Crónica del 1° de Mayo

   

Sobre el Día del Trabajador en Veracruz


En el marco de la conmemoración del día internacional de los trabajadores y en medio de una contingencia sanitaria, militantes del Partido Comunista de México y la Federación de Jóvenes Comunistas realizamos un acto simbólico en Xalapa, la capital del Estado, frente al palacio de gobierno, es decir en la explanada de la plaza Lerdo, donde hicimos un atento llamado a la clase trabajadora, tanto a los que transitaban en la vía pública como a los que nos ven desde los medios digitales, a que en este periodo de aislamiento social usen cubre bocas pero que no se callen, a que usen guantes pero alzen el puño, en estos tiempos de crisis en los que el sistema capitalista está acentuando sus contradicciones, a que la clase obrera denuncie a la patronal por los malos tratos y despojo de los derechos que ha conquistado, precisamente, por las luchas obreras que nuestros antepasados dieron, quienes al igual que nosotros pero en otro tiempo se atrevían a exhibir a la patronal por no respetar sus derechos, por no cumplir con el pago de sus prerrogativas, por no dar pago por horas extras laboradas, por explotar al trabajador al grado de exprimirlo. 

Hoy, con la emergencia sanitaria es evidente cuánto le importa a la patronal la salud y bienestar se sus trabajadores, podemos constatar a través de diferentes medios de comunicación como a los trabajadores se les obliga a trabajar a pesar de que sus actividades se encuentran dentro del ámbito de las no esenciales, y aún cuando son esenciales, no se cumplen con las medidas sanitarias adecuadas para evitar el contagio entre las personas que asistan a laborar, o cosas más graves, como mandar al trabajador a descansar sin goce de sueldo, recortando salarios sin consentimiento de los trabajando (o a través del engaño), despidiéndonos injustificadamente, pisoteando y humillando al trabajador excusándose de la pandemia.

En esta fecha, el día del trabajo, queremos dejar en claro a los trabajadores que las condiciones laborales que sufrían los trabajadores víctimas de la explotación como lo eran los mártires de Chicago, o como el caso local que tenemos, los mártires del 28 de agosto de la fábrica de San Bruno, siguen siendo exactamente iguales, pues los patrones siguen sin respetar los derechos que la clase trabajadora, a través de sus distintos medios de lucha ha logrado que medianamente se le reconozca. Hoy más que nunca debemos rendir honor a esos trabajadores, pero más importante, debemos ser conscientes que las condiciones materiales de precariedad, a las cuales los obreros y sectores populares del mundo han estado sometidos en el sistema capitalista, por eso es que en este día, los comunistas decidimos alzar la voz y demostrar a la clase trabajadora que en esta lucha no están solos.