La inseguridad no se resuelve con el tren maya.

14.Jul.20    Opinión
   

Cuando las autoridades llegaron a promover el tren, les dijeron que traería empleos, derrama económica y desarrollo. Los habitantes, en su mayoría campesinos, pensaron que esta era la oportunidad para solucionar sus problemas y necesidades… Sin embargo, ahora las y los pobladores se dan cuenta que el tren no resolverá las carencias que históricamente sufren.


Eran las 4:59 de la tarde del 3 de junio en el ejido Don Samuel, en el municipio de Escárcega, Campeche cuando un auto se llevó a Levi. El auto era desconocido en la comunidad, no se sabe de dónde vino ni hacia dónde se dirigía. Durante toda la noche, la madre de Levi, comisaria ejidal de Don Samuel esperó el retorno de su hijo. A las 3 de la tarde del día 4 de junio le avisaron que Levi había sido encontrado asesinado en un camino de parcela en la carretera Candelaria-División del Norte.

Ya ha pasado un mes desde que se cometió este homicidio y los familiares de la víctima aun no reciben información sobre lo ocurrido, si se conoce a algún sospechoso, si se giraron órdenes de aprensión, nada que pueda borrar la incertidumbre de sus seres queridos y que desmienta a la prensa amarillista que lo proclama como un “ajuste de cuentas”. ¿Qué cuentas? si mi hijo era campesino y apicultor, pregunta su madre, quien ante su demanda de justicia solo recibe silencio.

Casos como este son comunes desde hace varios años en la región de Escárcega y Candelaria al sur del estado de Campeche. Don Samuel se encuentra en esa región, dónde atravesarán las vías del tren maya.

Cuando las autoridades llegaron a promover el tren, les dijeron que traería empleos, derrama económica y desarrollo. Los habitantes, en su mayoría campesinos, pensaron que esta era la oportunidad para solucionar sus problemas y necesidades, hasta creyeron, relatan, que de verdad les harían un paradero para que pudieran viajar a la cabecera municipal o a la capital del estado. Sin embargo, ahora las y los pobladores se dan cuenta que el tren no resolverá las carencias que históricamente sufren.

Las y los pobladores de Don Samuel han solicitado desde las primeras reuniones con la delegada de los programas federales para el desarrollo en Campeche Katia Meave que se resuelva el problema de inseguridad. Lo han vuelto a mencionar en las asambleas de la comisión de seguimiento de la consulta del tren maya del FONATUR y el INPI cuyo objetivo es escuchar las necesidades de las comunidades y resolverlas y por ningún lado obtienen respuesta.

“Nos dijeron que la comisión era para escuchar nuestras necesidades y evaluar nuestras solicitudes, pero sólo se quedan en papeles que archivan y ya” comentan miembros de la comisión. Las y los pobladores de Don Samuel han solicitado la creación de una universidad pública y una escuela de oficios para las comunidades de la zona, no han obtenido respuesta. Han solicitado que FONATUR vaya y explique en las comunidades que son los Fideicomisos para Infraestructura y Bienes Raíces (Fibra) y cuáles son sus implicaciones, tampoco han tenido respuesta. ¡La comisión de seguimiento es sólo una pantalla! Exclaman.

Ahora las y los pobladores exigen que sus necesidades se resuelvan antes de que el tren empiece su recorrido, pues temen que con el tren la inseguridad se incremente. La comunidad entregó un documento al FONATUR y al INPI  donde puede leerse “no nos interesa la derrama económica, sino un desarrollo humano que nos permita vivir en paz y con dignidad. Queremos vivir sin miedo”.