Cuba no está sola

17.Nov.12    Noticias internacionales
   

La sociedad civil y el gobierno cubanos consideran el bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos a Cuba, el principal obstáculo para el desarrollo socio-económico nacional.

Durante años, mayoritariamente los integrantes de la Organización de Naciones Unidas (ONU) han manifestado su rechazo a estas medidas del imperialismo y hoy 13 de noviembre es otro escenario para exigir, una vez más, el ceso del engendro impuesto a la Mayor de las Antillas.

Varias son las acciones de otros pueblos que demuestran constantemente la solidaridad con Cuba y en contra del cerco, ejemplo de ello, lo constituye el Comité Central del Partido Comunista de México.

Por la importancia de la solidaridad divulgan en las regiones información y actualización sobre el embargo, y se han sumado también a esta causa dirigentes sindicales de Guatemala, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica, Honduras y Panamá.


Ello demuestra como los pueblos del mundo siguen rechazando el bloqueo por la vía de las acciones, ampliando la solidaridad con la población cubana y su Revolución, que hemos decidido una vía de desarrollo opuesta a la basada en la explotación, la miseria y la injusticia.

En tanto varios legisladores socialistas alemanes auspiciaron una conferencia en la sede la Cámara Baja del Parlamento Alemán, y argumentaron que Cuba se ha convertido en un actor principal de la integración latinoamericana.

Otros como Bélgica cuentan con “Los Amigos de Cuba” e “Iniciativa Cuba Socialista”, dos grupos que con sus propias visiones y vivencias apoyan a este Caimán Verde.

En fin, las asociaciones nacionales europeas de solidaridad con Cuba reiteran su posición de apoyo a la Revolución y en estos momentos de manera especial, cuando el país dedica colosales esfuerzos para reconstruir las zonas afectadas por el paso del huracán Sandy que provocara incalculables daños en la zona oriental y central del país.

La decisión de los cubanos de no renunciar a la independencia, la soberanía y el derecho a la libre determinación permite que, a pesar del asedio, se construya una sociedad cada vez más justa, equitativa y solidariza con otros pueblos del mundo, incluido el de los Estados Unidos…