Oscar Niemeyer: una leyenda comunista para la historia

10.Dic.12    Noticias internacionales
   

El mundo de las artes y la cultura del trabajo perdieron el legendario arquitecto y comunista Oscar Niemeyer. Un gran hombre que marcó el siglo XX con su arte y ciencia, pero también con las ideas por las cuales luchaba con convicción.

El arquitecto comunista, con sus trazos, puso Brasil en la modernidad del mundo. Su obra marcó la arquitectura en Europa, en África, en Asia, en Líbano y en América. Su genialidad se esparció por Brasil en obras que reflejaban las curvas, la luz y la suavidad de la libertad en el trazo del concreto que era erigido por los trabajadores, en favor de los cuales luchó por toda una vida. Al proyectar Brasilia, Niemeyer afirmaba que no bastaba crear una ciudad, era preciso cambiar el sistema que apartaba los trabajadores de su obra.


Pero el hombre, militante comunista, tenía la estatura de su obra. Entró para nuestro Partido en 1945, luchó contra la represión de la dictadura militar, siendo desterrado para Francia. Allí militó en el Partido de los fusilados, de los que heroicamente resistieron al nazismo, el histórico Partido Comunista Francés, siendo el constructor de la sede de aquellos comunistas.

Siempre estuvo al lado del progreso de la humanidad. Apoyó la revolución bolchevique y el Estado obrero en la URSS, siempre estuvo al lado de Cuba socialista, y cuando la revolución democrática y socialista venció la opresión en Argelia, para allá fue el militante comunista brasileño, construir universidades y edificios para atender a los intereses de los trabajadores.

Niemeyer estuvo al lado de gigantes del siglo XX: fue amigo de los comunistas Fidel Castro, Pablo Neruda, Luiz Carlos Prestes, Jorge Amado, Jean-Paul Sartre y José Saramago. Apoyó todas las luchas de los trabajadores de su tiempo, militante siempre solidario, altivo y dispuesto a luchar por el socialismo.

Cuando nuestro Partido fue atacado por el liquidacionismo, en el IX congreso en 1991, allá estaba él, en el plenario del auditorio de la UERJ para decir: “Mientras haya miseria y opresión, ser comunista es nuestra decisión”.

Después de la ruptura con los liquidacionistas, que volcaron la espalda para la historia, en 1992, Oscar Niemeyer fue elegido el presidente de honra del PCB.

Su lucha, su historia, su compromiso con el marxismo y el socialismo, así como su arte y ciencia marcaron indeleblemente la memoria del tiempo presente.

Camarada Oscar Niemeyer, ¡presente!