Canacintra y gobierno contra los trabajadores de la Volkswagen en Puebla

24.Jun.11    Noticias nacionales
   

Puebla, 18 jun. 2011. El Comunista. El pasado 18 de junio el Sindicato Independiente de Trabajadores de la Industria Automotriz Volkswagen, de Puebla interpuso su solicitud de incremento salarial del 13%, ante la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje y ante los directivos de la compañía acompañada del respectivo emplazamiento a huelga para el 18 de agosto en caso de que ambas partes no llegaran a un acuerdo…


Algunos días antes y en conferencia de prensa organizada únicamente para fijar su postura ante el sindicato la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación de Puebla (Canacintra), en voz de su titular Luis Espinosa Rueda, recomendó al sindicato que su propuesta de incremento salarial “no esté fuera de la realidad” ya que las condiciones del país siguen débiles. Que no es posible, aunque sería ideal, el aumento de dos dígitos que solicita el sindicato; aclara que entienden que los trabajadores quieran recibir mejor remuneración por su trabajo, pero las empresas todavía no se pueden recuperar de los efectos de la crisis del 2009. Y concluye su parroquial perorata aconsejando a los trabajadores que a lo más que pueden aspirar, en el mejor de los casos, es a un aumento del 4% ó, lo más apegado al índice inflacionario nacional, además de que expresa su convicción de que empresa y sindicato puedan realizar un diálogo cordial y amistoso. Aunque minutos después hizo un comentario que demuestra lo falaz de sus buenos deseos para los trabajadores, “el que haya un crecimiento en la producción, no significa que la empresa ceda”. Así se las gastan en la Canacintra.

Pero si eso hacen los industriales, los políticos no se quedan atrás en sus posiciones conciliadoras, a favor de la clase patronal. Así, el gobernador Rafael Moreno Valle, de la coalición “derecho-izquierdista” Compromiso por Puebla integrada por el PAN-PRD-Convergencia-Nueva Alianza, pide a los trabajadores que piensen en la estabilidad laboral del estado y les reclama la garantía de que la empresa pueda seguir creciendo, generando empleos e inyectando más inversión a Puebla, por lo que también aconseja a los trabajadores prudencia y buena disposición al dialogo y a la colaboración para que lleguen a un buen acuerdo.

Por su parte, los trabajadores están convencidos de que, aunque las negociaciones serán complicadas, hay condiciones para alcanzar un acuerdo benigno para los trabajadores ya que la producción de la planta va en ascenso y la meta para este año que es de 520 mil unidades será cumplida, aunque para ello los más de 11 mil 500 trabajadores deberán laboral también los días sábados y a un ritmo extenuante para sumar al día 23 horas efectivas de producción, con un total de 2 mil 500 autos diarios. Y toman en cuenta que además del aumento de las horas de trabajo, tienen en contra el alto incremento de los productos de la canasta básica, el alza de la gasolina y la tarifa del transporte público. Al mismo tiempo está la experiencia de años anteriores donde el incremento salarial de menos de dos dígitos es rebasado casi inmediatamente por el índice inflacionario nacional, por lo que tratarán de evitar que se repita la misma situación este año. Los mismos trabajadores agregaron que es lamentable que la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, así como los gobiernos estatal y federal establezcan límites y parámetros en las negociaciones salariales, el tristemente famoso “tope salarial”.

O sea que los trabajadores de la Volkswagen tendrán que luchar contra todo y contra todos. Por lo que sólo la organización independiente de los trabajadores, su unidad en la base, la participación activa en las asambleas divisionales y la convicción de que a los partidarios de la conciliación de clases, que siempre están a favor de la patronal, se debe oponer la idea de que sólo dentro de la lucha de clases es posible encontrar soluciones definitivas a favor de la clase obrera y de los trabajadores podrán realmente lograr no sólo romper los topes salariales sino plantearse objetivos políticos como es la transformación profunda de la sociedad capitalista.