El Comunista

Imprimir

Resolución del Comité Central del KKE: Conclusiones de las elecciones de 6 de mayo y de 17 de junio de 2012

Comité Central del KKKE :: 05.08.12

El 9 de julio de 2012 se reunió el Comité Central del KKE para discutir las conclusiones de las elecciones y las tareas inmediatas del Partido. El CC ha tomado en consideración el debate que procedió en los órganos y las organizaciones de base, en las reuniones con amigos y simpatizantes del Partido, las observaciones, las sugerencias y las propuestas, así como las conclusiones de las reuniones de los órganos y las organizaciones de base de la KNE. Las conclusiones del Comité Central se pondrán en debate y aprobación en las organizaciones del partido y en las organizaciones de la KNE. El debate en el partido y la KNE, así como con los amigos y los simpatizantes, ha demostrado que a pesar de las pérdidas y la correlación de fuerzas negativa, existe persistencia y determinación con respecto a la intervención en el movimiento y los acontecimientos, las exigencias complejas y las necesidades del pueblo que están aumentando, el fortalecimiento de las organizaciones del partido y de la KNE. El Comité Central está publicando las siguientes evaluaciones:

Las dos elecciones que se celebraron con sólo un mes de diferencia (6 de mayo y 17 de junio) tienen tanto elementos comunes así como algunas diferencias que han determinado los criterios de voto entre las primeras y las segundas elecciones. Las dos elecciones se llevaron a cabo en condiciones de una crisis económica capitalista prolongada que ha incrementado la deuda pública. La gestión de la deuda pública tuvo como consecuencia el Memorándum I cuyo objetivo fue la depreciación interna del valor de la fuerza de trabajo. Siguió el Memorándum II como complemento al Contrato de Préstamo que trajo un nuevo “recorte” de la deuda así como una nueva ola de de devaluación de la fuerza de trabajo. Al mismo tiempo, fuentes oficiales promovían la posibilidad de una nueva quiebra controlada o incontrolada en condiciones de una nueva manifestación de la crisis económica en la zona euro. Todos estos factores así como el alto nivel de agresividad del capital por el derrocamiento del conjunto de las relaciones laborales y el aumento del desempleo han afectado el comportamiento del electorado. Las luchas obreras y populares que estallaron y se intensificaron durante el período de la crisis generaron una ola de ira y descontento popular a expensas tanto del PASOK como de la ND, pero al mismo tiempo el sistema intervenía con el objetivo de reducir la resistencia del pueblo y desviarle de objetivos radicales utilizando la provocación y la confusión.

En las elecciones de mayo se produjo una caída sin precedentes y simultánea de la influencia electoral del PASOK y de la ND, mientras que el tercer socio del anterior gobierno tripartito –LAOS– no logró entrar en el parlamento. El KKE tuvo un pequeño aumento pero con pérdidas evidentes hacia SYRIZA en los grandes centros urbanos. Al mismo tiempo ganó votos de otros partidos, principalmente del PASOK y de la ND. La gran mayoría de los votantes de los partidos burgueses se dispersaron sobre todo a partidos políticos ideológicamente cercanos que tenían como denominador común la condena del Memorándum, lo cual destacaron como la causa de la crisis y de su intensificación. Del descontento contra el PASOK y la ND se vio beneficiado SYRIZA que planteó la cuestión del gobierno de izquierda, así como los nuevos partidos que se formaron por los diputados que se fueron de la ND y SYRIZA, es decir los “Griegos Independientes” y la “Izquierda Democrática”, mientras que por primera vez el Amanecer Dorado fascista anticomunista recibió un número significativo de votos y entró en el Parlamento.

En las segundas elecciones ND y SYRIZA se vieron reforzados mientras que el KKE sufrió grandes pérdidas, el 48,3% de los votos de 6 de mayo con un 55% de pérdidas hacia SYRIZA y un 38% de abstención de acuerdo a varias encuestas. Todos los demás partidos sufrieron pérdidas, excepto de la Izquierda Democrática y el Amanecer Dorado. En las segundas elecciones el criterio básico de voto fue la necesidad de formar un gobierno de ND o SYRIZA en su núcleo, mientras que los criterios de voto sobre la base de la abolición del Memorándum se han debilitado significativamente. En lugar de la abolición fue promovida la renegociación junto con la garantía de que Grecia permanecería en la zona euro y en la UE a toda costa. Mientras que en las elecciones de mayo se expresó en cierta medida una tendencia positiva de condena de la ND y del PASOK, con una oposición clara contra el Memorándum y las decisiones de la UE, en las segundas elecciones hubo un retroceso a causa de la tormenta de dilemas intimidantes y la esperanza de un alivio inmediato por un gobierno de izquierda o de centroizquierda.

Las características negativas más evidentes de los resultados electorales fueron la reducción significativa de la influencia electoral del KKE, el fortalecimiento de la ND y de SYRIZA, la consolidación de votos del Amanecer Dorado. El fortalecimiento de SYRIZA se llevó a cabo a pesar del hecho de que se había puesto al descubierto su lógica de gestión del sistema. En el programa de gobierno que presentó se habían eliminado las consignas con fraseología radical que había promovido antes de las elecciones del 6 de mayo. En estas condiciones, más que en cualquier otro período, se puso en marcha un ataque ideológico y político sistemático y elaborado contra el Partido, ajustado a las necesidades del capital para la transformación del sistema político burgués, con el fin de atrapar el descontento del pueblo en las opciones inofensivas para el sistema y contener el dinamismo que trae la lucha de clases y el movimiento obrero organizado.

El Comité Central considera que existe una deficiencia grave en el trabajo del Partido con su círculo de influencia, los amigos y los partidarios en cuanto a la promoción de nuestras posiciones en relación con el carácter de las elecciones para el parlamento burgués y la elección de un gobierno en el marco del sistema. Esto no entra en conflicto con la necesidad de fortalecer el KKE en el parlamento burgués también, como fuerza de oposición obrera y popular, pero las elecciones no se deben considerar como la mayor batalla, separadas del nivel de desarrollo de la lucha de clases.

2. Las luchas que se desarrollaron después del estallido y la agudización de la crisis, a pesar del crecimiento de la participación de las masas, del dinamismo de las formas de lucha (más de treinta huelgas, manifestaciones masivas, sentadas, negación de pago de impuestos y peajes etc.), no han conducido a la comprensión del carácter de la crisis, a la adopción de la salida política de la misma mediante el conflicto con la UE, la cancelación unilateral de la deuda, la socialización de los medios de producción concentrados. Estas luchas no impidieron las medidas. No fueron acompañadas por el crecimiento de la masividad de las organizaciones sindicales de los trabajadores y los empleados, de los autónomos, en la ciudad y en el campo, no trajeron cambios sustanciales en la correlación de fuerzas, el surgimiento del movimiento de la juventud, el crecimiento de la masividad de las formas especiales de organización de las mujeres. La condena masiva de la ND y del PASOK, el hecho que fueron abandonados por los trabajadores, por los jóvenes, tenía que ver sobre todo con asuntos de gestión y menos con el propio carácter clasista de estos partidos, con la actividad de los monopolios y el carácter imperialista de la UE. Iba acompañada por una reducción de las expectativas y de las demandas.

Se ha demostrado en casos similares en la historia, y por eso lo recordamos desde los principios de 2010, que en condiciones de crisis existen dos posibilidades: que el movimiento puede ser herido, retirarse o dar un paso significativo en el sentido de contraataque, en la política de ruptura y en el conflicto con los monopolios y los partidos burgueses. La agrupación de nuevas secciones de la clase obrera y de las capas medias en las luchas contribuyó a la masiva participación en las luchas, que no habían adquirido la experiencia política necesaria, y sobre todo estaban imbuidos por el deseo de una gestión diferente que, supuestamente, frenaría el declive y resolvería sus problemas graves inmediatamente. La oposición a las decisiones de la UE, los memorandos, no va mano a mano con el entendimiento de que estas expresan los intereses de la burguesía del país. La crisis capitalista y los memorandos se reducen a asuntos de gestión y negociación egoísta, incompetente y servil por el personal político burgués. Esta fue la base de la lógica antimemorándum superficial que fue promovida por SYRIZA, los “Griegos Independientes” y el Amanecer Dorado.

Un papel negativo especial desempeñó la corriente reformista, oportunista que es relativamente más fuerte en los sectores de los trabajadores y empleados que hasta ahora tenían un trabajo permanente garantizado, con sueldos y beneficios relativamente mejores. La ilusión con respecto a una solución inmediata, sin ruptura y conflicto con el capital, la UE, se estaba fortaleciendo también en la clase obrera en el sector privado, que de repente experimenta condiciones de pobreza relativa o absoluta y de desempleo a gran escala e inseguridad. Este período requiere un estudio específico para sacar conclusiones más sólidos en relación con la lucha ideológica y política, los vínculos que se crearon entre el partido y la clase obrera, los sectores populares, un estudio que se combina con la elaboración de las Tesis para el 19º Congreso.

Las diversas secciones de la burguesía con la asistencia de células en la ND y el PASOK en las que ejercen una influencia particular, así como de los mecanismos del Estado, comenzaron un intento de reformar la escena política burguesa. Vieron que los dos partidos burgueses no podían controlar la ira y la indignación del pueblo, y por lo tanto existía el riesgo de crearse un sistema político burgués inestable en condiciones de profundización de la crisis. En este marco y por supuesto bajo la presión de las luchas, de la ira popular generalizada, aparecen nuevos fenómenos (en comparación con el período post-dictatorial), como la deserción de 60 diputados, el derrocamiento de G.Papandreou, el gobierno de coalición de PASOK-ND con L.Papadimos como primer ministro, inicialmente con la participación del LAOS. Mientras que en 2009 en el parlamento había 5 partidos, cuando terminó su mandato acabó teniendo 9 partidos y formaciones políticas.

En este terreno se formaron en el día 6 de mayo dos polos: el polo de la centroderecha basado en la ND y un polo de la centroizquierda basado en SYRIZA, los cuales han llevado al resultado de las elecciones del 17 de junio. El polo de SYRIZA se vio reforzado por el traslado organizada y masiva de organizaciones del PASOK encabezada por gran parte de sus cuadros, sobre todo del sector público, de las antiguas empresas estatales, de los bancos así como del aparato estatal. El traslado organizado abrazó además gran parte de las organizaciones locales del PASOK. Por supuesto, este traslado fue facilitado debido a la desilusión y el descontento, la influencia de las posiciones del oportunismo en los sectores de los trabajadores y los empleados mencionados anteriormente. La burguesía del país hizo hincapié en el reagrupamiento de la socialdemocracia que es su instrumento principal para el predominio del reformismo en el movimiento obrero. Por lo tanto, se preparó el terreno para la elección de un nuevo parlamento y gobierno sin una mayoría parlamentaria de los dos partidos burgueses tradicionales.

Durante el segundo período electoral hubo una intervención descarada de la Comisión Europea, de los EE.UU., del FMI, del OCDE, de los medios internacionales de comunicación con el objetivo de evitar el cuestionamiento del Memorando y del Contrato de Préstamo, en un período en que se estalló una crisis más profunda en España y se esperaba que este país, así como otros, por ejemplo Italia y Chipre, solicitarían someterse en un régimen de préstamo de la UE y el FMI. Esta intervención se hizo en condiciones de agudización de las contradicciones y de los antagonismos entre las potencias principales en la UE, y de contradicciones generales con los EE.UU., China, Rusia y las demás potencias emergentes en la economía capitalista global. El Estado griego y los partidos políticos de la “vía de sentido único de la UE” están involucrados en varias versiones acerca del desarrollo de la zona de euro, la UE, las diversas fórmulas de austeridad. Al mismo tiempo, buscan claramente impedir cualquier tendencia de emancipación popular, construir los dos nuevos polos basados en la ND y SYRIZA. Las elecciones de junio fueron utilizadas como un experimento e instrumento en las competencias interimperialistas: ¿cómo se distribuirán las pérdidas por la agudización y profundización de la crisis? ¿cuál será el curso que seguirá la zona euro? La retórica anti-Merkel de SYRIZA fue utilizada por fuerzas en los EE.UU. y Gran Bretaña y por algunos antagonistas europeos de Alemania que tratan de reducir su fuerza en la zona euro. Al mismo tiempo, se beneficiaron las fuerzas de ND-PASOK-DIMAR que intimidaban al pueblo con el peligro de la expulsión de Grecia de la zona euro. Esta intervención se desarrolló en una manipulación de votos sin precedentes, con argumentos sobre el peligro de la expulsión de Grecia de la zona euro y de la imposibilidad de formar un gobierno.

3. El CC evalúa el resultado de todas las elecciones, ya sea positivo o negativo, como fue el resultado de las elecciones de 17 de junio, teniendo en cuenta las condiciones objetivas en que se celebraron las elecciones en correspondencia con la acción y los manejos del factor subjetivo. La interrelación entre los factores objetivos y subjetivos es necesaria porque sólo de este modo es posible que nuestro partido examine sus debilidades y errores subjetivos para que pueda adquirir la capacidad de promover su estrategia en todas las condiciones, más o menos favorables.

La amplitud y la resistencia de la influencia electoral del partido se determinan por el nivel de la lucha de clases y es un indicador de esta. El nivel de la lucha de clases resulta de la interacción de la actividad del factor subjetivo con los factores objetivos determinantes que son los desarrollos en la economía capitalista, en la estratificación de clases etc.

En base a lo mencionado anteriormente el criterio para la autocrítica del CC en relación con la actividad del partido en general y en el período electoral es:

Primero: si nuestra actividad utilizó todas las posibilidades proporcionadas por las condiciones objetivas en los años anteriores para la intensificación de la lucha de clases, para ampliar el círculo de influencia del partido y para profundizar el acuerdo con su estrategia, así como su determinación de apoyarlo en todas las condiciones, incluidas las elecciones, sin ninguna vacilación.

Segundo: si durante la campaña electoral nuestro manejo y nuestra actividad contribuyeron al fortalecimiento de las tendencias positivas y a la debilitación de las tendencias negativas en las elecciones que en general se determinan por el nivel de la lucha de clases. Más en concreto:

Las elecciones pusieron de relieve las debilidades y los retrasos que existen desde hace años en nuestro trabajo en cuanto al reagrupamiento del movimiento obrero, al fortalecimiento de la alianza social, a la construcción de organizaciones del partido en condiciones en que existen dificultades en la organización de las masas, en el sentido de agotar las posibilidades que derivan de los acontecimientos objetivos. Sin embargo, estas tareas necesitan tiempo, esfuerzo persistente, una orientación estable y elaborada. En última instancia, el Comité Central es el responsable principal, así como todos los órganos de dirección, cada organización de base, la manera en que operamos en las masas con nuestras posiciones, con un espíritu militante y con la capacidad de reunir fuerzas con puntos de vista diferentes y diferente nivel de experiencia y voluntad de tomar acción.

El Comité Central debe evaluar su trabajo más detalladamente y en concreto su trabajo a partir del 18º Congreso en base a las tareas antes mencionadas e integrar las conclusiones en el estudio autocrítico del trabajo del Comité Central en vista del 19º Congreso.

Además, el Comité Central no pudo, de acuerdo a las exigencias de la lucha y de sus propios análisis, guiar en una forma práctica a todo el partido a dirigirse principalmente a los jóvenes con criterios de clase. Estos jóvenes han crecido en condiciones de derrota mundial del movimiento obrero, de crisis profunda del movimiento comunista, de un esfuerzo de sustituir el movimiento comunista por un movimiento socialdemócrata-oportunista, de izquierda que busca participar en la gestión burguesa. No fue capaz de coordinar el trabajo de todo el partido con el apoyo y la asistencia a la KNE, sobre todo en centros de educación donde el ataque ideológico está bien elaborado y ejerce una influencia significativa.
Estos y otros factores que serán destacados en la discusión, constituirán la evaluación de la labor del Comité Central en el período previo al congreso.

Se demostró que es necesario construir lazos ideológico-políticos más estrechos con los amigos y los simpatizantes del partido como una característica permanente de nuestro trabajo y no sólo en períodos de fase intensa de luchas y acontecimientos. La discusión ideológica y política de temas de la actualidad no es suficiente. Una parte importante de nuestros simpatizantes no es consciente de las posiciones del partido por ejemplo sobre los gobiernos en el marco del sistema capitalista, los desarrollos en la UE, asuntos que tienen que ver con la relación de la economía con la política, con el carácter de la crisis económica capitalista, el contenido del poder popular. Esto requiere que las fuerzas del partido sean asistidas y orientadas a desarrollar una mayor capacidad de popularizar las posiciones del partido y su estrategia.

El Comité Central y el Buró Político en especial, abordaron de modo débil e inadecuado la necesidad de elaboraciones continuas en nuestra propaganda para impedir la desviación de la conciencia de clase hacia canales inofensivos, en condiciones en que los mecanismos de manipulación e influencia son muchos y multifacéticos. La propaganda del partido no es viva ni rica en ejemplos e informaciones que procedan de los acontecimientos en el movimiento y en los sectores. Nuestra propaganda no ha logrado tener un carácter vivo y explicativo. El asunto de la propaganda no puede reducirse a una mera cuestión de “política de comunicaciones” en general ni mucho menos tener como criterio las discusiones que se llevan a cabo en la televisión. La autocrítica del Comité Central respecto a la propaganda se refiere a las formas de la propaganda viva que facilitan el diálogo, la participación, no la observación pasiva de las emisiones televisivas que no pueden transmitir la riqueza de nuestras posiciones, la documentación, los criterios. Además, fue subestimado el papel del internet en la información de los jóvenes y como instrumento de ataque contra el partido.

4. El Comité Central considera que la batalla electoral se dio en base a una línea política general que correspondía al carácter de la crisis, a la salida que necesita el pueblo, en condiciones en que nuevas medidas están en el horizonte contra los trabajadores y el pueblo, independientemente de las maniobras que llevaría a cabo el nuevo gobierno. El problema es que el Comité Central no detectó a tiempo la profundidad de la reducción general de los dos partidos y en particular el colapso del PASOK, ni el fortalecimiento-apoyo de SYRIZA, ni tampoco el plan de ataque contra el partido. Al principio se había detectado una reducción de la influencia del PASOK a favor de DIMAR. Sin embargo esta no ejercía influencia a los votantes del KKE, lo cual fue confirmado por las encuestas. Quince días antes de las elecciones se detectó un giro repentino hacia SYRIZA en combinación con el debilitamiento del PASOK y DIMAR, así como del Partido. A pesar de los esfuerzos que se hicieron para detectar las pérdidas, las organizaciones locales del partido en sus evaluaciones no confirmaron su extensión.

La conclusión es que el Comité Central no centró su atención en el hecho de que por primera vez, en comparación con todas las elecciones anteriores, ante el pueblo que sufría se planteaba la cuestión de elegir entre un gobierno basado en la ND o el PASOK por un lado, y un gobierno de “cooperación izquierda” de SYRIZA con el KKE y DIMAR y con el argumento falso de SYRIZA de la bonificación de 50 escaños. El Comité Central identificó el carácter difícil y complejo de estas elecciones sobre todo después de 6 de mayo y no antes, y por eso formuló la posición de que fueron las elecciones más duras de los últimos 40 años.

La conclusión es que el Comité Central debería determinar el marco de las primeras elecciones en el mismo sentido con sus elaboraciones después de las elecciones de 6 de mayo. Es decir, debería dar prioridad al enfrentamiento de la ilusión del “gobierno de izquierda” con una elaboración y formulación de consignas adecuadas. No destacó a tiempo que SYRIZA es el nuevo vehículo político de la socialdemocracia que hace un esfuerzo sistemático para penetrar en nuestro círculo de influencia electoral. El Comité Central no respondió a tiempo a la pregunta sobre qué considera el KKE acerca del asunto del gobierno del poder popular, cómo llegará la lucha política a ese resultado y qué condiciones previas se requieren para esto, para que se entienda porque el KKE no participa un gobierno de gestión burguesa de la crisis, en un gobierno que ejerce su poder en el marco del sistema, es decir en el terreno del capitalismo. La posición del KKE sobre el gobierno del poder popular se hubiera difundido a tiempo y más ampliamente, adquiriría la agresividad necesaria, no dejaría sin respuesta el argumento engañoso e insidioso que fue sistemáticamente difundido, que el KKE no quiere asumir responsabilidades gubernamentales. En el primer período electoral no sonó la alarma por el riesgo de pérdidas para el partido, el esfuerzo sistemático de promover de modo planeado el debilitamiento del partido por las fuerzas del sistema. No cultivó, en la medida necesaria, un espíritu de vigilancia y de preocupación a los miembros del partido y a su entorno. Sin embargo, esto no significa que si en el primer período electoral se hubiera trazado una táctica electoral acertada habría sido posible impedir la corriente reformista a favor de un gobierno de gestión de la crisis, el desarrollo del cual tiene una base objetiva, ya que sirve las necesidades del poder burgués. Sin embargo, es muy probable que el Partido tuviera menos pérdidas, sobre todo si se hubiera evitado el justificado sentimiento de desilusión sobre todo entre los votantes y los simpatizantes del partido por el resultado electoral.

Algunos amigos y simpatizantes del partido, así como una pequeña parte de los miembros del partido, constataron que el partido podría tomar el mandato exploratorio y plantear una propuesta de gobierno que por supuesto sería rechazada por SYRIZA porque plantearía el asunto del desencadenamiento, de la cancelación unilateral de la deuda, de la ruptura con las decisiones de la UE y de los monopolios. Argumentan que al hacerlo quitarían de SYRIZA la iniciativa de actuación.

El Comité Central ha evaluado que fue correcto que el Partido no siguió la lógica de discutir con SYRIZA en el proceso de los mandatos exploratorios. El Partido no puede y no debe actuar de modo que exacerbe la confusión acerca del carácter de esta entidad que no tiene nada que ver con la línea de conflicto y ruptura con los monopolios y las uniones imperialistas. La influencia electoral de SYRIZA confirma que el sistema político burgués tiene planes alternativos de gestión.

5. El Comité Central considera que la doble batalla electoral, independientemente de las debilidades destacadas y las pérdidas, es un legado porque se ha llevado a cabo una labor importante para hacer destacar las dos vías de desarrollo, el carácter de la crisis capitalista, el asunto del poder popular y obrero, la posición del partido acerca de la participación en un gobierno de gestión burguesa. El KKE ha luchado a contracorriente, en condiciones extremadamente difíciles y complejas. Se enfrentó a debilidades, deficiencias y retrasos que los debe confrontar y puede combatirlos porque los requisitos de la lucha se aumentarán bruscamente en el período próximo.

El Comité Central ha elaborado un plan de acción para el período próximo que se especificará en las organizaciones del partido. El Comité Central pide a los miembros del partido y de la KNE a jugar un papel principal junto con los amigos, los simpatizantes y los luchadores en la agrupación y el contraataque enfocando en el centro de trabajo, el sector a nivel local, federal y nacional, en base a la tarea fundamental que es el reagrupamiento del movimiento obrero.

Hay que mejorar nuestra habilidad de especificar y popularizar nuestra estratégica orientando las luchas de acuerdo a la agudización de las contradicciones sociales en general y de cada problema en particular, teniendo como dirección principal las posiciones según sector, desde nuestro punto de vista, los problemas sociales, el paro, los problemas de la salud y de los medicamentos, el saqueo de los ingresos escasos del pueblo mediante la imposición de impuestos, las privatizaciones, la educación y los demás problemas graves de la clase obrera, de los autónomos, del campesinado pobre, por sector, región y centro de trabajo. Tomará iniciativas respectivas tanto dentro como fuera del parlamento, mejorando la acción del grupo parlamentario.

Trabajemos para que tengan éxitos los eventos del 38º Festival de KNE-Odigitis con el lema central “Ayuda al que se levanta…Estás llamado a ser un dirigente”. Su éxito dependerá de la orientación de las organizaciones de base del Partido y de la KNE en la información y discusión y la circulación de billetes con criterios políticos, del trabajo de agrupación de fuerzas, de la comunicación con jóvenes obreros, desempleados, alumnos, estudiantes y otros trabajadores.


http://elcomunista.nuevaradio.org