gerencia, por “políticas de la empresa”, prohíbe a sus trabajadores recibir propinas o gratificaciones, desde luego, estas empresas dan prioridad a su “imagen” antes que otra cosa.

El senado con esta iniciativa tan sólo intenta resolver algo evidente, prohibir esta arbitrariedad patronal, mas no toca el tema de forma integral. Un paso relevante sería retomar esta gratificación/remuneración como base de cotización, cuestión que sería provechosa en algunas prestaciones. Pero esto no se podrá esperar desde el parlamento, esta pequeña conquista debe hacerse desde la misma organización de los trabajadores.