Autor: “Alejandro Oparin”

Por una ciencia de paz y creación

En el país soviético cada muchacho, cada muchacha de la fábrica o del campo, si tiene capacidad, si es tenaz y ama los conocimientos, puede llegar a ser científico.