Conflictos laborales en la construcción del Tren Maya

   

No es la primera vez que trabajadores de la obra de construcción del tren denuncian anomalías en los pagos. En agosto, trabajadores del tramo 2 Escárcega- Calkiní en Campeche, denunciaron que la constructora CARSO. (…)


A mediados de diciembre volqueteros de Valladolid, Yucatán entraron en paro laboral para manifestar su desacuerdo con la reducción de sus tarifas que pretende imponer ICA con el respaldo de la Confederación Autónoma de Trabajadores y Empleados de México (CATEM). Esta reducción significa un duro golpe a los trabajadores que han pedido préstamos para combustibles, llantas y demás insumos para iniciar el trabajo, pues con un pago menor al acordado al principio, no podrán saldar los préstamos y corren el riesgo, incluso, de perder sus camiones de volteo.

 

Los volqueteros de Máxcanú, Yucatán decidieron retirarse de los trabajos del tren maya tras la incertidumbre que existe con los pagos, aún no les queda claro si es la CATEM o la constructora quienes los realizan y quien será quien les pague los adeudos. Lo cierto, es que ante lo sucedido en Valladolid, los trabajadores desconfían de ambos y creen que pueden perder, en vez de ganar, por lo que han decidido, hasta ahora, mantenerse al margen de la construcción.

 

No es la primera vez que trabajadores de la obra de construcción del tren denuncian anomalías en los pagos. En agosto, trabajadores del tramo 2 Escárcega- Calkiní en Campeche, denunciaron que la constructora CARSO delegó la subcontratación a las constructoras locales Escalante y Gordillo, quienes habían reducido 30% del salario acordado. Además dijeron que no recibían ni una prestación, lo que les hacía sentir en riesgo.

 

Además de esto, como una consecuencia de los trabajos de construcción del tren, que detuvo el paso del ferrocarril, la empresa Ferrocarril del Itsmo de Tehuantepec liquidó a más de un centenar de trabajadores, a pesar de que en septiembre, se afirmara que no habría despidos.

 

Queda claro, que tanto los consorcios ganadores de la licitación para la construcción del tren maya, como las confederaciones sindicales que han firmado el contrato colectivo buscan obtener mayores ganancias reduciendo los salarios de las y los trabajadores. Todo esto, bajo el amparo de la 4T que promueve el tren como la única fuente de empleos y progreso en la península de Yucatán. Sin embargo, desde el principio puede verse que el tren busca beneficiar a la burguesía y a sus lacayos, no a las y los trabajadores.