A razón del T-MEC ¿quiénes serán los beneficiados?

14.Jul.20    Opinión
   

El pasado primero de julio del presente año, entro en vigor el tratado más esperado y codiciado por la burguesía nacional y extranjera (de la región). El gobierno de la 4T no desperdicio está oportunidad para hegemonizar el poder de los monopolios, dejando más que claro el carácter de clase de obrador y de los socialdemócratas de MORENA.


Se han hecho muchas preguntas con respecto a este tratado, si beneficiara a México o si solo servirá para el beneficio del vecino del norte, dejando a un lado el análisis clasista de la situación que enfrentará la clase obrera. Innumerables organizaciones y empresas se han mostrado a favor, así como también la bancada del PRI, PAN, PRD, MORENA, ETC, dejando en claro que no existe distinción alguna entre partidos de la burguesía, todos y cada uno busca defender los intereses de la clase burguesa y dejar a un lado a la clase obrera y popular.  

Inclusive la confederación más grande de agentes aduanales de México la CAAAREM ha respaldado este tratado, apuntando que el comercio con América del Norte representa alrededor del 70 % del total, sin embargo, estos beneficios no se han traducido en progreso para los trabajadores sino en ganancias para la burguesía. Sabemos que los más beneficiados de este nuevo tratado serán los capitalistas, los monopolios.

En 1994 entró en vigor el Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN o en sus siglas en ingles NAFTA), trayendo consigo la inmersión de México a la dinámica comercial internacional, siendo la punta de lanza del modelo neoliberal implantado en México desde 1988, el TLCAN fue el primer tratado comercial que México suscribió, resultando en cuantiosos beneficios para los capitalistas nacionales que poco a poco iban afianzando su poder y pauperizando las condiciones laborales del proletariado en México.

¿QUE ES EL T-MEC?

El T-MEC es la continuidad del tratado anti obrero del TLCAN, acomodado y mejorado para suplir las nuevas demandas de los capitalistas regionales, reafirmando la unión imperialista o zona de libre comercio, más grande (geográficamente) del continente americano, éste tratado solo es la manera en la que los monopolios de la región buscan beneficiarse a pesar de sus pugnas inter-burguesas, maximizando sus ganancias a costa de la clase obrera, sea mexicana, norteamericana o canadiense.

 

Es a su vez, un nuevo tratado de libre comercio firmado entre México, Estados Unidos y Canadá (mismo que ha de sustituir al TLCAN), que ante la pugna inter-burguesa EUA – China y la amenaza imperialista de esta última ha llevado a la consolidación de este acuerdo. Corría el año 2017, y se llevaba acabo la primera ronda de negociación siendo Washington la sede de dicha reunión, para octubre del 2018 se acordaron formalmente los términos del acuerdo.

Cabe resaltar que el nuevo tratado fue una propuesta del presidente de los Estado Unidos, Donald Trump, posterior a la cancelación del Tratado Transpacífico, mismo que fue ratificado por el presidente de México, en ese momento Peña nieto y el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, de manera paralela a la cumbre imperialista de los G-20 del mismo año.

Para el año 2019, México atravesaba sus elecciones presidenciales teniendo como ganador de la contienda al socialdemócrata Andrés Manuel Obrador, quien para ese mismo año acudió a un nuevo protocolo de modificación del naciente tratado, el cual culmino entrando en vigor el pasado primero de julio del presente año, dejando en claro que Obrador y MORENA (la 4T) son gestores de los intereses de la burguesía nacional. Los comunistas dejamos de manifiesto que el verdadero problema no es el modelo neoliberal, mismo que ha sido continuado por la administración obradorista, sino el sistema capitalista que oprime y explota a nuestra clase.

DIFERENCIAS ENTRE EL TLCAN Y EL T-MEC

Existen varios cambios entre el T-MEC con respecto al TLCAN, uno de ellos fue la cuestión laboral, donde los sindicatos de Estados Unidos y Canadá metieron presión para tratar de equiparar los salarios mínimos en los países, lo que resulto en la simplona reforma laboral en México a inicios del 2019, la cual solo agudizo las contradicciones, capital–trabajo y ha desencadenado una inflación en el país.

El TLCAN contenía 22 capítulos, este nuevo tratado consta de 34 capítulos, los cuales algunos se han modificado, como los de reglas de origen y contenido regional con respecto al acero y el aluminio,  con ello se busca frenar la inmersión china en el mercado del acero dándole continuidad a la guerra comercial imperialista China – USA,  la cuestión medio ambiental, y la sindical donde se pretende buscar la libertad sindical, misma que será usada por el oportunismo del sindicalismo colaboracionista para buscar beneficios patronales y defender los intereses monopolistas con la falsa bandera de la defensa de la soberanía nacional.  Otro punto que se reformo fueron las leyes de protección de propiedad intelectual, punto que busca censurar la internet con medidas seberas de derechos de autor.

De igual forma se han desgravado diversas mercancías para poder comercializarlas en tasa cero, como los productos agrícolas y lácteos. En materia digital el T-MEC incluye mayores beneficios para el sector tecnológico, el comercio digital entra a formar parte de los capítulos que el antecesor TLCAN no incluía.

Tanto en el TLCAN como ahora en el T-MEC ha quedado fuera el tema de los migrantes, castigando a estos, al rezago y al desdén de la explotación en condiciones inhumanas.

El acuerdo tendrá una vigencia mínima de 16 años, el cual podrá estar sujeto a revisiones en plazos determinados de 6 años.

VERDADES Y MENTIRAS DEL T-MEC

El gobierno de la 4T gestor de los intereses capitalistas, así como gran parte de los militantes de MORENA y como era de esperar los monopolistas, han festejado la firma de este nuevo tratado, haciéndonos creer de los grandes beneficios que éste desencadenara para la economía del país. De la misma manera que en la década de los 90, nos querían vender la idea de que, con el TLCAN, México se abría al mundo y con esto se provocaría un mayor crecimiento no solo para la economía sino para la mejora de la calidad de vida de los miles de mexicanos, mismo que terminaría mostrando su verdadero fin, el beneficio para los capitalistas y la condena de la clase obrera y el campesinado en México.

Mucho se ha hablado de como este nuevo acuerdo provocará, una derrama económica en el país, propiciando y asegurando con ello un flujo aun mayor de inversión extranjera directa, que para los economistas burgueses y los oportunistas se traduce en un incremento de beneficios, la pregunta no es si traerá o no beneficios, sino ¿Esos beneficios para quien serán?, a pesar de que se han modificado ciertos aspectos del tratado, que en su forma se ven favorables y beneficiosos para los trabajadores, la verdad es que la esencia del acuerdo es imperialista y busca precarizar aun más nuestra fuerza laboral, generando una gran carga que será cargada por los hombros de la clase obrera de los tres socios comerciales y dadas las condiciones en comparación de los 3 países, serán reflejadas de peor manera para los trabajadores de México.

Una vez más el verdadero rostro de la socialdemocracia ha quedado evidenciado, aliada de la burguesía nacional y extranjera, han dado paso firme no solo a proyectos ultra capitalistas que provocarán despojo, precarización de la mano de obra y una dinámica migratoria en la población de las comunidades indígenas de la región, como son los proyectos del tren maya y el corredor interoceánico. Sino que también han ratificado un tratado anti obrero, que termina por condenar a la clase obrera del país, para garantizar las ganancias de los monopolios capitalistas que se beneficiaran con las grandes concesiones que se han dado en el nuevo acuerdo, importar en taza cero una gama aun mayor de mercancías, así como darle apertura a la llegada de capital financiero para invertir en los proyectos estratégicos de la 4T, acarreando  la creación y llegada de corredores industriales para maquila, manufactura de exportación, obligando a la clase obrera  a mal vender su fuerza de trabajo en estos centros de trabajo en condiciones precarias por un salario que no alcanzará a cubrir ni el 30 % de sus necesidades básicas, aumentando con ello su calidad de explotados.

Debemos recordar que los tratados de libre comercio, solo son acuerdos entre países capitalistas, buscando acaparar nichos de mercado y con ello reestructurar la geopolítica internacional. El pasado TLCAN, sirvió para consolidar la hegemonía de los monopolios regionales y sacarle provecho a la mano de obra, barata y calificada que México poseía, y posee, condenando no solo a la clase obrera del país a la pauperización de sus condiciones laborales, como la disminución del salario mínimo, el aumento del empleo informal y del sub empleo (la subcontratación u outsourcing, mismo que fue tratado de manera simplista en el T-MEC), y de igual manera a saquear y empobrecer al campesinado, orillándolo a la dinámica migratoria campo – cuidad y con ello a su proletarización.

La realidad ha dejado ver el verdadero rostro de la 4 transformación, misma que ha engañado a la clase obrera y popular, dándole placebos reformistas que terminan por tratar de diluir el sufrimiento y la explotación en la que vive nuestra clase, la proletaria, obligándola a conciliarla con la clase explotadora, la capitalista y dejándola a merced de está. Los comunistas dejamos en claro que no existe ninguna otra salida para la clase trabajadora que la vía al socialismo-comunismo, con su herramienta ideológica, el marxismo-leninismo y de lucha, el Partido Comunista. Es momento de cerrar de filas contra la burguesía y los oportunistas, por el porvenir de nuestra clase, ¡Proletarios del mundo, uníos¡