Ante la crisis sanitaria del COVID-19: el Gobierno de Baja California quiere utilizar a los jóvenes estudiantes de medicina, y arriesgar sus vidas como lo hace con los trabajadores de la salud

   

Sobre la situación en Baja California


El gobernador de Baja California, Jaime Bonilla Valdez, hizo un llamado al rector de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC), Daniel Valdez,  para que envíe a los estudiantes de medicina a las clínicas y hospitales con el fin de atender pacientes con Covid-19; agregando, además que si tienen vocación, ellos mismos se ofrecerán como voluntarios.

Pareciera que el gobernador, apelando al altruismo de los estudiantes –que no han concluido su instrucción en la profesión que más años de estudio requiere para tener una preparación adecuada– no se da cuenta que directamente encausa a jóvenes estudiantes a arriesgar su vida y las de sus familias atendiendo a las personas contagiadas de covid-19; pero en realidad sabe perfectamente lo que está haciendo y para qué lo hace. Es por esto que el capitalismo es la barbarie. 

El Gobernador sabe perfectamente que los hospitales públicos no cuentan con los insumos necesarios, que las jornadas de trabajo son largas y extenuantes, así como de todas las irregularidades oficiales en torno a la gestión gubernamental del Coronavirus y su propagación, incluidos los fallecimientos registrados por “neumonía atípica” o la ausencia de registros exactos. Por su propia inexperiencia los jóvenes estudiantes de medicina, o enfermería, estarían ante un mayor riesgo. 

El Gobernador puede parecer decidido y caritativo, capacitado para tomar decisiones difíciles, pero en realidad es un político astuto y sin miramientos, que sacrifica a todas las clases menos a la suya: a la burguesía. Y sabe perfectamente que es más barato –cero pesos con cero centavos de salario– reclutar jóvenes estudiantes en lugar de contratar a nuevos médicos y enfermeras con todos los derechos. Bonilla continúa la lógica del gobierno de AMLO: sub-utilizar el presupuesto para contratar nuevo personal de salud. ¿Por qué tanto ahorro? Para destinarlo a “reactivar la economía” y congraciarse más adelante con los empresarios. 

Estas semanas se caracterizan por exhibir al capitalismo. En lugar de promover a los jóvenes estudiantes al cuidado médico de pacientes de covid-19, los comunistas planteamos que se debe garantizar la vida de los trabajadores de salud; la existencia de suficientes insumos y materiales preventivos; rechazar las represalias de las autoridades contra los que exigen seguridad; así como más hospitales y más empleados de la salud pública con todos los derechos laborales. 

El personal médico en Baja California y en todo el país debe abastecerse inmediatamente con los insumos necesarios para enfrentar la pandemia del coronavirus. Todos los trabajadores deben organizarse en la defensa de sus derechos, para que no sean sacrificados su trabajo, su salud y su vida, así como para combatir el odio propagado y tolerado contra los trabajadores de la salud. 

La incapacidad de este sistema para proteger la salud de los trabajadores, y lo cual estamos presenciando en México y en todos los países capitalistas, incluso en los más desarrollados, es la prueba de que es urgente la lucha revolucionaria y la construcción de un mundo nuevo, en el que la salud no sea una mercancía, donde los trabajadores sean los beneficiarios de la riqueza que ellos mismos producen, y la humanidad alcance su pleno desarrollo: el socialismo-comunismo.