Protesta contra la Confederación Patronal de la República Mexicana en Guadalajara

07.Oct.12    Noticias nacionales
    ()

El día 27 de septiembre, miembros del Partido Comunista de México acudieron al mitin de aproximadamente media hora que se realizo afuera de la COPARMEX, donde estuvieron presentes también miembros del Frente Amplio de Jalisco, con el fin de mostrar el rechazo total a la reforma laboral, promovida por los partidos políticos burgueses.

Por sus siglas la COPARMEX significa Confederación Patronal de la República Mexicana, la cual se encuentra en la calle López Cotilla en su cruce con Av. Chapultepec, en la ciudad de Guadalajara.

La intención de acudir a este piquete por parte nuestro afuera de estas instalaciones se dirigió más que nada a mostrar el profundo rechazo a que se destruya de manera legal el único recurso de organización que tienen los trabajadores para exigir mejoras en su nivel de vida: los sindicatos.

Esto es totalmente ventajoso para la patronal, y si el poder que ejercen los empresarios sobre los trabajadores es completamente desproporcionado en las ya deplorables condiciones del capitalismo, aparte será ya legal pisotear toda resistencia a las medidas criminales que atentan contra el trabajo estable y digno para la clase obrera.


Aunque la mayoría de los sindicatos en México son pro-patronales, al menos hasta antes de la aprobación de la reforma laboral era legal pelearle la titularidad a estos sindicatos, para constituir sindicatos que realmente representen los derechos de los trabajadores. Con esta reforma se hace ilegal que los trabajadores exijan un sindicato que represente legítimamente los derechos de los trabajadores frente a la voracidad del capital.

Precisamente la COPARMEX es una agrupación de sindicatos patronales, de asociaciones de empresarios y empresarios individuales. Esta confederación ha estado presionando al Congreso, para que se apruebe de manera inmediata la reforma a la ley federal del trabajo, que como ya sabemos, lo único que se hace con esta reforma es dejar en la indefensión total a los trabajadores. Se anula el derecho al salario mínimo, sin el cual los patrones pagarán salarios de miseria, sin derecho a prestaciones, etc. en resumen, concluimos con la siguiente frase de Rosa Luxemburgo: ¡Socialismo o Barbarie! ¡Por un Sindicalismo clasista y de base!