Las Tesis del Comité Central del Partido Comunista de Grecia para el 19º Congreso

22.Mar.13    Noticias internacionales
    ()

PRÓLOGO

El KKE ha recorrido un largo camino, desde 1918, cuando se celebró su Congreso Fundacional como fruto maduro del desarrollo del movimiento obrero en nuestro país que se fusionó con la teoría del socialismo científico. La fundación del KKE fue acelerada por el impacto de la primera revolución socialista en la historia, la Revolución de Octubre de 1917 en Rusia, un evento que confirma la época como la época de transición del capitalismo al socialismo.

El KKE es el heredero genuino y digno de las tradiciones nacionales, democráticas y revolucionarias del pueblo griego. Logró, en condiciones difíciles, mantener su carácter revolucionario, mientras no ha tenido nunca miedo de reconocer sus errores y desviaciones, hacer una autocrítica abierta ante el pueblo. Su trayectoria histórica justifica la necesidad de su existencia y actividad en la sociedad griega.

El KKE es la sección organizada, consciente y avanzada de la clase obrera. Lucha por el derrocamiento del capitalismo y la construcción del socialismo-comunismo. Es fiel al principio del internacionalismo proletario. Lucha por el reagrupamiento del movimiento comunista internacional tras del retroceso y la crisis que ha experimentado, sobre todo después de la victoria de la contrarrevolución en 1989-1991.


El sistema capitalista en Grecia, así como en los demás países, no va a colapsar por si mismo, debido a sus contradicciones. La gran intensificación de las contradicciones sociales conducirá a condiciones de una situación revolucionaria, a condiciones de una gran agudización de la lucha de clases mientras a través de las luchas diarias habrá madurado y emergido un movimiento obrero todopoderoso en alianza con los sectores populares que sufren. En las condiciones de la situación revolucionaria, con la elección adecuada de consignas y de todas las formas de lucha, lo que se juzgará es la voluntad y la decisión del pueblo de romper y abolir las cadenas de la explotación clasista, de la opresión, de la implicación en la guerra imperialista. Se requiere un movimiento obrero que no quede atrapado en soluciones alternativas engañosas, utilizadas por el sistema político burgués para organizar el golpe contra el movimiento, contra el radicalismo, la actitud y la voluntad revolucionaria, con el fin de evitar o negar, para el mayor tiempo posible, su derrocamiento.

El 19º Congreso elaborará las directrices específicas para las tareas políticas del Partido y de la Juventud Comunista (KNE) que estarán en vigor hasta el 20º Congreso, en base al informe de trabajo, los desarrollos y la evaluación de las tendencias.

La tarea básica del Congreso es la elaboración contemporánea del Programa del Partido, teniendo en cuenta los acontecimientos y las exigencias actuales, y de sus Estatutos. Desde el 1996, cuando en el 15º Congreso se elaboró el Programa del Partido que está en vigor hasta hoy día, ha habido muchos desarrollos con respecto a los temas económicos, las tendencias y los cambios en el sistema imperialista internacional, la UE, la posición de Grecia en la región del Sureste Mediterráneo. Lo mismo se puede decir con respecto a los acontecimientos y los procesos de reforma del sistema político en Grecia cuya principal característica es la desestabilización relativa del sistema político burgués posterior a la dictadura. Ha habido desarrollos importantes en las condiciones de trabajo y de vida de los trabajadores a causa de la crisis económica y la estrategia del capital, lo que resulta en el crecimiento generalizado del empobrecimiento relativo y absoluto, el rápido aumento del desempleo, la cuestión de la inmigración etc. Se han desarrollado importantes luchas, huelgas y otras movilizaciones cuyo impacto se hizo sentir más allá de las fronteras de Grecia.

Un elemento integral de la reforma del sistema político burgués es la mayor tendencia hacia la reacción, la represión y la violencia estatal y patronal, la ofensiva anticomunista y antisocialista que es un problema que concierne a la gran mayoría del pueblo. La ofensiva anticomunista busca alternativamente lo siguiente: ejercer presión al KKE y cumplir sus esperanzas con respecto a la alteración de su carácter, su transformación en un componente de la “izquierda gobernante” o su aislamiento, o incluso lograr la ilegalización de su actividad. Este tema debe ser abordado decisivamente por el pueblo para evitar consecuencias extremadamente negativas para el movimiento obrero y popular. En consecuencia, surgen nuevas tareas para el movimiento obrero, la Alianza Popular, es decir, temas de importancia estratégica.

El proyecto de Programa incorpora las conclusiones que se han sacado de la construcción del socialismo en la URSS y en los países de la construcción socialista, las conclusiones de la trayectoria del movimiento comunista internacional, aprobadas en el 18º Congreso, así como las conclusiones de la Conferencia Nacional sobre el “Ensayo de la Historia del KKE, segundo volumen (1949-1968)” que son de importancia estratégica.

En última instancia, es el fruto de un largo proceso colectivo que se continuó tras el 15º Congreso en todo su curso hasta hoy día, en medio de luchas y confrontaciones clasistas duras. La experiencia del Partido y del movimiento obrero y popular es un valioso material vivo que fue utilizado en la medida de lo posible en la elaboración de las Tesis, del informe de trabajo y del proyecto de Programa. El proyecto de Programa fue basado en elementos y evaluaciones que han surgido de la larga investigación de los acontecimientos en Grecia así como a nivel internacional, desde el punto de vista de los intereses obreros y populares, es decir con la teoría marxista-leninista como brújula, que constituye la ideología del KKE.

En el marco del debate precongresual, el Comité Central publica las Tesis para el 19º Congreso del KKE que se componen de tres partes en base al orden del día del Congreso.

La primera sección incluye un informe del trabajo del Partido desde el 18º Congreso y la evaluación del Comité Central elegido en el 18º Congreso. Además, incluye, en líneas generales, las tareas políticas del Partido hasta el siguiente, el 20º Congreso.

La segunda sección incluye el proyecto de Programa del KKE. El Programa actual del Partido fue adoptado en el 15º Congreso (22-26 de mayo de 1996). El Programa fue enriquecido, actualizado en base a los acontecimientos en Grecia y en el mundo en los congresos posteriores -en el 16º (14-17 de diciembre de 2000), en el 17º (9-12 de febrero de 2005) y en el 18º Congreso (18-22 de febrero de 2009).

La tercera sección incluye el proyecto de Estatutos en que se utilizó la experiencia más antigua así como la reciente.

El Comité Central pide a los miembros del Partido y de la Juventud Comunista de Grecia (KNE) a estudiar las Tesis, a contribuir en su mejoramiento con reflexiones, propuestas, recomendaciones para que los documentos finales sean el fruto de un proceso colectivo, para cristalizar la experiencia rica acumulada en los últimos años.

El debate precongresual incluye también la discusión de las Tesis con el fin de reunir opiniones y observaciones de los amigos y los simpatizantes del Partido, de cada luchador que, independientemente de sus puntos de vista particulares, entiende que sin un KKE fuerte y con posiciones científicamente elaboradas, no es posible la recuperación del movimiento obrero y popular ni su resistencia a las curvas y los virajes que se producirán, ni es posible la defensa ante el ataque bárbaro del capital, ni mucho menos la actividad agresiva del pueblo para la subversión social y política.”

TESIS DEL COMITÉ CENTRAL DEL KKE PARA EL 19º CONGRESO

11-14 DE ABRIL DE 2013

DESARROLLOS Y TENDENCIAS EN EL SISTEMA IMPERIALISTA INTERNACIONAL, EN LA UE, EN GRECIA

1. El estallido de la crisis económica capitalista generalizada y sincronizada ha puesto en primer plano el carácter históricamente anticuado e inhumano del sistema capitalista contemporáneo, la actualidad y la necesidad del socialismo, la necesidad del reagrupamiento del movimiento comunista internacional, de la emancipación del movimiento obrero y popular. Ha contribuido a la agudización de las desigualdades y de las contradicciones interimperialistas, al cambio de la correlación de fuerzas en la pirámide imperialista internacional, a la fluidez de las alianzas y al estallido de nuevos y antiguos focos de guerra.

La crisis capitalista ha dado un golpe contundente a las teorías burguesas, por ejemplo sobre el desarrollo sostenible. Ha mostrado claramente la agudización de las contradicciones y las dificultades de la gestión burguesa y en general las dificultades para la transición a un nuevo ciclo de reproducción ampliada del capital social. Cualquiera recuperación que se ha producido fue desigual, débil, mientras que en la zona euro y en Japón ha habido un nuevo retroceso. El siguiente ciclo de la crisis a nivel internacional será aún más profundo.

2. La política pro-monopolista actual, que es de carácter estratégico y apunta al aumento de la tasa de ganancia (fuerza de trabajo barata, reestructuras reaccionarias, privatizaciones etc.) empezó a principios de la década de 1980 en los EE.UU. y Gran Bretaña, a continuación se expandió a la UE, a la zona euro y otros lugares. Su carácter estratégico se demuestra también por el hecho de que en los últimos treinta años fue promovida tanto por las fuerzas gubernamentales burguesas liberales como por las socialdemócratas. Es la única vía para que el desarrollo capitalista frene la tendencia decreciente de la tasa media de ganancia y se adapte a las condiciones actuales en las que se intensifica continuamente la internacionalización de la economía capitalista y del mercado de trabajo.

3. La UE y la zona euro están sufriendo más intensamente las presiones de la competencia internacional, mientras que las contradicciones internas se refuerzan constantemente. La crisis tiene un efecto retardante también en los países que todavía tienen un alto índice de desarrollo capitalista.

Los objetivos comunes del gran capital –que determinan la formación de la Unión Europea como una alianza entre Estados imperialistas- no cancelan el desarrollo desigual en su interior ni la organización en base de Estado-nación en que la mayor parte de la acumulación capitalista se basa.

El estallido de la crisis ha llevado aún mayor disminución de la participación de los EE.UU., de la UE y de Japón en el Producto Bruto Mundial. Los EE.UU., siguen manteniendo la 1ª posición, pero su participación en el PBM se redujo del 22,23% en 2005 al 18,9% en 2012 (en base a la tasa de paridad del poder adquisitivo). La zona euro ya no mantiene la 2ª posición; su participación se redujo del 16,53% en 2005 al 13,73% en 2012 (la UE de los 27 países en conjunto tiene una cuota igual a la de los EE.UU.)

Es característico que en su conjunto, la cuota de las economías del grupo G7, es decir los EE.UU., Gran Bretaña, Francia, Alemania, Italia, Canadá y Japón que fueron las economías desarrolladas más fuertes, durante la crisis se cayó del 45,03% del producto mundial en 2005 al 37,75% de acuerdo con las predicciones para el año 2012, con la perspectiva de una disminución mayor y continua en los próximos años.

Por el contrario, se aumenta constantemente la cuota de China y de India en el Producto Bruto Mundial mientras que las cuotas de los demás países BRICS (Brasil, Rusia, India, China, Sudáfrica) se mantienen estables. Se está fortaleciendo el papel internacional de Brasil debido al tamaño del país y la tasa de desarrollo capitalista y, por consiguiente, del papel que desempeña en América Latina.

Sin embargo, las economías capitalistas emergentes siguen teniendo un nivel de productividad comparativamente bajo mientras que la productividad de los EE.UU. las supera en gran medida. Los únicos países miembros de la OCDE que están por delante de los EE.UU. en la productividad (el volumen de la producción por trabajador en la unidad del tiempo) son Noruega, Irlanda, Luxemburgo mientras que Alemania, Francia, Bélgica y los Países Bajos están cerca.

4. En base a un conjunto de indicadores económicos básicos (tasa de crecimiento del PIB, producción industrial, productividad, balanza por cuenta corriente, situación fiscal) se pueden discernir tres categorías en el interior de la zona euro actualmente. El grupo fuerte (Alemania, Países Bajos, Finlandia), la categoría Francia-Italia, cuya distancia de Alemania se está aumentando, y la categoría de las economías endeudadas más débiles (España, Portugal, Irlanda, Grecia etc.).

El compromiso temporal en las Cumbres llevó a la creación de un mecanismo común de supervisión del sector financiero de los Estados miembros y a la posibilidad de una recapitalización directa de los bancos europeos por el Mecanismo Europeo de Estabilidad.

Por eso la burguesía de Alemania y Francia se enfrentan a graves dilemas con respecto al futuro de la zona euro. En las Cumbres de 2011 y 2012 se alcanzó un consenso temporal frágil que no niega las causas de la agudización de las contradicciones interimperialistas ni señala la relajación de la política antipopular que se está siguiendo en todos los Estados miembros de la Unión Europea.

La tendencia dominante de la burguesía alemana da prioridad al fortalecimiento del euro y de la estabilidad monetaria, y cuestiona el objetivo y la capacidad de Alemania de asumir gran parte de la depreciación del capital en los países endeudados. Una segunda tendencia, que se está creciendo, señala el peligro con respecto a la fuerza del euro y la estabilidad de las relaciones euroatlánticas en caso de expulsión de algunos eslabones débiles, un desarrollo que dará lugar a la reducción del mercado interno unificado de la Unión Europea. Una tercera tendencia cuestiona en general la forma actual de la zona euro y da prioridad al acercamiento al eje China-Rusia.

El estallido de una nueva crisis económica en la zona euro en 2012 y las condiciones que se desarrollan en el mercado internacional muestran que la clase obrera en todos los Estados miembros de la Unión Europea estará en una condición adversa, estará sujeto a sacrificios continuos para proteger la competitividad de los monopolios. Objetivamente, mayores sectores de la clase obrera se opondrán a las soluciones de gestión burguesa que tratan de controlar el grado de desvalorización del capital y la distribución de las pérdidas entre sus diferentes secciones.

La posición de Grecia en el sistema imperialista

5. En el marco del desarrollo desigual, Grecia mantiene una posición intermedia en la pirámide imperialista internacional con elementos de retroceso y con dependencias de los EE.UU. y de la Unión Europea.

Grecia es el eslabón más débil en la zona euro, sigue en una crisis profunda, con un retraso en la producción industrial, un balance negativo de cuentas corrientes y alta deuda pública.

La distancia de Grecia de las economías capitalistas de la zona euro se ha ampliado. En caso de recomposición de la Unión Europea, Grecia es entre los eslabones más débiles. Aunque la posición de Grecia en la región del Mediterráneo Oriental sigue siendo importante, es cada vez más débil en comparación con la posición de Turquía y de Israel.

En la última década se registraron pérdidas en cuanto a su posición en la competencia capitalista, una gran reducción de la producción, principalmente en la industria manufacturera y en las construcciones, y en menor medida en la producción agrícola, mientras que el sector de la marina mercante mantiene su papel protagonista en el mercado capitalista internacional (la flota de propiedad griega mantiene la 2ª posición a nivel mundial y la 1ª en la UE, mientras que la flota bajo bandera griega mantiene la 6ª posición en el mundo). La flota griega efectuaba y sigue efectuando gran parte de los transportes marítimos de mercancías y petróleo hacia los EE.UU. Es la única sección del capital nacional que tiene una fuerte posición negociadora en la Unión Europea.

Las verdaderas razones en cuanto a la posición que mantiene Grecia se encuentran en las consecuencias multifacéticas del desarrollo desigual como resultado también del curso de incorporación en la Unión Europea y la zona euro, en el sistema capitalista internacional en general. La crisis económica capitalista ha agravado esta situación aún más.

6. El conflicto entre los centros imperialistas, en este período particular, se centra en el control de los recursos energéticos y de las rutas de transporte, de los recursos hídricos, de las rutas marítimas para el transporte de mercancías, con característicos focos de tensión el Mar Caspio, Oriente Medio, el Golfo Pérsico, África, Mar del Sur de China y Ártico. Se aumenta el peligro de conflictos regionales generalizados, incluso de una guerra imperialista generalizada. En este marco se reordenan los ejes imperialistas por el control de los mercados y los territorios.

7. La estrategia del capitalismo griego en la región ha resultado al carácter contradictorio de las relaciones de competencia con Turquía así como a la opción de una cooperación estratégica con Israel (cooperación militar, cooperación económica sobre todo en los sectores de energía, turismo y agricultura) mientras busca una solución para el establecimiento de los derechos soberanos en el marco de la OTAN. No ha declarado la Zona Económica Exclusiva (ZEE) griega, de acuerdo con la Convención Internacional sobre el Derecho del Mar, que es el primer paso para su demarcación, un tema que ha sido objeto de críticas también desde el punto de vista burgués. Al mismo tiempo, promueve exploraciones de yacimientos energéticos en las Islas Jónicas y en el Sur de Creta.

8. El mejoramiento de la posición de Turquía está en sintonía con la geoestrategia de “Neo-otomanismo” que tiene como objetivo consolidar y ampliar la actividad del capitalismo turco en toda la región de Oriente Medio, de los Balcanes y de Asia Central. La estrategia turca predominante utiliza, aparte de la tradición histórica otomana, el elemento cultural y religioso en la región.

El Estado turco pretende utilizar en su propio beneficio las contradicciones interimperialistas entre el eje euro-atlántico y el eje Rusia-China-Irán en el Mediterráneo Oriental, así como las contradicciones existentes dentro de cada eje (por ejemplo entre EE.UU. e Israel). Está llevando a cabo una negociación compleja con los EE.UU. e Israel apuntando básicamente al mantenimiento de la presencia fuerte de Chipre, la renegociación de los derechos soberanos en el Mar Egeo (con énfasis en superar el “obstáculo” que significan las islas Kastelorizo y Strongili para determinar la ZEE de Turquía en el Mediterráneo Oriental) y la prevención de la creación de un Kurdistán independiente en el eje de Irak de norte y Siria que desestabilizaría las fronteras turcas. En este sentido está utilizando la importancia significativa de su posición geopolítica y la fuerza militar para promover los planes de los EE.UU. y la OTAN, en relación con la construcción del “Nuevo Oriente Medio”. Esto lo demuestra la participación de Turquía en la intervención contra Libia y en los asuntos internos de Siria, así como su influencia en los Balcanes (relaciones privilegiadas con Albania, Antigua República Democrática de Macedonia etc.). Sin embargo, la población kurda, junto con la política agresiva de Turquía contra Siria y su aliado Irán, es un factor de agudización de las contradicciones internas de Turquía.

Los acontecimientos en la región de los Balcanes se caracterizan por la ampliación de la Unión Europea y de la OTAN y, por lo tanto, por su participación más directa en los planes y los antagonismos interimperialistas. En este marco se incluye la independencia de Kosovo que fue parte del plan de desmembramiento de Yugoslavia en 1999, así como el acuerdo militar de Turquía con Albania, la cancelación del tratado entre Grecia y Albania para la delimitación de las aguas nacionales por el tribunal constitucional de Albania, el fortalecimiento de la intervención de EE.UU. y de la OTAN para la vinculación e incorporación de la Antigua República Democrática de Macedonia en la Unión Europea y la OTAN. El expansionismo y el irredentismo que se están promoviendo por el liderazgo de Albania, se avivan también por fuertes potencias imperialistas. Se está fortaleciendo el nacionalismo albanés a expensas de Grecia y de los Estados de la región, alimentando al mismo tiempo los círculos nacionalistas en Grecia y en otros lugares.

Se están aumentando los peligros de una guerra imperialista generalizada en la región y una participación directa de Grecia.

La crisis económica en Grecia

9. A partir de 2009 se ha manifestado en la economía griega la crisis de sobreacumulación de capital más profunda y más larga desde la década de 1950. Desde el primer momento se inició un esfuerzo sistemático por los partidos burgueses así como por las fuerzas reformistas y oportunistas de desinformación, ofuscación para ocultar las verdaderas causas y los factores de la crisis. Su objetivo es impedir hasta incluso un paso pequeño hacia la emancipación del movimiento obrero y popular. Se han promovido teorías sobre el “capitalismo casino”, de que la crisis se debe exclusivamente al sistema financiero, al “sobre-consumo” o incluso a su contrario el “sub-consumo”, esta última se desarrolló después del Memorándum de 2010.

La crisis económica en Grecia se empeoró a causa de su incorporación en la Unión Europea y la zona euro, lo cual agudizó las desigualdades profundas en el desarrollo/estructura de los sectores industriales y contribuyó a la pérdida de la competitividad de la manufactura griega, al aumento de las importaciones, al aumento del déficit comercial y de la deuda pública.

10. El aumento de la deuda pública se debe:

§ A la política de gestión a favor de los grupos monopolistas seguida durante el período posterior a la dictadura de los coroneles mediante su financiación, la reducción de los impuestos, la exención tributaria, a la financiación de las obras para los Juegos Olímpicos en 2004.

§ A la enorme financiación de programas armamentistas y misiones para las necesidades de la OTAN.

§ A las consecuencias del aumento del déficit comercial debido al rápido aumento de las importaciones procedentes de la Unión Europea.

§ Al círculo vicioso entre la reducción del PIB y el crecimiento de la deuda como porcentaje del PIB y las medidas de devaluación interna.

§ La adhesión de Grecia en la zona euro redujo al mínimo, objetivamente, los márgenes y las opciones de maniobras en la política monetaria, ya que está sujeta a la jurisdicción del Banco Central Europeo (BCE). Al mismo tiempo, la política fiscal de Grecia está sujeta a las restricciones del Tratado de Maastricht y los Acuerdos posteriores. En esta base se ceden derechos nacionales estatales, se reconoce la primacía del Derecho de la Unión Europea sobre el Derecho nacional en varios temas. Sin embargo, la zona euro no está formada como un Estado federal, por lo tanto, no tiene ni instituciones conjuntas ni un mercado plenamente unificado.

11. En las condiciones de crisis, por un lado la desigualdad en la zona euro se profundizó y, por otro lado, se agudizaron las contradicciones entre los Estados miembros sobre la gestión de la crisis, el control de la deuda pública e incluso las condiciones previas para el mantenimiento de la moneda común. Tales contradicciones se manifestaron también en el interior de las dos principales potencias de la zona euro, Alemania y Francia. En estas contradicciones participó activamente el FMI, así como Estados fuera de la zona euro, como Gran Bretaña y los EE.UU.

Grecia, como el país de la zona euro donde la crisis se manifestó intensamente por primera vez, se convirtió en un punto de referencia de todas estas potencias y de las contradicciones entre ellas.

12. El capitalismo griego, buscando mejorar su posición en la UE, en la región y en la pirámide imperialista en general, tiene como objetivos estratégicos: la promoción de Grecia como nodo de transporte de energía y de mercancías de Asia a la Unión Europea, la explotación conjunta de los recursos energéticos ricos (Mar Egeo, Mar Jónico, Sur de Creta), el fortalecimiento de la competitividad del gran capital y de la posición negociadora de Grecia en la alianza euro-atlántica imperialista. Además, destaca el objetivo de desarrollar ciertos sectores y ramas como son el turismo, la producción de ciertos productos agrícolas, ciertos sectores de la industria orientados a la exportación.

En estos objetivos estratégicos convergen además otros partidos políticos que apoyan la vía capitalista de desarrollo.

Tendencias básicas en la composición social y en la estructura del empleo y en la estructura de la economía

13. Durante la última década, el empleo total disminuyó de 4,09 millones en 2001 a 3,7 millones de trabajadores en 2012, mientras hubo un aumento hasta el año 2008 antes del estallido de la crisis.

El número total de los trabajadores en el sector agrícola-primario disminuyó de 16,1% en 2001 a 13% en 2012. Hubo una disminución importante en el sector industrial-secundario de 23% en 2001 a 16,1% en 2012. En cambio, se registró un aumento en el empleo en el sector terciario de 60,9% del total de los empleados en 2001 a 70,4% en 2012.

El número de los asalariados en 2012 fue aproximadamente equivalente al número de los asalariados en 2001, 2,4 millones, pero esta equivalencia esconde un aumento significativo en el número de los asalariados antes del estallido de la crisis y a continuación una reducción rápida. Como porcentaje del total de los trabajadores representaban el 59,4% en 2001 y el 63,3% en 2012. Antes del estallido de la crisis la tasa de crecimiento fue mayor.

El número de los trabajadores autónomos como porcentaje del total parece tener un ligero aumento del 23,6% en 2001 al 24,3% en 2012, sin embargo, la cantidad en números se mantiene relativamente estable en 950,000 con pequeñas fluctuaciones. Sin embargo, ha habido un curso de reducción hasta la reducción de la crisis, mientras que el aumento aparente a continuación esconde un nivel de subempleo que aproxima el desempleo.

Una tendencia importante se ha registrado en cuanto a la reducción de los autónomos y los asalariados en la industria manufacturera y las construcciones. En cambio, se ha registrado un aumento en los sectores de turismo-restauración, telecomunicaciones, en el sector financiero y en los servicios científicos-técnicos.

El número de los autónomos en la industria manufacturera se ha reducido de 577,000 en 2001 a 367,000 en 2012. El número de asalariados en la industria manufacturera tiene una pequeña reducción de 73,8% en 2001 a 72,2% en 2012. El en cambio, el porcentaje de los autónomos ha aumentado de 11,5% en 2001 a 14,1% en 2012.

En las construcciones el número de los trabajadores se redujo mucho, de 307,000 en 2001 a 216,000 en 2012, mientras que el número de los asalariados se redujo de 203,000 a 128,000 en dicho período. El porcentaje de la mano de obra asalariada se redujo significativamente de 66% en 2001 a 59% en 2012, mientras se ha aumentado el porcentaje de los trabajadores autónomos de 18,1% a 27%, con un aumento ligero de 56,000 a 58,000.

En el sector minorista, el número de trabajadores ha tenido una pequeña reducción casi imperceptible de 705,000 en 2001 a 687,000 en 2012 (-2,5%), mientras que el número de asalariados en dicho período ha tenido un importante aumento de 345,000 a 383,000, con su porcentaje aumentándose de un 49% en 2001 al 56% en 2012. El número de trabajadores por cuenta propia se redujo significativamente de 213,000 en 2001 a 190,000 con su caída en la participación del 30,2% en 2001 a un 27, 7% en 2012. El sector minorista aún tiene un gran número de trabajadores autónomos, pero las tendencias de concentración-centralización y la proletarización en este sector son evidentes.

En el sector de turismo y restauración, debido a la naturaleza estacional intensa del trabajo, se mencionan los datos del período 2001-2011, donde existe la posibilidad de deducir un promedio anual. El número de los empleados en este sector aumentó de 269,000 a 295,000 en 2011 y el número de los asalariados aumentó de 156,000 a 170,000 en 2011. El número de los asalariados se ha mantenido prácticamente estable en 58%. El número de los autónomos se ha aumentado ligeramente de 48,000 a 50,000 con su porcentaje cayendo de 17,8% a 16,9% en 2011.

En el sector financiero, el número de los empleados se vio aumentado de 108,000 en 2001 a 121,000 en 2012. El número de los asalariados se aumentó además ligeramente de 96,000 en 2001 a 107,000 en 2012. El sector tiene un alto porcentaje de mano de obra asalariada, aproximadamente un 90%, que se mantuvo prácticamente estable desde 2001 hasta 2012.

En el sector de los servicios científicos-técnicos trabajan 221,000 trabajadores de los cuales 85,000 (39%) son asalariados, 103,000 (47%) son autónomos y 30,000 (13%) son empleadores. En base a los datos disponibles sólo podemos evaluar un aumento de 30% en el sector durante la última década.

El desempleo oficial, en este período, se aumentó considerablemente de 11,2% en 2001 a 25,4% en 2012, pero no como una tendencia uniforme. El estallido de la crisis llevó a un retroceso repentino del curso de reducción hasta 2008. La tasa de desempleo no es homogénea en toda la población. Entre las mujeres, la tasa de desempleo se redujo del 16,9% en 2001 al 12,3% en 2008, y en 2012 se aumentó al 29%. Entre los hombres, se redujo del 7,5% en 2001 al 5,6% en 2008 y aumentó a 22,7% en 2012. Entre los extranjeros, la tasa de desempleo se redujo del 11,7% en 2001 al 7,4% en 2008 y luego, en 2012, se aumentó al 30%. En base a estas estadísticas, 180,000 de 1,27 millones de parados en 2012 son extranjeros.

En cuanto al nivel educativo, entre los universitarios graduados la tasa de desempleo está al 16,2%, entre los graduados ​​de Institutos Técnicos al 26%, los graduados de Escuela Secundaria al 26%, los graduados de la Escuela Primaria al 22%, mientras que alcanza el 33% entre las personas que no se han graduado de la Escuela Primaria. En cuanto a los grupos según la edad, para los jóvenes menores de 24 la tasa de desempleo es casi al 60%, mientras que el desempleo en las personas de edad 25-34 llegó al 32,9%. La tasa de desempleo ha superado el 20% en las personas de edad 35-44.

A consecuencia de la explosión del desempleo se aumentó significativamente la tasa de los adultos en cuyas familias no hay ningún trabajador de 8,1% en 2008 a 16,5% en 2012, mientras que se estima que en las familias del 12,6% de los menores de edad no hay ningún empleado. En relación con las variaciones regionales, en Epirus y Macedonia Occidental la tasa de desempleo está al 28,5% y en Tesalia y Sterea Elada al 26,4%, mientras que en las periferias con menor tasa de desempleo esta tasa se aproxima al 20% (Creta 19,6% y Mar Egeo 20%). En Ática la tasa de desempleo es de 25,9%

Durante el período 2008-2011 se aumentó además rápidamente el desempleo de larga duración (aquellos que buscan trabajo desde hace más de un año). Entre 2008 y el segundo trimestre de 2012 se aumentó para los hombres del 3,2% al 11,7% y para las mujeres del 7,9% al 16,9%. El número de desempleados de larga duración supera los 680,000.

Según los datos de Eurostat, en 2011 había 956,007 inmigrantes registrados oficialmente en Grecia, es decir el 8,45% de la población de 11,309,885, más alta que la media de la UE, que en el mismo año fue de 6,63%. La diferencia cualitativa en relación con la UE es que en Grecia sólo el 16% de los inmigrantes son ciudadanos de la UE, mientras que el promedio respectivo de los inmigrantes que son ciudadanos de los países de la UE es 38,45%. El número actual de los inmigrantes se ha alterado ya que hubo una nueva ola de miles de inmigrantes sobre todo porque Grecia es considerada como puerta de entrada para que los inmigrantes vayan a otros países europeos. Algunos de ellos se han repatriado debido al desempleo y la imposibilidad de vivir en Grecia, como consecuencia de la crisis económica.

Cuando los gobiernos burgueses, igual que en Grecia, no pueden manejar el ejército de reserva, en las condiciones de la crisis económica y del aumento rápido del desempleo, entonces, como representantes colectivos de los capitalistas, recurren a la ofensiva para restringir y suprimir la inmigración, cierran la puerta de entrada y utilizan medidas de persecuciones masivas y deportaciones. La política contra los inmigrantes refuerza la atmósfera racista a través de la violencia y la represión.

La población inmigrante es un terreno fértil para el desarrollo de la actividad de los servicios secretos y las embajadas, algo que ocurría también en el pasado entre los llamados emigrados. Al mismo tiempo, se aumenta significativamente la criminalidad de los inmigrantes que son empujados a cometer crímenes pequeños o están implicados en redes criminales organizados.

14. En relación con la estructura de la economía, el sector agrícola-primario tuvo una producción total de 8,6 mil millones de euros (Valor Añadido Bruto) en 2001, mientras se redujo a 6,5 mil millones de euros en 2008 (la producción se había mantenido estable hasta el 2005 y a continuación se redujo significativamente) mientras que en el período de la crisis se ha mantenido estable (incluso ha habido un pequeño aumento en 2001 a 6,7 mil millones). Como tasa se redujo del 5,8% en 2001 a 3,5% en 2008, y se aumentó al 4,1% en 2011 (debido a la caída del PIB y no al pequeño aumento en números). A pesar de la reducción importante, en algunos productos la producción se aumentó en aquel período (por ejemplo el trigo duro, el maíz y el arroz).

La producción de productos pecuarios en comparación con 1981 (adhesión a la CEE) registró una caída significativa en la carne, un estancamiento general de la producción lechera (con un aumento de los productos lácteos frescos), una reducción en la mantequilla. En la producción pecuaria se observa una concentración significativa, a pesar del hecho de que todavía existe un gran número de cultivos con una cantidad muy limitada de ganado.

En el sector agrícola, la superficie media de un cultivo agrícola sigue siendo muy pequeña hasta hoy (al 25% de la media de la UE). Los cultivos agrícolas con margen bruto estándar (MBE) más de 48,000 euros en 2007 constituían el 12,9% de la tierra agrícola en comparación con el 3,94% en 1990. Consideramos que un cultivo con MBE inferior a 48,000 euros no asegura en general una reproducción ampliada de su capital.

El sector secundario industrial como porcentaje del Valor Añadido Bruto se redujo de 21,1% en 2001 a 17,1% en 2011. En base al volumen de la producción, la producción en 2011 representó el 70% del nivel de 2001. Al mismo tiempo, hubo una reducción significativa en la manufactura y la construcción.

El sector terciario como porcentaje del Valor Añadido Bruto aumentó de 75,2% en 2001 a 78,8% en 2011. Las estadísticas burguesas incluyen en este sector al sector de la industria naviera, el Valor Añadido Bruto del cual se evalúa que ha aumentado de 4,1 mil millones de euros en 2001 a 7,8 mil millones de euros en 2011 y el sector industrial de las telecomunicaciones, el Valor Añadido Bruto del cual se ha incrementado de 3,1 mil millones de euros en 2011 a 6,2 mil millones de euros en 2010.

Los acontecimientos políticos, la correlación de fuerzas en el sistema político, los procesos para su reforma

15. La mayor debilidad en el ejercicio del poder capitalista se manifestó a través de la participación irregular del Estado en el mercado internacional de capitales a causa del aumento de la deuda pública y de la subida repentina de los intereses en el mercado. Así, se manifestó la incapacidad de pagar el préstamo o de renovarlo a través del mercado, lo cual llevó a la solicitación de préstamo por el mecanismo del FMI y la Unión Europea.

Sin embargo estas disfunciones no han asumido las características de una verdadera inestabilidad de las instituciones del sistema capitalista en Grecia ni siquiera se expresaron como debilidad del parlamento burgués de apoyar los gobiernos que trajeron al parlamento los bárbaros acuerdos-memorandos y las leyes antilaborales. Todavía no se han creado las condiciones de debilidad manifiesta de los mecanismos estatales, todavía no se ha producido el debilitamiento y el cambio en las alianzas internacionales del poder capitalista en Grecia. La correlación sigue siendo a favor de las fuerzas del capitalismo y a expensas de la clase obrera.

16. El sistema político burgués, que se pone en prueba en condiciones creadas por las consecuencias de la crisis y como tendencia general, independientemente de la propia crisis, se ve reforzado por los nuevos aparatos de represión, estatales y paraestatales, con la adopción de leyes más reaccionarias y autoritarias para disolver al movimiento obrero y popular.

Los mecanismos europeos de represión y la consolidación institucional de las intervenciones imperialistas están al servicio de la represión y violencia estatal. En esta dirección se está fortaleciendo el funcionamiento y el papel de los aparatos de represión, del servicio europeo de Policía (Europol), de la agencia europea de cooperación judicial (Εurojust), de la agencia europea para la gestión de la cooperación operativa en las fronteras exteriores de los Estados miembros de la Unión Europea (Frontex). Se refuerza la conexión entre el “mecanismo de protección civil” y de la “cláusula de defensa mutua y de solidaridad”, se refuerza el carácter reaccionario y agresivo de la Unión Europea en cuanto a las intervenciones militares en sus Estados miembros bajo el pretexto del “terrorismo”, de la “destrucción de los recursos naturales y humanos”, de los “ataques cibernéticos” etc. para golpear al movimiento obrero y proteger el sistema político burgués. Se intensifica el ataque antipopular a través de acciones contra el “radicalismo” y las “ideologías extremistas”, bajo el pretexto del “terrorismo”. Se criminaliza la ideología y la actividad política que conduce fuera de los límites del sistema capitalista, se intensifica el anticomunismo y se dirige a diversos canales de manipulación. Se han multiplicado los mecanismos de vigilancia y de recopilación de datos contra los luchadores radicales con la ayuda de la nueva tecnología, así que el modo tradicional de fichar es insignificante en comparación con las formas contemporáneas.

El desarrollo de la crisis económica actual ha creado grietas en el sistema político burgués actual, cierta disfunción de los mecanismos del Estado capitalista y de los servicios, como por ejemplo en las oficinas de impuestos y los hospitales públicos, mientras que se deterioró la situación de los fondos de seguridad y de la educación pública. Es decir, en realidad, se debilitaron los medios a través de los cuales el Estado aseguraba su control sobre las masas obreras y populares, a través de su participación directa en la reproducción de la fuerza de trabajo.

La gobernanza burguesa fue ajustada a una nueva forma, la de la cooperación de los partidos burgueses –a pesar de sus contradicciones- que llevan años alternándose en el gobierno (gobierno de L.Papadimos apoyado por PASOK-ND e inicialmente por LAOS, gobierno de A.Samaras apoyado por ND-PASOK-DIMAR tras las elecciones de 17 de junio de 2012). Está en curso la reforma del sistema político burgués, la cual incluye la restauración de la socialdemocracia contemporánea que fue expresada por la subida electoral repentina de SYRIZA, que cuenta con el apoyo de un gran número de cuadros del aparato del PASOK y recoge la mayor parte de sus pérdidas.

17. Las contradicciones políticas entre los partidos que apoyan la política pro-monopolista de gestión de la crisis se manifiestan como contradicciones entre una u otra fórmula de la gestión, la monetaria fiscal y la expansiva, como un confrontación entre la fórmula liberal y la reformista-oportunista. Ambas fórmulas de gestión tienen la característica común de que sirven a los monopolios, a la recuperación de la rentabilidad capitalista que objetivamente dará lugar a un nuevo ciclo de crisis. La alternancia entre los modelos de gestión liberal y keynesiano generaron a lo largo del siglo XX unos ciclos de crisis económicas, intensificaron las confrontaciones interburguesas e interimperialistas y condujeron a dos guerras mundiales. En base a la alternancia de la fórmula de gestión, se promueve la reforma del sistema político burgués de manera que pueda ofrecer más gobiernos alternativos a través de la cooperación de partidos.

18. Una característica de la reforma del sistema político burgués es la intensificación del anticomunismo estatal así como el desarrollo y la representación parlamentaria del nacionalsocialismo-fascismo, la intensificación del autoritarismo y de la represión estatal y paraestatal. Al mismo tiempo, se está siendo preparada la reforma del funcionamiento del parlamento burgués mientras que se están promoviendo propuestas a favor del fortalecimiento de los poderes del Presidente de la República.

Durante los últimos años y especialmente durante las dos batallas electorales, han surgido en el escenario político de manera más distintiva nuevos partidos políticos que se sitúan en el espectro del nacionalismo, del racismo, del anticomunismo. El partido de los Griegos Independientes también adopta posiciones nacionalistas.

El Amanecer Dorado es una organización nacionalsocialista, nazi y fascista. El nacionalsocialismo, a nivel de ideología, es la fusión del nacionalismo con percepciones “socialistas” pequeñoburguesas que no tienen nada que ver con la teoría del socialismo científico. Utiliza los problemas existentes que causa el aumento de la inmigración en Grecia, cuando la mayoría de los inmigrantes vienen a Grecia con el fin de viajar a Europa. El Amanecer Dorado es apoyado por importantes células estatales y paraestatales y su papel está destinado a golpear al KKE y el movimiento obrero.

El Amanecer Dorado es una sección y partido del sistema político burgués; es una organización de la burguesía, del capital. Es un vehículo para la infiltración de ideas reaccionarias en los sectores obreros y populares, envuelto con una línea supuestamente contra la plutocracia y demagogia en condiciones de crisis. Utiliza la demagogia fascista e imita o nos trae a la memoria las posiciones y prácticas de los secciones de asalto, especialmente del período antes del ascenso de Hitler al poder. Da prioridad a la promoción de la nación griega por encima de los demás con la posición característica “la sangre griega está por encima de todo”. Considera que los inmigrantes, los de “piel oscura”, los “negros”, los gitanos son el enemigo de la raza igual que Hitler consideraba de los judíos etc.

Se desarrollan procesos para que surjan más formaciones nacionalistas, con la transferencia de fuerzas entre ellas.

Las clase obrera y sus aliados sociales, los trabajadores autónomos, los campesinos, las organizaciones radicales de mujeres y de jóvenes deben confrontar al Amanecer Dorado en los centros de trabajo, en los barrios, en las zonas rurales.

19. Un elemento de adaptación del Estado burgués y del sistema político burgués a las necesidades del capital para fuerza de trabajo más barata y fortalecimiento de la liberalización de los mercados, son los cambios en la institución de la Administración Local con la ley “Kallikratis” que fue la continuación de la primera ley, “Kapodistrias”, y de otros cambios institucionales que habían precedido.

“Kallikratis”, dos años después de su implementación, ha confirmado la posición del KKE que constituye una adaptación necesaria del Estado capitalista griego a las condiciones actuales del desarrollo capitalista. Se está llevando a cabo una descentralización de funciones y tareas del Estado a la Administración local con el objetivo de implementar y ampliar directamente la política pro-monopolista de una manera más amplia e intensiva. La Administración local es parte integral del Estado capitalista para la promoción de la actividad empresarial y de la competitividad, el recorte drástico de los gastos sociales del Estado en materia de Salud, Bienestar, Educación, Agricultura, ganadería, transporte público, en combinación con el aumento de los impuestos locales a expensas del pueblo trabajador. A través de “Kallikratis” se promueve el régimen de la mano de obra barata y flexible, la eliminación de los derechos laborales. Además, se promueve la adaptación de la educación a las necesidades de las empresas locales a través de las “zonas flexibles” y la entrada de empresarios como patrocinadores en las escuelas a través de la municipalidad. Se promueve la “educación permanente” que tiene como objetivo enseñar a los trabajadores lo que necesitan las empresas.

En cada municipio y barrio, en cada pueblo y ciudad, varias fuerzas políticas toman acción, muchos dirigentes de partidos nuevos y antiguos que tienen relaciones con alcaldes y prefectos regionales, jefes de empresas, de escuelas y de hospitales, con la iglesia, con organizaciones del capital como las Cámaras, así como con Organizaciones No Gubernamentales (ONG). Las ONG son una red compleja de manipulación y explotación, apoyada y promovida por el Estado, los grupos empresariales y la Unión Europea, como una forma contemporánea de organización social y de solidaridad. Fomenta la esperanza de encontrar trabajo mientras que está en oposición con el movimiento obrero y popular organizado.

INFORME DE LA ACTIVIDAD DEL PARTIDO DESDE EL 18º HASTA EL 19º CONGRESO

20. En este período el KKE ha tomado acción en las condiciones nacionales e internacionales socioeconómicas específicas que se formaron y se mencionan en las tesis anteriores.

El KKE y su papel en el desarrollo del movimiento obrero y de la Alianza Social

21. La clase obrera, es decir la clase que va a llevar a cabo la revolución socialista, y sus aliados, los sectores populares, es decir, los semi-proletarios y los sectores medios pobres –teniendo en cuenta las condiciones actuales- han experimentado una caída de su nivel de vida sin precedentes, la eliminación de derechos laborales y sociales debido a la estrategia del capital y el derrocamiento contrarrevolucionario que se llevó a cabo en 1980-1990.

Después de la caída de la dictadura de los coroneles y sobre todo en los primeros años de la década de 1980, el Estado capitalista griego siguió una línea política selectiva proporcionando mayores beneficios a varios sectores y ramas, creando un gran escudo de protección de la política dominante. Se convirtió en un pilar de apoyo de las decisiones más reaccionarias y antilaborales del capital en Grecia, como fue por ejemplo el apoyo al mercado único europeo, la adhesión a la Unión Europea y la UEM, y desarrolló una aristocracia obrera. Durante unos años, el capitalismo griego se benefició de la gran destrucción en los Balcanes, en los países del Mar Negro, debido a la restauración capitalista allí. Además, se benefició de la exportación directa de capital y de la entrada de mano de obra barata, sobre todo como trabajadores de tierra así como en las construcciones, en los hospitales como personal auxiliar, en los servicios, en la manufactura, a través de agencias de empleo.

La miseria absoluta prolongada en Grecia, así como en otros Estados capitalistas, se manifestó tras un prolongado período de soborno y asimilación que tuvo como resultado el retroceso y la desorganización gradual del movimiento obrero y sindical, la pérdida de sus características de masas, el hecho de conformarse con la degeneración en los altos niveles de su estructura y la tolerancia mostrada por los miembros de los sindicatos con respecto a sus dirigentes que están a favor del gobierno, de los patrones y de la Unión Europea.

22. El movimiento sindical y cooperativo de los campesinos fue subyugado y degenerado por la Política Agrícola Común (PAC), los subsidios de soborno de los agricultores que en esencia llevaron al abandono de la producción agrícola, a la sustitución de los cultivos vitales por cultivos secundarios y complementarios, a la utilización de asociaciones cooperativas para la concentración de capital. Las consecuencias negativas, manifestadas ya desde mediados de la década de 1990, dieron lugar al desprecio de los dirigentes del movimiento campesino (GESASE, SYDASE) y al surgimiento de luchas campesinas con otros centros de organización. Se promueve la Unión Nacional de Campesinos Jóvenes (PENA) dividiendo a los campesinos en base a su edad, fomentando el espíritu empresarial y la competitividad en el sector agrícola, es decir la PAC de la Unión Europea.

La situación es aún peor en el movimiento de los trabajadores autónomos. En las asociaciones de tercer grado (GSEBEE,ESEE) y en la mayor parte de las Federaciones predominan las fuerzas sindicales que expresan los intereses de un sector de las capas medias que pretenden jugar un papel de satélite en relación con los monopolios. Utilizan los Centros de Formación Profesional (KEK) como mecanismo para corromper y comprar conciencias, debilitando sistemáticamente el papel de los sindicatos. En algunas instancias sindicales, sobre todo en las Cámaras profesionales, predominan los representantes de los monopolios. Elaboran posiciones que están en oposición con los intereses inmediatos y a largo plazo de los trabajadores autónomos.

23. Con la excepción de una sección del movimiento obrero y sindical que se reúne con el PAME, de los trabajadores autónomos con PASEVE y de los campesinos con PASY, con los esfuerzos duros del KKE, las masas obreras y populares no habían sido esencialmente preparadas ante la nueva ofensiva del capital, ante las pérdidas materiales ya grandes. Se han convertido en un botín fácil en el nuevo período del reformismo-oportunismo, en condiciones de una crisis económica prolongada, en prácticas como: la adulación de lo espontáneo en oposición al sindicalismo obrero organizado y la huelga como forma de lucha, el sectarismo así como la caridad burguesa, pequeñoburguesa y de la iglesia. Las puertas estaban abiertas ante provocaciones y toda forma de intimidación por parte de los empleadores, el Estado y paraestado.

El movimiento obrero no ha sido preparado en las nuevas condiciones de lanzar un contraataque en proporción a la magnitud del ataque. A pesar de todo esto, bajo la presión del agravamiento repentino de las condiciones de vida, de las iniciativas de lucha y la actividad de la sección con orientación de clase, las cúpulas sindicales pactistas hicieron algunas maniobras y fueron arrastradas a numerosas movilizaciones de huelga, aunque no las apoyaban esencialmente. Un aumento repentino se expresó en las masivas concentraciones de huelga el 5 de mayo de 2010, el 19 de octubre de 2011, en la movilización el día 12 de febrero de 2012, como protestas contra la firma de los memorandos entre el gobierno, la UE y el FMI.

Se llevaron a cabo algunas huelgas prolongadas; tal es el caso ilustrativo de la huelga de casi 9 meses en la “Acería Griega” y la solidaridad moral y material nacional e internacional hacia los huelguistas.

En esencia, el movimiento obrero y sindical no se ha reagrupado en base al sector, el grupo empresarial y la organización en el centro de trabajo; no ha adquirido características de masas ni de combatividad mediante el arma de la huelga masiva y protegida contra el capitalista y contra el Estado de los capitalistas.

24. En este período, con la contribución decisiva del KKE, sobre todo en base a la resolución de la Conferencia Nacional del Partido para el trabajo en la clase obrera y la construcción partidista (marzo de 2010) se asentó una cierta base que constituye un legado para la organización de las fuerzas obreras y populares y la orientación de su lucha contra las grandes empresas capitalistas, los monopolios, sus uniones imperialistas, sus partidos y gobiernos. Un número significativo de los trabajadores ha reconocido el polo obrero y sindical del PAME, las agrupaciones antimonopolistas de PASY y PASEVE, los polos radicales de MAS y de OGE en el movimiento radical de estudiantes y de mujeres respectivamente. La coordinación de su actividad con un marco de lucha común elaborado y promovido por el KKE y sus cuadros en estas organizaciones es un legado. Las iniciativas militantes del PAME, toda su actividad, las batallas en los centros de trabajo y en los sectores han contribuido a la formación de una vanguardia militante que puede contribuir al reagrupamiento del movimiento obrero. Además, es necesario desarrollar la alianza social a nivel sectorial que todavía está en su fase inicial.

El movimiento obrero y popular en Grecia ha surgido también en el ámbito europeo como una fuerza combativa, a pesar del hecho de que en los órganos sindicales centrales predominan las fuerzas reformistas pactistas que han actuado de manera traicionera durante un largo período de tiempo.

Fue importante la contribución del KKE de presentar el lema de indisciplina y desobediencia ante la prohibición de las huelgas, ante la intimidación de parte del Estado y de la patronal, en el caso de los impuestos emergentes, del impuesto per capita, de la intervención inmediata y activa para volver a conectar el suministro de electricidad a las familias de los sectores populares, para la abolición de los nuevos impuestos duros sobre la Salud, del gasto de asistencia, como elemento de fortalecimiento y experiencia del movimiento. La clase obrera, los sectores populares aprenden a través de estas experiencias no tener miedo de la ley o del castigo, de los sacrificios que conlleva la lucha de clases, tomar en sus manos la lucha para su causa justa. Tales iniciativas se deben multiplicar porque educan, ofrecen experiencia para los conflictos que se intensificarán en el futuro y serán más exigentes. El lema de indisciplina y desobediencia como elemento de contraataque debe basarse sobre todo en los centros de trabajo, en las fábricas, en los sectores, para reunir y educar en sentido militante a amplias masas populares. El contraataque popular debe basarse también en la responsabilidad individual en cuanto al levantamiento, la intervención popular, la concentración, agrupación y cooperación en la lucha social política.

Los Comités Populares en los barrios son las semillas, la primera forma de la Alianza Popular y por eso deben tener un carácter claro como fuerza con una orientación de resistencia y confrontación contra el gobierno y cualquier otro vehículo del poder burgués. Los Comités Populares expresan la actividad conjunta, la lucha conjunta de fuerzas sociales; se trata de la expresión concreta de la Alianza Social en los barrios. Su creación y desarrollo corresponden a la realidad social contemporánea en que las fábricas, las empresas, las zonas industriales están a cierta distancia de las casas de los obreros y los empleados. Es posible que se desarrollen otras formas de la Alianza Popular en los sectores, intersectoriales o regionales. Este desarrollo enriquecerá la experiencia y en general el arsenal de la clase obrera y de sus aliados.

Los siguientes elementos son cruciales para el carácter de los Comités Populares:

§ La participación y la movilización de amplias fuerzas populares en base a la clase social.

§ La formación del Comité Popular por sindicatos y otras organizaciones que se agrupan en PAME-PASEVE-PASY-MAS-OGE con expresión local.

§ La intervención allí donde actúan las fuerzas populares para plantear las demandas correctas.

§ La responsabilidad de cada componente de la alianza en su área de responsabilidad y la coordinación entre ellos.

§ La conexión con las organizaciones locales y con grupos de trabajadores.

Las fuerzas del KKE en los Comités Populares son responsables para desarrollar esta nueva forma de organización y al mismo tiempo para preservar la presencia y la actividad ideológica, política y organizativa independiente del Partido.

25. La actividad de varias corrientes políticas burguesas “patrióticas”, pequeñoburguesas nacionalistas, fascistas así como oportunistas y formas de instituciones burguesas constituye una trampa en la orientación de la lucha de las masas obreras y populares en condiciones de una crisis económica prolongada, y más aún de una cierta inestabilidad política.

En tales condiciones, junto con el desarrollo de la movilidad de las fuerzas populares se intensifican además los fenómenos de desorientación de esta movilidad hacia diferentes direcciones: actividad voluntaria que sustituye a la reivindicación del Estado para ganar cosas, atentados anarquistas y enfrentamientos con los policías antidisturbios, con la actividad nacionalsocialista, racista, fascista etc.

Durante los últimos meses, sobre todo, con la contribución de las fuerzas del oportunismo se ha promovido el desarrollo de actividades y “movimientos” de gestión de los problemas populares graves, el llamado “movimiento sin intermediarios” etc. En esto se incluye una gran variedad de actividades vinculadas con la actividad de instituciones del Estado, de los municipios, de la Iglesia, de las Organizaciones No Gubernamentales y de otras organizaciones. Su actividad conduce a la formación de mecanismos de asimilación y desmovilización de los sectores populares pobres, a la reconciliación con la pobreza y las consecuencias de la crisis, renunciar a la resistencia, la desobediencia, el contraataque, la solidaridad de clase.

Para neutralizar las intervenciones desorientadoras en las masas obreras y populares, sobre todo en las personas pobres y con menos experiencia, los jóvenes desempleados, los inmigrantes, los alumnos, se requiere una orientación estable a las formas masivas de organización de la clase obrera.

El llamado “movimiento de los indignados” y de las “plazas” ha sido apoyado y animado –quizás incluso diseñado– por los mecanismos de la burguesía con el objetivo de manipular, de prevenir la radicalización, de canalizar a secciones de la aristocracia obrera y a capas pequeñoburguesas. En este “movimiento” fue atraída una sección de obreros y desempleados. En sus filas se aliaron el oportunismo de la izquierda y de la derecha, predominaron las consignas reaccionarias, consignas de la democracia pequeñoburguesa con el objetivo de golpear al movimiento con orientación de clase. Sobre todo al principio, se reunieron masas populares que no habían adquirido la experiencia política necesaria y apoyaban una diferente opción de gestión que supuestamente detendría el declive, resolvería sus problemas. Esta línea de agrupación de masas heterogéneas se expresó a continuación por medio del criterio de voto en las batallas electorales de mayo y de junio de 2012.

Surge el problema bien conocido, es decir, qué fuerzas encabezan e influyen al movimiento de masas. ¿La clase obrera y su alianza en dirección antimonopolista o las fuerzas pequeñoburguesas que fomentan ilusiones de que es posible una solución a favor del pueblo sin la ruptura con las relaciones de producción capitalistas?

Por eso es importante la lucha por el derrocamiento de la correlación de fuerzas y las precondiciones para el fortalecimiento de la lucha de clases.

La actividad del Partido, los problemas de los inmigrantes

26. El KKE desempeñó un papel activo en la denuncia de las causas de la inmigración y de las olas de refugiados. Ha señalado al verdadero culpable, las guerras imperialistas y las intervenciones imperialistas, la pobreza extrema y el paro provocados por la contrarrevolución, la vía capitalista de desarrollo que implica la desigualdad, la competencia para el reparto de los mercados. Hizo un esfuerzo especial para exponer el peligro que significa el racismo y el nacionalismo para la unidad de la clase obrera y para el curso de fortalecimiento del movimiento popular. Contribuyó, en la medida de lo posible en circunstancias difíciles, al desarrollo de condiciones de actividad clasista conjunta y de unidad entre las y los obreros griegos e inmigrantes. Elaboró un marco global de demandas que se ocupan –en la medida de lo posible en las condiciones actuales tal como se ha desarrollado la situación- de los problemas más graves de los inmigrantes. Al mismo tiempo combatió el cosmopolitismo del capital cuyos argumentos pretenden ocultar la contradicción fundamental entre capital y trabajo. El internacionalismo proletario, como principio comunista, tiene que ver también con la cuestión de la inmigración; en consecuencia el KKE continuará su acción para la unidad de los trabajadores griegos e inmigrantes, para el aumento del número de los inmigrantes, hombres y mujeres, en las filas del movimiento obrero. El reagrupamiento del movimiento obrero será determinado además por la participación de los inmigrantes en los sindicatos, en la lucha de clases. En las condiciones de la situación revolucionaria las y los trabajadores inmigrantes deben movilizarse junto con los trabajadores griegos. Este asunto determinará el curso de la lucha.

El conflicto ideológico-político

27. El Partido contraatacó de manera combativa y desarrolló una actividad sistemática en una serie de cuestiones ideológicas-políticas que se plantearon en el conflicto en las filas del movimiento, en la lucha política general, en todas las batallas electorales, independientemente de las pérdidas en las dos batallas electorales.

El KKE desempeñó un papel importante en la revelación del carácter de la crisis, de los memorandos, del acuerdo sobre el “recorte” de la deuda, la importancia de la dificultad del sistema político burgués y en general del capitalismo de gestionar la crisis, de prever los desarrollos en la Unión Europea. Además, destacó las dos vías de desarrollo, las diferentes recetas para la gestión burguesa de la crisis y la salida de la crisis a favor de los trabajadores y del pueblo, así como la necesidad de la retirada de la UE, de la cancelación unilateral de la deuda, del poder obrero popular y de su contenido principal. Destacó el valor de la solidaridad clasista internacional con las víctimas de la inmigración, los inmigrantes económicos y los refugiados políticos.

El conflicto ideológico, allí donde se podía escuchar la voz del partido, con diversas formas y maneras sobre todos los acontecimientos en el período 2009-2012, tenía que ver con el asunto: ¿gestión de la crisis o salida a favor del pueblo? En otras palabras: ¿Reforma o revolución?

La mejora de la intervención del Partido, que se observó en el período 2009-2012, se vio afectada por las consecuencias ideológicas y políticas que derivan de factores relativamente de largo plazo, así como del período de la crisis, es decir las diversas consecuencias del derrocamiento de los regímenes socialistas y del inevitable cambio negativo en la correlación de fuerzas.

28. Cuestiones básicas de la lucha ideológica-política:

a) Se destacaron los límites de la lucha sindical en la fase actual de desarrollo capitalista y, sobre todo, en condiciones de crisis. Cuando un centro de trabajo, un sector toma iniciativas militantes sin contar con el apoyo adecuado y necesario, tiene dificultades en manejar el desarrollo de la lucha ya que la patronal muestra su conocida intransigencia clasista. Fue demostrado que, particularmente en condiciones de crisis económica capitalista y en sectores que se ven afectados negativamente, es difícil un éxito incluso en una lucha parcial si no se han creado las condiciones de conflicto en el nivel del grupo empresarial, en el sector, de conflicto total con el capital por el derrocamiento radical a nivel de poder político.

b) Se desarrolló un ataque estudiado contra el KKE como aspecto fundamental de la recomposición del sistema político burgués mediante la utilización de medios clásicos y nuevos, como es la utilización del internet.

El objetivo del ataque es aislar y marginar al KKE y transformarlo en una fuerza política extraparlamentaria, a favor de las fuerzas reformistas y oportunistas que pretenden participar en un gobierno de gestión burguesa. Al mismo tiempo, se pretende ejercer presión ideológica al Partido para que se incorpore en el sistema político burgués como elemento de su reforma y como fuerza de apoyo del cambio de la fórmula de gestión.

El ataque contra el KKE y contra las fuerzas del movimiento sindical con orientación de clase, que fue diseñado sistemáticamente a partir de 2007 cuando el KKE registraba un crecimiento de su influencia política que fue expresada en el resultado de las elecciones de aquel año, tomó las siguientes características en el período anterior:

§ El anticomunismo vulgar, la propaganda antisocialista de calumnias que se ha convertido en ideología oficial de la Unión Europea.

§ El intento de presentar al KKE como un partido sistémico, comprometido y subyugado al sistema. Esta calumnia se promueve en combinación con la difusión del punto de vista de de que “todos son iguales”.

§ El sistema político burgués ha puesto en marcha un ataque planeado contra la integridad moral del Partido, centrándose en sus finanzas. La provocación con respecto a la compañía “Germanos”, la negativa del Partido de dar a la publicidad los nombres de los que lo apoyan, los despidos en la empresa “Tipoekdotiki” y en el canal “902” han sido utilizados para equiparar al KKE con los partidos burgueses en la conciencia de los trabajadores, en la lógica de que “todos son iguales”.

§ Una ofensiva “amistosa” con el fin de arrastrar al KKE en una línea “antimemorandum”, para apoyar el cambio de la fórmula de la gestión de la política burguesa.

§ El fortalecimiento de las fuerzas políticas burguesas anticomunistas que pueden constituir un factor combativo que golpeará al movimiento obrero.

c) Se están fortaleciendo tendencias reaccionarias en la conciencia del pueblo por aquellas fuerzas y organizaciones políticas que han promovido una serie de puntos de vista, como por ejemplo el fortalecimiento del racismo y de la xenofobia, apuntando a las secciones del personal político, a los “políticos-ladrones”, para ocultar la esencia del problema político y el carácter clasista del Estado burgués y de los partidos que lo apoyan. Al mismo tiempo, han estado embelleciendo a otros sectores del Estado burgués (Ejército, Justicia) en oposición al sistema político etc.

d) Se promueve una versión alternativa de la línea reformista por las fuerzas del oportunismo que buscan un acuerdo político en base al llamado “programa político transitorio de lucha”.

Objetivos tales como la ruptura con la Unión Europea, cuando se promueven separados de la lucha por el poder, pierden su carácter clasista, y, especialmente en las condiciones actuales en que la Unión Europea experimenta una perturbación de su cohesión, pueden asimilarse a los objetivos burgueses. El objetivo de la retirada de la zona euro y de la Unión Europea es de carácter clasista por parte de un sector de la burguesía que plantea la cuestión de reorientación de las alianzas imperialistas del país.

En realidad, la línea anti-memorándum general lleva al movimiento obrero bajo la bandera de una sección de la burguesía, sirviendo a los intereses de esta.

e) Las ilusiones parlamentarias y la expectativa de una salida a favor del pueblo por medio de un gobierno burgués siguen siendo dominantes en la gran mayoría del pueblo; son fuertes incluso en una parte de los votantes del Partido.

El poder burgués se compone de instituciones, mecanismos abiertos y ocultos que operan independientemente de qué partido está en el gobierno o de cómo se forma la mayoría parlamentaria.

Si existe la más mínima posibilidad de expresión abierta en el Parlamento de este estado de ánimo de los obreros y del pueblo, seguro que la burguesía no dudará en absoluto a invalidar esta posibilidad.

El KKE, a través de su acción sistemática y multifacética, debe contribuir a que el voto al KKE por sectores de los obreros y de las capas populares pobres exprese no sólo el deseo de apoyar a la fuerza política que lucha consecuentemente por los problemas populares, sino además la opción clasista con el fin de debilitar el sistema político burgués de modo que cada brecha refuerce la dirección del derrocamiento del poder burgués y de la propiedad capitalista.

f) Se reproducen las consignas de pérdida de la soberanía nacional de Grecia y de su ocupación por Alemania. Se trata de un argumento burgués engañoso que pretende ocultar el asunto esencial, es decir que la posición subordinada de un país en una alianza imperialista de Estados capitalistas (de la que derivan relaciones desiguales entre ellos) no invalida los intereses estratégicos comunes sobre los cuales se forma la alianza. Se ha demostrado históricamente que los Estados capitalistas fueron apoyados incluso a través de la intervención militar y política directa en sus asuntos internos para hacer frente a las crisis internas y la posibilidad de una inestabilidad política.

El carácter del patriotismo contemporáneo se identifica con el derrocamiento del poder burgués, de la propiedad capitalista de los medios de producción, la retirada de toda coalición interestatal capitalista y alianza imperialista.

g) Se están reforzando las dudas debido a las consecuencias de la incorporación de Grecia en la Unión Europea, de la correlación de fuerzas negativa a nivel internacional, de si es posible un positivo “desarrollo a favor del pueblo” en un solo Estado miembro de la Unión Europea. Al mismo tiempo, se difunde la posición de que el terreno de la lucha de clases se ha trasladado del nivel nacional al nivel regional e interestatal.

Esta posición está siendo sistemáticamente promovida por fuerzas del oportunismo no sólo en nuestro país sino además a nivel europeo e internacional, que, en el nombre de la lucha regional o internacional, justifican la política de tolerancia de las uniones imperialistas regionales, por ejemplo de la Unión Europea. Estos puntos de vista subestiman la independencia relativa de la agudización de las contradicciones sociales a nivel nacional. La lucha se debe dar, en primer lugar, a nivel nacional contra la burguesía y su poder. Según aparece en el Manifiesto del Partido Comunista “el proletariado de cada país debe evidentemente acabar primero con su propia burguesía”. El desarrollo económico desigual es una ley absoluta del capitalismo. De esto se deduce que el socialismo puede triunfar inicialmente en varios países o en un país separado.

La experiencia histórica ha demostrado que la agudización de la lucha de clases en un Estado está conectada a los procesos correspondientes que tienen lugar en otros Estados, por lo menos a nivel regional.

El curso de la fuerza electoral del Partido

29. El Partido logró mayor porcentaje de votos en las elecciones para el Parlamento Europeo (junio de 2009), así como en las elecciones regionales (octubre de 2010). En las elecciones para el Parlamento Europeo el Partido logró un mayor porcentaje en comparación con las elecciones parlamentarias del mismo año, lo cual no fue acompañado por un aumento de los votos, ya que la abstención (que volvió en contra el bipartidismo) también afectó a una parte de los votantes del KKE, de los que si hubieran votado, habrían votado por el KKE. Lo mismo ocurrió también en las elecciones regionales. La decisión del Partido de participar en las elecciones con una lista unificada y posiciones comunes a nivel nacional en las elecciones locales y regionales, tal como hacía en los años anteriores cuando había prefecturas, fue correcta. Fue un paso importante para confrontar las maniobras de otros partidos y los puntos de vista localistas estrechos. La dinámica que ha tenido el Partido en las elecciones regionales no ha sido expresada en las elecciones municipales, a excepción de algunos grandes municipios donde el Partido logró mejores porcentajes dado que las elecciones locales adquirieron un carácter político más general. En este asunto tenemos responsabilidad porque no combinamos la lucha política general, las demandas sociales, la confrontación ideológica en torno al papel de la administración local y de los funcionarios electos, dejándoles relativamente intactos. Subestimamos el hecho de que la administración local amarra a miles de familias con numerosos hilos a través de obras, puestos de trabajo, así como múltiples actividades en el ámbito de la cultura, los centros médicos etc. Hoy, a causa de la crisis, tienen una red de este tipo de actividades mucho más profunda. El desgaste de los partidos burgueses no se extiende a sus funcionarios locales que apoyan la línea política general del sistema y trabajan para que sea tolerada. Además, tiene que ver con el sistema que está centrado en la personalidad así como con el hecho de que las listas incluyen en muchas ocasiones a candidatos de diferentes partidos. Las elecciones locales se utilizan como campo de prueba para nuevas formaciones políticas, nuevas figuras “apartidistas”, para formaciones-obstáculos, que brotaron como hongos sobre todo en las últimas elecciones.

En las elecciones de octubre de 2009 aparecieron los primeros síntomas de las contradicciones que causa la crisis económica capitalista a la conciencia de la clase obrera y del pueblo en condiciones en las que el movimiento obrero no es igual a las exigencias que crea el ataque a gran escala de la burguesía. Al mismo tiempo, se refuerza la ideología dominante y la propaganda que dice que el problema político es la gestión y la forma en que se ejerce la gobernanza.

La suma de los votos del PASOK y de la ND en combinación con la fuerza electoral reducida del KKE (en comparación con las elecciones parlamentarias de 2007), la gran abstención de las elecciones de capas populares descontentas, fue un resultado negativo para el movimiento popular.

Las dos batallas electorales de 2012, aparte de las condiciones objetivas complejas –que en cierta medida no tenían precedentes- han recalcado las debilidades y los retrasos que existen desde hace años en el trabajo del Partido y ante todo del Comité Central para el reagrupamiento del movimiento obrero, el fortalecimiento de la alianza social, la construcción de organizaciones del Partido en condiciones de crisis y de dificultades generales en cuanto a la organización de las masas de modo que se agoten todas las posibilidades que surgen de estos acontecimientos objetivos.

Independientemente de los factores objetivos que determinaron la reducción electoral, durante el período preelectoral se destacaron debilidades y deficiencias de carácter subjetivo. El Comité Central no ha centrado su atención en el hecho de que por primera vez, en comparación con batallas electorales anteriores, el pueblo que sufría tenía que elegir entre un gobierno basado en la ND o el PASOK, por un lado, y un gobierno de la llamada “cooperación de izquierda”, por el otro.

El Comité Central debería haber determinado el marco de la primera batalla electoral en el mismo espíritu con las elaboraciones inmediatamente después de las elecciones de 6 de mayo, debería hacer sonar la alarma en el primer período preelectoral ante el peligro de pérdidas, ante el esfuerzo sistemático de la promoción planificada del debilitamiento del Partido por las fuerzas del sistema. Esto, por supuesto, no significa que si en el primer período preelectoral se hubiera trazado una táctica electoral adecuada, habría sido posible invertir la corriente reformista a favor de un gobierno de gestión de la crisis. Su desarrollo tiene una base objetiva que corresponde a las necesidades del poder burgués. Sin embargo, es posible que las pérdidas habrían sido más limitadas y que se habría evitado un ambiente de frustración, especialmente entre los votantes y amigos del Partido, que fue provocado justificadamente por el resultado electoral.

La negativa de participación del Partido en un gobierno de gestión burguesa de la crisis constituye un legado importante para el movimiento obrero y popular.

El curso de construcción de organizaciones del Partido

30. Después de la Conferencia Nacional de marzo de 2010, para el reagrupamiento del movimiento obrero, y el Pleno ampliado del Comité Central para la construcción de organizaciones del Partido en julio de 2010, se hicieron esfuerzos importantes en cuanto a la redistribución de las fuerzas y la nueva estructura del Partido que no constituyen una medida organizativa estrecha, sino una medida de orientación de la actividad en base al carácter y la estrategia del Partido. La redistribución como forma y contenido de la actividad es una de las condiciones básicas para la construcción de organizaciones del Partido en los centros de trabajo, en los sectores, para el reagrupamiento del movimiento obrero, la promoción de la Alianza Social.

Esta redistribución trajo aún más claramente a la superficie las dificultades de orientación de las organizaciones para trabajar en la clase obrera y por la Alianza Social. Sobreviven puntos de vista equivocados fuertes que han sido promovidos durante un largo período de tiempo cuando la mayor parte de las fuerzas del Partido tenía una orientación de actividad con criterios territoriales y no criterios combinados sociales-clasistas. Entre otras cosas, ha predominado la percepción de que la actividad del Partido para su fortalecimiento electoral, para la ampliación del círculo de influencia se facilita teniendo como criterio el lugar de residencia, así como las dificultades que se han aumentado durante los últimos años en cuanto al acercamiento de los obreros y empleados en los centros de trabajo. Estas dificultades derivan también de las consecuencias de la crisis (el cierre de fábricas, el traslado de fábricas más allá de los lugares de residencia, el miedo del despido, la intimidación por la patronal y el Estado etc.) que, sin embrago, requieren un trabajo aún más concreto, sin espíritu de retiro o compromiso en nombre de los obstáculos objetivos existentes.

31. La construcción de organizaciones del Partido requiere un plan de acción integral en las amplias masas obreras, sobre todo en aquellos que sufren más de la crisis capitalista, un plan de acción que confronte –en la medida que depende del factor subjetivo- los factores que limitan el reclutamiento, y que utilice todas las oportunidades de la actividad dinámica del Partido y de su estrategia. Las armas que tiene hoy el Partido a su disposición son:

§ Las armas ideológicas, las elaboraciones, las publicaciones del Partido que son un apoyo y un recurso para el trabajo diseñado, multifacético, estable y permanente, para la generalización de la experiencia y la propagación más amplia posible entre las masas obreras. Estas armas, a medida que se utilizan por todas las fuerzas del Partido, pueden hacer frente a aspectos y puntos de vista erróneos que se plantean por el enemigo e impiden la actividad. Crean un ambiente y el “incentivo” adecuado. Se requiere un trabajo planificado aún más especial que se dirija a los jóvenes, a las mujeres de procedencia obrera.

§ La actividad política y cultural cultiva la conciencia de clase, la combatividad y la contribución, la abnegación y la disposición para hacer sacrificios, contribuye a elevar la educación y formación política y cultural que constituyen un frente importante contra la ideología burguesa en todas sus versiones, contra el oportunismo.

§ La preparación multifacética y la educación de los obreros a través de todas las formas de lucha y la comprensión de la vigencia y necesidad del socialismo. Los lazos de comunicación y de relación con los obreros se desarrollan en el terreno de la lucha de clases, en la agrupación por los graves problemas. Sin embargo, esta relación no es suficiente para la adquisición voluntaria del título de honor del miembro del KKE, sin que exista un nivel de preparación y de conciencia sobre el carácter revolucionario del Partido y la estrategia para el socialismo-comunismo.

§ La penetración sistemática en las masas obreras y populares a través de la propaganda y del trabajo en el movimiento de modo que pueda dar frutos en algún momento.

§ Los elementos de dicho plan son:

§ La actividad en torno a los problemas agudos en cualquier sector y la formación de órganos de lucha. La acción sistemática sobre los problemas de desempleo en combinación con la movilización de los desempleados y de sus familias.

§ El trabajo especializado en cada sector, centro de trabajo, categoría de trabajadores y por grupo de edad y género.

§ El buen estudio y conocimiento del área.

§ La adquisición de una más amplia comprensión de los problemas de los trabajadores a través del contacto con ellos.

1. La movilización de todas las fuerzas.

2. Trabajo con las capas aliadas y su organización.

§ Algunos aspectos particulares son:

§ La asimilación de los nuevos reclutamientos que objetivamente no han adquirido la experiencia política y la vigilancia, y el control estricto para los que quieren reintegrarse.

§ El trabajo responsable con el traslado de los miembros de una organización del Partido a otra.

La composición social del Partido como elemento del proceso de la construcción partidista

32. No ha habido ningún avance sustancial en la composición social obrera del Partido y de los órganos de dirección, lo cual es un asunto crucial para la preservación del carácter del KKE. En consecuencia, el cambio radical y la mejora de la situación constituyen un asunto inmediato. No debemos ignorar los acontecimientos objetivos en la estructura de la economía y del empleo, las consecuencias de la crisis capitalista, los despidos, el dominio de la intimidación patronal, el régimen de contratación y las relaciones laborales en sectores de trabajo. Pero este asunto no concierne solamente los factores objetivos. Se reflejan también las debilidades y deficiencias del Partido en la creación de lazos ideológicos y políticos esenciales con la clase obrera y su movimiento, en el trabajo con los jóvenes, en su educación de clase.

La capacidad del Comité Central en cuanto a la orientación política y el trabajo de orientación política de los órganos y de los cuadros no correspondían a las exigencias. Especiales elementos de debilidad son los siguientes:

§ La atención y la asistencia especialmente a los cuadros jóvenes de la clase obrera, para que superen el hecho de la experiencia limitada, para que no reproduzcan el practicismo, la alienación del trabajo organizativo de su contenido ideológico y político sino que contribuyan a la planificación correcta de la intensificación de la lucha. La debilidad y el retraso conciernen la promoción de jóvenes, hombres y mujeres, que trabajan y estudian en varias escuelas de formación profesional.

§ La mejora decisiva de la orientación política para que los órganos funcionen y orienten con responsabilidad todo el trabajo en su área y para que los miembros del Partido y de la KNE participen activamente en sus sindicatos. Esto significa que deben tener un amplio conocimiento de su área, los acontecimientos por sector y área, para que puedan especializar las direcciones, proporcionar asistencia sustancial a la organización de base del Partido (OBP) y a los grupos partidistas, para que desarrollen iniciativas creativas. Las organizaciones y los grupos del Partido deben adaptarse a las necesidades sectoriales y locales y al mismo tiempo apoyar de manera coordinada las actividades centrales del Partido. El contenido de cada OBP debe ser más concreto según el área de responsabilidad y las tareas de cada miembro del Partido.

§ A pesar de los importantes pasos que se han dado a través de diversas actividades del Partido, discusiones de documentales, eventos militantes de aniversarios, no ha habido atención suficiente y esencial en cuanto al cumplimiento de los principios de creación y funcionamiento del Partido y el tratamiento de los asuntos respectivos de manera educativa, convincente y decisiva. La tolerancia debido a la subestimación, la amistad o cualquier espíritu de subjetivismo son fenómenos que socavan, independientemente de las intenciones, la colectividad, la eficacia y la combatividad. Sobre todo en las condiciones actuales, su confrontación es una condición para la construcción partidista, el crecimiento de las filas del Partido, la preparación y capacidad, su fisonomía revolucionaria.

33. Debido a que la composición social de los órganos y de las organizaciones sigue siendo insatisfactoria, ya que no ha habido cambios y mejoras significativas, las siguientes metas aún no se han cumplido:

§ El aumento del porcentaje de los trabajadores industriales y del número de las OBP en grandes empresas de importancia estratégica.

§ El aumento del porcentaje de la clase obrera en el Partido.

§ El aumento de reclutamiento de trabajadores autónomos y campesinos pobres.

§ El aumento en las edades de 18 a 40 años. La dirección debe ser entendida, planificada y convertida en trabajo sistemático práctico en base a los acontecimientos que han tomado lugar en los últimos veinte años y sobre todo en condiciones de crisis. Según estos, se está creciendo rápidamente el número de los desempleados, de los trabajadores con relaciones flexibles, el número de los que cambian frecuentemente empleos etc.

§ El aumento del número de mujeres reclutadas para aumentar su porcentaje en las organizaciones y en los órganos del Partido.

Sobre los órganos y los cuadros del Partido

34. El Comité Central y todos los órganos de dirección deben supervisar constantemente en que medida se ha concluido y estabilizado la fase de redistribución las organizaciones partidistas. Esto les permitirá responder a las tareas principales que son la organización de la lucha de clases, la construcción partidista en las empresas y en las industrias, la promoción de la alianza social desde abajo para que se fortalezca también desde arriba. Hay que confrontar la parcialidad, donde sobrevive y se reproduce, en la orientación de las organizaciones sectoriales y locales, así como la dificultad de especialización planificada de cuadros en sectores de trabajo que requieren conocimiento específico y orientación correcta para tratar cada sector particular desde el punto de vista estratégico.

De manera planificada y sin vacilaciones, los órganos deben decidir sobre la redistribución de cuadros y miembros en base a los desarrollos en los sectores y las regiones. El plan para la promoción y el desarrollo de los cuadros, su utilización de una manera planificada debe superar un fenómeno negativo que existe en los cuadros, lo de las múltiples asignaciones que dificulta la calidad de trabajo, dificulta la orientación principal y básica para el trabajo a la clase obrera, a las masas populares pobres.

Una sección de los cuadros no ha logrado adaptarse a las exigencias contemporáneas de la lucha, a las nuevas condiciones que han surgido, después del cambio adverso en la correlación de fuerzas, las consecuencias de la crisis, lo cual llevó al fin de su desarrollo, al surgimiento de elementos de retroceso. Este problema está además relacionado con la asistencia colectiva e individual que reciben, así como con la responsabilidad individual de los cuadros a adaptarse a las nuevas condiciones, a no caer en la rutina, a mejorarse continuamente, por supuesto de acuerdo a sus capacidades personales.

Deben ser utilizadas las elaboraciones generales del Partido y de las Secciones del Comité Central. Al mismo tiempo, las Organizaciones Regionales deben estar en condición de ayudar en la especialización de los estudios generales y la organización del estudio de los problemas particulares en su área de una manera científica. Se debe hacer al menos un intento de un primer estudio para proporcionar material a las elaboraciones más generales del Partido.

35. Los órganos de dirección, empezando por el ejemplo colectivo y personal de los miembros del Comité Central, deben garantizar el ambiente adecuado para que se promueve la combatividad en la confrontación de las dificultades. El espíritu de combatividad requiere no sólo consignas generales de entusiasmo, sino la elaboración adecuada de las direcciones y en general de las decisiones. Su preparación para un cambio repentino de los acontecimientos, la asistencia para que no se sometan a la lógica de la negativa correlación de fuerzas. Se deben agotar todas las posibilidades de reflexionar para la mejora de la actividad del factor subjetivo, de utilizar todas las posibilidades así como las más ocultas.

El objetivo es la promoción de muchos cuadros de la clase obrera, de procedencia obrera o popular, con asistencia para que puedan adquirir las capacidades multifacéticas y un buen nivel de especialización en los sectores que pueden, un buen nivel ideológico y político, capacidad en temas de dirección, de orientación para el reagrupamiento del movimiento obrero, para el desarrollo de la Alianza Popular. Al mismo tiempo hay que utilizar a los científicos y los artistas miembros del Partido para que pongan su trabajo científico y la creación artística al servicio de la clase obrera. Este deber depende también de la preparación a tiempo de las fuerzas de la KNE, su localización, la planificación de su desarrollo.

Hay que dar un apoyo especial a los cuadros que se encargan de la orientación política de las organizaciones de base del Partido y de la KNE.

Los cuadros deben adquirir la capacidad de generalizar la experiencia sacando conclusiones de los órganos y asegurando la transmisión de la experiencia colectiva.

Un asunto importante es la eliminación del practicismo que aparece sobre todo en el trabajo de masas y en el trabajo organizativo, mientras que existe el peligro de que el trabajo ideológico caiga en rutina y estandarización.

La asignación de cargos a los cuadros para la orientación política de organizaciones, a nivel ideológico, en las filas y los órganos del movimiento de masas no deben llevar a una unilateralidad de la experiencia y de la orientación. Todos los cuadros deben tener experiencia directa personal en cuando a la propaganda y la iluminación, la comunicación con los trabajadores, las luchas a través de las filas de los sindicatos y otras organizaciones de masas, para que puedan elaborar y especializar de manera viva y concreta las tareas de las OBP en el movimiento, en el enfrentamiento ideológico y político.

36. Además, hay que mejorar la capacidad de los miembros del Partido de confrontar cualquier intento de socavar la unidad del Partido, de relajar los criterios en relación con la organización del Partido, la laxitud, la debilidad organizativa y el liberalismo. Un aspecto de este asunto grave es la creación de un ambiente de modo que cada miembro del Partido y de la KNE exprese sus opiniones de manera documentada, para que la decisión sea el producto de muchas propuestas e ideas. Además, se deben dar respuestas argumentadas a opiniones que son equivocadas o expresan una confusión ideológica. Un aspecto importante es utilizar la rica experiencia histórica, antigua y más reciente, del Partido y del movimiento obrero y comunista en la lucha contra toda forma de oportunismo.

37. La cuestión de la periferia de la OBP y de las Organizaciones de Base (OB) de la KNE no se puede dejar a la espontaneidad ni al azar, ni tampoco se puede utilizar a los simpatizantes, amigos y aliados sólo en el período de las elecciones sindicales, nacionales y locales. Por lo general, periferia significa el conjunto de nuestros votantes conocidos (que es un número más pequeño que los que han votado por el KKE en algún momento), amigos y seguidores durante muchos años. Nuestra percepción con respecto a la periferia debe ampliarse para incluir a los trabajadores con quienes tenemos contacto en los centros de trabajo y en las luchas, con los que cada OBP agrega en sus listas, orientando su actividad ante todo en las fábricas, en los supermercados, en todas las tiendas independientemente de si nos han votado o no. Lo que puede fortalecer nuestro trabajo es que se pongan más activos los luchadores, los amigos, los simpatizantes y los votantes del Partido e incluso algunos de ellos, en el transcurso del tiempo, pueden adquirir el título del miembro del Partido.

Sin poner obstáculos en la comunicación con amplios sectores populares y obreros, es necesario consolidar alrededor del Partido la periferia de manera planificada, teniendo como criterio el reagrupamiento del movimiento obrero y la construcción de organizaciones del Partido. Porque a través de la periferia surgirá la nueva generación del Partido, las nuevas fuerzas de la vanguardia del movimiento en condiciones de crisis; la renovación se llevará a cabo mediante el reclutamiento de obreros y obreras jóvenes. La cuestión de la ampliación y renovación de la periferia, de su utilización al lado del Partido, es un deber permanente.

Puesto que los desarrollos en la economía capitalista, en la estructura del empleo imponen un trabajo planificado sobre todo en la clase obrera, los jóvenes, los sectores que se están empobreciendo, hoy día adquiere más importancia que la periferia corresponda a la medida de lo posible con el carácter del Partido y su estrategia, con la política de alianzas.

Debemos eliminar las costumbres y las prácticas anticuadas y equivocadas de trabajar con los amigos y los simpatizantes en temas que tienen que ver solamente con la actualidad política o tratarlos sólo como votantes.

Todas las OBPs deben tener como objetivo el trabajo ideológico y político sistemático y la información de amigos y votantes, estudiar sus opiniones, para protegerlos del trabajo de los oponentes que pretenden utilizarlos para ejercer presión sobre el Partido.

La Juventud Comunista de Grecia

38. La Juventud Comunista de Grecia (KNE) como la juventud comunista revolucionaria del KKE, estaba al lado del Partido en estos cuatro años de luchas, de actividad política en general, de confrontaciones e hizo un esfuerzo importante a especializar la estrategia del Partido en los lugares donde se concentra la juventud trabajadora y estudiantil. Participó activamente, con la responsabilidad y la asistencia del Partido, en la discusión de las resoluciones y documentos, y contribuyó al enriquecimiento de su actividad política y de masas. Hoy en día ha surgido una generación de cuadros de la KNE. Su maduración les permite ser probados en tareas más complejas al pasar en el trabajo del Partido. Es una generación que se ha educado de manera militante ya que ha mejorado su formación política y su experiencia de grandes confrontaciones. Ya un gran número de miembros del Partido que han surgido en los órganos de la KNE han pasado al Partido y han renovado y mejorado la composición por edad de los órganos. El surgimiento de nuevos cuadros de la KNE en el Partido y en las filas del movimiento es un proceso continuo y permanente y debe adquirir un ritmo más intenso a través de un proceso de promoción y desarrollo de cuadros en la organización juvenil comunista.

39. Desde el 18º Congreso en adelante, el Comité Central, los Comités Municipales y Regionales han hecho un trabajo aun más grave con respecto a la orientación ideológica y política de los órganos de la KNE, mientras existe una mejor cooperación entre la OBP y la OB de la KNE. Sin embargo, por muy importante que sea la ayuda ideológica y política, no es suficiente. Debe ser completada a través de la asistencia para la especialización de la estrategia del Partido no sólo en relación a las demandas, al marco de acción sino también en relación con la especialización de las formas y de los modos de organizar y de agrupar la juventud, en la táctica de desarrollo de las luchas.

40. La Juventud Comunista de Grecia es la organización juvenil del KKE. Se ha establecido al lado del Partido con una estructura organizativa distintiva. Se guía a nivel ideológico, político y organizativo del Consejo Central a la Organización de Base (OB) por los órganos correspondientes del Partido dado que la juventud por su propia naturaleza no puede tener su propia estrategia ni su propio programa para conquistar el poder. La relación entre el carácter de la KNE como juventud del KKE y su independencia organizativa debe ser aplicada correctamente para que no surjan contradicciones.

No se debe considerar que la KNE tenga la responsabilidad exclusiva de operar en la juventud y sus movimientos, con el partido simplemente proporcionando la orientación ideológica y política. El propio Partido por su naturaleza, por su Programa y estrategia, tiene la responsabilidad directa de dirigirse y desarrollar lazos con la juventud. Al mismo tiempo, ayuda y apoya la KNE a especializar su estrategia y decisiones entre los grupos de edad más jóvenes. Esta tarea hoy está en la primera línea porque constituye un elemento integral del reagrupamiento del movimiento obrero, de la Alianza Social, de la renovación de las filas y de los cuadros del Partido con nueva sangre de la clase obrera y de los sectores populares pobres.

La asistencia del Partido a la KNE incluye también a la construcción de organizaciones de la KNE, la educación comunista, la preparación para reclutar miembros de la KNE al Partido, atraer al movimiento obrero y sus aliados a grupos de edad más jóvenes y fortalecer la Alianza Social.

41. Los desarrollos en las condiciones de trabajo de la juventud, de su vida en general, han traído tantos y tales cambios que aumentan la responsabilidad del Partido de desarrollar los lazos ideológicos, políticos y organizativos con los grupos de edad más jóvenes. Personas mayores de 30 años todavía mantienen algunas características y un modo de vida que por lo general se asocia con los grupos de edad más jóvenes, ya que les es difícil encontrar trabajo, o iniciar su propia familia, lo cual resulta a que sigan con el apoyo de sus padres.

Se ha aumentado la edad en que las parejas jóvenes asumen obligaciones y responsabilidades de trabajo, así como de crianza y educación de los niños. Una parte significativa de los jóvenes que están desempleados no han encontrado nunca trabajo o han sido despedidos después de unos pocos meses de trabajo en diversos sectores o con relaciones laborales encubiertas etc. Como resultado no han creado lazos con un sector concreto o no se dan cuenta de la necesidad de la organización sindical, así que no hay canales de comunicación directos con el trabajo del Partido en la clase obrera y su movimiento. Hasta cierto punto, es más fácil el contacto en el lugar de residencia donde está la escuela, los ocios, los centros de deporte en la medida en que pueden de tomar parte a esos servicios.

En realidad, el Partido y la KNE se dirigen a los mismos sectores sociales también en lo que respecta a los grupos de edad más jóvenes en cuanto a la clase obrera, los desempleados, los trabajadores autónomos y los campesinos. La cooperación, la planificación, la coordinación deben estar en armonía absoluta entre los órganos del Partido y las organizaciones de la KNE para que se puedan enriquecerse mutuamente. La construcción del Partido entre los obreros jóvenes es también un objetivo común con el objetivo de la KNE de reclutar en base a criterios clasistas concretos.

Cabe señalar que la actividad en las escuelas, en los institutos de formación vocacional, en toda la red de las escuelas de aprendizaje, que crean los empresarios y los autónomos, tienen más particularidades dado que proporcionan mano de obra más barata y más fácil a manipularse, con menos derechos económicos e institucionales. Una particularidad similar es característica de la acción en las universidades y en los institutos técnicos. En estos institutos, debido a su composición, la KNE se dirige a más fuerzas ya que es mucho mayor el número de los jóvenes que estudian en comparación con el personal docente y auxiliar y por lo tanto tiene mayor número de fuerzas organizadas que el Partido. En estos lugares la responsabilidad del Partido se mantiene integral mientras que debe haber coordinación y cooperación más organizadas para que las organizaciones del Partido y de la KNE actúen y especifiquen las direcciones etc.

Por lo tanto, se requieren algunos cambios para mejorar y hacer efectiva la cooperación de los órganos del Partido y de la KNE, para que trabajen conjuntamente en el movimiento obrero y con sus aliados, para trabajar conjuntamente en los centros de educación y aprendizaje.

Se propone estudiar mejor este asunto en una Conferencia Nacional del Partido después de una discusión en los órganos de la KNE.

42. Hoy día en la KNE, a pesar de los avances logrados en la elaboración de los criterios para el reclutamiento y de las pruebas antes de la integración en el Partido, aún existen problemas como es el ritmo de reclutamiento relativamente tardío sobre todo en relación con las necesidades en los centros de trabajo donde emplean a los más jóvenes así como en las escuelas, en las escuelas técnicas, en los centros de formación, en los institutos técnicos y en las universidades. Todavía hay retrasos en cuanto a la asimilación de los nuevos miembros así como un reclutamiento casual. Estos problemas son la fuente de hemorragia de fuerzas bajo la presión de las graves dificultades que experimentan los jóvenes.

Se trata de generaciones que están experimentando grandes pérdidas y carencias en relación con sus necesidades; por un lado sienten disgusto hacia el sistema político burgués en sus diversas formas, pero al mismo tiempo se ven influidos por el clima de la contrarrevolución.

Independientemente de los ajustes necesarios, el Comité Central y los órganos de dirección del Partido tienen la responsabilidad de abordar algunos asuntos urgentes como:

§ La distribución de cuadros del Partido en los órganos de dirección del Partido que han adquirido la capacidad o que pueden adquirir la capacidad especial para asistir a los órganos y los cuadros de la KNE, la orientación de las OB. La asistencia y la planificación en la promoción de los dirigentes adecuados a las diversas organizaciones del Partido que trabajan con los grupos de edad más jóvenes, que tienen las características necesarias y conocimiento de los problemas y de las necesidades de la juventud, de las tendencias y de su orientación.

§ La asignación de responsabilidades a todos los miembros del Partido que pueden ayudar a especificar el trabajo del Partido y de la KNE entre los grupos de edad jóvenes, dependiendo del lugar y sus necesidades.

§ La mejora decisiva de la cooperación y asistencia de los órganos del Partido y sobre todo de las OBP en relación con los órganos y los miembros de la KNE como futuros miembros del Partido tras pasar por un período especial de preparación y pruebas en las organizaciones de la KNE.

§ La estabilización de la Asamblea General de la OB, asegurando el ambiente y la asistencia para desarrollar la contribución de los miembros en la elaboración y aplicación de las decisiones, el estudio de la experiencia de la actividad entre los grupos de edad jóvenes, la orientación de la actividad en los lugares donde se encuentra la juventud, la participación en la lucha y en la lucha ideológica y política. La confrontación de los problemas relacionados con la reducida vigilancia y protección de la organización.

El Movimiento Comunista Internacional – La actividad del Partido

43. El Partido continuó sus esfuerzos para hacer frente a los problemas cruciales y graves heredados de la victoria de la contrarrevolución, cuyo elemento principal es la lucha contra el oportunismo. Los resultados son limitados aunque esto no depende del KKE, sino tiene que ver con la situación general de muchos partidos comunistas en todos los continentes e incluso en los partidos en los países capitalistas poderosos.

Las confrontaciones clasistas en Grecia, el conflicto con la patronal y la acción de vanguardia del KKE, han contribuido al desarrollo de la reflexión dentro de muchos partidos comunistas sobre el asunto principal, es decir cuál debe ser la línea política de la actividad de los comunistas en condiciones de crisis. La reflexión y el debate entre las diferentes opiniones muestran la contribución importante del KKE junto con otros partidos comunistas de justificar la necesidad de reunir fuerzas para derrocar el poder burgués, para luchar por el socialismo.

Gracias a la iniciativa de nuestro Partido, así como de otros partidos comunistas, cada año se celebran los Encuentros de Partidos Comunistas y Obreros, en los que se lleva a cabo un debate ideológico contra el oportunismo, el reformismo y diversas corrientes. Además, se celebran encuentros regionales y temáticos de partidos comunistas y se emiten comunicados conjuntos sobre temas de la actualidad. Una página web de los partidos comunistas (www.solidnet.org) también está funcionando que tiene incorporado un sistema de intercambio rápido de información entre ellos. Además se publica el “Boletín de Información” que contiene el material de los encuentros de los partidos comunistas.

Sin embargo, estos pasos en la coordinación no pueden cambiar la cuestión principal: El movimiento comunista sigue siendo organizativa e ideológicamente fragmentado. Experimenta una situación de crisis ideológica-política de largo plazo que coexiste con la actividad corrosiva de la corriente oportunista fuerte y las debilidades de los partidos comunistas que luchan sobre la base del Marxismo-Leninismo. En condiciones de crisis, de nuevas exigencias para el movimiento comunista, aparecen también signos de un nuevo retroceso de la confrontación desde un punto de vista clasista de los problemas respectivos.

44. Hay partidos comunistas que en condiciones difíciles mantienen en general una orientación correcta, luchan contra la ideología burguesa y el oportunismo, hacen esfuerzos de trabajar en el movimiento obrero, mientras se enfrentan a debilidades serias.

Los acontecimientos en Cuba tienen un impacto en el movimiento comunista internacional. El KKE expresa firmemente su solidaridad con el Partido Comunista y con el pueblo de Cuba, lucha por la abolición del bloqueo que han impuesto los EE.UU. desde hace años, así como de la “Posición Común” anticubana de la UE, y exige la liberación de los 5 cubanos patriotas presos y su regreso a su patria.

Nuestro Partido defiende las conquistas de la revolución cubana que ha demostrado las ventajas del socialismo, logrando en las condiciones difíciles de agresividad imperialista solucionar los problemas fundamentales que siguen sin resolverse y atormentan a la clase obrera, a amplias capas populares en los demás países de América Latina y del Caribe.

El KKE, en el marco del internacionalismo proletario, desarrolla un diálogo creativo con el Partido Comunista de Cuba sobre los cambios socioeconómicos que se han promovido en los últimos años, expresa su preocupación sobre la aplicación de medidas que aumentan la presencia del capital y debilitan la propiedad socialista, las relaciones socialistas de producción.

En los países que sostienen que construyen el socialismo, el KKE analiza los acontecimientos teniendo como criterio la leyes que rigen la construcción socialista, el poder obrero, la socialización de los medios de producción, la planificación central, el control obrero y social. Desde este punto de vista, el KKE expresa su preocupación por el fortalecimiento de las relaciones capitalistas de producción en Vietnam y su oposición al llamado “socialismo de mercado”.

En la China actual, el Partido Comunista de China dirige la vía capitalista de desarrollo y desarrolla relaciones con la “Internacional Socialista”. El curso y en general las posiciones sobre la “economía mixta” que sostenía previamente la socialdemocracia, del “socialismo de mercado” ejercen una influencia negativa en el movimiento comunista y se utilizan en su contra de manera multifacética.

Algunos partidos comunistas que se han alejado del Marxismo-Leninismo presentan China como un “modelo de desarrollo socialista”.

45. El KKE sin abandonar las formas actuales de cooperación y de coordinación entre los partidos comunistas, está orientado al esfuerzo de consolidar un polo comunista entre los partidos comunistas que defienden el Marxismo-Leninismo, la existencia de la construcción y la contribución socialista, mientras reconocen los errores fundamentales que llevaron a su derrocamiento, la necesidad de la lucha por el derrocamiento del capitalismo y la construcción del socialismo.

En este sentido se fundó –a partir de una primera discusión en Atenas a finales de 2007 y en Estambul en 2009- sobre un marco de principios comunes la revista “Revista Comunista Internacional” (RCI), en que actualmente participan once revistas teóricas y políticas de Partidos Comunistas. El objetivo de la RCI es discutir asuntos ideológicos y teóricos y contribuir a la formación de una estrategia revolucionaria unificada de los partidos comunistas, para sacar al movimiento comunista internacional de la situación de crisis ideológica, política y organizativa.

El KKE considera que es su obligación y deber de desarrollar el debate ideológico y político también a nivel internacional contra las fuerzas oportunistas (PIE-“Redes” de la Izquierda), las fuerzas de la socialdemocracia, las fuerzas trotskistas, que tienen un impacto ideológico y político en el movimiento comunista internacional.

46. Algunos asuntos cruciales que tienen que ver con el debate en el movimiento comunista son:

§ El carácter de la revolución, la lógica de las etapas. La participación de los partidos comunistas en gobiernos burgueses en el terreno de la sociedad capitalista. El Movimiento Comunista Internacional y el oportunismo.

§ El abandono del concepto leninista del imperialismo.

§ La postura hacia las uniones y los organismos interestatales imperialistas, la postura hacia Rusia, China etc.

§ La actitud hacia la socialdemocracia y la centroizquierda. La actitud hacia la posibilidad de utilizar todas las formas de lucha para confrontar con éxito la violencia de los capitalistas, la intervención imperialista.

§ Las ilusiones parlamentarias así como la renuncia a la utilización de la batalla de las elecciones.

§ La postura frente a la crisis capitalista.

§ La cuestión del medio ambiente separado de la cuestión del carácter de la propiedad y del poder.

§ La falta de una línea revolucionaria en el movimiento obrero.

§ La percepción equivocada de que la lucha a nivel nacional es anticuada.

§ La postura hacia el socialismo que hemos conocido.

§ La percepción equivocada sobre “modelos” de socialismo y el “socialismo del siglo 21”.

§ El internacionalismo proletario.

Solidaridad Internacionalista

47. En el período anterior, el KKE ha desarrollado importantes iniciativas para expresar su solidaridad con las grandes luchas obreras y populares que tienen lugar en muchos países contra las aspiraciones y la estrategia del capital, contra los planes imperialistas, las intervenciones, para la defensa de los derechos laborales y democráticos, contra el anticomunismo, contra las prohibiciones y persecuciones a expensas de los partidos comunistas y otros luchadores, contra las persecuciones bajo el lema de la equiparación inaceptable del comunismo con el fascismo.

El KKE expresa su solidaridad con la clase obrera y los sectores populares de Venezuela contra las intervenciones y amenazas imperialistas.

Apoya la lucha del pueblo palestino contra la ocupación israelí, por la solución a la cuestión palestina. Por un estado palestino soberano, viable e independiente, en las fronteras de 1967 y con Jerusalén Oriental como su capital.

El KKE apoya la lucha del pueblo chipriota, por un Chipre unificado e independiente, por una solución federal, bi-zonal, bi-comunal con una sola soberanía y personalidad internacional, sin bases extranjeras ni tropas, una patria común para los grecochipriotas y los turcochipriotas, sin garantes y protectores extranjeros.

Una conclusión general del informe de la actividad del partido

48. La conclusión general es que a pesar de los esfuerzos y el avance con respecto a las tareas específicas establecidas por el 18º Congreso, (reagrupamiento y trabajo enfocado en la clase obrera y su movimiento, fortalecimiento de la actividad de la Alianza Popular, agudización del debate ideológico, elaboración de un marco de lucha conjunto de la clase obrera y de sus aliados, elaboración del segundo volumen del Ensayo de la Historia del KKE, trabajo ideológico y político sistemático para la comprensión y propagación de las Tesis del Partido sobre la construcción del socialismo) el KKE no ha cumplido con los requisitos crecientes y complejas que surgen de la correlación de fuerzas, los requisitos y los peligros–posibilidades que contiene esta fase de la crisis.

El problema básico en relación con la orientación política es que no concentramos a tiempo, sobre todo los últimos 10 años, es decir antes del 18º Congreso, todas las fuerzas que teníamos en el frente principal de lucha, del que depende el progreso general, en los centros de trabajo y en los sectores. Es decir, en el campo donde se juzga ante todo el avance de la lucha de clases, el desarrollo de la conciencia política y de la combatividad, la educación comunista, el espíritu de contribución y autosacrificio. Por supuesto, ha habido dificultades objetivas, nuevos problemas que surgieron debido a las reestructuraciones capitalistas y, posteriormente, a la crisis. No obstante, existe un asunto subjetivo, es decir que no han sido combatidas las vacilaciones, las percepciones equivocadas que no entendieron la importancia de la redistribución de fuerzas.

El Comité Central es el primer responsable por su posición y su función como órgano superior de dirección del Partido entre los Congresos.

Un segundo problema es que la confirmación de que la estrategia del Partido es correcta ha creado un espíritu de complacencia, de arriba a abajo, y no ha sido acompañado en la medida necesaria por la adquisición de una alta capacidad de dirección que se requiere para que el Partido desempeñe el papel de vanguardia y agrupación de masas obreras y populares, en condiciones difíciles y complejas. La asimilación de importantes documentos colectivos y de las elaboraciones del Partido, en primer lugar las Conclusiones sobre la construcción del socialismo y el Ensayo de la Historia del KKE, segundo volumen (1949 - 1968), requiere un período más largo que el período entre el 18º y el 19º Congreso. Se trata de un proceso que requiere tiempo para estudiar y asimilar este tipo de documentos.

No se logró la capacidad necesaria en cuanto a la orientación política que confronta ambos peligros existentes: por una parte, en el nombre de la estrategia correcta subestimar aspectos de la adaptación creativa y de la especialización (y transmitir posiciones generales con consignas), o por otra parte, en el nombre de la especialización fomentar una actitud incoherente y selectivo en la realización de tareas complejas y multifacéticas, dispersar las actividades, adulación a lo espontáneo, a lo que considera factible, en el nombre de los factores objetivos que surgen de la correlación de fuerzas negativa. En el nombre de la generalización de las evaluaciones y de la experiencia se ignoran aspectos parciales pero importantes y problemas en la organización, agrupación y educación clasista de las masas, teniendo en cuenta la actividad del enemigo multitentáculo.

Aunque la redistribución de las fuerzas y los pasos que se han dado en la Alianza Social han mejorado la orientación de acción del Partido, esto no se ha traducido en un plan unificado de acción planificada y controlada desde el Comité Central hasta la Organización de Base del Partido. Por supuesto, el plan unificado de acción no debe ser considerado como una resolución del Comité Central que incluye todos los detalles del plan de manera conjunta e invariable para cada una o para todas las organizaciones de base del Partido. El plan unificado debe contribuir al desarrollo de la capacidad de especialización según sector, de la capacidad de tomar iniciativas, de generalizar la experiencia de las OBP, de enriquecer y mejorar la planificación general del Comité Central.

49. Un problema particular, como una cuestión de orientación política, es la falta del trabajo sistemático para la maduración de los cuadros que es necesaria en el período que estamos atravesando para que correspondan a las exigencias actuales, para que no reproduzcan la experiencia y las formas de trabajo que no corresponden con la estrategia del Partido o incluyen experiencia y modo de trabajo que han sido anticuados. A través del trabajo de orientación política se reproduce además una manera mecanicista de la promoción de la estrategia. No se ha logrado, en la medida necesaria y por lo que depende de los esfuerzos del factor subjetivo, que el Partido actúe entre amplias masas obreras y populares atrapadas ideológicamente en opiniones burguesas y oportunistas que debido a la correlación de fuerzas tienden a la trampa de caerse en la inquietud pequeñoburguesa o a la pasividad fatalista que son las dos caras de una moneda, de la incorporación.

El Partido no ha logrado, y esto es un problema de dirección, tener la capacidad de actuar en condiciones en que las masas populares entren en las luchas de modo espontáneo y el enemigo tiene la capacidad de asimilarlas con los inmensos medios que tiene a su disposición. No ha logrado, a un nivel satisfactorio, la capacidad de intervenir de manera combativa y contundente en los campos donde se desarrollan actividades de fuerzas que pretenden desorientar al movimiento y aislar al KKE. Además existe el problema contrario, es decir, perder el papel comunista de vanguardia en condiciones en las que entran en acción por primera vez sectores de la burguesía y sectores pequeñoburgueses que han perdido de repente sus beneficios y acuden a las luchas meramente para salvar sus ganancias sectoriales y locales, en el sentido estricto, y las que se habían concedido para sobornar y asimilarlos.

50. A pesar de las debilidades, las deficiencias y los retrasos que se han manifestado en el Partido, y sin la menor intención de subestimarlos, la actividad del Partido en su conjunto proporciona una experiencia positiva que es posible, a condición de que se saquen conclusiones objetivas e instructivas sin nihilismo, con espíritu de autocrítica, a constituir un factor que lleve a la recuperación del Partido, a su fortalecimiento, a la conquista de la capacidad y de la resistencia ante las luchas que están por venir, para impedir los desarrollos que van a señalar un retroceso con consecuencias trágicas para el pueblo, a utilizar de todas las posibilidades existentes o que surgirán para allanar el camino para los cambios radicales.

Al mismo tiempo, hay que tomar en consideración seria que en la actividad y la eficacia del Partido la correlación de fuerzas negativa a nivel internacional, el hecho de que se ha retrocedido el movimiento comunista y obrero internacional debido a la contrarrevolución y la expansión generalizada del oportunismo en sus filas, ejercen una influencia decisiva. Algunos factores especialmente negativos son la situación del movimiento obrero en Europa, la corrosión que ha traído la participación de Partidos Comunistas en gobiernos burgueses, la línea de asimilación que estos apoyan, su postura nihilista y con criterios burgueses ante la construcción del socialismo y la posibilidad de la construcción socialista.

Evaluación del trabajo del Comité Central

51. El Comité Central elegido en el 18º Congreso actuó en base a la Resolución Política y las Conclusiones de la construcción socialista constituyen una totalidad unificada e inseparable. Tenía que confrontar nuevos problemas, los de la dura crisis económica capitalista prolongada ya que objetivamente se plantea la cuestión cuál es la salida de la crisis a favor del pueblo y mientras se crean las condiciones para que la clase obrera y su movimiento sean atrapados entre los dos polos, es decir, la línea socialdemócrata o oportunista de gestión.

La tarea principal y el criterio de la evaluación del trabajo del Comité Central es el trabajo de orientación política con el objetivo de:

§ Acelerar la actividad para el reagrupamiento del movimiento obrero y la elaboración de un marco de acción conjunto para la Alianza Social. El asunto central es el desarrollo de la construcción partidista en los centros de trabajo y en los sectores.

§ Actividad ideológica política y de masas específica y combinada en los sectores industriales y sobre todo en los nuevos sectores que se están desarrollando en base a la estructura de la economía capitalista griega, los jóvenes y las mujeres, tomando en cuenta las nuevas relaciones laborales.

52. El Comité Central ha preparado y llevado a cabo una Conferencia Nacional del Partido sobre el reagrupamiento del movimiento obrero, una Sesión Plenaria ampliada del Comité Central sobre la construcción partidista. Ha elaborado las direcciones y las medidas específicas para la intervención del Partido en el movimiento obrero y popular en condiciones de crisis. Ha llevado a cabo la Conferencia Nacional que elaboró el Ensayo de la Historia del KKE, segundo volumen (1949 - 1968). Ha organizado el debate en el Partido y en las escuelas partidistas sobre el Ensayo y la Resolución del 18º Congreso sobre las Conclusiones de la construcción del Socialismo y la percepción programática del KKE. Además, ha organizado debates y conferencias en todas las organizaciones partidistas con el fin de informar a los miembros del Partido y facilitar la elaboración de asuntos de debate ideológico y político y de actividad.

53. El Comité Central como órgano superior de dirección, en los momentos más difíciles de este curso de cuatro años como en las dos últimas batallas electorales, a pesar de los deficiencias y las debilidades parciales, ha respondido a lo principal: ha resistido a la presión ejercida sobre el Partido para hacerlo sucumbir y cometer el error fundamental de tolerar o de participar en un gobierno de coalición.

Sin embargo, parece que algunas cuestiones son característica permanente de nuestra labor ideológica y política que no han sido confrontados a tiempo como es la cuestión de revelar el carácter y el funcionamiento del parlamento burgués en base a la experiencia de nuestra participación en ello.

54. El Comité Central ha contribuido a la mejora, en comparación con el pasado, de la dirección de las OBP, en base a un programa conjunto de acción con respecto a la contribución y la participación en las luchas obreras y populares, la labor ideológica y política, la actividad política independiente. Ha tratado popularizar la estrategia del Partido entre las amplias masas populares, enriqueciéndola con los desarrollos de la crisis y de la lucha de clases, los acontecimientos internacionales, sobre todo en la zona euro, para que la estrategia del Partido responda a la experiencia obrera y popular.

Los resultados de la orientación política y de la responsabilidad del Comité Central no corresponden con los esfuerzos que ha hecho y, sobre todo, con las exigencias actuales y la complejidad de los desarrollos objetivos.

El Comité Central no ha llevado a cabo eficientemente la orientación de las Organizaciones y, por lo tanto, de las OBP con respecto a su obligación principal, es decir la manera y a las formas de trabajo, el contenido y sobre todo las medidas de organización a nivel de OBP para poner en un camino más estable y eficaz el esfuerzo de reagrupar al movimiento obrero y construir organizaciones partidistas, con una orientación especial a la gente más joven. Ha habido cierto progreso: se adoptaron algunas medidas para la redistribución y concentración de fuerzas, se ha desarrollado una actividad partidista intensa e independiente en las filas del movimiento. Sin embargo, hoy estas tareas se han cumplido en un grado muy bajo.

Se ha confirmado que no es suficiente que el Comité Central desempeñe un papel positivo como órgano de dirección superior en la elaboración de posiciones, de cuestiones de la lucha ideológica, en general de la estrategia del Partido. Se requiere una mayor estabilidad en cuanto al objetivo principal para el reagrupamiento del movimiento obrero, la construcción partidista en los centros de trabajo, en los sectores, el desarrollo constante de la capacidad de dirección que traduce las direcciones y decisiones en un plan integral de acción general. Este plan debería permitir a los órganos de dirección de las Organizaciones regionales especializar y orientar las OBP para cumplir con los requisitos establecidos en su ámbito de responsabilidad, incorporando sus actividades en el marco general de actividad, enriqueciéndolo con la experiencia del trabajo práctico diario.

El problema constituye un problema de dirección política y de educación ideológica y política práctica de manera que cada cuadro y miembro del Partido surge y destaca en la práctica como vanguardia en términos de combatividad, de abnegación, de autosacrificio, de conocimiento. El Comité Central no ha logrado el desarrollo de vínculos con las generaciones más jóvenes, sobre todo en los centros de trabajo, en los nuevos sectores, así como las personas más jóvenes que están en el proceso de educación y los jóvenes desempleados. Ha mejorado la asistencia y el apoyo hacia la KNE, pero sigue siendo muy débil al nivel de OBP y de OB.

55. El Comité Central ha tomado algunas medidas para reforzar su plantilla, es decir, los comités auxiliares y las secciones, pero no ha logrado completar su esfuerzo en todos estos órganos auxiliares. En algunos casos no ha logrado prestarles un apoyo importante para poder cumplir con los nuevos requisitos.

La Revista Comunista, el Rizospastis, los medios de comunicación del Partido, los órganos auxiliares del Comité Central en general han mejorado su rendimiento, han contribuido a la elaboración de posiciones, demandas, de objetivos de lucha, a la lucha ideológica y política. Se ha mejorado la cooperación entre las secciones para tratar temas complicados, problemas en el movimiento, para el desarrollo de la Alianza Social. Ha habido un retraso particular, con responsabilidad del Comité Central, en el sector de la propaganda de todos los medios y formas. También, se ha producido un retraso en la utilización del Internet así en tratarlo como un medio ideológico del enemigo de clase y del faccionalismo. La creación del portal [http://902.gr] en lugar del canal de televisión “902”, cuya abolición fue impuesta por razones financieras, puede contribuir en cuanto a la información y propagación de las posiciones y de las propuestas del KKE, sobre todo entre las personas más jóvenes.

Ha mejorado la labor editorial del Partido. La KNE también ha hecho un esfuerzo positivo y ha habido un progreso relativo en cuando a la circulación del libro político que, sin embargo, sigue siendo baja en relación con las necesidades y el interés que existe, a pesar de que la crisis económica dificulta las compras.

En estos cuatro años se ha mejorado el trabajo del Comité Central con la ayuda de sus Secciones, sobre todo a través de la celebración de importantes conferencias científicas sobre la obra de Yiannis Ritsos y Kostas Várnalis, mientras se está preparando una conferencia similar sobre la obra de Bertolt Brecha. Se ha organizado un seminario sobre la crisis económica internacional, se han elaborado temas que arrojan luz sobre el carácter de la crisis y de la gestión burguesa, sobre la manifestación desigual de la crisis en la zona euro, con artículos en la KOMEP y con celebración de eventos. Ha habido una mejora esencial en el contenido político y cultural del Festival de la KNE. Además, se ha producido un avance en la sección de Deportes y de Educación Física con la elaboración de posiciones y el apoyo de iniciativas de la KNE en este campo. Sin embargo, todavía tenemos un largo camino por recorrer para cumplir los requisitos en materia de Cultura y de Deportes.

56. El Buró Político y el Secretariado tienen una parte especial de responsabilidad en el marco del trabajo colectivo del órgano, del retraso en la orientación decisiva de la actividad del Partido para el reagrupamiento del movimiento obrero, la construcción partidista, el trabajo para la preparación y promoción de cuadros para fortalecer a los órganos auxiliares del Partido.

Las finanzas del Partido

57. La actitud firme del KKE durante el período anterior ha provocado la furia de los centros económicos y políticos, que han intensificado los ataques calumniosos y las provocaciones precisamente en torno a las finanzas del Partido. El objetivo es de crear confusión y dudas sobre la integridad del KKE, fortalecer la percepción que el KKE no es diferente de los demás partidos. El ataque con respecto a las finanzas del Partido y el anticomunismo en general han prevalecido durante todos estos años.

Se espera que la financiación estatal será utilizada como medio de presión para compromisos y concesiones. En el nombre de la transparencia, de la lucha contra el soborno y la compra de políticos, están considerando adoptar la medida de la financiación exclusiva de los partidos por el Estado. Se trata de una medida que se incluye en el marco general de las disposiciones reaccionarias que se promueven en el marco de la UE con el objetivo de manipular y controlar completamente el funcionamiento de los partidos.

El KKE no aceptará ningún tipo de control en sus relaciones con los miembros y amigos, ninguna intervención en el funcionamiento y actividad o la dirección de su política.

Para un partido obrero revolucionario, la financiación estatal no puede ser la fuente principal de sus ingresos. La cuestión de la independencia financiera del KKE en un asunto crucial. Tiene que ver con la capacidad del Partido de salir adelante incluso en las condiciones más difíciles.

Desde su fundación, el KKE ha sufrido persecuciones durante muchos años y es absolutamente razonable estar atento, sobre todo en las condiciones actuales de agudización de la lucha de clases.

En los años que han transcurrido desde el 18º Congreso nos hemos enfrentado a graves dificultades financieras, sobre todo en cuando a la propaganda, lo que condujo a “Tipoekdotikí” (imprenta del Partido) a incluirse en la reglamentación del artículo 99 de la Ley de Bancarrota y el canal de “902” de interrumpir sus operaciones.

Las nuevas condiciones exigen una mejor organización y control de la actividad económica de las Organizaciones con el fin de recoger las cuotas de todos los miembros del Partido, las contribuciones de amigos y simpatizantes. Se requiere aún más persistencia y determinación para poner en orden las finanzas, reducir los costos de operación flexibles, controlar y regular sustancialmente los ingresos de las organizaciones.

El aumento de la circulación de “Rizospastis”, de la Revista Comunista y de los libros de “Sinchroni Epochi”, además de su importancia especial para nuestra intervención ideológica y política, contribuye esencialmente a la mejora de las finanzas del Partido.

Hemos transcurrido un período muy difícil para la clase obrera y el pueblo de nuestro país. Se trata de un período en que se ha intensificado la ofensiva contra los derechos y las conquistas laborales mientras que las consecuencias de la agudización de la crisis económica capitalista se están convirtiendo en torrente que ahoga a las capas populares.

Sin embargo, la experiencia ha demostrado que en estas condiciones se crean nuevas oportunidades para que más trabajadores apoyen el Partido de sus escasos ingresos, incluso con cantidades más pequeñas que antes.

El apoyo financiero al KKE, desde hace 94 años, es un tipo de relación política entre los trabajadores y el Partido. Es un elemento que muestra el desarrollo y la consolidación de los lazos de cada OBP con partidarios y amigos del Partido.

Ante el ataque del enemigo clasista debemos mostrar nuestra preparación, competencia y suficiencia con respecto a los medios económicos para una actividad multifacética, política, ideológica y editorial que proporcionará una respuesta eficaz. Estamos seguros de que el Partido en su conjunto va a cumplir con los requisitos actuales.

Las tareas básicas del Partido hasta el 20º Congreso

La única salida a favor del pueblo

58. La manifestación irregular de la nueva crisis en la zona euro/UE y la posibilidad de una nueva crisis sincronizada en EE.UU.-UE-Japón en combinación con la profundidad de la crisis en Grecia y la dificultad de la política burguesa de gestionarla, muestran que la crisis continuará en 2013 y refuerzan la predicción de que en los próximos 3 años no se espera un aumento del PIB al nivel antes de 2008. La depreciación insuficiente de capitales durante la crisis, la pérdida de la posición competitiva de la producción industrial de Grecia, la pérdida significativa de la flexibilidad fiscal y la intensificación de la competencia en toda la región (Balcanes, Mediterráneo Oriental) agudizan las contradicciones de la política burguesa. Se intensifica la reflexión sobre si la permanencia en la zona euro sigue sirviendo eficazmente el interés burgués estratégico de la reproducción ampliada del capital social. El conjunto de los desarrollos destaca dos posibilidades principales: la opción de una nueva depreciación interna con un nuevo “recorte” de la deuda pública y la posibilidad de una quiebra incontrolada del Estado que será combinada con la salida forzada de la zona euro. En ambos casos, se intensifica el proceso de centralización del capital acumulado en mayores y en un número menor de grandes grupos monopólicos.

En este terreno continuará la lucha interburguesa sobre la elección de una gestión expansiva o restrictiva, así como sobre las prioridades en el marco de las alianzas imperialistas. Mientras se agudizan las contradicciones en la zona euro y en Grecia, se están reforzando fuerzas burguesas que dan prioridad al eje atlántico de influencia geopolítica (EE.UU., Israel, Gran Bretaña) en comparación con Alemania y Francia. Se está reforzando la lucha de los centros imperialistas y de los grupos monopólicos sobre el reparto y el control de los mercados y la infraestructura, sobre todo en los sectores de transporte (puertos, aeropuertos etc.), energía, telecomunicaciones, sector bancario. Rusia y de China también están mostrando interés en relación con estos sectores.

Estas contradicciones no invalidan el acuerdo en la dirección de la política burguesa de utilizar la crisis profunda como punto de partida para acelerar y ampliar las reestructuraciones, para aumentar el grado de explotación, acelerar la centralización del capital, el desplazamiento de pequeños empresarios y campesinos pobres, para ampliar las empresas capitalistas. La escalada de la ofensiva antipopular está dictada por la necesidad estratégica de los monopolios de proteger su competitividad y gestionar la crisis a expensas de las capas populares.

Estas contradicciones estarán acompañadas por el aumento del empobrecimiento relativo y absoluto, así como por el mantenimiento de una tasa alta de desempleo, la proletarización, el empobrecimiento de los trabajadores autónomos y los pequeños propietarios en las zonas urbanas y rurales. Objetivamente se aumenta la dificultad de la burguesía de construir sólidas alianzas sociales, mientras se crean las condiciones para la promoción de la construcción de la alianza social de la clase obrera sobre una base más sólida y con una orientación mejorada. El desarrollo de la crisis económica capitalista con la perspectiva de un mayor deterioro de la vida de los sectores populares y obreras, así como la posibilidad de una recuperación lenta tendrán sin duda un impacto en el desarrollo de la lucha de clases en Grecia. Por supuesto, esto no será un proceso lineal; habrá fases de ascenso y de retirada de la lucha de clases.

59. En este marco continuarán los esfuerzos y los intentos más sistemáticos para la reforma del sistema político en Grecia. Según los datos actuales que indican que el PASOK está en proceso de desintegración, la tendencia perceptible principal es que la reforma se basa en dos polos políticos: uno será el de la centroderecha teniendo en su eje la ND que ha perdido fuerzas no sólo en votos sino además por las escisiones, y el otro polo será el de la centroizquierda con SYRIZA en su núcleo. La burguesía del país se está ajustando sus decisiones, teniendo en cuenta qué fuerza política, qué gobierno puede controlar al movimiento obrero y popular para evitar el crecimiento de la lucha de clases, asegurar que la quiebra ya sea controlada o incontrolada llevará a cabo una salida de la zona euro con las menos reacciones posibles.

Los dos polos, el de la centroderecha que tiene en su núcleo la ND y el de la centroizquierda que tiene en su núcleo SYRIZA es un escenario relativamente realista para la burguesía, posiblemente con un carácter transitorio ya que hay procesos también para la creación de nuevos partidos con el fin de atrapar la conciencia obrera y popular.

Hoy, SYRIZA se está convirtiendo en la socialdemocracia contemporánea, que será más conservadora en comparación con la socialdemocracia del período posterior a la dictadura. En SYRIZA están buscando y encuentran su expresión política sectores de la burocracia obrera y gubernamental, sectores de capas medias que gozaban de inmunidad como aliados de la burguesía y de sus partidos, con beneficios, evasión de impuestos, con participación en la gestión de los fondos de la Unión Europea. Su particularidad es que se compone de fuerzas oportunistas que rompieron con el movimiento comunista, mantienen algunas consignas, métodos, formas de trabajo para presentarse como un partido de izquierdas que agrupa en sus filas desde socialdemócratas del “3 de septiembre” (la declaración fundacional del PASOK) hasta los comunistas “renovadores”. Su estrategia con respecto a la cuestión del poder, la Unión Europea, es claramente socialdemócrata, a favor de los monopolios. En el caso de que SYRIZA sustituya la socialdemocracia derrotada, es posible que algunas fuerzas centrífugas y extraparlamentarias formen un nuevo obstáculo a la llamada renovación izquierda o comunista. La burguesía hará todo lo posible para frenar el crecimiento de la lucha de clases y el KKE. Desea lograr lo que no logró en 1989-1991: disolver o marginar al KKE o convertirlo en un componente de la socialdemocracia contemporánea, para impedir el crecimiento de la lucha de clases.

60. El movimiento obrero debe estar preparado para poder utilizar el crecimiento de la lucha de clases, aprovecharse de las condiciones de un importante cambio en la correlación de fuerzas. El movimiento obrero debe estar también preparado para la posibilidad de un desarrollo negativo, la posibilidad de un retroceso en la lucha de clases y de revés para que pueda, en base a las nuevas condiciones, prepararse para el nuevo crecimiento que se producirá en un período de tiempo razonable.

El movimiento obrero y sus aliados tendrán que estar listos y con la capacidad de actuar para confrontar a la creciente violencia y represión estatal, paraestatal y patronal, la actividad del nuevo sindicalismo a favor del gobierno que SYRIZA está tratando de formar. Además, tendrán que hacer frente a la actividad de las fuerzas reaccionarias, las tendencias nacional-socialistas y fascistas en las filas del movimiento, con el objetivo de suprimirlo, impedir el crecimiento de la lucha de clases.

Las contradicciones interimperialistas en la región aumentan los peligros de conflictos militares locales que tendrán un carácter general, ya que en la región en general está teniendo lugar un conflicto entre los centros imperialistas y las potencias imperialistas en condiciones de crisis sucesivas que afectan al núcleo duro de la pirámide imperialista. Un tal caso, en las condiciones actuales, con la participación activa de Grecia en la OTAN y la UE, requiere la agudización de los antagonismos imperialistas en la región que no se pueden resolver con medios no militares. Esto implica la ruptura de las alianzas, cambios y reordenamientos serios, hasta incluso fuertes tendencias centrífugas no sólo en el marco de la UE sino también de la OTAN, una reformación general de alianzas.

Entre las posibilidades en cuanto a la postura de la burguesía de Grecia, de una parte de sus representantes políticos, es la posibilidad de intentar participar en el lado de otra potencia imperialista fuerte, incluso, dependiendo de las condiciones, tratar de convertir la guerra defensiva en una guerra de agresión.

Si Grecia es atacada por un país vecino u otro país de la región, o si ataca primera dentro de una alianza o no, el Partido en todo caso debe dirigir la organización independiente de la resistencia obrera y popular y vincular la resistencia con la lucha por la derrota completa de la burguesía, tanto nacional como extranjera, como un invasor. El Partido debe tomar la iniciativa y dirigir la construcción del frente obrero-popular con todas las formas de acción bajo la consigna: El pueblo dará la libertad y la salida del sistema capitalista que, mientras predomina, trae la guerra y la “paz” con la pistola en la cabeza del pueblo.

La base objetiva de la alianza de las fuerzas populares con la clase obrera

61. La Alianza Popular expresa los intereses de la clase obrera, de los semiproletarios, de los autónomos y los campesinos pobres en la lucha contra los monopolios y la propiedad capitalista, contra la incorporación del país en las uniones imperialistas. Su lucha se dirige hacia la conquista del poder obrero y popular. Para el KKE el nuevo poder coincide con el poder obrero, el poder socialista, que el socialismo científico lo ha definido como la dictadura del proletariado, que es lo opuesto a la dictadura de la burguesía, del Estado burgués.

La fuerza de la Alianza Social radica en el papel dirigente de la clase obrera, así como a la participación de los jóvenes y las mujeres que pertenecen a estas fuerzas sociales, en el esfuerzo consciente del movimiento obrero para formar, junto con sus aliados, un marco y una dirección de acción común. Además, su fuerza se encuentra en el papel de vanguardia del KKE que está interesado de reforzar, consolidar y fortalecer la Alianza Popular y preservar el carácter y la dirección de su lucha.

Los campesinos pobres, los autónomos en el comercio y en la artesanía, en el sector de restauración y turismo, en las construcciones, en los servicios de limpieza, en los servicios de belleza etc, los que en algunos períodos trabajan durante 10-12 horas diariamente, junto con otros miembros de su familia, a pesar de que son propietarios de tierra o de otros medios de producción dispersos, tienen interés en la abolición de los monopolios, en último análisis, en la abolición de la propiedad capitalista, del derrocamiento de su poder.

El capitalismo contemporáneo son los monopolios industriales y comerciales, los bancos, la imposición de impuestos por el Estado, que en su conjunto quitan gran parte de la producción de la mayoría de los trabajadores autónomos, aplastando sus ingresos. Es el sistema capitalista que tarde o temprano acabará con su propiedad, les destruirá como productores y trabajadores autónomos, les arrastrará al desempleo o, en el mejor de los casos, al subempleo. Incluso si mantienen su puesto de trabajo durante un período de tiempo, las condiciones de vida se deteriorarán, se aumentarán las horas de trabajo, se deteriorarán las condiciones de jubilación, las condiciones de educación de sus hijos, de prevención y rehabilitación en salud, de cultura y deportes, de ocio, en general se deteriorará la calidad de vida de ellos mismos y de sus familias.

La crisis prolongada y profunda ha traído un cambio repentino, incluso en los sectores en los que el trabajo autónomo sobrevivía en mejores términos, en las profesiones relacionadas con las construcciones y las reparaciones.

Para los científicos autónomos la perspectiva es similar, aunque tienen mejores ingresos y sobre todo menos restricciones que los asalariados. Se verán más y más subordinados a las grandes empresas capitalistas que se extienden a las profesiones jurídicas, contables, técnicas, en todas las profesiones que tienen que ver con la prevención y la rehabilitación de la salud, la maternidad, la salud y la seguridad en los centros de trabajo, la Salud Pública, la Cultura y los Deportes.

Objetivamente su interés a largo plazo se encuentra en el camino de la confrontación y el derrocamiento de los monopolios, de la propiedad capitalista, al lado de la clase obrera para la conquista del poder.

La única vía para sus intereses es la lucha común con los trabajadores asalariados, su disociación de las organizaciones que sirven a los intereses capitalistas teniendo como portada la “organización científica unificada”. Su interés es el Estado obrero que les proporcionará todas las condiciones para poder llevar a cabo su labor científica a favor de la prosperidad social.

La única vía es que la organización de los sectores más avanzados de los campesinos y los autónomos pobres en los centros urbanos se separe de los capitalistas, que se desvinculen de las rivalidades y las guerras interimperialistas para los mercados de materias primas y las rutas de transporte de energía, de otros recursos naturales etc. La única vía para los sectores más avanzados de los trabajadores autónomos es la coordinación de sus luchas con las luchas de la clase obrera contra los monopolios, contra sus alianzas imperialistas (UE, OTAN, Shengen etc.), los partidos y sus gobiernos, en fin contra el Estado de los capitalistas.

La única vía a seguir es o bien con el modo de producción capitalista que implica la destrucción violenta de la mayor parte de ellos o bien con el desarrollo que se basa en la propiedad social (popular), la planificación central a favor de la prosperidad social. Este desarrollo requiere la ruptura y el derrocamiento del dominio económico y del poder político de los monopolios, el pleno desencadenamiento de la UE, de la OTAN, de toda unión imperialista, la abolición de todas las bases extranjeras. La clase obrera tiene interés en ganar estos sectores consigo, con el poder obrero y popular o al menos asegurar que no se pondrán al lado de la clase reaccionaria de los capitalistas. Por eso, puede y debe expresar con su programa revolucionario sus necesidades por un nivel de vida decente, sobre todo su incorporación gradual planificada en la producción socialista y en los servicios socialistas.

El carácter de la Alianza Popular

62. La Alianza Popular responde a la pregunta acuciante: ¿Cómo vamos a organizar la lucha por el rechazo de las medidas antipopulares clasistas bárbaras? ¿Cómo vamos a organizar el contraataque con el fin de lograr algunas conquistas? ¿Cuál es el camino de la lucha y la ruptura por el derrocamiento del poder de los monopolios? La Alianza Popular tiene una clara orientación antimonopolista anticapitalista –dado que el capitalismo contemporáneo es monopolista-, promueve la ruptura con las uniones imperialistas, se opone a la guerra imperialista y a la participación en ella.

La Alianza Popular se alinea con la posición que propone el KKE en cuando a la agrupación de las fuerzas sociales antimonopolistas, anticapitalistas, en la lucha que conducirá al poder obrero y popular. Es una agrupación que expresa y sirve a los intereses de la clase obrera y de sus aliados sociales. La Alianza Popular en general dirige su lucha contra los monopolios, las uniones imperialistas, los mecanismos de represión. Se desarrolla en base a la actividad común de las fuerzas sociales para las demandas inmediatas. Cada grupo social, aparte del marco común de actividad, tiene sus propios deberes.

63. La Alianza Popular reúne sus fuerzas en cada ciudad, centrándose en los grupos monopolistas, las fábricas, los centros comerciales, los hospitales, los centros de salud, las plantas de energía eléctrica, las telecomunicaciones, los medios de transporte público etc. Garantiza la acción común de estas fuerzas en base al sector y en general con los desempleados, los campesinos autónomos y otros trabajadores en las ciudades que luchan por llegar al fin de mes. Se desarrolla como un proceso de maduración de la conciencia política y de la organización.

En estas condiciones se organiza y se coordina para la resistencia, la solidaridad, la supervivencia, defiende los ingresos de los trabajadores y del pueblo: salarios y convenios colectivos de trabajo, pensiones, derechos de la clase obrera y del pueblo, precios a los que los productores venden sus productos agrícolas, protección de los campesinos, los trabajadores autónomos, los desempleados, de la vivienda pública de la especulación de loa bancos y los impuestos. Defiende el derecho a la educación pública gratuita, a la asistencia sanitaria y el bienestar, a productos de consumo baratos y de alta calidad, infraestructura para la cultura y los deportes. Lucha contra las drogas, por la emancipación y la igualdad de la mujer, para la protección de los desempleados, el transporte, el alojamiento, la alimentación de alumnos y estudiantes, las necesidades inmediatas de las parejas jóvenes, para la confrontación de la adicción a las drogas, del alcoholismo. Reclama medidas de protección contra los terremotos y las inundaciones, obras públicas de infraestructura que mejoren las condiciones de vida, la intervención equilibrada de las personas en el medio ambiente. Destaca el potencial de desarrollo del país desde el punto de vista de la existencia de materias primas, de la concentración de medios de producción, de las habilidades de fuerza laboral, los logros científicos y tecnológicos.

La Alianza Popular lucha contra la represión estatal, la violencia ejercida por la patronal, defiende las libertades sindicales y políticas etc. La lucha por la salida de la crisis a favor del pueblo está indisolublemente ligada con la retirada y la cancelación unilateral de la deuda sin afectar los fondos de la seguridad social, los hospitales públicos etc., en ruptura con la Unión Europea y el FMI. Lucha por el derrocamiento del poder de los monopolios.

Adopta la socialización de los monopolios, de todos los medios de producción concentrados, la planificación central, el control obrero y popular. Está de acuerdo con la retirada de Grecia de la Unión Europea y de la OTAN, de todo tipo de relación con las uniones imperialistas. Su objetivo es eliminar las bases extranjeras, abolir la presencia de las fuerzas militares y policiales extranjeras en Grecia bajo cualquier pretexto.

Los conceptos de democracia, soberanía popular, imperialismo, guerra imperialista tienen un contenido clasista más profundo para la Alianza Popular. Se basan en la abolición de la explotación clasista, en la socialización de los medios de producción concentrados en combinación con la organización de los campesinos pequeños en cooperativas. Se basan en la participación en la Asamblea de los Trabajadores, en el Comité Popular etc.

64. La Alianza Popular pretende y logra atraer en sus filas a nuevas organizaciones sindicales y de masas, en general, de la clase obrera y de sus aliados para que se debiliten de manera constante y eficaz, en base al desarrollo de la correlación de fuerzas, a nivel social y político, las fuerzas sindicales burguesas reformistas y oportunistas que predominan en los órganos sindicales superiores así como en los Centros Laborales y en las Federaciones.

La fuerza y la eficacia de la actividad de la Alianza Popular en el cambio de la correlación de fuerzas y su derrocamiento, en la capacidad de confrontar al duro enemigo clasista y sus apoyos internacionales depende también del nivel de la organización y participación obrera y popular desde abajo, en el centro de trabajo y en el sector, en los barrios obreros, en los distritos poblados por campesinos y sectores populares.

A lo largo del desarrollo de su actividad reunirá a fuerzas obreras y populares de poca experiencia política que están en una u otra medida bajo la influencia de puntos de vista ideológicos y políticos de los partidos burgueses, del reformismo y del oportunismo. Estos sectores vacilan en cuanto al carácter realista y la necesidad de la lucha por el poder obrero como el único poder alternativo frente el poder de los monopolios.

La actividad de la Alianza Popular contribuye al esfuerzo activo de fortalecer la vida interna de los sindicatos y de las organizaciones de masas, de atraer a más obreros a las asambleas de los sindicatos, de las organizaciones de los trabajadores autónomos, de los campesinos, de los alumnos y estudiantes, de las organizaciones de mujeres que constituyen la base de la Alianza con el fin de participar en la organización de las movilizaciones, en la toma de decisiones, en los procesos electorales de representantes de abajo hacia arriba, en las diversas actividades que abarcan todo el espectro de problemas. Se trata de actividades a través de las cuales se aumentará la experiencia política, se superarán los miedos, las dudas y las vacilaciones, se estabilizarán aún más luchadores en el camino de la lucha de clases, de la alianza popular para la solución del problema del poder.

Con criterios respectivos trata de coordinar la acción de la Alianza Popular a nivel regional e internacional, es decir con organizaciones obreras y populares con orientación antimonopolista.

El KKE y la Alianza Popular

65. Un factor fundamental que determina el papel y la eficacia del Partido en el movimiento obrero, en la lucha de clases es la construcción partidista, sobre todo en la industria, la capacidad de reunir en las condiciones actuales a las masas obreras y populares en dirección antimonopolista anticapitalista, en la lucha por el poder, en la lucha contra la guerra imperialista y la paz imperialista.

Una de las tareas del Partido es la predicción de la evolución de la correlación de fuerzas, con el objetivo de que el movimiento obrero, sobre todo, y por lo tanto la Alianza Popular no pierdan de vista el objetivo del poder, que no se atrapen en gobiernos en el marco del capitalismo.

La lucha por la solución del problema del poder requiere esfuerzos continuos y estables para el análisis científico de la situación económica y política del país, en la región más amplia y a nivel internacional. Requiere una actividad científica planificada. Por lo tanto, el Partido puede y debe garantizar, de manera independiente, las condiciones de la investigación científica de orientación clasista.

La capacidad del Partido Comunista está determinada por la oportunidad y la voluntad de combatir el oportunismo, que aparece con nuevas formaciones políticas, a menudo como una escisión de las antiguas, restaurando consignas comunistas (p.ej. declaración a favor del marxismo-leninismo, reconocimiento de la revolución socialista, del papel dirigente de la clase obrera en el progreso social), así como con la recuperación de la estrategia de las etapas.

El papel dirigente del KKE como la vanguardia política revolucionaria y el papel dirigente de la clase obrera serán alcanzados y reconocidos en la práctica, no dependen de acuerdos políticos, no están garantizados a través del reconocimiento oficial de su papel de vanguardia por la Alianza Popular.

El KKE, con su actividad internacional y la cooperación con otros Partidos Comunistas, apoya y contribuye a la internacionalización de la actividad de la Alianza Popular.

66. Hoy, la Alianza Popular tiene una cierta forma con la actividad del PAME, PASEVE, PASY, MAS y OGE con un marco común; no se trata de una alianza de partidos políticos. El KKE participa en sus órganos y filas a través de sus cuadros y miembros, a través de los miembros de su Juventud, de la KNE, que son elegidos en los órganos y participan en las organizaciones de la clase obrera, de los trabajadores autónomos, de los campesinos pobres, en las organizaciones de los estudiantes, de los alumnos y de las mujeres. El Partido busca constantemente redistribuir a cuadros capaces en las filas del movimiento, para garantizar desde el interior el carácter de la Alianza, su capacidad de ampliarse y establecer vínculos con nuevas fuerzas de la clase obrera y de los sectores populares.

En el curso de la lucha política es posible la aparición de fuerzas políticas que expresan posiciones de capas pequeñoburguesas, que están de acuerdo, de un modo u otro, con el carácter anticapitalista antimonopolista de la lucha sociopolítica, con la necesidad de que esta lucha se dirija hacia el poder y la economía obrera y popular. El KKE, manteniendo su independencia, tratará de tomar acción conjunta con estas fuerzas, apoyando la Alianza Popular. La cooperación se expresa a través de la agrupación de sus miembros y simpatizantes en las filas de las organizaciones de masas que constituyen la Alianza o en sus órganos a través de sus miembros electos. Esta cooperación no se establece en un órgano único de Alianza con otros partidos-miembros, con una forma organizativa y estructura. Objetivamente, una organización de esta forma será de corta duración; entrará en conflicto con la independencia del KKE, no contribuirá al desarrollo del movimiento obrero y de sus aliados.

67. En condiciones de capitalismo monopolista surgen partidos políticos oportunistas y grupos con diversas formas (escisión directa de un Partido Comunista o de origen en escisiones más antiguas o formación de nuevos grupos y partidos de referencia comunista) que se diferencian del KKE de diversas maneras, sobre todo, en el asunto político principal, el de reforma o revolución. El KKE no puede hacer ningún tipo de cooperación política con estas fuerzas políticas ni en un período de concentración de fuerzas ni en condiciones de situación revolucionaria. Esto es cierto independientemente de las maniobras que hacen las fuerzas políticas oportunistas en condiciones de crecimiento del movimiento, adoptando consignas que parecen estar a favor del pueblo pero se oponen a la lucha por el poder obrero. Su propuesta política sobre el problema del poder está incorporada en el marco de la gestión del sistema capitalista, es decir, con una u otra forma, adoptan una etapa entre el poder burgués y obrero. Por supuesto, es posible que las masas populares que reúne los oportunistas podrían participar en las filas del movimiento de masas, o incluso en las filas del movimiento revolucionario, en condiciones de una agudización repentina de la lucha de clases que atrae a masas populares amplias, en condiciones de una situación revolucionaria. En cada fase de la lucha, el KKE debe llevar a cabo una lucha ideológica intensa puesto que el oportunismo es la fuerza de capitulación con el sistema político burgués y la burguesía; es una fuerza que socava el desarrollo de la conciencia en dirección revolucionaria.

El KKE mantiene su independencia también en las elecciones burguesas, pero es posible que en sus listas participen además personas que cooperan con el Partido. La Alianza Popular como alianza de los sectores politizados más radicales del movimiento obrero y sindical y de sus aliados, las organizaciones juveniles y de mujeres, como alianza que actúa en las filas del movimiento con el objetivo de lograr la más amplia agrupación posible de nueva masas. No participa en elecciones nacionales y locales, ni en elecciones para el parlamento europeo, ni en referendos.

68. El Comité Central propone que el 19º Congreso decida las siguientes actividades:

1. Sesión plenaria del Comité Central con el fin de examinar las Resoluciones de la Conferencia Nacional de marzo de 2010 y de la Sesión Plenaria Ampliada de junio de 2010 acerca de nuestro trabajo en el movimiento y la construcción partidista.

2. Celebración de una Conferencia Nacional sobre el trabajo con los jóvenes y el apoyo de la KNE.

3. Organización de un estudio sobre los trabajadores autónomos en las ciudades. Celebración de una Conferencia Nacional sobre el trabajo del Partido con los trabajadores autónomos pobres y su movimiento.

4. Que se mejore el sistema de educación y propaganda con todos los medios que el Partido tiene a su disposición y utiliza actualmente. El nuevo Comité Central debe elaborar una resolución detallada especial que será discutida en todo el Partido.

5. Continuación de la investigación histórica del Partido del período 1968 -1974, nueva edición del Ensayo de la Historia del Partido del período 1918 - 1949. Hacer un intento de iniciar la investigación histórica sobre el período 1974 - 1991.

6. Elaboración inmediata de la preparación de eventos diversos por el Partido para el 100º aniversario de su fundación.

7. La mejora de Rizospastis y el aumento de su difusión. Que se aumente la circulación de la Revista Comunista (KOMEP), de los libros teóricos y políticos para que se desarrolle una especie de “movimiento” educativo en el Partido y en la KNE, así como ampliamente en un círculo de amigos y simpatizantes. El nuevo Comité Central debe elaborar un nuevo programa concreto.

8. Formación de una infraestructura humana y material-técnica integrada para la investigación científica del Partido y para fundamentar sus elaboraciones y estudios en esta base.

9. Elaboración junto con la KNE de una infraestructura humana y material-técnica para apoyar la actividad del Partido en el sector de la cultura y de los deportes, en el movimiento contra la adicción a las drogas, en la celebración de eventos durante todo el año en el marco del Festival de la KNE.

Las prioridades del KKE a nivel internacional

69. Las actividades para el reagrupamiento del Movimiento Comunista Internacional deben ser diversas y multifacéticas:

a) Continuación de los esfuerzos para establecer el polo comunista, aprovechando de los pasos que se están dando con la “Revista Comunista Internacional”.

b) Participación en los Encuentros internacionales, temáticos y regionales de los Partidos Comunistas, tratando de preservar las características comunistas de los Encuentros Internacionales contra los planes de ampliación con las denominadas fuerzas de la izquierda.

c) Intervención independiente ideológica y política de nuestro Partido para la difusión de sus posiciones, elaboraciones, documentación científica.

d) Desarrollo de las relaciones bilaterales así como de la actividad conjunta con los Partidos Comunistas de nuestra región (Balcanes, Oriente Medio, Europa), así como con los Partidos Comunistas de otras regiones.

e) Fortalecimiento de la actividad internacional de la KNE para el reagrupamiento de las Juventudes Comunistas y la actividad conjunta, la intensificación de la lucha con percepciones burguesas y oportunistas que afectan a las filas del movimiento comunista y antiimperialista juvenil.

f) Movilización y actividad para la condena de las intervenciones imperialistas, de la guerra imperialista y de los pactos imperialistas por la “paz”. Contribución al fortalecimiento y la ampliación de la Federación Sindical Mundial (FSM) con nuevas organizaciones sindicales clasistas, la confrontación de la corriente del reformismo, del sindicalismo pro-patronal y pro-gubernamental a nivel mundial. Apoyo a las organizaciones antiimperialistas internacionales, del Consejo Mundial por la Paz (CMP), de la Federación Mundial de Juventudes Democráticas (FJMD), de la Federación Democráticas Internacional de Mujeres (FDIM).

Proyecto de Programa del KKE

Prólogo

El KKE se fundó en 1918, producto maduro del desarrollo del movimiento obrero en nuestro país, también bajo el impacto de la Gran Revolución Socialista de Octubre de 1917 en Rusia.

El KKE es la vanguardia consciente y organizada de la clase obrera y tiene como objetivo estratégico el derrocamiento del capitalismo y la construcción del socialismo-comunismo.

La larga experiencia positiva y negativa del movimiento comunista internacional y del KKE ha confirmado que la clase obrera no puede cumplir su misión histórica si no tiene su propio Partido duro, bien organizado y teóricamente armado, el Partido Comunista.

Está guiado por la cosmovisión revolucionaria del marxismo-leninismo. Trata de interpretar los nuevos logros científicos y tecnológicos de manera dialéctica-materialista, siguiendo sistemáticamente los desarrollos, de generalizar la experiencia del movimiento obrero y popular en base a la ideología comunista y con criterio la necesidad de liberar a la clase obrera de la explotación. Ha combatido las teorías reaccionarias como la de Grecia como “pariente pobre”, de la “inferioridad de las mujeres”, de las teorías racistas, del oscurantismo y la intolerancia, ha luchado por una educación popular profundamente humanística y científicamente fundamentada. Ha inspirado con su ideología y luchas a intelectuales y artistas radicales, se ha convertido en defensor firme y consecuente de la cultura del pueblo griego.

Desde su fundación, el KKE ha defendido firmemente la construcción socialista en la URSS, en los demás países de Europa, de Asia y en Cuba. Ha participado en la Internacional Comunista, ha expresado su solidaridad con las luchas de la clase obrera mundial, con los pueblos que luchaban por su liberación nacional, por el socialismo. El KKE también ha recibido, en períodos cruciales y difíciles de la lucha, la solidaridad y el apoyo del movimiento comunista y obrero internacional.

Ha sido fiel al principio del internacionalismo proletario y lucha por el reagrupamiento del Movimiento Comunista Internacional después del retroceso y la crisis que ha experimentado y sigue sufriendo hasta hoy, sobre todo después de la victoria de la contrarrevolución de 1989-1991.

El KKE, desde su fundación, ha estado al lado de la juventud de nuestro país. Se ha preocupado de la juventud y se ha ocupado de sus problemas y futuro. Sigue confiando a la nueva generación, a su capacidad de contribuir a la construcción del futuro socialista.

Su trayectoria histórica entera demuestra la necesidad de su existencia en la sociedad griega. El KKE no ha perdido nunca su continuidad histórica. Ha combatido el oportunismo y el liquidacionismo en sus filas y ha sido capaz de sacar conclusiones de sus 95 años de actividad. Ha logrado mantener su carácter revolucionario en condiciones difíciles, mientras no ha tenido nunca miedo de reconocer sus errores, desviaciones, de hacer una autocrítica abierta ante el pueblo.

El KKE en sus 94 años de historia ha sido firmemente comprometido con los principios fundamentales de un Partido Comunista obrero revolucionario: el reconocimiento del papel dirigente de la clase obrera en el progreso social y la ideología marxista-leninista como teoría revolucionaria para la actividad política revolucionaria. No ha renunciado nunca a la lucha de clases, ni a la revolución socialista o la dictadura del proletariado.

El KKE ha soportado la turbulencia de la victoria de la contrarrevolución en la Unión Soviética y en los Estados de la construcción socialista en Europa y Asia. Esta resistencia no es accidental. Ha sido forjada con lazos históricos de sangre con la clase obrera y el campesinado pobre desde el primer momento de su fundación.

Desde 1918 en adelante, el KKE ha dado un contenido político a las luchas obreras contra la explotación capitalista y pagó el precio con muchos muertos, torturados y perseguidos. Ha jugado un papel principal en la lucha armada contra la ocupación de las tres potencias del Eje con la Resistencia de EAM-ELAS. En dos ocasiones, el diciembre de 1944 y la lucha de tres años (1946-1949) del Ejército Democrático de Grecia (DSE), el movimiento obrero encabezado por el KKE y el movimiento campesino aliado entraron en conflicto armado con el poder burgués, que fue apoyado por la intervención militar imperialista directa, al principio de Gran Bretaña y luego de los EE.UU.

En su trayectoria de 95 años ha luchado contra la idea de que los explotados deben colaborar con los explotadores, de que deben someterse a los explotadores, y defendió las conquistas obreras y populares.

Las raíces históricas profundas del KKE explican por qué en crisis anteriores (1968) y sobre todo en la crisis de 1991 ha logrado salvaguardar su continuidad histórica a pesar de la retirada de gran parte de sus fuerzas.

El KKE se ha reagrupado a nivel organizativo, ideológico y programático durante todo el período nuevo de su Historia, en base a los cinco Congresos intervinientes. El producto de esta trayectoria es el proyecto de Programa que el Comité Central ha presentado para el diálogo precongresal para el 19º Congreso, que desarrolla la estrategia general del KKE por el socialismo y las tareas básicas de la lucha de clases.

El mundo contemporáneo y la posición de Grecia en el sistema imperialista

70. Los derrocamientos contrarrevolucionarios de los últimos 30 años no cambian el carácter de nuestra época. El período actual, un período de gran retroceso para le movimiento obrero internacional es históricamente temporal. Vivimos en la época de la necesidad histórica de la transición del capitalismo al socialismo ya que las condiciones materiales están maduras para la organización socialista de la producción y de la sociedad.

El retroceso histórico en el desarrollo de la lucha de clases es acompañado por la afluencia masiva de mano de obra barata en el mercado capitalista internacional (de Asia, África, América Latina, Europa del Este etc.), lo cual resulta a la devaluación de la fuerza de trabajo en los países capitalistas más desarrollados (países de la OCDE), la aparición en estos países del empobrecimiento absoluto de la clase obrera y la intensificación del ataque del capital a nivel internacional.

La profunda crisis de sobreacumulación de capital en 2008-2009, que en varias economías capitalistas en realidad no ha sido superado, hizo más evidente la tendencia de cambios significativos en la correlación de fuerzas entre los Estados capitalistas bajo el impacto de la ley del desarrollo desigual del capitalismo. Esta tendencia concierne también los niveles superiores de la pirámide imperialista.

Los EE.UU. siguen siendo la primera potencia económica pero con una reducción significativa de su participación en el Producto Bruto Mundial. Hasta el 2008, la UE en su conjunto mantenía la segunda posición en el mercado capitalista internacional, una posición que ha perdido después de la crisis. China ya se ha convertido en la segunda potencia económica, la alianza BRICS (Brasil, Rusia, India, China, Sudáfrica) se ha fortalecido en las uniones capitalistas internacionales, como es el FMI y G20. El cambio en la correlación de fuerzas entre los Estados capitalistas ha traído cambios en las alianzas entre ellos ya que se están intensificando las contradicciones interimperialistas por el control y el nuevo reparto de territorios y mercados, sobre todo de los recursos energéticos y naturales, de rutas de transporte de mercancías.

Las contradicciones interimperialistas que, en el pasado, dieron lugar a decenas de guerras locales, regionales y dos guerras mundiales, seguirán conduciendo a duros enfrentamientos económicos, políticos y militares, independientemente de la composición o recomposición, los cambios en la estructura y en el marco de objetivos de las uniones imperialistas internacionales, la llamada nueva “arquitectura”. “La guerra es la continuación de la política por otros medios”, sobre todo en condiciones de profunda crisis de sobreacumulación y de cambios importantes en la correlación de fuerzas en el sistema imperialista internacional, donde la redistribución de los mercados rara vez ocurre sin derramamiento de sangre.

71. La manifestación periódica de las crisis de sobreproducción pone a prueba la cohesión de la zona euro, como una unión monetaria de Estados miembros con una desigualdad profunda en el desarrollo y la estructura de la producción industrial, en la productividad y su posición en el mercado de la Unión Europea e internacional.

La tendencia de fortalecimiento de la interdependencia de las economías de los países en el sistema imperialista internacional no conduce a la disminución del papel del Estado burgués, como defienden las variaciones teóricas de la “globalización”.

En cualquier caso, el futuro de la UE y de la zona euro no es determinado solamente por los planes imperialistas, porque las contradicciones tienen su propia dinámica. Cualquier opción de la gestión burguesa entrará en conflicto con los intereses obreros y populares en todos los Estados miembros de la zona euro.

La crisis ha puesto de manifiesto más intensamente los límites históricos del sistema capitalista. Se están intensificando las contradicciones y las dificultades de la política de gestión burguesa de la crisis y en general las dificultades en el paso a un nuevo ciclo de reproducción ampliada del capital social.

72. El capitalismo griego está en su fase imperialista de desarrollo, en posición intermedia en el sistema imperialista internacional, con dependencias fuertes de los EE.UU. y de la Unión Europea.

La adaptación del mercado griego en el mercado de Europa Occidental ha iniciado con la adhesión a la CEE a principios de la década de 1980. Más tarde, con la adhesión a la UE en 1991 y especialmente en la zona euro en 2001. A través de su participación en la reestructuración de la OTAN y de las demás alianzas interestatales imperialistas, el Estado capitalista griego se ha incorporado orgánicamente en el sistema imperialista internacional.

Al principio, el capitalismo griego se benefició del derrocamiento contrarrevolucionario en los países balcánicos vecinos y la adhesión a la UE, logró importantes exportaciones de capitales en forma de inversiones directas que contribuyeron a la rentabilidad y la acumulación de empresas y grupos griegos.

Las exportaciones de capitales se ampliaron a Turquía, Egipto, Ucrania, China así como Gran Bretaña, EE.UU. y otros países. Participó activamente en todas las intervenciones y guerras imperialistas como contra Yugoslavia, Irak, Afganistán etc.

En la década que precedió el último estallido de la crisis, la economía griega mantuvo una tasa anual de crecimiento del PIB significativamente más alta que el nivel correspondiente de la UE y la zona euro, sin cambiar esencialmente su posición en esta. Sin embargo, ha mejorado su posición en los Balcanes.

Después del estallido de la crisis se deterioró la posición del capitalismo griego en el marco de la zona euro y de la UE y en general en el marco de la pirámide imperialista internacional, lo cual no invalida el hecho de que la incorporación de Grecia en la UE y en la CEE ha servido los sectores más dinámicos del capital monopolista nacional y ha contribuido al fortalecimiento de su poder político.

La participación de Grecia en la OTAN, y por lo tanto los vínculos, las dependencias político-económicas y político-militares de la UE y EE.UU. limitan la capacidad de negociación de la burguesía de Grecia y el margen de maniobras, ya que todas las relaciones de alianza del capital se rigen por el antagonismo, la desigualdad y, consecuentemente, por la posición ventajosa del más fuerte, se forman como relaciones de interdependencia desigual.

Las contradicciones interburguesas hasta este punto no invalidan el marco estratégico de incorporación a la OTAN y la UE. Las contradicciones interburguesas conciernen además las prioridades en el ámbito de alianzas imperialistas. Aunque sigue siendo fuerte la tendencia de permanecer en la zona euro, al mismo tiempo se refuerza la tendencia de fortalecimiento de las relaciones con Rusia y China.

Se están aumentando los peligros en la región en general, desde los Balcanes hasta el Oriente Medio, de una guerra imperialista generalizada y la implicación de Grecia en esta.

La lucha por la defensa de las fronteras, los derechos soberanos de Grecia, desde el punto de vista de la clase obrera y de los sectores populares es inseparable de la lucha por el derrocamiento del poder del capital. No tiene nada que ver con la defensa de los planes de uno u otro polo imperialista y la rentabilidad de uno u otro grupo monopolista.

La base material de la necesidad del socialismo en Grecia

73. El pueblo griego se liberará de las cadenas de la explotación capitalista y de las uniones imperialistas cuando la clase obrera con sus aliados lleve a cabo la revolución socialista y avance a la construcción del socialismo-comunismo.

El objetivo estratégico del KKE es la conquista del poder obrero revolucionario, es decir, la dictadura del proletariado, para la construcción socialista como fase inmadura de la sociedad comunista.

El cambio revolucionario en Grecia será socialista.

Las fuerzas motrices de la revolución socialista serán la clase obrera como fuerza dirigente, los semiproletarios (es decir aquellos que tienen su ingreso básico a través del trabajo asalariado y no de algún tipo de propiedad de medios de producción), los sectores populares oprimidos de los autónomos en la ciudad y los campesinos pobres.

74. En el transcurso de los años, se han desarrollado aún más las condiciones materiales para el socialismo en Grecia. Se han expandido las relaciones capitalistas en la producción agrícola, en la Educación, la Salud, la Cultura y los Deportes, los Medios de Comunicación. Se ha realizado una mayor concentración en la industria manufacturera, en el comercio, las construcciones, el turismo. Tras la eliminación del monopolio estatal en las telecomunicaciones y en sectores monopolizados de la Energía y de los Transportes, se desarrollaron empresas de capital privado.

Durante los últimos 15 años se ha aumentado la población económicamente activa, pero esta tendencia fue detenida después del estallido de la crisis.

Durante la década, el trabajo asalariado se ha aumentado significativamente como tasa en el conjunto del empleo, mientras que el número de los trabajadores autónomos se ha mantenido estable, ya que la disminución en una parte de los trabajadores autónomos ha sido acompañada por su aumento en el sector de los servicios.

Desde 2008, la economía capitalista griega entró en un nuevo ciclo de crisis, dando lugar a su disminución acumulada por 20% hasta finales de 2012.

Se observó además una mayor reducción de la producción industrial que está por debajo del 80% de los niveles de producción de 2005. La profundización de la crisis y la política de gestión burguesa resultaron al incremento del desempleo y de la miseria absoluta, de la pobreza extrema, al incremento del número de las personas sin hogar. El desempleo juvenil y de los desempleados de largo período se ha convertido en un problema explosivo.

Se aumentó considerablemente la brecha entre las necesidades obreras y populares contemporáneas y su satisfacción. El parasitismo, la podredumbre del capitalismo monopolista se manifestaron en todos los sectores de la producción, en el comercio, en la circulación del capital dinero, en todas las estructuras de organización de la sociedad capitalista, en todas las instituciones del sistema: especulación financiera, fraude, malversación de fondos, corrupción, destrucciones como son la contaminación y la polución en la pirámide de producción alimentaria, en las aguas, el medio ambiente, los bosques, las costas. Se ha ampliado la especulación parasitaria, como es el tráfico de drogas, la prostitución organizada de mujeres y niños etc. Se ha puesto de manifiesto la interrelación de centros de soborno ilegal de diputados y ministros y de órganos del poder, la interrelación de centros del crimen organizado y de las autoridades de persecución penal.

Al mismo tiempo, los cambios en la estructura, en el contenido y el alcance de los sectores del Estado burgués que sirven necesidades estratégicas para la reproducción del capital, crean dificultades para la política de alianzas sociales de la clase dominante, así como la agudización de la contradicción fundamental entre capital y trabajo.

La aceleración de las reestructuraciones reduce el sector de la aristocracia obrera y de los funcionarios públicos, y obstaculiza el esfuerzo de la política burguesa de manipular al movimiento obrero y asimilar grandes secciones de los trabajadores asalariados.

De todos los aspectos de la vida económica y social surge de modo intenso la contradicción entre el carácter social del trabajo y la apropiación privada capitalista de la mayor parte de sus resultados, debido a la propiedad capitalista en los medios de producción. Surge de manera imperativa la necesidad de la propiedad social, de la planificación central con el poder obrero. Desde el punto de vista de las condiciones materiales, el socialismo es más necesario y actual que nunca.

De la época histórica del capitalismo, del nivel de desarrollo del capitalismo griego, de la agudización de la contradicción fundamental y del conjunto de contradicciones deriva que en Grecia existen las condiciones materiales para la construcción socialista, que puede garantizar la satisfacción de las necesidades populares que se están ampliando constantemente.

Hoy día, Grecia tiene mayor potencial productivo no utilizado que puede ser liberado solamente a través de la socialización de los medios de producción por el poder obrero y popular, con la planificación central científica de la producción. Tiene importantes recursos energéticos nacionales, importantes recursos minerales, producción industrial, artesanal y agrícola, puede satisfacer gran parte de las necesidades del pueblo como son la alimentación y el suministro de energía, los transportes, la construcción de obras públicas de infraestructura y de viviendas populares. La producción agrícola puede apoyar diferentes sectores de la industria.

Las tareas del KKE para la revolución socialista

75. El KKE trabaja en la dirección de la preparación del factor subjetivo en la perspectiva de la revolución socialista, aunque el período de su manifestación está determinada por las condiciones objetivas, la situación revolucionaria.

La actividad del KKE en condiciones no revolucionarias contribuye decisivamente a la preparación del factor subjetivo (Partido, clase obrera, alianzas) para las condiciones revolucionarias, para que lleve a cabo sus tareas estratégicas:

§ La agrupación de la gran mayoría de la clase obrera con el KKE, decidida para la revolución.

§ La alianza de la clase obrera con los sectores populares oprimidos en el capitalismo para que algunos se lleven de modo más o menos activo en la lucha revolucionaria, y otros pasen a ser neutrales.

§ El apoyo del pueblo que participa en la revolución de las fuerzas más amplias posible que se separaron del ejército.

§ La conquista de la supremacía abrumadora de las fuerzas reunidas con el KKE contra las fuerzas pequeñoburguesas reaccionarias y vacilantes en el momento decisivo y en las áreas decisivas. Esta es una cuestión importante político y al mismo tiempo organizativo.

Las tareas anteriores se llevan a cabo solamente en condiciones de situación revolucionaria; su implementación se desarrollará simultáneamente, e interactuará con la tarea principal y decisiva de agrupar a la mayoría de la clase obrera con el Partido.
Más específicamente sobre la situación revolucionaria

76. La situación revolucionaria es un factor creado sobre una base objetiva, es decir combina una debilidad repentina en el funcionamiento del poder burgués (“los de arriba ya no pueden gobernar como antes”) y un aumento repentino en el estado de ánimo y la actividad de las masas populares (“los de abajo”) que no quieren seguir viviendo como antes, subyugados al poder de explotación. Incluye un aumento masivo repentino del estado de ánimo de la clase obrera, así como el cuestionamiento popular, la tendencia de levantamiento. En estas condiciones es decisivo el papel de la preparación organizativa y política de la vanguardia del movimiento obrero, del Partido Comunista para la agrupación y la orientación revolucionaria de la mayoría de la clase obrera, sobre todo del proletariado industrial, y la conquista de secciones avanzadas de los sectores populares.

No es posible predecir de antemano los factores que conducirán a la situación revolucionaria. La profundización de la crisis económica, la agudización de las contradicciones interimperialistas que incluso pueden convertirse en conflictos militares, es posible crear tales condiciones en Grecia.

En el caso de la implicación de Grecia en una guerra imperialista, ya sea defensiva o agresiva, el Partido debe dirigir la organización independiente de la lucha obrera y popular en todas sus formas para relacionar la lucha por la derrota completa de la burguesía, la nacional y la extranjera como invasor, con la conquista del poder en la práctica. El Partido tomará la iniciativa y dirigirá la construcción de un frente obrero y popular que va a tomar todas las formas de lucha, bajo la consigna: El pueblo dará la libertad y la salida del sistema capitalista que mientras prevalece trae la guerra y la “paz” con la pistola en la cabeza del pueblo.

Durante el proceso revolucionario, la clase obrera y sus aliados forman, como gérmenes, los órganos del poder obrero.

La crisis económica y las guerras imperialistas son amenazas comunes para la clase obrera y los sectores populares de cada sociedad capitalista. Esta es la posibilidad objetiva de que el movimiento de un país se apoye también en la actividad de otro movimiento revolucionario en otro país, sobre todo en los países vecinos, en toda la región. De ello surge también la necesidad de una acción conjunta planificada contra toda alianza imperialista cuyo objetivo es suprimir la revolución en un país, la capacidad de formar las condiciones para la victoria del socialismo en un grupo de países.

Más específicamente en cuanto al frente obrero popular revolucionario

77. La agrupación de la mayoría de la clase obrera con el KKE y la atracción de las seccione principales de los sectores populares pasará por varias fases. Los frentes de lucha –en primer lugar el frente obrero- y las formas de la Alianza Popular con objetivos antimonopolistas-anticapitalistas, con la actividad de vanguardia de las fuerzas del KKE en condiciones no revolucionarias, constituyen la primera forma de la creación de un frente obrero y popular revolucionario en condiciones revolucionarias. Las masas obreras y populares, a través de la experiencia de su participación en la organización de la lucha en dirección de confrontación con la estrategia del capital, se verán convencidas para la necesidad de que su organización adquiera un carácter global en una confrontación completa y multifacética con el predominio económico y político del capital.

En condiciones de la situación revolucionaria, el frente obrero y popular revolucionario utilizando todas las formas de actividad puede convertirse en el centro del levantamiento popular contra el poder capitalista. Debe prevalecer en regiones básicos, particularmente en los centros industriales, comerciales y de transporte, centros de comunicación y energía, para que se logre la plena desmovilización de los mecanismos de la burguesía y su neutralización, el surgimiento y el predominio de instituciones revolucionarias que surgirán del pueblo. Estas instituciones se encargarán de la nueva organización de la sociedad, de derrocar la dictadura de la burguesía y establecer el poder obrero revolucionario.

En el proceso revolucionario el impacto de las posiciones oportunistas y reformistas y la necesidad de combatirlas, de marginarlas en el frente obrero y popular serán constantes.

En las condiciones de situación revolucionaria, el frente obrero y popular formará comités de protección de las huelgas y de otras formas de levantamiento. Adquiere la capacidad y los medios para salvaguardar la revolución en todas sus fases, para imponer el control obrero en las fábricas, en los bancos, en la producción agrícola junto con los campesinos pobres, para la alimentación del pueblo, para la confrontación de los diversos mecanismos de reacción.

El frente obrero revolucionario adquiere la capacidad de oponerse a la violencia del capital con su propia violencia, la capacidad de hacer paralizar el personal del enemigo clasista, de neutralizar sus planes contrarrevolucionarios, de separarlo del apoyo activo de la gente, de los que vienen de la clase obrera y del pueblo. Tiene la capacidad de expresar e integrar en esta dirección de lucha a los sectores pobres de los campesinos, los sectores populares de los autónomos en las zonas urbanas, de los semiproletarios, de la masa de los desempleados y los inmigrantes.

78. La experiencia histórica demuestra que las revoluciones socialistas del siglo 21 en comparación con las revoluciones burguesas del siglo 18 y del siglo 19, o incluso con las revoluciones socialistas del siglo 20, tienen que confrontar una máquina de represión mucho más organizada, medios de información tecnológicamente más avanzados y medios de destrucción masiva. Tienen que confrontar los mecanismos de la violencia estatal capitalista incorporados en estructuras interestatales como es la OTAN, el Euroejército, el Tratado de Shengen etc.

Sin embargo, el ser humano no deja de ser el factor clave en la utilización y tratamiento de la tecnología. Sobre esta base, la actividad de los trabajadores y del pueblo tiene la posibilidad de neutralizar estos medios o utilizarlos a favor del movimiento revolucionario.

La conquista del poder obrero en un país contribuye al desarrollo del movimiento obrero revolucionario internacional, a la reconciliación de la clase obrera, de las fuerzas populares, independientemente de su origen étnico, del idioma, de la herencia cultural y religiosa, a la coordinación de la lucha de clases a nivel regional e internacional, a la formación de alianzas revolucionarias, hasta incluso para la defensa de cada revolución socialista contra la actividad capitalista contrarrevolucionaria internacional.

El papel dirigente del Partido en la Revolución

79. El KKE surge prácticamente como fuerza dirigente en el proceso revolucionario, a medida que haya asegurado la línea revolucionaria y su capacidad y cuenta con organizaciones en grandes unidades de producción, en sectores y servicios que juegan un papel decisivo en el derrocamiento del poder burgués.

La independencia organizativa, ideológica y política del KKE existe en todas las condiciones y en todo caso, independientemente de las formas de organización masiva de la clase obrera dedicada a la revolución, de su alianza con los campesinos pobres y otros autónomos que toman parte en el levantamiento.

La existencia de fuertes organizaciones partidistas y de la KNE garantiza la formación de miembros del Partido y de la KNE capaces de propagar las posiciones ideológicas y políticas del Partido, sobre todo en las grandes industrias y en los centros de formación profesional, así como en las organizaciones de masas, de inspirar confianza, de dar un ejemplo de vanguardia, de acción desinteresada y abnegada, de utilizar las iniciativas de las fuerzas que participan en la actividad, combatiendo el reformismo, el oportunismo y la actividad nacionalsocialista-fascista.

El Partido lucha por la unidad de la clase obrera en Grecia, independientemente de la raza, del origen nacional y el idioma, de la herencia cultural y religiosa.

La preparación, el equipamiento material e ideológico, la confrontación permanente con el oportunismo son las condiciones previas para la dirección efectiva de la confrontación contra los mecanismos del poder burgués en todos los niveles.

80. El papel dirigente del Partido en la concentración de fuerzas para la revolución no será ni una obra de un solo acto, ni un proceso que se desarrollará sin problemas. Habrá fases ascendentes y descendentes, se verá afectado y determinado por el cambio de la correlación de fuerzas entre la burguesía y la clase obrera, por la concienciación de la mayoría del proletariado industrial, por la desvinculación de los semiproletarios, de los campesinos pobres y de los demás trabajadores autónomos de la burguesía, de la influencia pequeñoburguesa y oportunista. No es posible predecir todas las fases de este proceso, todos los factores de aceleración o de reducción de la velocidad de los acontecimientos, el estado exacto de cada clase o grupo social, la correlación entre las fuerzas militantes de la clase obrera y de los sectores populares. Sin embargo, el papel del KKE y su capacidad de valorar a tiempo y objetivamente los desarrollos e intervenir de modo adecuado, serán decisivos.

El papel dirigente del Partido, en la práctica y no sólo en el ámbito de las declaraciones, existe también tras el derrocamiento del poder del capital como el acto primero de la transición del proceso revolucionario a un nuevo período de lucha de clases. Esto tiene que ver tanto con la abolición de las relaciones capitalistas y la formación de nuevas relaciones socialistas así como con el enfrentamiento de la reorganización nacional y extranjera de la violencia capitalista.

El Partido pretende que el poder obrero revolucionario cuente con el apoyo de los movimientos revolucionarios y populares de los países vecinos y otros contra los Estados capitalistas que buscan su derrocamiento. Pretende formar un centro revolucionario común, al menos entre los países vecinos, siempre y cuando existan condiciones respectivas.

El Partido, firmemente comprometido con el internacionalismo proletario, expresa de manera práctica su apoyo al movimiento revolucionario de otros países.

Cumple con su deber revolucionario sin invalidarlo en el nombre de las dificultades creadas de la correlación internacional de fuerzas en la lucha de clases, sin considerar la correlación internacional de fuerzas como algo invariable, inmóvil.

El socialismo como la primera fase, la fase inferior del comunismo

81. El socialismo es la primera fase de la formación socioeconómica comunista; no es una formación independiente. Es un comunismo inmaduro. Funciona la ley básica del modo de producción comunista: producción planificada para la amplia satisfacción de las necesidades sociales.

A través de la Planificación Central el potencial de desarrollo del país, todo lo que ha creado la actividad humana en la ciencia, la tecnología y la cultura que garantiza un mejor nivel de vida, de desarrollo intelectual se pone al servicio del pueblo y de sus necesidades. Se erradica el desempleo, la inseguridad laboral, se aumenta el tiempo libre para que el pueblo trabajador pueda participar activamente, ejercer el control obrero y garantizar el carácter del poder obrero.

82. La construcción socialista es un proceso ininterrumpido, que comienza con la toma del poder por la clase obrera. Inicialmente, se crea un nuevo modo de producción que tiende a abolir completamente las relaciones capitalistas, la relación entre capital y trabajo asalariado.

§ Se socializan los medios de producción en la industria, la energía y el abastecimiento de agua, las telecomunicaciones, las construcciones, las reparaciones, los medios de transporte público, el comercio al por mayor y al por menor y el comercio de importación y exportación, la infraestructura concentrada turística y de restauración, los cultivos agrícolas de tipo capitalista.

§ Se socializa la tierra y los cultivos agrícolas capitalistas. Se desarrollan unidades de producción estatales para la producción y el procesamiento de productos agrícolas como materias primas o productos de consumo. La realidad griega no requiere una redistribución de tierras. Aquellos que no tienen tierra trabajarán en las unidades socialistas de producción agrícola y ganaderas. La medida de la socialización de la tierra impide la posibilidad de concentración de la tierra, el cambio de su uso y su mercantilización por los productores agrícolas individuales o de cooperativas.

§ Se elimina la propiedad privada y la actividad económica en la Educación, la Salud y el Bienestar, la Cultura y los Deportes, los Medios de Comunicación. Se organizan completa y exclusivamente como servicios sociales.

§ Se prohíbe la utilización de trabajo ajeno, es decir, el trabajo asalariado por los que todavía tienen medios de producción aislados en sectores que no han sido socializados obligatoriamente, por ejemplo, en la artesanía, la producción agrícola, el turismo y restaurantes, en algunos servicios auxiliares.

§ Los medios de producción, las materias primas e industriales y los recursos, la fuerza de trabajo se utilizan en la producción y organización de los servicios sociales y administrativos a través de la Planificación Central.

§ La producción industrial y la mayor parte de la producción agrícola se llevan a cabo con relaciones de propiedad social, Planificación Central, control obrero en todo el espectro de gestión y administración.

83. Se promoverán cooperativas de producción agrícola teniendo el derecho a utilizar la tierra socializada como medio de producción. La integración de campesinos pequeños se realizará en una base voluntaria. Los incentivos para la cooperativización son: la reducción del coste de la producción a través del trabajo colectivo de cultivo y recolección de productos agrícolas, la protección de la producción agrícola de los fenómenos naturales a través de infraestructura estatal y de apoyo científico y técnico, la concentración de la producción agrícola y su disponibilidad por medio del comercio estatal, la distribución equitativa del tiempo de trabajo a base de año a través de la extensión de la mecanización y de la coordinación central para confrontar a los peligros meteorológicos imprevistos. La reforma del pueblo con elementos rurales que tienen que ver con la educación unificada, centros de salud plenamente equipados y conectados con los hospitales de los centros urbanos cercanos, infraestructura cultural, transporte etc.

En la medida en que a través de la cooperativa de producción se socializa el trabajo con el uso de medios de producción mecanizados e infraestructura colectiva, se desarrollarán las condiciones previas para la integración directa en la propiedad social y la incorporación plena en la Planificación Central. En este sentido, se eliminará la contradicción entre la ciudad y el campo, entre la producción industrial y agrícola. El beneficio de los que trabajaban anteriormente en las cooperativas será el mejoramiento de las condiciones de trabajo y de vida.

84. La división del trabajo en los medios de producción socializados se hace en base a la planificación central que organiza la producción y los servicios sociales y determina sus proporciones con el objetivo de satisfacer las necesidades sociales ampliadas y la distribución de productos (valores de uso). La división del trabajo social es planificada centralmente e integra directamente –no a través del mercado- el trabajo individual, como parte del trabajo social total.

La Planificación Central expresa la configuración consciente de proporciones objetivas de producción y distribución, así como el esfuerzo para el desarrollo global de las fuerzas productivas.

Da prioridad a la producción de medios de producción de la que depende el desarrollo de la capacidad de producción en su conjunto y del equipamiento tecnológico de los servicios sociales, en último análisis la capacidad de la reproducción ampliada y del crecimiento de la prosperidad social.

Las leyes que rigen la Planificación Central no se identifican con el plan existente en un momento determinado, que se aproxima a mayor o menor medida a las proporciones objetivas de la acumulación socialista ampliada y la prosperidad social.

La Planificación Central apunta, se a medio y largo plazo, al desarrollo generalizado de la capacidad de realizar un trabajo especializado, así como cambios en la división técnica del trabajo, en el desarrollo general de la productividad laboral y la reducción del tiempo de trabajo, para la perspectiva de eliminación de las diferencias entre el trabajo ejecutivo y el trabajo de gestión, entre el trabajo manual y el trabajo intelectual.

La producción cooperativa se subordina hasta cierto punto a la Planificación Central que determina la parte de la producción que se destina al Estado y fija los precios estatales, en que se concentra el producto por el Estado, así como los precios en que se vende el producto en los mercados populares organizados por el Estado.

85. La aplicación de la Planificación Central será organizada por sectores, a través de una sola autoridad unificada del Estado, con ramas regionales y a nivel de industria. La planificación se basará en una totalidad de objetivos y criterios tales como:

• En energía: El desarrollo de infraestructura para la reducción del nivel del nivel de dependencia energética de Grecia, la salvaguarda del consumo popular adecuado y barato, la seguridad de los trabajadores del sector y de áreas residenciales, la protección de la salud pública y del medio ambiente. En este sentido, las políticas energéticas tendrán los siguientes pilares: la utilización de todas las fuentes domésticas de energía (de lignito, termoeléctricas, eólicas, solares, de petróleo y gas natural etc), la investigación y descubrimiento sistemáticos de nuevas fuentes y la búsqueda de colaboración interestatal mutuamente beneficiosa.

• En transporte: la prioridad se dará al transporte público antes que al individual, al transporte ferroviariο en las tierras continentales del país, al transporte marítimo con barcos modernos para las zonas costeras e insulares. Todas las formas de transporte serán planificadas con el criterio de estar interconectadas y complementarias con el objetivo de la movilización rápida y barata de personas y bienes, el ahorro de energía y la intervención equilibrada del hombre del medio ambiente, el desarrollo planificado para la desaparición del desarrollo regional desigual, el control completo sobre la defensa y la seguridad del Estado socialista. La condición previa para esto es la planificación de la infraestructura relevante –puertos, aeropuertos, estaciones de ferrocarril, carreteras- y de una industria de producción de medios de transporte.

• En la industria manufacturera y la minería: se dará prioridad a la producción de medios de producción a través de la utilización combinada de la industria minera y del desarrollo de sectores respectivos de la manufactura, con el apoyo de la investigación científica nacional.

Grecia tiene importantes reservas de recursos minerales metálicos como es el bauxita, minerales metálicos (oro, níquel, cobre), recursos minerales para la construcción (perlita, magnesita, mármol etc.).

La extracción de recursos minerales será combinada con su procesamiento industrial (p.ej. producción de aluminio y de componentes de aluminio pertinentes), el desarrollo de la industria metal y petroquímica, la producción de máquinas y medios de transporte destinadοs a reducir la dependencia del comercio exterior. Respectivamente para los sectores de la manufactura como es la industria química.

A través de la Planificación Central se promoverá la relación proporcional, combinada entre la producción agrícola y la industria para las materias primas importantes y necesarias en los sectores de la industria alimentaria, textil, de cuero, de prendas de vestir y en general de bienes de consumo. La producción agrícola será basada en la producción industrial interna de fertilizantes, de pesticidas, de pienso etc., de máquinas agrícolas, de infraestructura de riego.

• En telecomunicaciones: se asegurará el acceso barato, rápido, seguro y universal a la comunicación, a la información, al entretenimiento así como a la utilización de las capacidades tecnológicas para la mejora de la planificación científica central y del control obrero, la utilización equitativa de las aplicaciones respectivas de la planificación científica central y del control obrero en la industria, en la administración, así como en los servicios sociales (telemedicina, educación a distancia etc.). Se dará prioridad a la construcción y la mejora de la infraestructura respectiva para el desarrollo de la producción industrial interna de equipos de telecomunicaciones.

• En la ordenación territorial y las construcciones: La ordenación territorial se llevará a cabo en base a los resultados de la investigación para la definición de nuevas necesidades, la elaboración de reglas y normas, así como de un plan nacional de gestión de residuos, de gestión integral de los recursos hídricos para su protección y utilización teniendo como criterio la prosperidad popular, la construcción de ciudades respetuosas al hombre.

Desarrollo desigual de las construcciones para cubrir las necesidades de vivienda, de obras públicas de infraestructura, para apoyar la producción agrícola, la industria, los servicios sociales. La producción industrial puede cubrir las necesidades del sector de construcciones en cemento y materias de construcción.

Se asegurarán normas seguras y modernas de vivienda pública en combinación con la remodelación de las ciudades, con infraestructura operativa para el transporte rápido y seguro, para la protección contra inundaciones, incendios, terremotos. Se crearán espacios verdes en combinación con zonas públicas de deportes, cultura y entretenimiento.

86. La investigación científica se organizará a través de organizaciones gubernamentales, universidades, institutos etc. y servirá la protección y promoción de la salud, la Planificación Central, la administración de la producción social y de los servicios sociales con el fin de desarrollar la prosperidad social.

Se creará una infraestructura social estatal que proveerá servicios sociales de alta calidad para satisfacer las necesidades que hoy están siendo abordadas por el individuo o la familia (por ejemplo restaurantes en los centros de trabajo, en las escuelas, instalaciones para el ocio). Además, se establecerán institutos e instalaciones de bienestar de nivel alto que protegerán, atenderán, asegurarán la dignidad a las personas que no pueden servir sus necesidades por si mismos debido a su edad (niños, ancianos) o debido a una enfermedad (personas con necesidades especiales).

Todos los niños en edad preescolar tendrán educación preescolar pública y gratuita. La educación escolar gratuita, pública, general y básica de 12 años será asegurada para todos a través de una escuela con estructura, programa, administración y funcionamiento unificados, con infraestructura técnica y un personal especializado. El objetivo de los sistemas de evaluación es consolidar los conocimientos, desarrollar el pensamiento dialéctico-materialista, la autodisciplina y la colectividad. A través de un sistema de educación superior unificado, exclusivamente público y gratuito, se formará el personal científico capaz de enseñar en las universidades y proporcionar personal especializado en los ámbitos de la investigación, de producción socializada y servicios estatales.

Se establecerá un sistema de salud y bienestar exclusivamente público y gratuito. Se dará énfasis en la prevención y en los servicios para asegurar el desarrollo físico y el bienestar psicológico, el desarrollo intelectual y cultural de cada individuo, para asegurar las condiciones ambientales y sociales en general que afectan a la salud pública, la capacidad de trabajo y la actividad social.

87. Cambiarán el papel y la función del Banco Central. La regulación de la función del dinero como medio para la circulación de mercancías se limitará al intercambio entre la producción socialista y la producción agrícola cooperativa, en general con la producción de mercancías de una parte de bienes de consumo que no son producidos por las unidades de producción socialistas hasta la erradicación final de toda forma de la propiedad privada en los medios de producción y de la producción mercantil. El Banco Central controlará las funciones respectivas de ciertas instituciones estatales especializadas de crédito para las cooperativas agrícolas y algunos productores individuales de mercancías.

El desarrollo de la Planificación Central y la expansión de la propiedad social en todos los ámbitos convertirán el dinero gradualmente en algo innecesario, no sólo en términos de contenido sino también de forma.

Como departamento de la planificación estatal, el Banco Central controlará las transacciones internacionales, interestatales, comerciales, turísticas, siempre y cuando existan Estados capitalistas en la tierra. Estas transacciones se llevarán a cabo exclusivamente por las autoridades estatales. Además, regulará las reservas de oro o las reservas de otras mercancías que operan como dinero mundial o reserva general. El Banco Central tendrá un papel en el ejercicio de la contabilidad social general y estará conectado con los órganos y los objetivos de la Planificación Central.

88. La construcción socialista no es compatible con la participación del país en formaciones imperialistas como la Unión Europea, la OTAN, el FMI, la OCDE, ni con la existencia de bases militares de los EE.UU. y de la OTAN. El nuevo poder, dependiendo de la situación internacional y regional, tratará de desarrollar las relaciones interestatales con beneficio mutuo entre Grecia y los demás países, sobre todo con países cuyo nivel de desarrollo, los problemas y los intereses inmediatos pueden asegurar una cooperación de beneficio mutuo.

El Estado socialista buscará cooperación con países y pueblos que objetivamente tengan un interés directo en resistir a los centros económicos, políticos y militares del imperialismo, en primer lugar con los pueblos que construyan el socialismo en sus países. Procurará utilizar toda ruptura disponible, que pueda existir en el frente imperialista, debido a las contradicciones interimperialistas, para defender y reforzar la revolución y el socialismo. Una Grecia socialista, leal a los principios del internacionalismo proletario será, hasta donde alcancen sus capacidades, un baluarte para el movimiento antiimperialista, revolucionario y comunista internacional.

La satisfacción de las necesidades sociales

89. Las necesidades populares se determinan en base al nivel de desarrollo de las fuerzas productivas que se ha alcanzado en un período histórico dado.

Las necesidades sociales básicas (educación, salud, bienestar) se cubren de manera universal y gratuita, según las necesidades, mientras que otra parte de ellas se cubre por una parte relativamente pequeña del ingreso derivado del trabajo (vivienda, energía, agua, calefacción, transporte, alimentación).

Una característica de la primera fase de las relaciones comunistas, es decir, de las relaciones socialistas, es la distribución de una parte de los bienes producidos “según el trabajo”. La distribución de una parte de la producción socialista “según el trabajo”, que se asemeja al intercambio de mercancías sólo en cuanto a su forma, es un vestigio del capitalismo. El nuevo modo de producción no ha logrado aún acabar con él, ya que no ha desarrollado todavía todo el poder productivo humano necesario y todos los medios de producción en sus dimensiones adecuadas por medio del amplio uso de la nueva tecnología. La productividad del trabajo aún no permite una importante reducción del tiempo de trabajo, ni la abolición del trabajo duro ni del trabajo de carácter unilateral como para que sea abolida la necesidad social del trabajo obligatorio.

La distribución planificada de la fuerza de trabajo y los medios de producción conlleva la distribución planificada del producto social, es decir, señala una diferencia radical en relación con la distribución del producto social a través del mercado en base a las leyes y las categorías del intercambio de mercancías.

90. El tiempo de trabajo en el socialismo no es el “tiempo de trabajo socialmente necesario” que constituye la medida del valor para el intercambio de mercancías en la producción de mercancías. Es la medida de la contribución individual al trabajo social para la producción del producto total. Funciona como la medida de distribución de los productos de consumo individual, que todavía se distribuyen “según el trabajo”.

El acceso a la parte del producto social que se distribuye “según el trabajo” se determina por la contribución en el trabajo individual de cada persona a la totalidad del trabajo social, sin distinguir entre trabajo complejo o simple, entre trabajo manual o de otro tipo. La medida de la contribución individual es el tiempo de trabajo que el plan fija en base a las necesidades totales de la producción social, a las condiciones materiales del proceso productivo, en el que se incluye el “trabajo individual”. El tiempo de trabajo se determina en base a las necesidades especiales de la producción social para la concentración de la fuerza de trabajo en ciertas áreas, ramas etc, a las necesidades sociales especiales tales como la maternidad, los individuos con necesidades especiales etc. La posición personal de cada individuo en relación a la organización y la ejecución del proceso productivo juega un papel determinante en la productividad del trabajo, la disminución de la jornada laboral, la conservación de materiales, la aplicación de tecnologías más productivas, la organización más racional del trabajo, el control obrero en la administración y gestión.

91. Se crearán incentivos para el desarrollo de una actitud comunista de vanguardia en cuanto a la organización y ejecución del trabajo en la unidad de producción o en el servicio social como resultado de diferentes tipos de trabajo especial. Los incentivos tendrán como objetivo la reducción del número de trabajadores puramente manuales no calificados, la reducción del tiempo de trabajo en combinación con el acceso a programas educativos, a ocio y servicios culturales, a la participación en el control obrero. Se rechaza la forma monetaria de los incentivos.

El desarrollo planificado de las fuerzas productivas en el modo comunista de producción libera más y más tiempo del trabajo el cual debería utilizarse para elevar el nivel educativo y cultural de los trabajadores, para permitir su participación en el cumplimiento de las tareas relativas al poder y la gestión de la producción etc. El desarrollo global del hombre como fuerza productiva en la construcción de un nuevo tipo de sociedad, de las relaciones capitalistas y de la postura comunista hacia el trabajo social directo, es una relación bilateral. Dependiendo de la fase histórica, una u otra parte tendrá prioridad.

La lucha de lo nuevo contra lo viejo. La necesidad de la erradicación consciente y planificada de los elementos de inmadurez

92. El completo establecimiento de las leyes científicas del comunismo exige la superación de los elementos de inmadurez que caracterizan a su fase inferior, el socialismo.

En el socialismo no se han erradicado todavía los vestigios de los modos de producción anteriores, ni han madurado las condiciones materiales del modo de producción socialista para asumir plenamente su carácter comunista, para que entre en pleno vigor el principio “de cada cual según su capacidad a cada cual según su necesidad”.

Al principio, todavía siguen existiendo formas de producción individual y grupal que constituyen la base para la existencia de relaciones mercancía-dinero.

Partiendo de la base de su inmadurez económica todavía siguen existiendo desigualdades sociales, estratificación social, diferencias importantes e incluso contradicciones, como las que se dan entre la ciudad y el campo, entre los trabajadores intelectuales y manuales, o entre obreros especializados y no especializados, que deben ser erradicadas gradualmente y de manera planificada.

Durante la construcción del socialismo, la clase obrera va adquiriendo progresivamente, y no de manera uniforme, la capacidad de tener una visión general de las diferentes partes del proceso productivo, del trabajo de supervisión y un papel esencial en la organización del trabajo. Como resultado de las dificultades de este proceso, aún es posible que los trabajadores que realizan trabajos de gestión de la producción, los trabajadores que realizan un trabajo intelectual y que tienen una alta especialización científica, tiendan a separar el interés individual y grupal del interés social, o tiendan a reclamar una mayor parte del producto social total, puesto que la actitud comunista hacia el trabajo no ha prevalecido.

93. La revolución social no se puede limitar únicamente a la conquista del poder y la formación de la base económica para el desarrollo socialista, sino que se extiende durante toda la construcción socialista e incluye el desarrollo del socialismo para alcanzar la fase superior comunista.

Posteriormente, las nuevas relaciones se amplían y profundizan, las relaciones comunistas y el hombre nuevo se desarrollan hasta un nivel que garantiza el dominio irreversible del socialismo, dado que las relaciones capitalistas han sido abolidas a escala mundial o, al menos, en los países desarrollados e influyentes del sistema imperialista.

La construcción socialista contiene la posibilidad de una reversión de su curso y de un retroceso al capitalismo, tal como ha mostrado la experiencia del derrocamiento contrarrevolucionario en la URSS y en los demás países socialistas. Tal retroceso, en todo caso, constituye un fenómeno temporal en su Historia. El tránsito de una fase inferior de desarrollo a otra superior no es un proceso ascendente directo. Esto lo demuestra la propia historia del triunfo del capitalismo.

El salto que se produce durante la construcción socialista, es decir, durante el período revolucionario de transición del capitalismo al comunismo desarrollado, es cualitativamente superior a cualquier otro anterior, puesto que las relaciones comunistas, que no tienen naturaleza explotadora, no se han formado en el marco del capitalismo. Se produce una lucha entre las “semillas” de lo nuevo contra los vestigios del “viejo” sistema en todas las esferas de la vida social. Se trata de una lucha por la transformación radical de todas las relaciones económicas y, por extensión, de todas las relaciones sociales en relaciones comunistas.

94. Durante esta transición prolongada de la sociedad capitalista a la sociedad comunista desarrollada, las políticas del poder obrero revolucionario, con el Partido Comunista como fuerza dirigente, priorizan la formación, extensión y profundización de las nuevas relaciones sociales, en su plena e irreversible supremacía, y no de forma subjetivista, sino en base a las leyes del modo de producción comunista.

Se trata de una batalla continua por la abolición de toda forma de propiedad grupal e individual de los medios de producción y el fruto de la producción, así como por la abolición de la conciencia pequeñoburguesa que tiene profundas raíces históricas. Se trata de una lucha por la formación de una conciencia y una actitud comunistas hacia el trabajo social directo.

Se llega a la acumulación socialista que conduce a un nuevo nivel de prosperidad social. Este nuevo nivel permite la extensión gradual de las nuevas relaciones al área de las fuerzas productivas que anteriormente no estaban lo suficientemente maduras como para ser incluidas en la producción social directa. Se amplían continuamente las condiciones materiales para la abolición de toda diferenciación en la distribución del producto social entre los trabajadores en la producción social directa, para la continua reducción del tiempo del trabajo necesario, para elevar continuamente el nivel educativo y cultural y la especialización tecnológica-científica del hombre, para la erradicación de puntos de vista, costumbres y actitudes reaccionarias y obsoletas con respecto a una serie de cuestiones sociales como es la cuestión femenina.

De acuerdo con la ley social universal de la correspondencia entre las relaciones de producción y el nivel de desarrollo de las fuerzas productivas, cada nivel históricamente nuevo de desarrollo de las fuerzas productivas que se alcanza inicialmente por la construcción socialista exige una mayor “revolucionarización” de las relaciones de producción y de todas las relaciones económicas, en el sentido de su completa transformación en relaciones comunistas a través de políticas revolucionarias.

El desarrollo del modo de producción comunista en su primera fase, el socialismo, es un proceso a través del cual se erradicará la distribución del producto social en forma monetaria. La producción comunista –incluso en su etapa inmadura- es producción directamente social.

Principios fundamentales de la formación del poder socialista

95. El poder socialista es el poder revolucionario de la clase obrera, la dictadura del proletariado. El poder obrero revolucionario requiere un alto nivel de organización con todos los medios disponibles. Requiere el control obrero en el ejercicio de la gestión de las unidades industriales en los sectores de importancia estratégica. De esta manera se llevará a cabo su trabajo económico, social y cultural creativo en todas las condiciones –de comunismo de guerra, de un período de construcción socialista relativamente más pacífica- para que sea posible el predominio de la mayoría obrera y popular frente a la resistencia organizada interna y externa del capital, su actividad contrarrevolucionaria tras la pérdida de su poder.

Requiere preparación y capacidad para movilizar rápidamente los medios de producción socializados, toda la fuerza de trabajo a través de la Planificación Central, para restaurar rápidamente las pérdidas producidas durante el período de la crisis nacional que ha precedido, por la resistencia de los capitalistas, así como de las capas medias altas, por el bloqueo económico externo, las intervenciones y las guerras imperialistas etc.

96. Los principios fundamentales del poder obrero revolucionario derivan de la situación objetiva de la clase obrera en el proceso de la producción socializada así como del hecho de que la clase obrera en su conjunto no ha logrado una conciencia unificada de su papel social. Los principios fundamentales del nuevo poder están en oposición total con el viejo poder burgués. Esto surge del hecho de que el trabajo socializado hace que la propiedad privada sobre los medios de producción sea obsoleta.

El alcance y las formas que utiliza el poder obrero revolucionario para suprimir la actividad contrarrevolucionaria dependen de la postura de las organizaciones políticas y sociales hacia las dos fuerzas en conflicto, la clase obrera y la clase capitalista.

La organización del nuevo poder es un asunto de la clase obrera en su conjunto. La participación de otras fuerzas sociales.

97. El Estado socialista, como órgano de la lucha de clases que continúa con otras formas y bajo nuevas condiciones, no tiene solamente una función organizativa de defensa-represión. Tiene una función creativa, económica, cultural, educativa bajo la dirección de su vanguardia ideológica y política, es decir, su Partido. Expresa una forma superior de democracia cuya característica principal es la participación activa de la clase obrera y del pueblo en general que se educa con incentivos morales que derivan del modo de producción y democracia superiores en la formación de la sociedad socialista, en la resolución de todas las viejas contradicciones y desigualdades sociales, en el control de la gestión de las unidades de producción, de los servicios sociales y administrativos, de todos los órganos de poder desde abajo hacia arriba. El ejercicio del control obrero y social será institucionalizado y estará salvaguardado en la práctica, la crítica libre de las decisiones y las maniobras que obstruyan la construcción del socialismo, la libre denuncia de la arbitrariedad subjetiva y el comportamiento burocrático de los cuadros, y de otros fenómenos y desviaciones negativas de los principios socialistas-comunistas.

La base del poder obrero es la unidad de producción, los servicios sociales, la unidad administrativa, la cooperativa de producción, donde se ejerce el derecho del trabajador a: elegir y revocar a los representantes de la unidad, a ser elegido en el nivel más bajo del poder obrero, en el Comité Obrero o en el Consejo Cooperativo, elegir y revocar a los representantes en el órgano de poder inmediatamente superior.

En la Asamblea de los trabajadores se consolida la democracia obrera directa e indirecta, el principio del control, de la rendición de cuentas y el derecho de revocación, que se extiende también a los miembros de la dirección.

La Asamblea de la unidad de producción, del servicio social, de la unidad administrativa, de la cooperativa de producción es el órgano a través del cual se garantiza la participación esencial de cada trabajador, hombre y mujer, independientemente del nivel de estudios y de la especialización, su patrimonio lingüístico, cultural y religioso.

El derecho de voto se garantiza a través de la obligación de cada hombre y mujer, que son capaces de trabajar, a trabajar, mientras que el Estado obrero garantiza a través de la Planificación Central puestos de trabajo adecuados. La exclusión de este derecho al voto se hace en base al sistema penal-disciplinario establecido.

El poder obrero tratará de integrar a las mujeres que son capaces de trabajar y están por debajo de la edad de jubilación (18-55 años) en el trabajo social directo. Esta integración se puede hacer gradualmente, dependiendo de la gama de problemas que hereda y resuelva el poder obrero.

Los adultos que no trabajan por ejemplo los estudiantes participan a través de la respectiva unidad educativa que está compuesta por los profesores universitarios y otros trabajadores.

Los jubilados son un grupo social especial ya que se caracteriza por la diferenciación de clases. Por esta razón, los jubilados participarán en las asambleas de su último puesto del trabajo.

Los jubilados campesinos de las cooperativas participarán a través de su organización cooperativa. Los trabajadores autónomos participarán con sus propios representantes.

Las personas con discapacidad, dependiendo del grado de discapacidad, o bien se incorporarán en los jubilados o bien trabajarán en condiciones más favorables, o bien en unidades de educación o producción especiales.

Las llamadas “minorías”, los sectores de la clase obrera que hablan idioma extranjero, los inmigrantes heredados del capitalismo, los refugiados políticos serán tratados de acuerdo a estos principios. El poder socialista asegura la preservación de la lengua y de las tradiciones culturales, el conocimiento de sus raíces históricas a través de un programa especial integrado en el sistema educativo y cultural, sin asentamientos separados, facilitando su representación en las instancias superiores.

De las organizaciones que han tomado parte en la revolución pueden surgir comités especiales para las necesidades de las mujeres, de los jóvenes, de las personas con necesidades especiales, integrados en la estructura del poder obrero.

La asignación –al menos en las unidades de tamaño considerable- de un director económico y de un gerente de producción es una cuestión de división de la mano de obra especializada que será tratada por la Planificación Central. Los directores serán designados como empleados asalariados sin privilegios económicos especiales. Los órganos de poder tendrán la obligación de crear las condiciones previas para que la unidad pueda cubrir las necesidades para su administración por sí solos.

La gestión de la unidad de producción o del servicio social o de la unidad de administración estará compuesta por muchas personas. El Consejo Obrero no será meramente representado en la gestión, sino que la gestión participará en el Consejo Obrero.

Todas las instituciones y los órganos pueden plantear el tema del control y la revocación de la Dirección.

El poder socialista hereda del capitalismo un gran número de asalariados que vienen de los servicios administrativos del capitalismo (funcionarios públicos, empleados del mecanismo administrativo de las empresas). El poder obrero procura su adaptación política y cultural y su incorporación en las unidades socialistas de producción y en los servicios sociales.

El carácter obrero del poder se refleja en la composición de todos los órganos populares.

El Estado socialista expresa la alianza de la clase obrera con los trabajadores autónomos, cuya actividad económica continuará existiendo en algunos sectores durante un período de transición. Establece las condiciones (obligaciones y derechos) para los autónomos independientes y los campesinos de las cooperativas, que constituyen una forma de transición y les prepara para su integración en la producción social directa.

En todo caso, la cooperativa es una forma transitoria de propiedad. Por lo tanto, el Consejo de la Cooperativa, que es elegido por sus miembros, es un órgano de autogestión con una forma transitoria.

Algunas direcciones para la formación de los órganos de poder

98. La base de la participación obrera es la Asamblea de la unidad de producción socialista, del servicio social o administrativo, a través del cual se elige el órgano inferior de poder, el Consejo Obrero. La estructura de los órganos del poder incluye:

El Consejo Obrero, el Consejo Regional y el órgano Superior del Poder Obrero.

El Órgano Superior del Poder Obrero es responsable de la Planificación Central, del trabajo creativo en la economía y en todas las relaciones sociales, para la protección de la construcción socialista, de las relaciones interestatales. Tiene plena autoridad legislativa, ejecutiva, judicial que se organizan respectivamente en estructuras de supervisión.

Los tres niveles de los órganos de poder, de acuerdo a la jerarquía, son responsables de la organización de la protección de la revolución, de la Justicia Popular, del mecanismo de control.

Los órganos para la defensa y protección de la revolución se basan en la participación obrera y popular, así como en el personal especializado y permanente.

Todos los órganos se caracterizan por el principio del centralismo democrático que garantiza el carácter uniforme de la Planificación Central y la especialización de su aplicación.

Un órgano estatal de importancia particular es la Dirección Superior de la Planificación Central que abarca comités apara asuntos especiales como son la igualdad de géneros y los derechos de las mujeres, los comités que operan en el marco del Órgano Superior del Poder Obrero.

Para todos los que participan en los órganos estatales de todos los niveles se aplica el principio de la revocación, la regulación de las horas de trabajo en el centro de trabajo durante el período concreto de su elección y según sus obligaciones en los órganos, la exclusión de la participación en más de dos órganos, la exclusión de cualquier privilegio económico.

Se formará una Constitución revolucionaria y una legislación revolucionaria que correspondan a las nuevas relaciones sociales –la propiedad social, la Planificación Central, el control obrero- y defiendan la legitimidad revolucionaria. En consecuencia se formarán el Derecho Laboral, el Derecho de Familia, toda la consolidación legal de las nuevas relaciones sociales. Las nuevas autoridades judiciales estarán bajo la responsabilidad directa de los órganos de poder. El poder judicial será compuesto por jueces laicos elegidos y revocables, así como por el personal permanente, que rinden cuentas a los órganos del poder obrero.

En lugar del Ejército burgués y de las fuerzas de represión, que se eliminarán completamente, se crearán nuevas instituciones, en base a la lucha revolucionaria por la derrota de la resistencia de los explotadores y por la defensa de la Revolución. Sus cuadros se formarán en base a su postura hacia la Revolución.

Poco a poco, a través de nuevas escuelas militares, se forma un nuevo cuerpo compuesto sobre todo por jóvenes de familias obreras. Será educado en base a los principios del nuevo poder. Se utilizará la experiencia positiva de la construcción socialista donde las tareas de defensa de las conquistas revolucionarias se llevaron a cabo no solamente por órganos especializados permanentes, sino además por responsabilidad del pueblo a través de los comités de trabajadores en turnos etc.

El poder obrero utilizará todos los nuevos medios técnicos, las nuevas formas de organización basadas en la tecnología para lograr una defensa eficaz contra al imperialismo internacional, en la organización y el control así como en la limitación de los actos administrativos al mínimo necesario, la limitación al mínimo necesario del número de los trabajadores en la administración-trabajo no productivo.

La relación del KKE con el poder obrero

99. El KKE, como la vanguardia ideológica y política organizada de la clase obrera, es la fuerza dirigente del poder obrero revolucionario, de la dictadura del proletariado. Justifica su papel revolucionario dirigente porque prácticamente expresa los intereses generales de la clase obrera y las leyes científicas de la construcción socialista-comunista. La clase obrera, incluso revolucionaria, todavía no tiene una conciencia comunista unificada, una actitud comunista hacia el trabajo social directo, hacia la propiedad social, no ha superado la diferenciación entre sus sectores, tal como se desarrollan en el capitalismo. Los miembros y los cuadros del KKE y de la Juventud participarán en todas las formas de organización de la sociedad y ejercerán su papel como dirigentes ideológicos y políticos con autosacrificio, abnegación, sin ningún privilegio económico o de otro tipo.

Los miembros de la Juventud del KKE, de la KNE, actuarán respectivamente en las escuelas y las instituciones bajo la orientación política de los órganos y las fuerzas del Partido por ejemplo en la educación, en el ejército obrero, en los grupos de protección de la revolución etc.

El papel de los miembros y de los cuadros del KKE es juzgado constantemente y confirmado o cancelado en la práctica. Requiere alcanzar un mayor nivel de conocimiento teórico, científico, técnico para contribuir a la maduración ideológica y política de la clase obrera por su nuevo papel como la fuerza dirigente de la construcción socialista-comunista.

El KKE es la fuerza política que introduce en todos los órganos del poder obrero la posibilidad de llevar a cabo predicciones científicas, para organizar la actividad de una forma planificada, para la elaboración de planes políticos para la formación de la base económica socialista, de las nuevas relaciones de producción y distribución, de las nuevas relaciones socialistas-comunistas en todos los niveles de organización de la sociedad, la educación, la cultura, las relaciones entre los géneros, la erradicación de la influencia a largo plazo de doctrinas metafísicas etc.

El Partido a través de sus miembros en cada ámbito –y KNE correspondientemente en ámbito de la educación- expresa su opinión sobre cualquier asunto (p.ej. candidaturas en los órganos, para la planificación, los informes de trabajo etc.).

100. El reconocimiento y la realización del papel dirigente del Partido, la adquisición de una conciencia social adecuada, no sólo por las masas obreras sino en general por la mayoría popular, es el resultado de su consolidación ideológica, política y organizativa revolucionaria, que se juzga constantemente en la vida. Se juzga constantemente la relación dialéctica entre la teoría revolucionaria y la práctica revolucionaria, una relación que implica:

§ Un Partido esencialmente comprometido con la ideología comunista revolucionaria, el marxismo-leninismo, de la que va a adquirir la capacidad de interpretar los nuevos fenómenos y orientar la lucha de clases, en base a la necesidad de desarrollar y consolidar el nuevo modo de producción, de consolidar el socialismo como fase inferior del comunismo, como la victoria decisiva de la propiedad social en contra de toda forma de propiedad privada y la victoria final del comunismo.

§ Un Partido con composición obrera con respecto a su estructura, miembros y cuadros. En particular, en condiciones de relativa estabilización del poder revolucionario, la ampliación de las fuerzas del Partido, su rejuvenecimiento no deben producir cambios en la participación mayoritaria de los trabajadores de los sectores productivos de la industria.

§ La composición obrera del Partido se combina con la responsabilidad colectiva para que todos los miembros tengan un alto nivel de educación marxista, la capacidad de proteger al Partido y sobre todo a sus órganos superiores de la penetración de construcciones ideológicas burguesas, de tendencias revisionistas y de decisiones oportunistas.

§ Un Partido capaz de producir-educar a científicos comunistas, y, por lo tanto, estará en la vanguardia del desarrollo de la investigación, de la adquisición de nuevos conocimientos, así como del amplio uso de sus resultados a favor de la victoria irreversible del comunismo. Órganos de dirección capaces de garantizar la unidad de la clase y del carácter científico que es un precondición para que el Partido desempeñe su papel revolucionario de vanguardia.

§ Un Partido capaz de ampliar y renovar sus vínculos revolucionarios con la clase obrera que crea la riqueza social, en las nuevas condiciones, en los nuevos virajes de la lucha de clases, en cada cambio –positivo o negativo- de la correlación de fuerzas en el país y a nivel internacional, con una orientación firme con respecto a la contradicción social principal, la contradicción entre capital y trabajo. La postura de vanguardia de sus miembros y cuadros contribuirá prácticamente en el desarrollo de la actitud comunista hacia el trabajo.

El KKE viene de muy lejos y llegará más lejos aún, porque “la causa del proletariado, el comunismo, es la más profunda, amplia, universalmente humana”.

El COMITÉ CENTRAL DEL ΚΚΕ

4 DE DICIEMBRE DE 2012