Morena, el partido “progresista” que está en contra del aborto

19.Dic.19    Noticias nacionales
   

El favorecer la libertad al aborto no solo conlleva un logro a los derechos de las mujeres también conlleva otros aspectos ligados a la violencia que se vive con más agudización desde hace ya una década.


Morena ha demostrado que a pesar de ‘venderse’ como un gobierno progresista en realidad es igual de reaccionario que el resto, al rechazar propuestas que incluso figuraban dentro de sus promesas de campaña. En Hidalgo donde dominan mayoritariamente los diputados  de Morena rechazaron la iniciativa de interrupción legal de aborto (ILE). Algunas  de las razones del voto en contra responde a las próximas elecciones en el estado y el no querer perder simpatía de una parte importante de sus seguidores.

El derecho de las mujeres a decidir libremente sobre el querer ser madres o no, es una situación que debería apoyarse, para que quienes decidan serlo o quienes decidan interrumpir su embarazo lo hagan en las mejores condiciones, como derecho fundamental de la mujer y que debe respetarse,   sin embargo quienes se encargan de tomar ciertas decisiones que afectan directamente la libertad de las mujeres prefieren votar a favor de los prejuicios,  bajo un pensamiento conservador que limita los derechos de las mujeres.

El código penal de hidalgo considera una pena de uno a tres años de cárcel para aquellas mujeres que deciden interrumpir su embarazo y también para los médicos que lo practiquen,  más de un centenar de mujeres esta en las cárceles de hidalgo por esta razón, y  a pesar de que hidalgo es el cuarto estado de donde más proviene las mujeres hacia la Ciudad de México para interrumpir su embarazo de manera legal, rechazaron esta propuesta que permite que miles de mujeres sigan siendo enjuiciadas y sentenciadas por tratar de decidir sobre su cuerpo.

El favorecer la libertad al aborto no solo conlleva un logro a los derechos de las mujeres también conlleva otros aspectos ligados a la violencia que se vive con más agudización desde hace ya una década,  con un nivel extremo de la violencia de género, que se vive en el país, encierra una actitud conservadurista y reaccionaria por parte de los políticos que lo siguen sancionando. 

Hay que dejar en claro por una parte que el hecho e penalizar el aborto no reduce el número de estos, sino que favorece que las mujeres con menores recursos monetarios se siga arriesgando a realizar un aborto en condiciones clandestinas que ponen en riesgo su vida, pocas son las mujeres que tiene el suficiente poder económico para poder pagar de inmediato una interrupción del embarazo teniendo en cuenta que en primer lugar tienes que desplazarte a la ciudad de México para poder lograrlo.  Es por eso que la penalización del aborto también obliga a muchas mujeres jóvenes a continuar con un embarazo no deseado.     

Las mujeres trabajadoras no tienen acceso a servicios públicos de salud de buena calidad para atender sus embarazos, sufren violencias en la atención médica del embarazo y el parto, encuentran enormes dificultades para cuidar a sus hijos mientras estudian o trabajan pues no hay suficientes ni accesibles guarderías y estancias infantiles; pero sobre todo, saben que en esta sociedad el futuro de los hijos de las familias trabajadoras se mira aún más sombrío que el presente. No es por tanto ilógico que rechacen la maternidad.(OMTM).

Por otra parte miles de niñas menores de 15 años que son  víctimas de abuso sexual son sometidas además de la agresión sexual a una serie de eventos que son derivados de la presión social como el tener un hijo producto de una violación solo por una creencia religiosa y de otras índoles, pese a que la  misma ciencia ha hablado sobre las consideraciones  de la vida antes de las 12 semanas pues  se trata  un cumulo de células, que aún no se puede considerar una vida.

Se trata de jóvenes que no están preparadas física y emocionalmente y que además son más vulnerables a sufrir violencia por parte de la familia y la sociedad.   Y que desde un punto de vista clínico eleva las cifras de mortalidad materna por preeclampsia, diabetes gestacional, hemorragias uterinas, desnutrición, inmadurez y bajo peso de los bebés y que muchas veces hemos visto que deriva en la muerte de la madre el bebe o ambos.

El acceso al aborto libre y seguro está ligado directamente a la capacidad económica; mientras algunas mujeres  tienen los medios para acceder a un aborto sin importar las restricciones legales, las mujeres pobres son quienes por falta de dinero e información recurren a métodos más inseguros, poco efectivos y con mayores probabilidades de complicaciones; por ende, son las que llegan a los hospitales públicos en busca de auxilio cuando éstas se presentan, donde terminan siendo denunciadas, enjuiciadas y encarceladas.

A pesar de que la despenalización del aborto es algo necesario para que ninguna mujer vuelva a ser encarcelada por abortar debemos también exigir que las condiciones que permitan la maternidad deseada sean las que permitan el mejor desarrollo de las mujeres y sus familias.