La barbarie israelí y la postura de la “izquierda”

30.Nov.12    Noticias internacionales
   

La crisis capitalista en Grecia, las grandes huelgas de los trabajadores para que no se carguen con el peso de la crisis, así como los cambios en la correlación de fuerzas política, atraen el interés de los trabajadores en otros países también. Lamentablemente, los medios de comunicación burgueses que mayoritariamente controlan el flujo de las noticias internacionales a menudo dan una imagen distorsionada de los acontecimientos en un país. Así, por ejemplo, traducen el partido SYRIZA como un partido de la “izquierda radical”, como es su título, o incluso de la “extrema izquierda”, sin tener en cuenta que este partido es un apologista fanático de la UE imperialista y se interesa solamente a la “humanización” del capitalismo. Debido a esta desinformación, es necesario, por nuestra parte, insistir en la revelación de la verdad. Veamos un ejemplo concreto que muestra la esencia de los acontecimientos que sucedieron en la gran manifestación del 17 de noviembre.


El sábado 17 de noviembre, decenas de miles de manifestantes protestaron en decenas de ciudades de Grecia. Fue el aniversario del levantamiento de los estudiantes de la Escuela Politécnica y de los trabajadores en Atenas contra la dictadura fascista de los coroneles, en 1973. La manifestación que tuvo lugar en la capital griega fue “enrojecida” por las banderas del KKE y de la KNE. Igual que cada año, la manifestación comenzó del centro de Atenas dirigiéndose a la embajada de los EE.UU., que fue un “pilar” clave de la dictadura. Pero esta vez la manifestación coincidió con el ataque bárbaro de Israel contra la Franja de Gaza. Según la evaluación del KKE, este ataque está conectado con los planes imperialistas contra Siria e Irán. El KKE ha anunciado que los bloques del partido y de la KNE después de llegar a la embajada de los EE.UU. se dirigieron a la embajada de Israel para demostrar su oposición a la masacre del pueblo palestino.

El gobierno desplegó las fuerzas policiales de modo que bloquearon a las calles para que la manifestación no llegase a la embajada israelí. El KKE insistió, exigiendo del gobierno que se abriesen las calles para que la manifestación llegase a la embajada israelí, lo cual al final fue conseguido. Sin embargo, algunas fuerzas políticas, que participaron en la manifestación hasta la embajada de los EE.UU. a continuación recogieron sus pocas pancartas y banderas y desaparecieron. Por supuesto, eso no ha afectado en absoluto el tamaño y el espíritu militante de la manifestación antiimperialista, pero ha tenido una importancia política. ¿Porqué? Porque la fuerza política que se negó a continuar hasta la embajada israelí fue la segunda fuerza política del país, en base a las elecciones recientes en junio. Fue el partido de la “izquierda renovadora”, SYRIZA, que busca formar el próximo gobierno para gestionar la crisis capitalista en Grecia que tendrá la etiqueta del gobierno “de izquierda”. Lo de elegir SYRIZA no fue nada accidental. Basta con pensar que SYRIZA incluso tuvo un encuentro con Simón Peres, durante su visita en Atenas hace unos meses, en un esfuerzo de convencer que un posible gobierno de SYRIZA, no significa un peligro para los intereses de Israel en la región. Aparentemente, tomaron la decisión de no manifestar fuera de la embajada de Israel con el fin de confirmar las “buenas intenciones” de SYRIZA en relación con Israel.

No es la primera vez que SYRIZA ha presentado pruebas sobre qué tipo de política exterior va a aplicar si se convierte en gobierno. Sin embargo, es impresionante el hecho que la socialdemocratización de SYRIZA está avanzando rápidamente también en el campo de la política exterior. Por supuesto, SYRIZA de todas formas no planteaba la cuestión de retirada del país de la Unión Europea imperialista. Esta posición se ha extendido también a lo relacionado con el organismo imperialista de la OTAN, mientras que ha seguido el mismo curso en relación con su postura frente a la masacre del pueblo palestino por el estado de Israel. A la hora que el KKE exigía la cancelación de la cooperación militar entre Grecia e Israel, SYRIZA exigía la “suspensión inmediata del acuerdo militar y de defensa entre Grecia e Israel, como un acto mínimo de presión simbólica y práctica al gobierno israelí”, y no su cancelación. Esto ocurrió aunque es bien sabido que este acuerdo no tiene un carácter simbólico, no es nada “defensivo” y contribuye decisivamente al fortalecimiento de Israel en la región para el éxito de sus planes imperialistas que enredan al pueblo griego en estos planes.

La “izquierda gubernamental”, es decir “la izquierda” que busca la “modernización” y la “democratización” del sistema actual, a través de reformas, sigue el camino que fue recorrido por la socialdemocracia tanto en Grecia como internacionalmente. O, como dice nuestro pueblo “el cordero seguirá a su madre”.