La imagen del socialismo por el que estamos luchando

25.Feb.13    Noticias internacionales
    ()

200 Contribución del Partido Comunista de México presentada a la Reunión Informal convocada en el marco del XV Congreso del Partido Comunista de la Federación Rusa

Camaradas:

Agradecemos al Partido Comunista de la Federación Rusa por organizar esta Conferencia informal con los partidos comunistas y obreros asistentes a su XV Congreso, y así poder expresar algunas ideas que suscribimos en el Partido Comunista de México.


Con la crisis del capitalismo que actualmente está en curso y que sacude la economía de todos los países se evidencian los límites históricos del modo de éste modo de producción y los antagonismos irreconciliables entre el capital y el trabajo, entre la riqueza socialmente producida y su apropiación privada. Es cada día más evidente que el capitalismo en su fase imperialista es enemigo de los pueblos, que para interés de los monopolios se declaran guerras para saquear los recursos naturales, como en Iraq, Libia, Malí, que se depreda la naturaleza a un grado superlativo, que se condena a los trabajadores al desempleo, a la pauperización a extenuantes jornadas de trabajo, en tanto que superganancias van para la burguesía.

Es en estos periodos donde la clase obrera y las masas trabajadoras en el Mundo se plantean si hay una alternativa a la decadencia y barbarie del capitalismo.

La fuerza de la ideología burguesa que parecía avasalladora con la contrarrevolución que llevó al derrocamiento de la construcción socialista en la URSS y otros países de Europa, Asía y África y que intentó imponer el argumento de que el capitalismo era el único camino posible fue descarrilada por la lucha de clases. Pero de ello no deviene en automático el socialismo como alternativa, entre otras razones, porque como escribía Engels, refutando a

Düring, hay un estrepitoso ruido de latón de falsas alternativas, por lo que es importante la imagen, la concepción del socialismo y recordemos una vez más que Marx y Engels dedican un capítulo del Manifiesto del Partido Comunista a deslindar el socialismo científico de los falsos socialismos.

Lo primero que el Partido Comunista de México suscribe es que la Gran Revolución Socialista de Octubre inauguró la época de la transición del capitalismo al socialismo-comunismo, y que ello no fue anulado por el periodo contrarrevolucionario de los 90, demostrándose por el contrario su validez y actualidad.

La experiencia de la construcción socialista en la URSS demostró objetivamente que otro mundo es posible, sin explotadores, con niveles ascendentes de vida para el pueblo, para la clase obrera, de pasos concretos para la emancipación de la mujer, para resolver la opresión a las nacionalidades, para resolver el antagonismo entre el campo y la ciudad, entre el trabajo manual e intelectual. El desarrollo impetuoso del sector I y del sector II de la economía permitió a los ojos de los trabajadores del mundo demostrar que el mundo nuevo era muy superior al viejo de opresión y explotación. En la construcción socialista la abnegación de la clase obrera, su papel dirigente y el ser una brigada de choque permitió colocar a las fuerzas indómitas de la naturaleza al servicio de los seres humanos; A la vanguardia del proletariado, organizada en el Partido Comunista (Bolchevique) dirigida primero por Lenin y después por Stalin le rendimos honores por ser pioneros en ese camino hasta entonces desconocido por la clase obrera internacional.

Hoy esa experiencia es denostada y en ocasiones los argumentos de los centros ideológicos del capital corroen al movimiento comunista. En el Partido Comunista de México sostenemos que la defensa de la construcción socialista en el siglo XX es una cuestión clave y una frontera de los revolucionarios frente al oportunismo.

Un elemento esencial de la experiencia de la construcción socialista es la incompatibilidad con las relaciones mercantiles. Cuando estas empezaron a anidar se sentaron las bases de la

contrarrevolución que llevaron al derrocamiento y a que se reimplantaran temporalmente las relaciones de explotación y las lacras del capitalismo.

El Partido Comunista de México asumió en su IV Congreso la Resolución del XVIII Congreso del Partido Comunista de Grecia-KKE sobre el socialismo. Pensamos que ese documento, en el que los camaradas de Grecia resumen casi dos décadas de estudio es una contribución significativa para el movimiento obrero y comunista internacional.

Para el Partido Comunista de México, hablar con la clase obrera sobre el socialismo es hablar de derrocar el poder de los monopolios por vía revolucionaria, hablar de la socialización de los medios de producción concentrados, del poder obrero y popular basado en los centros de trabajo, la planificación de la economía y del combate constante y cotidiano a las relaciones mercantiles.

Camaradas:

La experiencia histórica inviabiliza los “estrepitosos ruidos de latón” sobre “socialismo democrático”, “socialismo de mercado”, “socialismo con mercado”, “socialismo del siglo XXI” o de las transiciones post-capitalistas que hablan de una fase intermedia, donde finalmente abogan por la coexistencia de relaciones socialistas y capitalistas. En ello no hay términos medios.

Estos son algunos elementos que configuran la imagen que del socialismo tenemos en el Partido Comunista de México y las compartimos con ustedes en el país que construyó por siete décadas el Mundo nuevo, la alternativa del género humano.


¡Proletarios de todos los países, uníos!