Marcha contra la Reforma laboral en Guadalajara

28.Sep.12    Noticias nacionales
   

El día 26 de Septiembre, un contingente de sindicatos entre los que cabe mencionar al STUHM, la FGTM, SEP-SIAPA, entre otras organizaciones, marcharon de la Normal al congreso del Estado y el Palacio de gobierno para manifestar el rechazo total a la Reforma a la Ley Federal del Trabajo.

El Partido Comunista de México se hizo presente en esta marcha con el fin de mostrar este rechazo a la Reforma, mediante volanteo con la base de estos sindicatos, e invitarlos a acercarse al PCM, ya que hoy más que nunca se hace necesario no solo oponerse a la Reforma Laboral, sino también y mucho más importante es entender el trasfondo de cómo y porque surge esta reforma, con el fin de desplegar acciones que realmente cumplan su objetivo, que es detener el ataque contra el valor de nuestra fuerza de trabajo, pero también dar una batalla en contra del sistema capitalista, que es el origen de estos recortes a los derechos más elementales de la clase obrera.


Es por esto que se hace necesario no solo adjudicar esta reforma laboral a unos políticos corruptos, sino comprender que esta reforma obedece a la lucha entre capital y trabajo, no sólo a nivel nacional, que es a lo que se enfocan muchas organizaciones, sino también a nivel mundial.

Desafortunadamente los análisis de muchas organizaciones se quedan cortos, atribuyendo el origen del problema a una “dictadura en México desde hace 70 años”, cuando el problema va más allá. Los recortes a los derechos más elementales de los trabajadores por parte de los partidos burgueses, esto es, partidos políticos que representan los intereses del capital (esto es, de la explotación de los trabajadores, para generar mayor plusvalía a las empresas) es una tendencia mundial, por lo que requiere una estrategia mundial de lucha, donde lo que se intenta con esta crisis es aplastar toda resistencia obrera.

Esta resistencia obrera esta representada en su organización, por lo que se quiere desarticular “legalmente” esta organización, para así no poner trabas a la acumulación de capital.

Es por esto que se hace necesario no estancarse en análisis “de corto alcance”, ya que esto lo que hace es ocultar el problema de fondo, y no permite darle la orientación más acertada a la lucha obrera para alcanzar sus objetivos de la defensa de sus intereses, así como del cambio del tipo de sociedad que nos mantiene en una opresión cada vez más insoportable. Aunque también existen organizaciones y partidos que se llaman socialistas, en los hechos concretos de hacia donde dirigen sus acciones se vé finalmente reflejado si están construyendo poder obrero o popular, esto es, una fuerza conciente e independiente de las direcciones que los explotadores les imponen, o lo único que intentan es asimilar a las masas a los fines de los explotadores, indicándoles caminos ilusorios o desatinados para su emancipación.