Los normalistas rurales: nuestros hermanos de clase

22.Dic.11    Noticias nacionales
   

A una semana de los actos de represión que recibieron alumnos de la normal rural de Ayotzinapa en Chilpancingo Guerrero, que dio como resultado 3 muertos y varios heridos, las normalistas de Amilcingo iniciaron una campaña de boteo, volanteo y recolección de víveres para sus compañeros de Ayotzinapa en esta lucha que emprenden contra el gobierno, responsable tanto de la represión como del incumplimiento de sus justas demandas.

El Partido Comunista de México(PCM) en Morelos y la Liga de la Juventud Comunista (LJC) se organizaron para recolectar víveres dentro y fuera de sus filas para los compañeros de Ayotzinapa. Ya que una vez iniciado el conflicto les quitaron sus recursos financieros y alimenticios. Una vez recolectados nos reunimos con compañeras normalistas de Amilcingo para ratificar nuestra solidaridad.


Entre otras cosas nos comentaron la situación real que viven hoy los normalistas de Ayotzinapa, que el gobierno intenta desde años desaparecer las normales rurales en el país y un poco de historia de la Federación de Estudiantes Campesinos Socialistas de México (FECSM).

Hoy el gobierno intensifica la descalificación en contra de las normales rurales y busca pretexto para cerrarlas. Claramente los políticos en su embriaguez electorera no saben mas que el discurso neutral midiendo de que lado obtendrán mas votos, pero todo esto deviene de las modificaciones al sistema educativo que busca la privatización de la educación en el país para que solo estudien los que tengan los recursos necesarios, arrebatando de esta manera el derecho a estudiar a los hijos de obreros y campesinos.

Condenamos enérgicamente los actos de represión, tortura y hostigamiento que han sufrido los normalistas por parte del estado burgués. Seguiremos saliendo a las calles para impulsar la lucha estudiantil en el estado de Morelos, por una educación gratuita y científica. En el horizonte ya se avista la Revolución Socialista que traerá consigo la garantía de que los hijos de obreros y campesinos podamos estudiar.