Crisis Familiar por el CoVID-19

   

Lo que enfrentan y enfrentarán las familias.


Ante esta nueva crisis sanitaria que venimos padeciendo, el estado y los monopolios  se preocupan por salir lo más pronto posible del confinamiento y empezar a enfrentar la crisis económica venidera,  solicitar apoyos económicos que brinda el gobierno para esta contingencia y reactivar sus ventas para seguir generando ingresos, pero pocos o nadie se ha preocupado por una crisis generada por esta misma pandemia que afecta principalmente a los trabajadores y es a crisis familiar que se  está generando.

La crisis en la familia que vivimos actualmente debido a la contingencia por el Covid-19 es otra más de “las crisis” que esta pandemia va dejando a su paso, pues se han encontrado con una realidad que él capitalismo pocas veces permite ver, que es el de obligar a una convivencia prolongada. Esto para la mayoría representa un verdadero reto pues no están acostumbrados a convivir todo el día en su núcleo familiar llámese pareja, hijos, padres, hermanos etc. Y esto no es enteramente su culpa, la poca relación familiar que se llega a generar es porque la mayoría de las parejas son trabajadores, que  para percibir un salario deben permanecer largas jornadas laborales en sus centros de trabajo, esto los ha obligado a pasar periodos  cortos en familia y este confinamiento está sacando a la luz conflictos que  antes no eran evidentes o bien se dejaban de lado.

Esta cuarentena para muchos puede ser una situación de alto estrés, ya que brotan varios problemas esenciales como lo son la falta de comunicación en el núcleo familiar, estrés por la rutina del ¿qué hacer? falta de planeación y organización en casa, pero el principal para muchos de los trabajadores es la falta de ingresos económicos, porque en su gran mayoría fueron obligados a abandonar sus centros de trabajo con poca o nula retribución económica, pasando por encima de lo que marca la Ley Federal del trabajo. Y esta situación genera el mayor de los problemas de pareja pues el no tener garantizado el recurso para pago de servicios e insumos básicos  de vivienda  (alimentos, renta, luz, agua, teléfono y en algunos otros casos servicio de internet).   Pues aunque es una situación  derivada de una contingencia sanitaria, el estado y los monopolios que controlan estos servicios básicos, no se han pronunciado hasta el día de hoy, ofreciendo apoyos por el contrario han incrementado tarifas o los servicios se pagan de manera normal. 

Los míseros salarios que perciben la mayoría de los trabajadores es el principal impedimento tener un fondo de ahorro para este tipo de contingencias y poder solventar los gastos del día a día. En medios masivos de comunicación invitan a quedarse en casa, y vemos dos panoramas diferentes de confinamiento, el del trabajador y el del burgués, pues los recursos con los que este ultimo cuenta para afrontar esta situación, no son los mismos que con los que cuenta el trabajador. Esta situación emergente tendrá no solo consecuencias financieras importantes, dejara a su paso muchas familias desintegradas, pues los problemas ya  mencionados serán la principal causa de esta situación que hasta ahora es la última en las prioridades para el estado.

Es necesario reflexionar y buscar las pautas para poder llevar a cabo una sana convivencia familiar durante esta cuarentena. Llevar una planeación familiar de acuerdo a las capacidades de cada integrante de la familia para realizar las labores del hogar,  buscar medias para apoyar los ingresos familiares, organizar actividades  de acuerdo a las posibilidades de cada familia, como lo son de relajación, ejercitación o recreación. De igual manera en lo individual permitir los espacios de desarrollo personal.

Es importante mantener la solidaridad entre las familias trabajadoras para afrontar los problemas que genera el capitalismo, y entender que aun cuando los monopolios y el estado pregonan en la forma religiosa académica e institucional la “buena familia”, no crean las condiciones necesarias para el desarrollo de la familia en plenitud. Por lo que debemos entender que muchos de los problemas que están atravesando las familias es por el capitalismo, por lo tanto si queremos obtener  un desarrollo adecuado y cualitativo humano como verdadera sociedad necesitamos romper con el sistema capitalista.