Las banderas de la cuarta transformación de López Obrador

04.Abr.20    Noticias nacionales
   

Contradicciones, máscaras y maniobras políticas


En algunos países se tiene la imagen de que en México hay un gobierno de izquierda, anti neoliberal, que fomenta el bienestar general y se coloca como oposición a la política “imperialista” de Estados Unidos. Es evidente que una mirada superficial a la política de López Obrador puede confundir a quien mira desde fuera o a prisa, pero basta con aproximar el lente y enfocar algunas de sus acciones, para despejar toda apariencia y apreciar el verdadero contenido de su política. Analicemos algunas de las banderas que ha enarbolado como parte central de su política. 

La bandera del bienestar social

El gobierno de López Obrador asegura que existe un bienestar social gracias a los programas que ha implementado, tales como Jóvenes construyendo Futuro, Sembrando vida y otros programas asistencialistas. No obstante los niveles de pobreza no han sido abatidos por medio de estos programas, y sumado a esto se ha dado una inflación del 4%, aumento el costo del transporte en múltiples estados, el precio de la gasolina ha aumento gracias a la “auto regulación” del mercado, y en general no se percibe una verdadera mejora para la mayoría de la población.

Pero para que no quede duda, detengámonos a pensar en un programa de los que implantó López Obrador como propuesta para apoyar a la gente. Por una parte Jóvenes construyendo el futuro, que cuenta con 2.3 millones de beneficiarios, jóvenes que no estudiaban y estaban desempleados, pasaron a recibir una beca de alrededor de $3,700 al mes, a cambio de “capacitarse” trabajando para una empresa, lo que implica que los jóvenes tienen el deber de cumplir con una jornada de trabajo como cualquier otro trabajador; no obstante los empresarios para quienes trabajan no tiene obligación de pagarles el sueldo, pues éste lo paga el Estado con los impuestos de los propios trabajadores, es decir, este proyecto está regalando el trabajo de más de 2 millones de jóvenes a los empresarios. Además, los becarios, al no reconocérseles la relación laboral obrero patronal, no generan antigüedad ni cotizan para el sistema de pensiones, y al terminar la capacitación no tienen el trabajo asegurado en el lugar donde han trabajado, pue los empresarios pueden aceptar más becarios (lo que les ahora contratar más trabajadores). Considerando que la beca es menor a los salarios de algunos trabajadores, esta beca-salario pasa a deprecia los salarios en general. 

La esencia de Jóvenes construyendo futuro es: apoyo a los empresarios y precarización del trabajo para la juventud. Si analizamos Sembrando vida, llegaremos a una conclusión similar, a cambio de un apoyo insuficiente para vivir, se pone a los campesinos a disposición de cuidar los bosques que han de ser en el futuro parte de la materia de la papelera Kimberly Clark; o se pone a los campesinos en condiciones de respaldo a las empresas de aguacate u otras explotaciones agrícolas, de grandes empresarios. 

Al mismo tiempo que el gobierno da apoyos económicos que han de terminar siendo mayoritariamente favorables a los empresarios, busca desaparecer a las organizaciones sociales que gestionaban apoyos para el campo, vivienda o requerimientos de urbanización. Desea que a relación sea entre el gobierno y cada ciudadano, individualizando la entrega de apoyos, con lo que está creando una relación de sujeción mayor al estado. Desmantelando las organizaciones sociales que, si surgieron, es porque el gobierno no había resuelto problemas, busca desarticular la organización social a cambio de apoyos que son insuficientes pero que son paliativos suministrados por el gobierno. Estos proyectos conforman un nuevo corporativismo, la dominación del estado burgués se fortalece 

La bandera de la anticorrupción

Una de las banderas de la campaña de López obrador fue la de la lucha contra la corrupción. Residentemente ha asegurado que la teoría marxista no aplica para México, que el problema es la corrupción, y desaparecido este mall a sociedad podrá vivir de mejor. Asegura que con el dinero de la corrupción se puede mejorar la economía del gobierno y fortalecer los servicios públicos, el resultado es, sin hacer un conteo de a cantidad de dinero que dejaría la anticorrupción, que no es suficiente para que los servicios públicos sean universales y cubran a toda la población; lo que se ahorra al desplazar la corrupción tampoco puede garantizar el sostenimiento de la política asistencialista de López Obrador, pero en todo ese dinero bien puede ir a dar a los subsidios a empresarios, por medio de Sembrando vida y Jóvenes construyendo futuro.

La bandera de la unidad nacional 

Ha servido para implantar una serie de recortes a servicios públicos como salud, educación, ciencia, cultura. Argumenta que es la austeridad republicana por el bien de la nación. También disminuyó los salarios de funcionarios, pero principalmente despidió a miles de trabajadores al servicio del estado. ¿Los recortes reportan un beneficio para los trabajadores? No, además de no ser una suma suficiente para que garantice un estado de bienestar, en realidad ha implicado una serie de afectaciones a los trabajadores. El sistema de salud pasa por una crisis, se ha quitado dinero a la investigación científica, se recortó el presupuesto de la secretaría de cultura. 

Dado que la política de recortes a los servicios públicos es una acción que se identifica con el neoliberalismo, podemos decir que López Obrador está desarrollando una política que si no es neoliberal, cuando menos se le parece mucho. 

La aspiración de la consigna de la unidad nacional es llamar a la colaboración entre clases, la unidad de obreros y empresarios por el bien de la misma nación. Aunque evidentemente los intereses entre trabajadores y empresarios serán  siempre contrarios, y la nación a la que defiende el Estado es la nación de los intereses económicos de los empresarios, y no a la nación constituida por el conjunto de los trabajadores mexicanos.   

 La bandera de la soberanía nacional

Para aquellos que siguen considerando que los trabajadores de México aún tienen por tarea la liberación e independencia del imperialismo norteamericano, los mismo que no ven que en México dominan los monopolios y es un país imperialista, y veían en López Obrador la añorada defensa de la soberanía nacional, hay que decir que el gobierno de Morena no ha hecho respetar la soberanía nacional, sino que por el contrario, López Obrador ha firmado el tratado interimperialista, UMSCA México-Canadá-EUA, con lo que no hay cabida para la soberanía nacional. El ejemplo es la detención de los migrantes centroamericanos que solicitó Donald Trump solicitó al gobierno mexicano y que ha sido cumplido con lujo de violencia con la guardia nacional.

Las banderas que ha levantado Morena y López Obrador se muestran ahora como claramente a favor de los empresarios y contra los trabajadores, y de las políticas dañinas a los trabajadores los culpables son los políticos socialdemócratas que ahora ostentan el poder. Hay que recordar que además del poder ejecutivo, en el poder legislativo Morena tiene mayoría, por de lo las medidas, reformas y leyes que se han impuesto y las que se impondrán, cargan la responsabilidad los miembros del actual gobierno socialdemócrata.

Esperemos que estas reflexiones inviten al análisis objetivo del rumbo que tiene el actual gobierno de México, y sirvan como advertencia contra las siguientes accione que emprenderá el gobierno.