El Comunista

Imprimir

Los monopolios y su poder generan la guerra imperialista

KKE :: 12.12.12

200 Acto en la Universidad Pantios sobre los acontecimientos en el Mediterráneo Oriental y las posiciones del KKE

Elisseos Vagenas, miembro del CC y responsable de la Sección de Relaciones Internacionales del CC del KKE, habló en un acto de la KNE, en la Universidad Pantios (y a estudiantes de las Facultades de Relaciones Internacionales y de Derecho Internacional) sobre los acontecimientos en el Mediterráneo Oriental y la amplia región, y las posiciones del KKE. Se refirió a la importancia de los acontecimientos en esta región, lo cual fue señalado también por el hecho que en los últimos 4 años se celebraron tres Encuentros Internacionales de los Partidos Comunistas en dicha región: el encuentro extraordinario sobre Palestina (Damasco 2009), el 13º encuentro internacional (Atenas 2011) y el 14º encuentro de este año que se celebró hace unos días en Beirut en Líbano.

Elisseos Vagenas habló de la importancia de la región debido a sus recursos energéticos así como a su posición como punto de tránsito de materias primas y mercancías de Asia Central, el mar Caspio, Oriente Medio, tanto hacia el Occidente como hacia las grandes economías rápidamente emergentes de Asia.

Comentó los diversos pretextos que utilizan los imperialistas para promover las guerras y subrayó el papel de la OTAN y de la UE, así como enfoques de la intervención en Siria, añadiendo que “en realidad los acontecimientos en el Mediterráneo Sudeste son profundos, explosivos, crean una situación muy peligrosa, con enormes consecuencias para la vida de los trabajadores, y plantean constantemente la relación capitalismo-crisis-guerra”. Fundamentó esta posición mencionando las causas de la crisis capitalista, el papel de los estados capitalistas como mecanismos para la defensa de los intereses burgueses, así como la agudización de los antagonismos, que como dijo “se llevan a cabo por la vía diplomática, la extorsión política, las guerras comerciales, mecanismos de espionaje hasta incluso el uso de medios militares, ya que la guerra es la continuación de la política por otros medios, violentos”.

Mencionó el impacto de la ley del desarrollo desigual del capitalismo, que crea cambios en la pirámide imperialista, donde está integrada cada país en función de su fuerza económica, política y militar y subrayó que “hoy, en condiciones de crisis, se producen cambios en la fuerza económica y, por consiguiente, política y militar de los Estados capitalistas, lo cual lleva al antagonismo para la redistribución de los mercados. A ello se debe la agresividad de los EE.UU, de la OTAN, de la Unión Europea, así como la postura de las demás potencias imperialistas”.

El miembro del CC del KKE se refirió en cu introducción, así como en el debate rico que siguió, al papel actual de la ONU y del derecho internacional, que se hace más y más reaccionario, ya que como destacó “está formado solamente de Estados capitalistas y no como una correlación de fuerzas entre Estados capitalistas y socialistas, así que sólo puede ser peor para los pueblos, para la clase obrera. Hoy debemos tomar en cuenta estos cambios y no quedar atrapados en demandas para la democratización de la ONU o del Derecho Internacional, que se utilizan principalmente por fuerzas burguesas, con el fin de consolidar su posición. Al mismo tiempo, estos puntos de vista engañan conscientemente a las fuerzas populares que supuestamente pueden garantizar un mundo pacífico sin afectar los cimientos de la sociedad capitalista”.

Además, se plantearon preguntas sobre el llamado “mundo multipolar”, el “fortalecimiento de la UE” que fue presentada supuestamente como solución frente al “imperio” de los EE.UU. por las fuerzas oportunistas. Elisseos Vagenas se enfocó a la percepción leninista sobre el imperialismo en cuyo núcleo está el monopolio capitalista y destacó que “la Unión Europea, igual que otras economías emergentes hoy, y otras uniones regionales interestatales que se forman por ejemplo en los territorios de la antita URSS o en América Latina, puesto que tienen en su ADN el monopolio capitalista, no pueden jugar un papel esencialmente positivo en los asuntos mundiales a favor de la clase obrera y los sectores populares. El llamado “mundo multipolar”, la llamada “nueva arquitectura de las relaciones internacionales”, no es un mundo de paz y de seguridad para los pueblos, sino un mundo de agudas contradicciones interimperialistas.”

Además dijo que “sería un error grave para el movimiento popular a basar sus esperanzas en las llamadas potencias emergentes o elegir lado. Por eso, V. Lenin advertía que esto nos llevaría erróneamente a la evaluación que “resulta que los monopolios en la economía son compatibles con el modo de obrar no monopólico, no violento, no anexionista en política”.

En el debate hubo además preguntas sobre la llamada “Primavera Árabe”, las relaciones entre Israel, Turquía y Egipto, los temas de cooperación entre Grecia e Israel, la plataforma continental y de la ZEE, la preparación de nuevas guerras. El cuadro del KKE concluyó en que: “Las guerras, que son la continuación de la política por otros medios violentos, son inevitables mientras la sociedad esté dividida en clases, mientras exista la explotación del hombre por el hombre, mientras predomine el imperialismo. La sustitución de la guerra por la paz a favor de los pueblos no se puede conseguir sin la sustitución del capitalismo por el socialismo porque incluso la paz imperialista prepara las nuevas guerras imperialistas. No obstante, esto no significa en absoluto que no vamos a tomar acción. ¡Todo lo contrario! Hacemos un llamamiento a la clase obrera del país, a los pueblos de nuestra región y destacamos que sus intereses coinciden con la lucha antiimperialista-antimonopolista común, para el desencadenamiento de las organizaciones imperialistas, la eliminación de bases militares extranjeras y de las armas nucleares, el regreso de las fuerzas militares de las misiones imperialistas, la expresión de solidaridad con el pueblo palestino, que sufre la brutalidad israelí, así como con todos los pueblos que luchan y pretenden trazar su propio camino de desarrollo. Para que nuestro país se separe de los planes y guerras imperialistas. Para que se convierta en realidad el lema: “ni el mar ni el terreno a los asesinos de los pueblos”. Esta es una lucha diaria. Una lucha con objetivos específicos, que lo llevamos a cabo de modo unificado, no aislado de la lucha por el poder.”


http://elcomunista.nuevaradio.org