Saludo del PCM a Encuentro de Guayaquil, convocado por el PCE

14.Nov.12    Noticias internacionales
   

Camarada Winston Alarcón

Secretario General del Partido Comunista del Ecuador:

Rogamos transmitir un saludo al Comité Central del Partido Comunista de Ecuador y a todos los partidos participantes en el Encuentro de partidos comunistas y obreros que ustedes han convocado en ocasión del aniversario 90 de la represión contra la clase obrera, la masacre de Guayaquil. Nos disculpamos de no poder atender la invitación fraternal que nos han dirigido, pero nos encontramos inmersos en la conmemoración de nuestro 18 aniversario, y el Primer Festival de El Comunista, nuestro órgano central, que con tal motivo se desarrollará el próximo domingo 18 de Noviembre.


Desde la última Reunión de partidos comunistas y obreros en La Habana, en 1975, a pesar de múltiples esfuerzos por una nueva, los trabajos en esa dirección no han fructificado. Pensamos que el Encuentro por ustedes convocado es un paso importante en la búsqueda de concretarlo. De manera bilateral, o inclusive multilateral varios partidos comunistas del Continente coincidimos en ello, y de manera reciente nosotros y el Partido Comunista Clandestino de Colombia en una Declaración conjunta nos pronunciamos a favor.

Desde hace algunos años es ya estable el Encuentro Internacional de los partidos comunistas y obreros; hay reuniones frecuentes entre los partidos comunistas y obreros de Europa, y de algunas regiones, como los Balcanes.

Es claro que con cambios tan acelerados y situaciones nuevas en América Latina es necesario desde hace ya varios años un Encuentro de los partidos comunistas y obreros del Continente.

Camaradas:

El Partido Comunista de México tiene las siguientes consideraciones:

La crisis de sobreproducción y sobreacumulación que vive el capitalismo demuestra la viabilidad de la lucha por el socialismo-comunismo. Los límites históricos del sistema basado en la explotación del trabajo asalariado, en el lucro, en el poder de los monopolios demuestran la urgencia de la meta programática de la clase obrera proclamada desde 1848 por el Manifiesto del Partido Comunista: derrocamiento de la burguesía.

El capital busca estabilizarse frente a la crisis, desvalorizando el trabajo, con políticas de austeridad para sumir en la miseria y arrebatar sus conquistas sociales a la clase obrera, en tanto los monopolios son rescatados con recursos públicos anteriormente dedicados a lo social. Así ocurre en los EEUU, en Europa y en México. La respuesta de la clase obrera en Europa, en la vanguardia la de Grecia, demuestra la vitalidad de la lucha de clases, y señala que se agudizará el conflicto capital/trabajo; para los comunistas se presenta el reto de plantear una salida revolucionaria.

América Latina expresa una rebelión contra las políticas de choque de la restructuración capitalista de los 90, donde lo público fue privatizado y donde el dogma del libre mercado arrojó millones de hombres y mujeres a la pobreza. El Partido Comunista de México tiene claro que el proceso de cambios que se vive en Venezuela bolivariana, Bolivia y Ecuador es una esperanza, pero que al mismo tiempo es un reto y una oportunidad para los partidos comunistas de conquistar su lugar de vanguardia en la clase obrera y colocar la cuestión del poder obrero, la revolución y el socialismo.

El Partido Comunista de México está muy atento a la situación en Colombia; saludamos los diálogos de paz entre las FARC-EP y el Gobierno. El pueblo colombiano vencerá cuando sepulte la explotación del hombre por el hombre y del Palacio de Nariño sea expulsada esa burguesía criminal, paramilitar.

Expresamos nuestra solidaridad con Cuba socialista, por el levantamiento del bloqueo y por la libertad de los patriotas cubanos presos en cárceles de los EEUU.

Camaradas:

Los partidos comunistas y obreros del Continente tenemos grandes responsabilidades en esta hora de cambios y rupturas; ni podemos, ni debemos contentarnos con acompañarlos, aún y con tareas gubernamentales, si éstas no se vinculan a nuestro objetivo que es el poder obrero, el poder de los trabajadores.

Con varios partidos comunistas de la región compartimos espacios de coordinación, como es el caso del Movimiento Continental Bolivariano, pero hace falta también un espacio de encuentro y resoluciones de los partidos comunistas.

Reiteramos nuestros saludos a los partidos hermanos reunidos y hacemos votos por el éxito en las tareas cotidianas.

Saludamos a la militancia y a los cuadros del PCE y la JCE.

¡Proletarios de todos los países, uníos!

Comité Central del Partido Comunista de México