El Comunista visita Huexca

El Comunista
27.Oct.12 :: Noticias nacionales

El Comunista visitó el plantón en resistencia contra la construcción de la termoeléctrica y el gasoducto en Huexca, Morelos para entrevistar al compañero Jaime, quien es integrante del Frente en Defensa de la Tierra y el Agua Morelos, Puebla, Tlaxcala.

Fue durante los primeros días de enero del 2012 cuando la comunidad de Jantetelco se entera de la intención de construir la termoeléctrica. Inmediatamente se organizan y piden información a la CFE, quien no ofrece una argumentación sólida que defienda la obra. Posteriormente se realiza una asamblea y se contacta a compañeros de Tlaxcala y Puebla que también están en resistencia contra la construcción de un gasoducto, donde también se integran pobladores de las comunidades de Huexca, Los Limones y Amilcingo.

Para el 15 de mayo la CFE y el gobierno del estado faltan a una cita previamente programada con la finalidad de presentar la argumentación a favor de la termoeléctrica en Huexca. Tal ausencia causa indignación entre la población por lo que se toma la decisión de parar la obra, en la noche es el acuerdo y a las 5 de la mañana se realiza el bloqueo masivo.



Desde el 16 de mayo la obra esta parada. Desde entonces han pasado más de 5 meses. La Secretaría de Gobernación firmó una minuta donde se establece que no se iba a agredir a la población mientras no se les convenciera. Sin embargo el 31 de mayo intentaron entrar otra vez y la gente los vuelve a parar. “Desde entonces comenzaron las calumnias, las difamaciones, las agresiones, las amenazas, y han ido incrementándose a partir de que este gobernador que se dice de izquierda. Pero como todos sabemos viene saludando con la izquierda y golpeando con la derecha” nos cuenta el compañero Jaime.

“Nos han querido convencer prometiéndonos luz gratis, que habrán 30 empleos permanentes, progreso, universidades, que el gas no explota porque es ligero y se esparce fácilmente por el aire y que va a ayudar a limpiar el ambiente, así lo dice el Manifiesto de Impacto Ambiental. Sin embargo la población no les cree. El progreso al cual se refieren es en beneficio de dos empresas españolas Elecnor y Abengoa”

Es un proyecto bastante ambicioso y esta es su primera etapa. Viene desde Tlaxco, pasando por varios pueblos de Tlaxcala, Puebla, Huexca en Morelos, llegando hasta Cuernavaca y posteriormente al Estado de México y Querétaro donde hay otra termoeléctrica.

El verdadero negocio es la venta de gas, estas empresas compran a un centavo el litro y lo venden al consumidor a 10 u 11 pesos. En el caso concreto del gasoducto que pasa por Puebla, Tlaxcala y llega a Morelos, tiene un costo de 200 millones de dólares, de los cuales Banobras, el banco mexicano, presta 100 millones, 50 millones City Group y 50 millones el gobierno de España.

La termoeléctrica en su primera etapa vale 600 millones de dólares y otros 800 millones para que llegue hasta Querétaro. El pueblo se opone porque ha visto las explosiones en Reynosa, ha visto que van a usar gas cloro, realmente esta en peligro la comunidad. Y al verse amenazada se ha defendido. Es una comunidad que la han intentado comprar y sobornar mintiendo, pidiendo firmas. Es la misma política que han aplicado en las distintas comunidades: firma y luego te doy.

A mitad de la entrevista nos detenemos para observar a las fuerzas represivas del estado desplegadas sobre la población de mil habitantes, así como los automóviles y camionetas que transportan a la gente de la CFE filmándonos a su paso.

El compañero Jaime afirma que “la CFE esta actuando como testaferro, como prestanombres, facilitando la entrega del país a las empresas trasnacionales. Entonces aquí estamos defendiendo la tierra, la vida y el medio ambiente. Realmente creemos que la escala represiva va a aumentar, esta es sola una pequeña muestra de lo que es capaz el estado. Pensaban que nos iban a intimidar, pero les salió al revés porque ahora estamos más unidos.”

Estamos decididos, no tenemos miedo, estamos dispuestos a llegar hasta las últimas consecuencias por defender este pedazo de patria.

Asimismo denuncia que siete compañeros participantes en la resistencia, incluyéndolo a él, han sido demandados por la CFE bajo el pretexto de obstrucción de obra por la cantidad de 50 millones de dólares.

De realizarse la obra sobre los 160 km de territorio, Villa de Ayala, Cuautla, Tlaltizapán, entre otros municipios, se verían afectadas en su suministro de agua, puesto que la termoeléctrica consumirá diariamente 43 millones de litros. Además de lo anterior va a generarse una lluvia ácida, como se evidenció en el reciente diálogo con especialistas ambientales.

Uno de los argumentos que presenta el gobierno de Graco es que las tierras de Huexca son improductivas, infértiles, lo que es totalmente falso, los corresponsales de El Comunista fuimos testigos de los campos completamente vestidos de sorgo. Ni el Doctor por la UNAM, Fabio Mancini pudo defender la obra, se quedó sin argumentos.

“Sabemos que no hay otra alternativa más que seguir luchando, porque Huexca se ha convertido en una trinchera. Hemos recibido la solidaridad de diferentes organizaciones, Atenco y Oaxaca han estado aquí, el movimiento yo soy 132 hizo su primero encuentro aquí.”

“Hay una amenaza de que en los próximos días en la madrugada entre la Policía Federal. Por esta razón estamos reforzando las medidas de seguridad y llamando a las organizaciones políticas y sociales y a las demás comunidades a que se solidaricen con nuestra lucha y se organicen desde sus lugares, desde sus trincheras.”

Para terminar, el compañero Jaime nos invita a estar presentes en el plantón el Domingo 4 de Noviembre. Para este día está convocado el gobernador Graco Ramírez, sin embargo pueden casi asegurar que no llegará. De esta forma se demuestra que la comunidad esta dispuesta al diálogo. Quien no esta en esa disposición es Graco, quien ha decidido enviar a la policía. No habrá negociación, el diálogo lo que evidenciará es que por parte mayoritaria de la comunidad la decisión ya esta tomada, el gasoducto y la termoeléctrica no pasarán.