El PCM alerta a los trabajadores sobre la Ley Federal del Trabajo

16.Abr.11    Noticias nacionales - Opinión
   

¡Alerta trabajadores!:

Los patrones han decidido asestar un golpe fuerte contra nuestra clase y pretenden reformar la Ley Federal del Trabajo (LFT) en su completo favor. Han puesto a trabajar a sus empleados del Congreso de la Unión para aprobar una iniciativa propuesta por el PRI pero ya consensada con legisladores de los principales partidos políticos. De esa manera, pretenden borrar de una vez las escasas protecciones que tenemos frente a la voracidad de los patrones y que costaron años de fuertes luchas.


Pretextan ajustar la ley a la realidad, es decir, proclaman a los cuatro vientos que su intención es legalizar la triste situación que sufrimos como resultado de la despiadada ofensiva contra los trabajadores que se resume en condiciones laborales y de vida extremadamente precarias, nunca antes vistas en la historia moderna de México.

Y precisamente los mecanismos utilizados para generar esta situación son las que ahora pretenden elevarse al rango de ley federal.

En la propuesta de reforma a la Ley Federal de Trabajo presentada por el PRI:

•Se legaliza la subcontratación, que es precisamente la relación laboral donde los trabajadores son peor pagados y tienen menos derechos; además de ser el mecanismo mediante el cual los patrones evaden sus obligaciones y los sindicatos enfrentan la competencia desleal de fuerza de trabajo no organizada, barata y dispuesta a trabajar en las peores condiciones.

•Se establecen prerrogativas para que los patrones utilicen a los trabajadores a su antojo (con “flexibilidad” dicen ellos), de tal manera que puedan asignarles tareas a discreción, mover su jornada y sus días laborales de acuerdo con sus necesidades y destinarlos a más funciones por el mismo salario (“polivalencia” le llaman ellos), todo lo cual significa trabajar más y con mayor intensidad por el mismo pago.

•Se facilitan los despidos al admitirse nuevas causales, además de exentar a la patronal de la obligación de dar avisos y ofrecer pruebas que los justifiquen. Y en caso de despido injustificado, el trabajador sólo podrá reclamar un máximo de un año de salarios caídos.

•Se establecen “nuevas” modalidades de contratación como “el periodo de prueba” y el “contrato de capacitación inicial”, para que el patrón observe nuestro desempeño y decida si llenamos sus requisitos antes de contratarnos definitivamente; y los contratos para la realización de tareas discontinuas y por temporada para que nos utilicen sólo mientras nos necesiten y nos manden a casa sin pago cuando se les dé la gana.

•Nuestro salario se pone a oscilar de acuerdo con la mentada “productividad”, es decir, de acuerdo con la riqueza que el patrón considere que le generamos y no de acuerdo con las horas efectivamente trabajadas.

Con estas y otras disposiciones contenidas en la mencionada propuesta de reforma los patrones quieren exprimirnos más en el menor tiempo posible, con el menor salario posible y a su pleno antojo, ahora con la protección de la ley. Pretenden que todas las condiciones de trabajo se definan unilateralmente de acuerdo con sus intereses, en una explotación sin freno.

TRABAJADORES:

En la sociedad en que vivimos, el de la moderna esclavitud asalariada, mientras no organicemos las cosas de otro modo, la fuerza de trabajo es la única mercancía que los trabajadores poseemos para ganarnos la vida: estamos obligados a defender y no derrochar ni malbaratar el único recurso que nos han dejado.

Ahora los patrones vienen por todo. Como siempre, sus voceros dirán que los cambios son para generar empleos, hacer crecer la economía, aumentar los salarios y mejorar nuestras condiciones de trabajo. Vendrán con el viejo cuento de la “modernización”, pero la verdad es que quieren regresar la rueda de la historia varios siglos anulando efectivamente todos los derechos del trabajo frente a los derechos del capital.

Hay que presentarles pelea. No hay que dejarles que se alcen con un triunfo que será una derrota seria y duradera para nosotros. No esperes las indicaciones de los líderes sindicales charros, neocharros y patronales: ellos están con el enemigo. Toma la iniciativa: organízate y protesta por tu propia cuenta. Toma la iniciativa y aprende de esta experiencia para avanzar de una buena vez en el derrocamiento del gobierno de los patrones y en la instauración de un gobierno de los trabajadores.

¿Cuál debe ser la consigna de movilización? No debemos idealizar la LFT vigente, pero proponemos en lo inmediato su defensa y en lo sucesivo su superación a favor de los intereses de los trabajadores.

¡Por la unidad desde la base de todos los trabajadores!
¡Por un frente obrero y sindical clasista y de base!
¡Por un movimiento obrero y sindical dirigente de la revolución socialista!

PARTIDO COMUNISTA DE MÉXICO