La Puesta en Escena

22.Abr.20    Noticias nacionales - Reportaje
   

Disputa entre el Gobierno Federal y el del Estado de Jalisco


La puesta en escena con la disputa entre el Gobierno Federal y el del Estado de Jalisco, impulsan la idea de que se trata de dos gestiones distintas, con intereses y propósitos distintos, sin embargo, este modo de concebir la situación únicamente tiene sentido para aquellos que no han aprendido de Lenin, a descubrir los intereses de una u otra clase detrás de todas las frases, declaraciones y promesas morales, religiosas, políticas y sociales, etc., así como de las acciones mismas.

¿Qué hechos podemos encontrar que nos permitan admitir que se trata de dos gestiones distintas fuera de sus declaraciones?, ninguno. Ambos proponen las mismas medidas de combate a la contingencia de salud pública, la distancia social y preservar el capitalismo.  

La respuesta de ambos se mantiene al margen de tocar un pelo a la burguesía para poner toda la riqueza, conocimiento científico, industrial y técnica al servicio de las necesidades sociales, centrando la estrategia del combate en la implementación individual de los cuidados, no sólo de ponerse gel, usar cubrebocas, evitar salir, sino como lo demuestran los testimonios, hasta la responsabilidad de la atención de la enfermedad, pues en los casos donde se detecta positivos pero que no tienen padecimientos crónicos que los pongan en situación de “peligrosidad”, son enviados a sus casas, a curarse en el domicilio, quedando a su suerte el cómo se hagan y provean de lo necesario para afrontar la enfermedad, desde el alimento hasta los cuidados necesarios.

Otro tanto ocurre con las medidas de ayuda, ambas gestiones destinaron recursos o mejor dicho anunciaron recursos, para el apoyo de los trabajadores autónomos e informales, mismos que se continúan exigiendo, pues estos apoyos en la mayoría de los casos no se han recibido. Se acusan en ambos sentidos de politizar y ser negligentes con las medidas de contención, sin embargo, ambos encaminan su política en favor de la burguesía, ninguno de los dos niveles, ha tomado con seriedad los miles de denuncias obreras que señalan las violaciones de las propias medidas anunciadas, y las sanciones para la industria fuera de fustigaciones morales, no las veremos de parte de ninguna de las administraciones.

Aunque sabemos que se han hecho inspecciones a algunos centros de trabajo, estas han sido superficiales y otro teatro, al final, la federación tampoco ha obligado a la Secretaría del Trabajo Estatal a meter en cintura a la industria Jalisciense, tampoco serían necesarias las denuncias si quisieran hacerlo y si sus intereses estuvieran alineados con los de la clase obrera, pues como se sabe, desde hace tiempo, la STPS, el IMSS y el SAT, cruzan información, este cruce de datos te permite identificar empresas que han despedido trabajadores, sectores no esenciales que mantienen operaciones, trabajadores con disminuciones de sueldo, inclusive la posibilidad de revisar hasta con nombre y apellido, trabajadores en situación de  vulnerabilidad (con enfermedades crónicas e inmunodeficientes).

Ni las herramientas, ni la ciencia, ni la industria, ni la potencia de la humanidad, estará al servicio de los intereses de los trabajadores y del resto de la humanidad, mientras no aprendamos a diferenciar e identificar nuestros intereses, que son contrarios a los de la burguesía. Hoy, para la mayoría es imposible afirmar que existe un genuino y humano interés por resolver y salir adelante ante la situación presentada, cuando el objetivo principal es mantener el sistema en pie, en resumen, mantener las tasas de ganancia y ese es el objetivo de los administradores del capital, ese es el objetivo de los Alfaros y los Amlos, la situación de los trabajadores no se resuelve, ni se supera sin romper el capitalismo, sin que la clase tome el poder, sin que se expropie a las farmacéuticas, sin que se supriman las patentes, sin que se ponga la industria al servicio de las necesidades, sin que la ciencia se emplee en dar respuesta y solución a lo que la clase obrera requiere.