Autor: “Partido del Trabajo de Bélgica”

Nuestras vidas valen más que los beneficios de Mittal

PTB exige nacionalización del sector del acero en Lieja (Bélgica)

El anuncio de la eliminación de 1.300 puestos de trabajo en ArcelorMittal en Lieja es una tragedia para la región. Siete de las doce líneas de producción se cerrarán. Tras el anuncio del cierre de la fase de producción de acero en calor de hace un año, Mittal ahora escoge reducir también las instalaciones de la línea de producción en frío a casi nada. Este anuncio concretamente amenaza con la pérdida de 10.000 puestos de trabajo, entre empleos directos e indirectos, para el conjunto de la región de Lieja.

Para el Partido del Trabajo de Bélgica (PTB), todavía es posible salvar a la industria del acero, con todos sus puestos de trabajo. “No es sólo una posibilidad, es una necesidad”, explica Damien Robert, concejal municipal por el PTB en Seraing. “Los políticos que pretenden apoyar a los trabajadores del acero deben ahora tomar una decisión innovadora. Mittal no quiere vender? No hay problema. El gobierno de la Región Valona puede decretar poner a la empresa en propiedad pública por razones de emergencia social y económicas de interés regional y nacional “.

La participación de los partidos comunistas en el gobierno: ¿una forma de salir de la crisis capitalista?

En el transcurso de los últimos años, la posibilidad que tienen ciertos partidos comunistas (o excomunistas) de participar en el gobierno ha estado a la orden del día. En Alemania, Die Linke ha participado en ciertos gobiernos regionales y, por cierto, sigue participando. El partido ha discutido la posibilidad de participar en el gobierno federal. En Grecia y en los Países Bajos, la coalición de izquierda Syriza y el Socialistische Partij han anunciado claramente su voluntad de entrar al gobierno. La holgada mayoría del Partido Socialista Francés, durante las recientes elecciones parlamentarias del 2012, ha eliminado la duda sobre una nueva participación en el gobierno del Partido Comunista Francés. El PCF y, en Italia, la Rifondazione Comunista y el Partido de los comunistas italianos, han participado en muchos gobiernos en el transcurso de las últimas décadas.

En el 2008, el éxito electoral de ciertos de estos partidos llevaron a la revista británica de izquierda, The New Statesman, a concluir: “El socialismo, el socialismo puro, inalterado, una ideología considerada muerta por los capitalistas liberales, regresa con fuerza. A lo largo del continente, asistimos a la tendencia de que partidos de centro izquierda establecidos desde hace mucho tiempo sean desafiados por otros indudablemente socialistas, que defienden un sistema económico en el que los intereses del capital se subordine al de los simples trabajadores[1]”.

Desgraciadamente, esta visión sobre un brillante futuro socialista para Europa han sido rebasadas por los últimos resultados electorales, y, hecho más importante aún, por la evolución política de estos partidos.

El PTB pide la incautación de los haberes de Ford en Bélgica

Este miércoles 24 de octubre, llegó la noticia: la fábrica de Ford Genk cierra sus puertas. 4300 empleos directos y 6000 empleos indirectos desaparecen. El municipio de Genk está situado en el Limburgo belga, en el centro de una región devastada por el cierre de las minas de carbón hace unos veinte años.

Al inicio del 2010, Opel anunciaba la cesación de su producción en su fábrica de Amberes en Bélgica, entrenando la supresión de 2600 empleos. Hace 4 meses, se anunciaba el cierre de la fábrica de Aulnay (Francia) por PSA (Peugeot-Citroën) y la pérdida de 8000 empleos. Se menciona por todos lados la situación del sector automóvil europeo. Demasiadas fábricas, falta de demanda y grandes pérdidas.