Intervención del PCM en el 3er encuentro de marxistas, comunistas y socialistas de México

Omar Cota, Miembro del Buró Político del PCM
30.Nov.12 :: Noticias nacionales

200 El pasado sábado 24 de noviembre del presente año, el Partido Comunista de México (PCM) participó en el “3er encuentro de marxistas, comunistas y socialistas de México” por invitación del Movimiento Comunista Mexicano, los cuales, son los impulsores de dichos encuentros desde el mes de marzo del 2010. A continuación reproducimos el documento del PCM leído por el camarada Omar Cota, miembro del Buró Político del Comité Central:

Antes que nada queremos agradecer a los camaradas del Movimiento Comunista Mexicano la invitación que nos hicieron a este III Encuentro de los comunistas, socialistas y marxistas de México.

Saludamos con entusiasmo este esfuerzo por construir espacios de diálogo y reflexión entre quienes compartimos el proyecto del socialismo-comunismo. Agradecemos la oportunidad de expresar nuestras ideas hoy en este encuentro. Somos consientes de la necesidad de ir construyendo juntos los comunistas, socialistas y marxistas, los mecanismos de un proyecto que ponga fin a la barbarie capitalista que impera en nuestro país y el mundo.



Como sabemos, la clase obrera mexicana vive desde hace varias décadas una crítica situación. La recién aprobada Reforma Laboral es muestra de los duros golpes que ha asentado la oligarquía a los trabajadores, y es también, un anuncio de lo que vendrá en los próximos años: despedidos masivos, pauperización, desvalorización de la fuerza de trabajo etc. Sin embargo, vemos con entusiasmo revolucionario la respuesta organizada de la clase obrera en países como Grecia, España y Portugal que junto a sus partidos comunistas, están enfrentado las medidas bárbaras del capital.

Hoy en México a pesar de que el panorama pareciera desolador, existe la posibilidad de preparar la contraofensiva contra la más intensa y prolongada crisis del sistema capitalista. Por ello, consideramos que es de vital importancia e impostergable la construcción del instrumento de vanguardia de la clase obrera: el partido comunista. Pensamos que sin el guía ideológico y político de nuestra clase proletaria, cualquier intento de transformar radicalmente la realidad es imposible. A pesar de la liquidación del Partido Comunista en nuestro país, lejos quedaron los argumentos de la contrarrevolución que rechazaban la pertinencia del partido comunista. Hoy más que nunca es necesario el partido revolucionario de la clase obrera; la única que por su condición en la producción, puede golpear de muerte al capitalismo.

Por ello entonces pensamos que es necesario en primer término, la independencia de clase. Lo que significa que no sólo mantenernos al margen del Estado burgués, sino también mantener una independencia ideológica respecto a posicionamientos de la burguesía como el revisionismo, oportunismo y reformismo dentro del movimiento obrero. En nuestro país no basta con un movimiento obrero que se denomine independiente. Es necesario un movimiento obrero y sindical clasista, que confronte desde las fábricas y los centros de trabajo a su enemigo directo, el patrón y los sindicatos blancos, amarillos y charros. Es imposible pensar en una huelga general sin trastocar la influencia que mantiene la CTM en los sectores estratégicos de la producción. La clase obrera tiene su propia teoría revolucionaria el marxismo-leninismo y es nuestro deber como comunistas, socialistas y marxistas defender esos principios. Si los trabajadores producen la riqueza deben reclamar su propio poder.

Otro de los criterios a considerar es poner a la orden del día la lucha por el derrocamiento del sistema capitalista socialismo-comunismo. Afirmamos que las llamadas condiciones objetivas que Marx exponía en sus obras están dadas. Si bien la contradicción fundamental del capitalismo reside en la contradicción del capital contra el trabajo, la tesis de Lenin a cerca del imperialismo como fase superior y última del capitalismo, sigue manteniendo vigencia. Hoy la producción se encuentra concentrada en unos cuantos monopolios que se reparten el mundo mediante guerras interminables. El paso al socialismo emerge de éstas contradicciones del sistema imperialista. El capitalismo ha socializado la producción a niveles sin precedentes, sin embargo en su afán de seguir absorbiendo la plusvalía de los obreros, fuente de sus ganancias, genera miseria y desempleo que alcanzan niveles explosivos durante sus crisis.

Con los elementos mencionados estamos seguros de que es momento de pasar a la ofensiva, abolir la propiedad privada de los medios de producción iniciando por los que se encuentran de manera concentrada para su socialización. La planificación centralizada de la economía por nuevo poder obrero y popular que ha de surgir desde las fábricas y los centros de trabajo. Estos objetivos son realistas porque nacen del desarrollo contradictorio del capitalismo, es deber de los comunistas y revolucionarios desarrollarlos.

Por último, queremos expresar que aceptamos la propuesta del Movimiento Comunista Mexicanos presentada a través del camarada Marcos Leonel Posadas de una instancia de análisis permanente que pudiera devenir en espacio de coordinación y de futuros procesos unitarios. Con espíritu unitario, con responsabilidad y propuestas concurriremos a estos esfuerzos.


¡Proletarios de todos los países, uníos!