Autor: “Federación Sindical Mundial”

Declaración del primero de mayo 2012: ¡La riqueza pertenece a los que la producen!

La Federación Sindical Mundial dirige un saludo fraternal a todos los trabajadores y trabajadoras de todo el mundo. El 1º de Mayo es el día que nos recuerda nuestro papel social insustituible en la producción de toda la riqueza en el mundo. El 1º de Mayo es el día que nos recuerda el poder invencible que la unidad de clase nos puede proporcionar para cambiar el mundo de acuerdo a nuestras necesidades y capacidades. Un mundo de prosperidad, paz y solidaridad fraterna. El único obstáculo que se interpone en el camino de este progreso es la actividad parasitaria de los monopolios. La explotación depredadora de los recursos para la producción de riqueza para su propio provecho a costa de los pueblos y el medio ambiente.

En tiempos de crisis capitalistas, sobre todo en una crisis profunda y sincronizada como la que afrontamos hoy en día, sus rivalidades inter-imperialistas se intensifican, sus ansias de más esferas de influencia, el control sobre los recursos para la producción de riqueza, mayores mercados y mano de obra más barata son exorbitantes. Son más despiadados que nunca en el curso de la competencia. El fuego de las guerras imperialistas y de los conflictos causados por las intervenciones imperialistas se está extendiendo y las rivalidades intercapitalistas dan lugar a guerras y conflictos.

La FSM condena La agresión militar de los imperialistas contra Libia

La Unión Europea, EE.UU., Francia, Inglaterra y sus aliados argumentan que atacan a Libia para aplicar las decisiones de la ONU. Es mentira y son hipócritas. Por qué no hacen lo mismo con el fin de aplicar las decenas de resoluciones de la ONU sobre Palestina; ¿por qué no hacen lo mismo para poner en práctica las resoluciones de las Naciones Unidas en Chipre, ¿por qué no hacen lo mismo para aplicar las resoluciones de las Naciones Unidas sobre el cese del embargo contra Cuba, etc.?

Declaración de la Federación Sindical Mundial sobre Libia

La Federación Sindical Mundial condena enérgicamente el baño de sangre en Libia organizado por el régimen de Gadafi, un régimen que fue aliado de Estados Unidos y Gran Bretaña y siguió un profundo curso antidemocrártico a favor del capital internacional.

Expresamos nuestra solidaridad y apoyo a las fuerzas populares que luchan por derechos laborales y libertades democráticas.