Reforma energética: los despidos que vienen en Pemex y CFE

03.Mar.15    Noticias nacionales - Opinión
   

400Una de las promesas del Pacto por México y los partidos electorales que aprobaron la Reforma Energética, era que habría tarifas bajas en la gasolina y en el servicio de luz, así como más y mejores empleos. Mentira. En días recientes el mismo secretario de energía del Gobierno Federal declaró que vendrá un despido progresivo en Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE).


Para los monopolios del petróleo y la electricidad es más eficiente recortar y mandar a la calle a miles de trabajadores que recortar los grandes sueldos de los funcionarios y lideres sindicales charros. El recorte de 62 mil millones de pesos que anunció el Gobierno Federal para el presupuesto de Petróleos Mexicanos (Pemex), impactará en las plazas de sindicalizados.

También el ajuste en el presupuesto anual que se contempló para Pemex, incluyó el recorte de plazas, aunque ahora se analiza también la posibilidad de reducir aquellos puestos de trabajo que contempla al Sindicato Único de Trabajadores Electricistas de la República Mexicana (SUTERM), como resultado del recorte de 10 mil millones de pesos para CFE.

Este es el resultado de la crisis del sistema capitalista y sus medidas anti crisis que queiren imponer los monopolios para conserver sus privilegios acosta de la miseria de los trabajadores y sus familias. Como lo alertamos, las reformas estructurales impuestas por los monopilos a través de sus partidos políticos y su Congreso

Parece absurdo que México siendo un país petrolero le sea más barato comprar la gasolina que producirla. Pero no lo es, está es la lógica de los monopolios y el capitalismo, donde lo que importa es la máxima ganancia para los empresarios mediante la intensificación de la jornada laboral, reducción de personal y salarios, así como eliminación de pago de jubilaciones y pensiones a los trabajadores.

Lo anterior seguirá sucediendo mientras los capitalistas sigan en el poder, mientras sigamos legitimando con nuestros votos su falsa democracia, mientras sigamos sin organizarnos y callados en las asambleas, mientras no podamos rebelarnos contra los paracitos charros que nos amenazan y tiran sus migajas.

Por eso no debemos resignarnos, es momento de organizarnos desde dentro y fuera de la empresa, utilizar la herramientas legales pero también preparar la autodefensa obrera ante las amenazas de los charros mafiosos. Ejerzamos nuestro poder como trabajadores desde las asambleas abiertas o clandestinas. Sólo mediante paros escalonados, movilizaciones y alianzas con el movimiento popular podremos tirar la Reforma Energética y a este gobierno de hambre y miseria; por uno donde los obreros y los campesinos protejamos nuestros intereses.