¡Abajo el miedo en Nissan! La demanda de tener planta es justa y tiene que volver a levantarse

24.Abr.12    Noticias nacionales
   

El 31 de Marzo por la noche, minutos antes de que se colgaran las banderas rojinegras se tomaba en asamblea la decisión de desmovilizar la huelga, al final se obtuvo poco más de 4% de aumento salarial pero no se obtuvo la planta para los 2,000 trabajadores jóvenes con contrato temporal. Ya la empresa había esparcido rumores para intimidar a la asamblea, inclusive unos compañeros recomendaban en la calle a todos que no se fuera a huelga porque se perdería el trabajo. En esto también jugó un papel el abogado Alejandro Alcivia Estebes, quien intervino en sentido contrario a varios trabajadores jóvenes, que están laborando bajo el convenio, cuando exigían la huelga para obtener su planta.

El abogado dijo que no se debía exigir la base contractual porque esto generaría altos costos para la empresa que entonces cerraría la planta. El miedo cundió entre los trabajadores y la votación fue a favor de desmovilizar la huelga.

Aquí vamos a demostrar que está en un error el abogado, aunque al final no se trata de esto sino de desechar el miedo que nos paraliza luego como trabajadores.


No es cierto que esto generaría costos que llevarían a la planta a cerrarse. Como se sabe, desde hace varios meses la planta de NISSAN en CIVAC está preparándose con paros técnicos para abrir líneas de ensamblaje para el llamado “Taxi del futuro” que renovará la flota de taxis de la ciudad Nueva York. Ya la planta de Aguascalientes prepara la fabricación del motor.

Apenas tres días después de la decisión de la asamblea se reveló en el periódico El Financiero la cantidad de producción que se espera de la planta.

Para poder cubrir la demanda de los 600,000 viajeros diarios de Nueva York se comprarán 36,000 unidades del NV200 2014 por año, y cada una de estas unidades valdrá 29,000 dólares.

Esto representa ventas por 13,572,000,000 (Más de 13 mil millones de pesos). ¿De verdad cerraría la planta? Y esto es solo para cubrir la demanda de la ciudad de Nueva York, además se ensamblará una versión de carga para surtir a Latinoamérica.
Para quien tenga dudas sobre si pueden costear la base contractual los “pobrecitos” empresarios “al borde de la quiebra” basta escuchar las palabras de José Luis Benítez Flores, director de NISSAN Morelos. Ante la COPARMEX dijo que “Nuestro mercado esta tan diversificado que no impacta si hay algún movimiento económico en Europa, tenemos mercados en Sudamérica, África, Norteamérica y Centroamérica”. Esto quiere decir que a pesar de la crisis siguen obteniendo grandísimas ganancias, mientras a los trabajadores nos salen con otro cuento.

Hace pocos años se firmó un convenio que permitió los contratos individuales y temporales, al sindicato y a los 2,000 trabajadores jóvenes se les dijo que sería solo por un año. Ahora la situación sigue y se nos dice que es por dificultades financieras. Al mismo tiempo el director Benítez está hablando ante inversionistas de que será necesario contratar otros 300 trabajadores. ¿Cómo? ¿No que se estaba al borde de la quiebra?

Compañeros, La empresa si tiene ganancias, de hecho tiene ganancias gigantescas. ¿No es más bien que nos quieren tener trabajando como esclavos modernos, el tiempo que quieran bajo las condiciones que quieran?

Recuerden, hace un año algo parecido ocurrió en la planta Puebla de la Volkswagen, ahí el sindicato independiente pidió 13% de aumento salarial e interpuso un emplazamiento a huelga. Sin embargo la patronal junto con el gobierno del PAN-PRD de Puebla hicieron esfuerzos por asustar a los trabajadores diciéndoles que cualquier aumento por encima del 4% estaba fuera de la realidad y llevaría la planta a su cierre. Esto es el petate del muerto con el que llevan a los trabajadores de todo el país a seguir sacrificando sus intereses por el de los burgueses, los empresarios dueños de las grandes empresas.

Compañeros, el sindicato puede ser un arma para obtener la planta, siempre y cuando no tengamos miedo en las asambleas. Si hay una mayoría en la asamblea nadie se le puede oponer. Desde ahora debe quedar la decisión de volver a levantar la demanda de planta para todos en la próxima revisión de contrato.

¡Abajo el miedo! Comenta con tus compañeros, organízate desde ahora para defenderte y participar. Que quede bien grabada en la mente de todos nosotros, trabajadores de NISSAN:

Este será el último año que no tengamos base.

¡Ningún sacrificio más a favor del monopolio!