Resurge el bolchevismo en Tampico

20.Abr.12    Noticias nacionales - Juventud
   

Por su ubicación geográfica y gran concentración obrera, el puerto de Tampico en el estado de Tamaulipas fue un centro importante para los comunistas. Desde 1919 con la creación de la Sección Mexicana de la Internacional, la propaganda bolchevique del entonces Partido Comunista de México podía verse en los centros de trabajo, sindicatos y las calles más importantes de aquella región.

Hoy, una nueva generación de jóvenes bolcheviques ha resurgido en el puerto heroico. Las calles y avenidas de Tampico, Altamira y Ciudad Madero vuelven a pintarse de rojo y amarillo por la propaganda comunista.

Organizados desde hace un año en la célula “Nueva revolución” del ahora Partido Comunista de México (PCM), los jóvenes comunistas de Tampico tienen sus primeros resultados de un trabajo arduo y cotidiano, el posicionamiento del PCM en las principales luchas de los sectores obrero, estudiantil y urbano popular de aquella región.

Guiados por la teoría y práctica del marxismo-leninismo, los comunistas tampiqueños planifican sus acciones, difunden El comunista, dirigen el Comité Estudiantil del Sur de Tamaulipas donde organizan a estudiantes y padres de familia que luchan contra las altas cuotas escolares de los diferentes niveles de educación.

De igual manera, asesoran a los trabajadores del sindicato independiente de veladores, son solidarios con las luchas de los comerciantes y los habitantes de colonias proletarias que exigen servicios básicos y una vivienda digna.


Parecieran pocos los resultados, sin embargo no los son si tomamos en cuenta que el movimiento obrero, estudiantil y popular fue y sigue siendo fuertemente reprimido por Ejército Federal. Actualmente, Tampico, Altamira y Ciudad Madero, son ciudades completamente militarizadas donde la policía, el ejército, la marina y el crimen organizado son uno mismo.

Recientemente, una comisión del área organización y de formación de cuadros realizó una escuela de educación política, en ella los camaradas tampiqueños reforzaron los elementos del marxismo-leninismo, aplicados a las necesidades concretas de su trabajo cotidiano en los temas de la crítica de la economía política, sindicalismo, movimiento obrero y organización.

A pesar de las adversidades, los jóvenes comunistas con entusiasmo y valor, conscientes de los riesgos en la lucha, siguen engrosando las filas de la Liga de Juventud Comunista y el PCM para la Revolución Socialista.