Inicia el estudio del marxismo-leninismo en La Montaña de Guerrero

02.Sep.12    Noticias nacionales
   

Una brigada de organización del Partido Comunista de México (PCM) partió de la Ciudad de México la noche del jueves 23 de agosto rumbo al puerto de Acapulco. A las 2 de la mañana dicha comisión llega al punto acordado donde los esperan los compas del PCM de Guerrero para cenar una torta y un café, el camino será largo. De noche por la carretera disminuye el calor de la costa. Después de 2 horas de camino, es momento tomar una desviación. El calor quedó atrás y la vegetación ha cambiado, es momento de subir las faldas de la Sierra Madre del Sur hasta llegar al municipio de San Luis Acatlán.

Son las 6 de la mañana, todavía no sale el sol y los comunistas llegan al panteón de este municipio, alumbrados con lámparas ubican la tumba donde yacen los restos del Comandante Genaro Vázquez Rojas. Ahí, los comunistas depositan unas flores y una veladora, rinden honores a quien en vida combatió con las armas en las manos al cacicazgo en Guerrero para defender a los campesinos pobres. El sol empieza a salir pero es momento de continuar con el viaje. Se acaba la carretera y comienza el camino de terracería. Finalmente a las 8 de mañana la brigada llega a Poza Verde, una comunidad ubicada en la zona de la Montaña.


Son las 6 de la mañana, todavía no sale el sol y los comunistas llegan al panteón de este municipio, alumbrados con lámparas ubican la tumba donde yacen los restos del Comandante Genaro Vázquez Rojas. Ahí, los comunistas depositan unas flores y una veladora, rinden honores a quien en vida combatió con las armas en las manos al cacicazgo en Guerrero para defender a los campesinos pobres. El sol empieza a salir pero es momento de continuar con el viaje. Se acaba la carretera y comienza el camino de terracería. Finalmente a las 8 de mañana la brigada llega a Poza Verde, una comunidad ubicada en la zona de la Montaña.

Desde muy temprano, las autoridades de dicha comunidad convocan a su gente para iniciar la asamblea programada. Marchar el 12 de octubre hasta la Secretaría de Gobernación (Segob) en la Ciudad de México junto a otras comunidades indígenas campesinas organizadas en la Liga Agraria Revolucionaria del Sur Emiliano Zapata (Larsez), así como exigir la solución al conflicto de posesión de tierras entre comunidades que desde los años 80 a dejado alrededor de 15 muertos a manos de grupos paramilitares al servicio de la familia Figueroa Alcocer, fueron los primeros acuerdos.

En otro punto, toman la palabra los comunistas para expresar su respaldo a los acuerdos tomados en la asamblea y la necesidad de articular las luchas con otras comunidades de Guerrero y otros estados del país. Asimismo comparten las experiencias en la lucha de campesinos cafetaleros en la sierra de Zongolica Veracruz, la lucha por la tierra en Morelos contra los monopolios de casas GEO y la necesidad de la cancelación del Tratado de Libre Comercio como demanda política.

Es la hora de la comida y la capacidad organizativa de la comunidad se hace evidente. En casa del comisariado ejidal o casa del pueblo, todos comparten la tortilla y el mole, productos del trabajo colectivo. Posteriormente comienza el recorrido por el río y las pozas que rodean la comunidad, la riqueza natural es innegable como evidente el por qué las mineras canadienses insisten en despojar a las comunidades de la Montaña para explotar dichos recursos.

Llegó la hora de la sesión de estudio y asisten los compañeros más participativos de la asamblea. Los militantes del PCM exponen en una platica amena qué es la lucha de clases, el modo de producción capitalista y el Partido Comunista. No existe rechazo a la teoría revolucionaria, los compas opinan y hacen preguntas a los ponentes. Genera confianza entre los habitantes de la comunidad ver a un hermano indígena militar en el PCM. Finalmente concluye la sesión de estudio y cada uno de los asistentes se lleva El Comunista, órgano de difusión del Comité central del PCM.

Cae la noche y la cena ya está lista. De primera impresión, la deliciosa carne que ofrecen los compas a las vistas tiene un sabor a res. Al termino de la cena nos aclaran que el manjar degustado era barbacoa de armadillo, un platillo típico en la montaña. Es momento de ir a descansar, recuperar fuerzas para salir temprano al día siguiente y seguir las actividades en otra región. De esta manera concluye un día normal en la comunidad de Poza Verde, sin embargo para los comunistas, inicia el aprendizaje y un nuevo reto, fundir el marxismo-leninismo con los explotados del campo y la ciudad.