Asalto contra sindicalistas del PAME y trabajadores que protestaban en el Ministerio de Trabajo

KKE

El ataque duro de los policías antidisturbios ayer, 30 de enero, contra sindicalistas de sindicatos y federaciones clasistas en el Ministerio de Trabajo, donde protestaban contra las declaraciones inaceptables del ministro de Trabajo, G.Vroutsis, que el sistema de seguridad social “fue construido sobre el clientelismo” se relaciona con la decisión del gobierno de intensificar el autoritarismo y la represión contra las luchas obreras y populares para poner en práctica las medidas duras que arruinan al pueblo e impedir la lucha organizada del pueblo. Estas declaraciones presagian un nuevo ataque contra el sistema de seguridad social.

La violencia brutal y la ferocidad del gobierno que mandó a los policías antidisturbios que detuvieron a 35 sindicalistas del PAME y lesionaron a 9 trabajadores, es el siguiente eslabón de la cadena de “ley y orden” que implementa ferozmente en el último período el gobierno para reprimir las luchas del pueblo contra la política antipopular e intimidar al movimiento obrero y popular.



Trabajadores de varios sectores se movilizaron inmediatamente y se concentraron frente el Ministerio de Trabajo. Sin embargo los policías antidisturbios utilizando porras y gases lacrimógenos lograron arrastrar a los 35 sindicalistas detenidos en las camionetas de la policía, atacando a los trabajadores que se habían concentrado en una movilización de solidaridad fuera del Ministerio de Trabajo.

En el punto de mira del gobierno y de la burguesía, a la cual sirve en realidad, está el propio derecho del pueblo a la huelga, la protesta de modo organizado y la lucha contra la ofensiva antilaboral que es la estrategia del capital.

El gobierno, que da pruebas a los “inversores”, es decir a los monopolios nacionales y extranjeros, mano a mano con la justicia clasista está tratando de imponer un silencio sepulcral en todo el país, ofreciendo al capital garantías de seguridad contra el movimiento obrero y popular.

La provocación del gobierno ha fracasado

Después de unas horas, el gobierno difundió a los medios de comunicación burgueses fotografías falsificadas supuestamente de la oficina del ministro de Trabajo con carpetas y muebles en el suelo para convencer a la gente de que la delegación del PAME y de los sindicatos invadió al ministerio con el fin de causar daños y vandalismos. Los sindicalistas del PAME denunciaron la provocación afirmando categóricamente que el movimiento obrero de clase no tiene esta lógica y práctica y que tratan de crear una provocación contra la lucha obrera y popular.

La declaración del portavoz del Gobierno es provocativa y calumniosa que llamó, de modo nada casual, una “forma de violencia” y de “extremismo” a la protesta de los sindicatos de clase, conectando de modo solapado y provocativo las formas de lucha del movimiento obrero con los ataques “terroristas” de las últimas semanas. Esto confirma claramente que el verdadero objetivo de estas acciones es la intimidación del pueblo y la represión del movimiento obrero y popular. Confirman que las luchas de clases perturban en la práctica el ambiente de consenso y de silencio sepulcral que el gobierno quiere imponer.

Su intimidación no ha tenido éxito

Con una gran movilización, militante y organizada, los trabajadores que estaban fuera del Ministerio de Trabajo, llegaron a la Dirección General de Policía de Atenas (GADA) donde se trasladaron los sindicalistas. Se oían consignas como “Liberar a los trabajadores del departamento de policía, no son terroristas, están buscando trabajo” y “la ley y el orden de la patronal serán aplastados por la causa justa de los obreros”. Mientras pasaba la hora, la solidaridad se estaba fortaleciendo y la gente fuera del departamento de policía se aumentaba.

Se desbordan la ira y la solidaridad

Decenas de sindicatos, centros regionales de trabajo, federaciones y organizaciones de masas emitieron decenas de comunicados para el asalto represivo y provocativo del gobierno justo después de que ocurrieron estos incidentes.

En la concentración fuera de GADA participó también la Secretaria General del CC del KKE, Aleka Papariga, después de haber regresado de las movilizaciones de los campesinos. En su comentario destaco que: “Solamente exigimos una cosa por el ministro de Trabajo: que dé a los canales de televisión el video de los daños que causaron supuestamente los representantes del movimiento sindical que querían protestar, con toda la razón, acerca de las declaraciones que realmente provocan. ¡Que nos muestren el video! ¿Cuál es el daño? Cuarenta personas, cara a cara, sindicalistas, representantes de organizaciones han ido allí ¿para hacer qué? ¿Para destruir las oficinas? ¿Para destruir los ordenadores? ¿Para golpear al ministro? Esto es ridículo. Por supuesto, cuando un ministro hace declaraciones provocadoras los representantes de organizaciones sindicales tienen el derecho al día siguiente a protestar. Esto es lo que ha pasado y nada más. (…) Cuando un gobierno no está dispuesto a hacer ni el menor consenso al pueblo que sufre, entonces no tiene otra solución que no sea la violencia. Sin embargo, el pueblo tiene mucha más fuerza y puede hacer frente a la represión estatal. Porque, al fin y al cabo, por muy numerosos que son los mecanismos estatales, el pueblo es más numeroso. El pueblo no debe tener miedo de esto. Debe tener miedo de las tormentas que están por venir. Por eso debe adquirir coraje, resistir y luchar contra las mentiras y las calumnias. Tal como calumnian a los trabajadores que todo lo que han logrado viene del favoritismo, ahora los calumnian presentándoles como vándalos…”.

Respuesta combativa y continuación de las movilizaciones

A última hora de la tarde ayer se anunció que las detenciones se convirtieron en arrestos y que la Fiscalía acusó a los 35 sindicalistas de perturbación de la paz y de daños agravados. La concentración fuera de GADA continuó hasta altas horas de la noche y una nueva concentración fue organizada para el día siguiente para eliminar las acusaciones a expensas de los luchadores del movimiento clasista detenidos y para ponerlos en libertad.

Además, el jueves 31 de enero están en huelga los marineros, los trabajadores en el sector de la salud, los trabajadores en los autobuses urbanos y en los ferrocarriles mientras al mismo tiempo continúan las movilizaciones de los campesinos en todo el país y se intensifican las preparaciones para la huelga general prevista para el mes de febrero.

El juicio de los sindicalistas

Al final, los 35 sindicalistas fueron puestos en libertad. Anteriormente habían sido procesados para ser juzgados de forma instantánea con la acusación de la “permanencia ilegal en lugar público” pero el juicio fue aplazado para el día 12 de febrero porque no aparecieron los testigos del Ministerio.

Cabe señalar que los sindicalistas no fueron procesados con la acusación de “daños agravados” algo que sostenía provocativamente el ministro acusando a los sindicalistas del PAME de “causar daños a las oficinas”. Cada hora que pasa se revela que esta acusación no podía estar motivada.

En estas condiciones es necesario el fortalecimiento de la solidaridad internacional clasista con las luchas en Grecia y con el PAME.