La atención y el acceso a la salud de los trabajadores

31.Mar.15    Noticias nacionales - Opinión
   

300 La intensidad con la que se explota la fuerza de trabajo se manifiesta en la salud y en la constante alza en el número de enfermedades reconocidas como de origen laboral, la mayor cantidad de accidentes de trabajo y muerte de obreros.


Más del 50% del salario de los obreros es gastado en alimentos, y solo el 8% en servicios médicos, gas, luz, recreación etc. Con esto nos damos cuenta que el salario real disminuye constantemente ante el encarecimiento de los productos que satisfacen las necesidades básicas de las familias trabajadoras y limitan el acceso a servicios básicos como la salud.

Cada día los trabajadores se presentan más cansados, malnutridos, más vulnerable a los accidentes y sin embargo a pesar de que en algunos centros de trabajo se reconoce el acceso a la seguridad social y los servicios médicos estos son carentes y deficientes en la calidad del servicio.
Por qué surgen las enfermedades laborales.

El gobierno federal reconoció que 43.4 millones de mexicanos (más del 40% de la población) no tiene acceso a ningún servicio de salud ya sea pública o privada, lo que los desampara totalmente ante la enfermedades. Solo el 30% de quienes tienen acceso a servicios de salud está afiliado al seguro social, 19.1% tiene seguro popular. 6.6% issste y dentro de los once estados que tiene menos acceso a la salud está el estado de México y e l DF.

El seguro social atiende a la mayoría de la población con acceso a servicios de salud, y sin embargo cada vez se ve más reducido el presupuesto al seguro, y se refleja en la calidad de los servicios y en la mala atención que brindan a los derechohabientes, la falta de material tan básico no permite que se realicen procesos tan sencillos.

y la falta de cultura de medicina del trabajo de los médicos hace que no se tenga la capacidad de reconocer que la causa de la enfermedad es muchas veces por las condiciones en que labora, incluso les cuesta mucho dar una incapacidad o reconocer que la enfermedad amerita des afanarse del trabajo, sobreestiman y menos valorar los síntomas del trabajador cuando dice que se siente mal, que está cansado, a pesar de que el estrés es reconocido por la Organización internacional del trabajo como una enfermedad laboral, y que puede llegar a merecer incapacidad parece absurdo pensar en que estamos enfermos y más absurdo es para el patrón. Para ellos eso se llama flojera y no se dan cuenta que es la expresión de un cuerpo que está desgastado por tanto trabajar, a el patrón no le importa acabar con la vida de un hombre porque tiene un ejército de desempleados en reserva que lo sustituya en el trabajo.

Por eso los trabajadores son quienes deben exigir mejores condiciones laborales donde no se dejen los mejores años de la vida de un hombre en la fábrica creando la fortuna que solo gozan los ricos mientras los trabajadores nos hundimos cada vez más en la miseria.

En la historia del hombre se ha demostrado que con la lucha de los trabajadores unidos es posible llegar a derrocar el poder y tomar la riqueza que producimos, como en la URSS donde un hombre llamado Lenin al frente de un partido de trabajadores establecía que los empresarios tenían la responsabilidad de velar por la salud de los obreros y rescatarlos de las enfermedad, además exigía asegurar pensiones por vejez que permitieran llevar una vida digna y sin preocupaciones, eran jubilaciones comparadas a las que recibían los altos funcionarios, ayuda social asegurada a las esposas de trabajadores que hubieran sufrido algún accidente y protección a su familia, mientras el hombre se recuperaba. Con asistencia médica gratuita y para a toda la población. Donde se concedían vacaciones a los padres que tenían que atender a un hijo enfermo con goce del 100% de sus sueldos y las mujeres que habían tenido cinco o más hijos o que tenían a un hijo con invalidez podían jubilarse hasta 10 años antes que el promedio para atender y disfrutar de su familia.

Se vivía en un país donde el trabajo y la ocupación de toda la población estaban asegurados y no tenían por qué afligirse por el desempleo y la falta de recursos. Mientras se mantenga el poder de los obreros eso y más es posible.