Autor: Búsqueda de “Pamela, militante de la FJC”

Una fábrica de cosméticos y explotación

Pamela, militante de la FJC
25.Ago.14 :: Juventud - Opinión

Trabajar en una fábrica es reconfortante, claro, uno no nace deseando trabajar desde adolecente en un lugar donde las posibilidades de superarse económicamente, profesionalmente y personalmente son nulas, pero una vez inmerso en el sonido de las líneas de producción, el olor a aceite quemado de las máquinas en operación y la inmensa cantidad de cajas listas para embarque, pude confirmar una vez más que es el trabajo más sincero. Muchas veces nosotros como obreros ni siquiera imaginamos todas las ganancias que producimos al patrón ese que no sabemos ni quien es pero al que le agrandamos el bolsillo con cada jornada de trabajo. Lo único que tenemos en mente cada inicio de jornada son las deudas que existen en casa, y ganar el sueldo mínimo con el que cubrimos meramente necesidades básicas, dejando de lado pensar en lujos y confort.