Autor: “Israel Céspedes, miembro del Comité Regional del PCM en Morelos”

Graco Ramírez solo dará continuidad a la depredadora política empresarial

Con el recrudecimiento de la crisis económica la clase obrera y los pueblos de Morelos son víctimas de los fenómenos que trae consigo, la pauperización, el desempleo, la desvalorización de la fuerza de trabajo, la búsqueda a toda costa de nuevos mercados por parte de la burguesía para salvar su acumulación capitalismo. A tono con esto, el Estado hace evidente su autoritarismo, pasando por encima de los intereses de la clase trabajadora y la voluntad de los pueblos, muestra el papel que juega en la lucha de clases entre burgueses y proletarios.

Esta unidad entre los empresarios y el gobierno, en Morelos, se traduce en la buena relación que ha entablado la COPARMEX (Confederación Patronal de la República Mexicana) y el CCE (Consejo Coordinador Empresarial) con el señor Graco Ramírez Garrido Abreu. Previo a la toma del cargo como gobernador, ya se prepara entablando conversaciones mensuales con los empresarios, hablando de reforzar las fuerzas policiales que son los represores del pueblo y alardeando en los medios de comunicación locales que “…está que se le cuecen las habas” por entrar a tomar el cargo y comenzar los proyectos que atentan contra las comunidades, contra los trabajadores y contra el medio ambiente.

Una vez pasada la farsa electoral, las máscaras de los partidos se caen, es de ingenuos pensar que la política estatal o municipal no está relacionada con las planificaciones federales, la política es la misma, el poder no lo manejan los políticos, solo lo gestionan, los que están detrás de la política que se desarrolla a nivel nacional son los grandes empresarios quienes deciden el rumbo del país en lo político y en lo económico.