Ante la farsa electoral; poder obrero y popular

02.Jun.15    Noticias nacionales - Opinión
   

43A cinco días de las elecciones el Partido Comunista de México (PCM) y el Frente de Izquierda Revolucionaria (FIR) nos pronunciamos en contra de seguir legitimando un proceso electoral que en lo particular está manchado de sangre y que en lo general no es más que una fachada democrática que esconde una dictadura de clase, donde los que nada tenemos, los desposeídos, ponemos los muertos.


Ponencia presentada por la camarada Fernanda Larrainzar, miembro de la Comisión Política Nacional del Frente de Izquierda Revolucionaria (FIR) el 2 de junio en el foro: “Perspectiva política sobre la cuestión electoral”, en el plantón magisterial popular en Chilpacingo, Guerrero, en la que participó el Movimiento Popular Guerrerense (MPG), la Coordinadora Estatal de los Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG) y el Frente Oriente.

Resulta que los mismos que han asesinado a luchadores sociales en el estado de Guerrero y quienes son los responsables de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, ahora quieren que votemos por ellos. Decimos que son los mismos porque sin importar el color y las siglas de su partido, al final representan a un solo amo y señor, es decir al poder de los monopolios, de los grandes empresarios, de las mineras canadienses que pretenden despojar de su riqueza a los pueblos de la montaña.

Por ejemplo, en agosto de 2013 asesinaron a nuestro camarada Raymundo Velázquez Flores, dirigente de la Liga Agraria Revolucionaria del Sur Emiliano Zapata, perteneciente al FIR y quien además era secretario político del Comité Regional del Partido Comunista de México en el estado de Guerrero, lo asesinaron junto a otros dos miembros del PCM, Samuel Vargas y Miguel Solano.

En noviembre del mismo año asesinaron también a Luis Olivares, dirigente de la Unión de Productores de la Costa Grande, organización perteneciente al FIR, junto a su compañera y también militante Ana Lilia Gatica. En 2013 el gobierno perredista del estado de Guerrero asesinó a cinco comunistas, estos crímenes siguen impunes junto a otros varios miles de casos de desapariciones forzadas, asesinatos y torturas, crímenes perpetrados por el régimen de la burguesía.

Así que Héctor Astudillo Flores del PRI-PVEM, Beatriz Mojica Morga del PRD-PT y Luis Walton Aburto de Movimiento Ciudadano no representan ningún proyecto que defienda los intereses de las mayorías, de los trabajadores asalariados, de los maestros, de los campesinos pobres, de los pueblos originarios, de los estudiantes, ni de las amas de casa. ¿Tendría algún sentido ir a las urnas este 7 de junio?

En este contexto, en un estado azotado por la violencia, por el terrorismo de Estado, el paramilitarismo y sus políticas represivas contrainsurgentes, votar es elegir al verdugo, votar es elegir al responsable de otro Aguas Blancas-1995, de otro El Charco-1998, de otro Iguala-2014.

Por ello es que la alternativa no está en elegir votar por el menos malo, o el más honesto. La alternativa está naciendo desde abajo a través de los Consejos y Asambleas Populares, donde se ha sembrado ya el germen del Poder Popular. En ese sentido Tecoanapa, San Luis Acatlán, Acapulco, Chilpancingo, Ayutla y Tlapa son velas encendidas en medio de las penumbras, no dejemos que se apaguen. Esa es la dirección que debemos tomar junto con todas las organizaciones e individuos que compartan esta perspectiva y esta necesidad.

Ahora, qué pasa con las organizaciones sociales como el FIR, que hacemos gestión de proyectos con el gobierno. Durante las campañas electorales escuchamos promesas de los diferentes partidos políticos, quienes cacarean mayor gestión. El clientelismo político es una vieja práctica que tiene como objetivo callar a las organizaciones sociales, mantenerlas controladas para ser inofensivas ante el poder estatal.

El problema es que no podrán cumplir tales promesas porque el recorte al gasto público, anunciado a inicios de 2015 por el Secretario de Hacienda Luis Videgaray, por 124, 300 millones de pesos, provocará que el financiamiento se agote pronto, ya que preferirán subsidiar al Estado que se encuentra en crisis, resultado a su vez de la crisis generalizada del sistema capitalista.

Así que las organizaciones sociales que hacemos gestión tenemos dos opciones, creernos sus cuentos y vendernos o radicalizar la lucha. Nosotros elegimos el camino de radicalizar la lucha. Estamos conscientes de la importancia de seguir organizados y prepararnos para el periodo postelectoral que prevé mayor represión y asesinatos de líderes sociales que no se dejen cooptar.

Por ello creemos importante la propuesta que hace el FIR a nivel nacional, necesitamos romper con el localismo, hermanar y coordinar las diferentes luchas para sumar fuerzas en un solo programa nacional. Tenemos hoy en día un compromiso con la historia, nos debemos a nuestra clase, vemos en el horizonte un futuro de paz, donde los trabajadores y sectores que hoy somos explotados, mañana podamos disfrutar de una vida digna, con acceso a la vivienda, al trabajo, a la educación, a la salud, al deporte, a la recreación.

Para lograrlo necesitamos cambiar el sistema económico que rige en el país, necesitamos acompañar y solidarizarnos por ejemplo con los trabajadores agrícolas de San Quintín, con la lucha de los trabajadores de PEMEX que se avecina. Así juntos, quienes compartimos el mismo enemigo de clase, impulsemos los espacios, asambleas, consejos, en los sindicatos, en las escuelas, en los barrios, municipios etc. Espacios donde seamos nosotros mismos quienes podamos debatir, discutir y decidir sobre nuestro futuro, espacios donde hagamos el ejercicio del Poder Popular.

¡No a la farsa electoral!

¡Del campo a las ciudades, consejos Populares!

¡Si luchamos hoy el futuro es nuestro!