El PTB pide la incautación de los haberes de Ford en Bélgica

25.Oct.12    Noticias internacionales
    ()

Este miércoles 24 de octubre, llegó la noticia: la fábrica de Ford Genk cierra sus puertas. 4300 empleos directos y 6000 empleos indirectos desaparecen. El municipio de Genk está situado en el Limburgo belga, en el centro de una región devastada por el cierre de las minas de carbón hace unos veinte años.

Al inicio del 2010, Opel anunciaba la cesación de su producción en su fábrica de Amberes en Bélgica, entrenando la supresión de 2600 empleos. Hace 4 meses, se anunciaba el cierre de la fábrica de Aulnay (Francia) por PSA (Peugeot-Citroën) y la pérdida de 8000 empleos. Se menciona por todos lados la situación del sector automóvil europeo. Demasiadas fábricas, falta de demanda y grandes pérdidas.


El Partido del Trabajo de Bélgica pregunta: “Porque los trabajadores deberían pagar por esta sobreproducción? Ellos no son responsables de esta crisis. No son responsables de la anarquía de la producción capitalista basada en la búsqueda de lucro para algunos en vez de la satisfacción de las necesidades de la gente”.

Para el presidente del PTB Limburgo, Stany Nimmegeers, la situación es clara: “desde muchos años, los trabajadores hacen sacrificios de todo tipo para dizque asegurar el futuro de la fábrica. En la última convención colectiva de trabajo en 2010, perdieron 12% de su salario. Hace cincuenta años que los trabajadores de Genk producen autos de muy alta calidad y obtienen enormes beneficios para los accionistas. En 2011, Ford realizó en el mundo un beneficio récord de 8 mil millones de Euros. Como PSA y Opel, Ford quiere hacer cargar el peso de la crisis por sus trabajadores. Como consecuencia: un poder adquisitivo disminuido que conlleva menos consumo lo cual, con el tiempo, incrementa la sobrecapacidad. La sobrecapacidad no es una ley de la naturaleza, es la consecuencia de una política desastrosa”.

Stany Nimmegeers hace recuerdo que la fábrica Opel de Amberes ha sido vendida y que la dirección se negó a hacer posible una verdadera recuperación. “En cincuenta años, Ford a recibido tantos subsidios del Estado, pagados por el contribuyente belga, e hizo tanto beneficio con el sudor de los trabajadores de Limburgo que ésta fábrica, es en realidad la de los trabajadores. El Estado debe incautarla.”

El PTB acaba de fortalecerse en Genk, obteniendo 8,6% y 3 consejeros en las elecciones municipales. Con toda su fuerza, apoyará las acciones de los sindicatos de Ford Genk, comenzando con una huelga de 24 horas en la única unidad de Ford que sigue siendo funcional hoy.