Sobre la lucha en Sudán

Partido Comunista de Sudán

La tarde del miércoles 4 de Julio del 2012 los principales partidos de oposición, que incluyen al Partido Umma y al Partido Comunista Sudanés, firmaron un documento político titulado “Alternativa Democrática”. La firma se llevó a cabo tras 20 días de manifestaciones masivas continuas contra el régimen de Albashir. Estas manifestaciones pacíficas que envolvieron a todas las principales ciudades y pueblos del país están siendo enfrentadas por las medidas represivas más crueles, detenciones masivas, torturas terribles a los detenidos, negación de tratamientos médicos y golpizas. A pesar de la represión policiaca todos los manifestantes continúan desafiándola y llenando las calles. El día de ayer los estudiantes de la Universidad de Jartum tomaron las calles por la undécima ocasión.

Los periodistas, miembros de la Red de Periodistas Democráticos, se manifestaron en el orden de varios cientos frente al edificio de derechos humanos de la ONU, demandando un fin al hostigamiento policiaco. Vale la pena mencionar que las fuerzas policiacas han dejado en libertad dos periodistas egipcias y las han deportado de vuelta a Egipto.



Abogados, por cientos, han hecho piquetes frente al ministerio de Justicia demandando el respeto a la constitución, juicios justos para los manifestantes, mejores y más humanas condiciones para los arrestados incluyendo el derecho a ver doctores y abogados de defensa y la liberación de todos los presos y detenidos políticos. Está claro que las manifestaciones que iniciaron como protestas contra el alza de precios y las medidas de austeridad, han ido gradualmente cambiando de forma con nuevas fuerzas uniéndose al movimiento de protesta y con demandas políticas pasando a primer plano. La consigna que demanda el derrocamiento del régimen es la principal demanda del pueblo.

En respuesta a las continuas manifestaciones y las crecientes luchas del pueblo sudanés, el documento de “Alternativa Democrática” fue firmado. El documento llama a un periodo transicional durante el cual el país estará regido bajo una Declaración Constitucional especial, comenzando con el establecimiento de un gobierno de unidad nacional y terminando con la organización de elecciones justas, libres y honestas. Más aún el documento llamó a la separación de la iglesia y el Estado, y prohibió la explotación de la religión para propósitos políticos y su uso en la lucha política, esto para promover la estabilidad y la paz social. El documento definió las tácticas para el derrocamiento del régimen a través de la huelga, las manifestaciones, las ocupaciones, la desobediencia civil y la revolución popular.

Las diferentes fuerzas políticas han acordado continuar con la lucha hasta la victoria final, subrayando que no hay lugar para pláticas con el régimen.

El principal desafío ahora es transformar el documento en un manifiesto popular que pueda ayudar a reunir a todas las fuerzas de oposición en la última carga contra el régimen. El Partido Comunista de Sudán, que ha firmado el documento, desea subrayar que la adherencia al documento por aquellos que lo han firmado, y el apoyo de otras fuerzas que libran una dura batalla en Darfur, Kordufan del Sur y el Nilo Azul, así como la solidaridad internacional abrirán el camino para ponerle fin al régimen actual, el sufrimiento de nuestro pueblo y el establecimiento de un Sudán democrático.

Larga vida a la solidaridad internacional

Victoria para el pueblo sudanés

Secretariado del Comité Central del Partido Comunista Sudanés

Traducción por Área Internacional del PCM