¡Cuba si, yanquis no!