Autor: “Miguel Urbano Rodrígues”

Lenin y el revisionismo

Los dirigentes de la Unión Europea –destacadamente Merkel, Hollande y Cameron- intensificaron en las últimas semanas sus críticas a Rusia. El pretexto son los acontecimientos de Ucrania. Un objetivo prioritario es Vladimir Putin. Uno de los absurdos de esa campaña es la insistencia en presentar al presidente de Rusia como un dictador que estaría empeñado en una política que intentaría la reconstitución parcial de la Unión Soviética.

Un anticomunismo evidente es identificable en crónicas de influyentes analistas occidentales. No obstante que Rusia es hoy un país capitalista, slogans decadentes de la Guerra Fría son retomados.

Sobre la cuestión del Estado

En un texto de cuatro decenas de páginas, publicado en 1967 en el Militante*, Álvaro Cunhal define la Cuestión del Estado como la Cuestión central de cada Revolución.

En ese ensayo retoma una tesis leninista fundamental.

Al final del siglo XIX, el socialdemócrata alemán Edward Bernstein sustentó que era posible derrotar a la burguesía y transformar radicalmente la sociedad en un marco institucional (el bismarkiano) sin necesidad de una revolución. Para Bernstein «el movimiento (léase reformas) es casi todo». Esa posición, denunciada como oportunista y capituladora por Rosa Luxemburgo y Lenin, señaló el inicio de una ruptura con el marxismo de partidos y organizaciones que hasta ese momento defendían la toma del poder por la clase obrera por la vía revolucionaria.

La Unión Europea y los EEUU cómplices del fascismo ucraniano

En Ucrania está pasando algo inimaginable hace pocos años.

El fascismo actúa como poder real en un país que vive una situación de caos político y social.

Algunos de los principales dirigentes realizan discursos aun encapuchados, pero en las camisas exhiben una esvástica estilizada como símbolo de sus opciones ideológicas.

Bandas de esa escoria humana asaltan y destruyen sedes del partido comunista, exigen la expulsión de rusos y judíos, la ejecución sumaria de adversarios políticos, invaden la Rada (Parlamento) y retiran de allí y humillan diputados que los critican.

Esas bandas actúan con disciplina militar, exhibiendo armamento moderno entregado por organizaciones de los países centrales de la Unión Europea y, según algunos observadores, por la CIA.

Colaboracionismo y Traición

Esquilo, Shakespeare, Sartre, Simonov, entre otros grandes escritores, crearon personajes inolvidables para esbozar el perfil de hombres que traicionaron sus pueblos. En grandes conflictos internacionales, paralelamente a la resistencia a los invasores, surgieron los llamados colaboracionistas, que los apoyaban y servian. Símbolos desa actitud fueron el francés Laval, el noruego Quisling, el croata Pavelich. Al final de la II Guerra Mundial miles de colaboracionistas fueron juzgados y condenados.

No obstante no recuerdo un caso similar, en lo tocante a la colaboración con los enemigos de su pueblo, a lo que ocurre desde hace años en Portugal con el comportamiento en el Parlamento de los diputados de la mayoría PSD-CDS que sustenta el gobierno bicéfalo de Passos Coelho-Portas. Y no encuentro parangón porque ni en la Historia, ni en la literatura, ni en el teatro consigo localizar un fenómeno mismo vagamente parecido con el modelo de apoyo festivo que as bancadas de la mayoría crearon para apoyar el desgobierno de Passos & Portas.

Cualquiera que sea el tema del debate, los diputados de los dos partidos ultramontanos no se limitan a apoyar todas las propuestas, medidas e intenciones del ejecutivo.

El oportunismo en la senda del Comunismo

El cuarto número de la Revista Comunista Internacional -editada por órganos teóricos de once partidos revolucionarios- es una valiosa contribución para la comprensión de las amenazas y problemas que afectan hoy a nivel mundial la lucha de los partidos comunistas.

El tema central de la mayoría de los artículos de esta edición es el análisis del oportunismo y de su significado político-ideológico. En las últimas décadas su papel en la socialdemocratización de partidos comunistas que abandonaron el marxismo-leninismo fue decisivo.