En paro y resistencia trabajadores de DINA Motors

25.Ene.16    Noticias nacionales
   

Ciudad Sahagún, Hidalgo. Tras el despido injustificado de 200 trabajadores de base de la empresa Dina Motors, y luego de un hartazgo generalizado, los obreros detuvieron sus labores y se declararon en paro indefinido desde el pasado 20 enero.


Los trabajadores a quienes se les ha querido liquidar hasta con nueve pesos sin oportunidad de objetar, han denunciado sus inconformidades entre las que se encuentran: el hostigamiento por parte de los supervisores, el acoso sexual hacia la mayoría de las mujeres, la falta de capacitación;la falta de atención médica y medidas de seguridad; que tan solo el año pasado, ocasionaron la muerte de dos trabajadores.

Al entrevistar a una trabajadora, quien pidió omitir su nombre por ser víctima de acoso sexual y evitar represalias, dijo que su situación es aún más difícil para ellas en este centro de trabajo, ya que los supervisores el personal médico y el personal de seguridad higiénica les faltan al respeto y las acosan hasta que accedan a “algo más” por lo que prefieren renunciar.

Desde el día jueves 21 se retuvo el pago de todos los trabajadores por lo cual también se exige que se salden sus días que se presentaron a laboral, ya que ninguna autoridad de la empresa se ha presentado a dialogar. Ellos continuarían a las afueras de la fábrica, sin embargo; durante la noche del pasado sábado 23 de enero elementos de la Secretaría de Seguridad Pública desalojaron con lujo de violencia a los obreros deteniendo a cuatro en el proceso.

Aunque al día se producen aproximadamente seis unidades de transporte pesado con un valor mínimo de 2 millones de pesos, el salario para los trabajadores es de los más bajos en la entidad oscilando entre los mil y los mil 100 pesos, sin derecho a prestaciones y utilidades.

Militantes de la Federación de Jóvenes Comunistas (FJC) y del Partido Comunista de México (PCM) se han solidarizado con los trabajadores en paro, condenando los actos de intimidación que ya se habían dado en contra de los trabajadores en los días previos al desalojo y esta acción violenta para romper la huelga, ya que atenta contra la resistencia y organización plenamente justificada por exigir sus derechos laborales.