Las condiciones precarias en que laboran el personal de salud para afrontar la pandemia son parte del origen de las agresiones que reciben.

   

Informe sobre la Seguridad Social.


El día lunes 21 de abril, en la conferencia vespertina de Palacio Nacional, una jefa de enfermeras del IMSS mostró su tristeza por las agresiones que han sufrido el personal médico durante la pandemia. Frente a esta situación, cuando ya existe un número alto de muertos y decenas de trabajadores  de la salud enfermos por el Covid-19, cabe preguntarse, ¿Qué generó esta situación en que decenas de trabajadores de la salud estén infectados de Covid-19, mueran y sean agredidos? 

Hoy, la atención de un sector de los medios burgueses se centra en señalar la incapacidad acientífica de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) con sus supersticiones, o, montan todo un “show” entre las disputas de un presentador de TV Azteca con el Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, pero en ningún momento se habla de aquellos que provocaron la catástrofe en que se encuentra la salud pública y que en este momento tiene en vilo a millones de trabajadores. 

Dejando de lado toda aquella politiquería burguesa de golpeteo político entre AMLO y su partido Morena con el PAN; PRI y los demás partidos burgueses  por la incapacidad del gobierno para tomar medidas contra la pandemia, el asunto de fondo que no se discute en los medios de comunicación burgueses es el desmantelamiento paulatino al que fue y es sometida la seguridad social por parte de los monopolios a través de la privatización, como fue el caso de la creación de las AFORES para lucrar con los ahorros de los trabajadores, la subrogación (privatización) de servicios médicos en el IMSS, la imposición  de la ley de Asociaciones Público-Privadas, que ha permitido concesionar por 30 años hospitales a los monopolios, y la reducción de presupuesto al sector salud con política actual de la austeridad republicana.

Sumado a esta catástrofe provocada por la privatización de la seguridad social, la actitud pasiva del gobierno frente a la pandemia en favor de los interés monopólicos, expone y genera las condiciones para que el trabajador de la salud en lugar de ser un héroe del pueblo trabajador por combatir al Covid-19, se convierta en un enemigo y se le agreda. Parte del origen de esta situación surge en principio porque  no se les proporcionó el equipo adecuado ni los protocolos requeridos para atender a los pacientes enfermos por el virus y esto provocó que ellos mismos se  enfermaran y murieran, lo cual despertó la desconfianza e ignorancia de algunos sectores de la población trabajadora, que los vio como un foco de infección.

Si bien, en los últimos días se han manifestado centenares de trabajadores de la salud para exigir insumos para afrontar la crisis sanitaria, se vuelve necesaria la solidaridad de todo el pueblo trabajador hacia ellos por la gran labor que realizan para combatir al Covid-19, pese a la actitud mezquina del gobierno de la socialdemocracia que solo busca proteger los intereses de los grandes monopolios. Y también se vuelve necesaria su organización como gremio de trabajadores de la salud para hacerle frente a la situación precaria en que se encuentra la seguridad social; sin embargo, la lucha que realicen en un futuro debe plantearse  si sus objetivos son regresar a modelos anteriores de seguridad social que no han  abarcado a la mayoría de la población trabajadora o establecer un nuevo modelo donde ya no se lucre con la salud y esta sea gratuita y de calidad para todos los trabajadores.