Se fortalece la organización de los profesores eventuales en el Sindicato Nacional democrático de cultura del sector INAH

19.Feb.21    Obrero Sindical
   

El INAH en sus más de 80 años de historia no ha reconocido el carácter permanente de sus profesores de asignatura a pesar de que en instituciones como la UNAM o el IPN existen y tienen derecho al concurso para definitividad o permanencia en sus plazas con todos los derechos. (…)


Una escuela no puede existir sin alumnos ni profesores. De los profesores que laboran en las escuelas del Instituto Nacional de Antropología e Historia, el 75% son profesores eventuales e imparten más del 80% de las horas efectivad de clase. Sólo el 25% restante cuentan con plaza de profesor de base y sólo existen en su modalidad de profesor investigador de tiempo completo.

 

El INAH no ha respetado hasta el momento su propia normatividad bilateral establecida en el Reglamento de Admisión, Evaluación, Promoción y Concursos y Exámenes de Oposición para el personal de Investigación científica y docencia del INAH. Mejor conocido por su abreviatura RAEPCEO. En este reglamento se establece con claridad dos categorías que se han negado para los profesores que imparten asignaturas que son contratados bajo la modalidad Hora-Semana-Mes (HSM), El artículo 17 del RAEPCEO contempla las plazas de profesor de asignatura y la de profesor asistente de Investigación Científica (Delegación D-II-IA-1 Secc. X SNTE, 2011 pág. 227).

 

El INAH en sus más de 80 años de historia no ha reconocido el carácter permanente de sus profesores de asignatura a pesar de que en instituciones como la UNAM o el IPN existen y tienen derecho al concurso para definitividad o permanencia en sus plazas con todos los derechos. A diferencia de la UNAM donde la generación de definitividades es insuficiente, en el INAH ni siquiera existen.

 

Desarrollo de la organización de los profesores de asignatura:

 

Los profesores-investigadores del INAH y su asociación sindical se han desentendido de estos profesores. Primero en la D-II-IA-1 que era una delegación de la sección 10 del SNTE y ahora el recién formado Sindicato Nacional de Profesores de Investigación Científica y Docencia del INAH SNPICD-INAH que no admite en su seno a estos profesores y que incluso se ha opuesto a que haya solución a su basificación negándose a ceder incluso su afiliación.

 

El primer intento de organización lo constituyó la Coalición de Profesores de Asignatura, que fue un organismo formado en la ENAH a inicios de la segunda década del milenio. La postura maximalista de esta organización tampoco resultó una solución para los cientos de profesores que no se afiliaron al mismo y que a pesar de un lenguaje estridente no ofrece soluciones ni legales, ni políticas.

 

La fusión del INAH con el INBAL en la Secretaría de Cultura fue entre todos los inconvenientes la posibilidad de que un solo sindicato nacional se formara con todos los sectores de la Secretaría. Sin embargo los intereses fragmentarios de arquitectos, investigadores y restauradores se desmoronó en muchas organizaciones sindicales que defienden intereses sectoriales, gremiales y particulares en lugar de constituir una gran organización nacional Sólo el Sindicato Nacional Democrático de Trabajadores de la Secretaría de Cultura SNDTSC fue capaz de atraer en sus seno a todos los sectores y romper con ello el gremialismo oportunista y de facción de corrientes pequeño burguesas en el seno de los trabajadores.

 

Para los profesores HSM del INAH se presentó una oportunidad sin precedentes, pues de formar pequeñas agrupaciones de decenas de inconformes, el SNDTSC significa la unión con miles de trabajadores del sector. De esta forma, a finales de 2017 comenzó la organización en el seno de la sección de investigadores que rompió con la vieja división entre personal de base y profesores eventuales, pugnando porque el SNDTSC organizara a los profesores para su defensa. A través del SNDTSC comenzaron a pertenecer al sindicato mayoritario y con ello a llegar a la negociación con las autoridades del INAH quiénes aceptaron conversar sobre la necesidad de la permanencia de los profesores y un sistema de promoción para los profesores con unas materias y pocas horas, lo que implicaría el reconocimiento de su carácter de base.

 

El sindicato nacional ha hecho suyas las demandas de su sección de profesores exigiendo bilateralidad, lucha por la permanencia y creación de plazas de asignatura a concurso. Al mismo tiempo que apoya políticamente al movimiento nacional por la basificación del INAH, refrendando de esta manera su compromiso histórico en la lucha por los derechos de todos los trabajadores.

 

Este año se establecen mesas de negociación con las autoridades de cultura para dar salida a las demandas de los trabajadores. La organización se extiende por todas las escuelas atrayendo a profesores no sólo de la ENAH, sino de la ENCRyM y de la Escuela de Antropología e Historia del Norte de México EAHNM. También se observa el paso de profesores investigadores del SNPICD-INAH a la Sección de Profesores Investigadores del sector INAH del SNDTSC, ratificando que la mejor plataforma de lucha de los trabajadores es su unión nacional sin división gremialista.

 

Embate a la educación pública por parte de la 4T:

 

De forma acallada, la escuela pública corre un enorme peligro. La destrucción disfrazada de “radicalismo” recorre la escuela pública donde bajo la pantalla de demandas sociales, grupos se han dedicado a destruir, saquear y paralizar a la escuela pública como ha sucedido en muchísimas instalaciones de la UNAM y en otras escuelas de la Ciudad de México. Las tomas han rebasado ya las propias agrupaciones sindicales que han sido víctimas también de la destrucción y la parálisis sin que las autoridades universitarias, ni las de la Ciudad de México hagan nada por contener, investigar y castigar los saqueos. Hoy como en el periodo del fascismo, las bandas asolan las escuelas ante los ojos pasivos de la supuesta “policía democrática” que permite, lo mismo que el gobierno de la Ciudad que se destruyan las escuelas incluso en contra de la voluntad estudiantil.

 

Académicos del INAH – Sindicato Nacional Democrático de los Trabajadores de la Secretaría de Cultura