Declaración conjunta de la reunión anti-OTAN en Estambul

21.Feb.13    Noticias internacionales
    ()

Después de asistir a la reunión de “Lucha contra la barbarie de la OTAN en Medio Oriente y el Norte de África”, del 2 al 3 de febrero del 2013 en Estambul, los Partidos comunistas y Obreros hacen la siguiente declaración conjunta y llamamiento a todas las fuerzas progresistas que luchan por la paz y la justicia a suscribir y compartirlo.

Los imperialistas solían decir la descarada mentira de que la OTAN existía para la defensa contra la supuesta amenaza de la Unión Soviética. Sin embargo, tras la disolución del bloque socialista, la infame misión de la OTAN no ha llegado a su fin. Por el contrario, esta máquina de guerra del imperialismo ha ampliado su número de miembros y área de operación, promueve una carrera armamentista y el aumento en el gasto militar cada vez más, invierte en nuevas armas y en su red mundial de bases militares. Interviniendo en numerosas operaciones militares en una vasta geografía de Afganistán a Libia, la OTAN ahora es una amenaza mayor para la paz en todo el mundo. Como Partidos Comunistas y Obreros que luchan en países miembros de la OTAN, declaramos que en estas condiciones, una lucha decidida y militante contra la OTAN no sólo es esencial, sino en todas partes necesaria, con más urgencia que nunca.


Los EE.UU. están hoy ejeciendo el papel de liderazgo como la mayor potencia tanto en el marco de la OTAN, como en el marco del sistema imperialista mundial. Sin embargo, el comando de la OTAN se forma sobre la base de la fuerza (político-militar y económica) que la clase burguesa de cada estado miembro de la OTAN tiene. La soberanía en la OTAN solo es la soberanía del capital supervisada por las fuerzas imperialistas de EE.UU. y Europa. Declaramos que la lucha por los derechos sociales, económicos, democráticos y nacionales, por la emancipación de los pueblos y en contra de la OTAN es inseparable de la lucha contra el capitalismo.

Desde su fundación, la OTAN ha estado llevando a cabo operaciones encubiertas contra los movimientos revolucionarios, las organizaciones obreras y los sectores progresistas de las sociedades. La organización clandestina de la OTAN, informalmente conocida como Operación Gladio, estaba detrás de un sinnúmero de acciones encubiertas, incluyendo bombardeos, asesinatos políticos y técnicas de subversión, etc. Además de estas operaciones encubiertas, la OTAN se dedica a la propaganda abierta a favor de los intereses imperialistas a través de la manipulación mediática, la financiación de actividades de ONG y programas de investigación en las universidades, etc. Condenamos todos los intentos de la OTAN, a las actividades encubiertas o manifiestas de relaciones públicas que desarrolla, ya que en cualquier forma en que se constituyen, todas son impulsados por el antagonismo profundo hacia la clase obrera y el pueblo y sus organizaciones progresistas y por un feroz anticomunismo.

Los EE.UU., la OTAN y la UE son tres “puestos de avanzada del capitalismo y el imperialismo” trabajan en coordinación para asegurar el poder del capital en diferentes formas y con diferentes instrumentos. La variación en los métodos e instrumentos no cambia el hecho de que en última instancia sirven a los intereses del mismo sistema, el imperialismo, que está en total contradicción con los intereses de los pueblos. La estructura militar de la UE se articula con la OTAN. Declaramos que una verdadera lucha contra la OTAN supone el rechazo decidido de todas las demás organizaciones y alianzas imperialistas también.

La OTAN ha ampliado su ámbito de intervención a partir de la década de 1990. En la Cumbre de Roma en 1992 y de Washington en 1999, la OTAN acordó una nueva doctrina de la OTAN que le permite participar en intervenciones armadas de todo el mundo. Pretextos como la lucha contra el terrorismo o el establecimiento de la democracia se han utilizado para legitimar la expansión de la agresión de la OTAN en nuevas geografías. La guerra bárbara contra Yugoslavia y la invasión sangrienta en Afganistán han sido los primeros ejemplos de las consecuencias prácticas de esta nueva doctrina. En el mismo contexto, la OTAN ha desarrollado nuevos programas como la Alianza para la Paz con el fin de ganar nuevos países socios. Declaramos que estamos decididos a luchar contra todas las formas de intervención de la OTAN, su expansionismo y la agresión para la disolución de la OTAN y por el derecho soberano de cada pueblo a decidir la retirada y la ruptura con la OTAN y las alianzas imperialistas.

En un contexto internacional marcado por una profundización de la crisis estructural del capitalismo, una intensificación de la explotación de los trabajadores y los pueblos, por las crecientes amenzas anti-democráticas y atentados contra la soberanía, la vida demuestra que la guerra y la agresión siguen siendo instrumentos de la estrategia imperialista de dominación económica y geoestratégica.

Pero la escalada del imperialismo se enfrente a la resistencia de los pueblos que, a través de las formas más diversas de lucha valientemente confrontan las agresiones, invasiones y guerras que el imperialismo les impone.

La lucha de los pueblos por la Paz ha sufrido muchos golpes por las clases dominantes de las grandes potencias imperialistas, que tratan de superar, por la fuerza y la violencia, las profundas contradicciones y crisis que su sistema ha generado.

Expresando nuestra solidaridad con los pueblos que resisten la ocupación imperialista, la agresión y la injerencia, es decir, en el Oriente Medio y África, reafirmamos nuestro compromiso con el fortalecimiento y la ampliación de la paz y el movimiento anti-OTAN, para el desarrollo del frente anti-imperialista , contra la agresividad imperialista y las guerras, contra el llamado escudo antimisiles, las bases militares extranjeras, en contra de la participación de las fuerzas militares de nuestros países en las agresiones imperialistas contra otros países y pueblos.

Recientemente la OTAN se ha convertido en el instrumento imperialista para derrocar gobiernos en Medio Oriente y el Norte de África y reemplazarlos con aquellos que sirven a los intereses del imperialismo mejor. El derramamiento de sangre bárbara en Libia, que resultó en el linchamiento de Muammar Gaddafi y la apertura de la Libia al saqueo imperialista, ha tomado su lugar como una negra y despreciable página en la historia de la humanidad. La actual intervención militar de Francia en Malí, con la participación y aprobación de los otros estados miembros de la OTAN, es la continuidad de la guerra de la OTAN de agresión contra Libia.

La OTAN se ha esforzado por establecer el mismo escenario sangriento en acción en Siria. Los imperialistas y sus estados clientes de la región han armado, financiado y apoyado a la oposición armada desde el inicio de la crisis. La OTAN se prepara para intervenir directamente en el conflicto, ya que los mercenarios de la OTAN, se han mostrado incapaces de derrotar al régimen de Siria. El despliegue de misiles Patriot en la frontera turco-siria representa una amenaza real para la paz y la soberanía de todos los pueblos de la región. Turquía a través de esta acción se ha convertido en una amenaza directa no solo a Siria, sino a Irán, que está constantemente intimidado por los imperialistas. En este sentido, condenamos todas las formas de acción de la OTAN contra Siria e Irán. Declaramos que sólo el pueblo de Siria tiene derecho a determinar el futuro de Siria. En solidaridad con el pueblo de Siria, también declaramos que vamos a seguir luchando contra todos los planes imperialistas en la región.