Karl Marx, vigente

Buró Político del Partido Comunista de México


Hoy 5 de Mayo se cumplen 195 años del natalicio de Karl Marx, maestro del proletariado, y quien junto a F. Engels y V. I. Lenin construyera los fundamentos de la ideología del proletariado: el marxismo-leninismo.

No es distante el día en que el discurso triunfalista del capitalismo decretó el fin de la historia y de las ideologías y el fracaso del marxismo. Las leyes del mercado y la democracia occidental, se dijo entonces, marcan el fin de la lucha de clases, pero la Historia, subversiva como es siempre, se rebeló e hizo añicos tales argumentos.



Hoy queda demostrado que el comunismo es la crítica más radical a la apropiación privada del trabajo socialmente producido, y que el capitalismo ha engendrado a sus sepultureros. En tiempo de crisis, de rapiña de los monopolios, de agresividad del imperialismo, de catástrofe social y ambiental resultado de la despiadada voracidad por obtener ganancias de la burguesía, de devastación del género humano debido a que impera la lógica del lucro y la expoliación desenfrenada, la revolución socialista es impostergable.

Tal como lo pronosticó Marx, el capitalismo proletarizó el planeta y por doquier se acumulan fuerzas conscientes, expresadas en la acción clasista de los partidos comunistas, para transformar al mundo desde su base.

Al someter a la crítica al capital, Karl Marx demuestra que la explotación y la alienación no son eternas, que el capitalismo tiene límites históricos, y que el proletariado, la clase obrera, si adquiere consciencia “de clase para sí”, si se une, se organiza, si construye su partido comunista, puede derrocar este modo de producción, romper las cadenas de la esclavitud asalariada, emanciparse emancipando a todos los oprimidos y construir una nueva sociedad sin explotados ni explotadores.

A Marx quieren arrinconarlo a la academia, transformarlo en “pensamiento crítico” como una forma de reducirlo a la especulación intelectual, sólo una teoría más de las producidas por la humanidad. ¡No! Marx escribe desde posiciones de clase; su teoría, su filosofía, sus posiciones ideológicas, son las de la clase obrera y son articuladas para un fin: el socialismo-comunismo, la Revolución proletaria, que Marx no oculta, será fruto de la violencia revolucionaria que es la partera de la Historia.

El legado de Marx, las concepciones del marxismo-leninismo, son el arma afilada de los trabajadores de México y de todos los países del mundo frente a la barbarie imperialista, frente a la esclavitud asalariada.

La dictadura del proletariado, el aporte más significativo de Marx, se contrapone a ésta falsa democracia que vivimos, dictadura de las clases dominantes, de la parasitaria minoría que a través del Estado asegura con opresión y violencia su obsceno poder. Con la dictadura del proletariado un Mundo nuevo vendrá, donde manden las mayorías hasta hoy explotadas y donde la humanidad emancipada supere su prehistoria.

¡Que tiemblen las clases dominantes ante la vigencia de Karl Marx!

¡Proletarios de todos los países, uníos!